Mostrando entradas con la etiqueta Luiz Inácio Lula Da Silva. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Luiz Inácio Lula Da Silva. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de marzo de 2010

DESPRECIABLE LULA DA SILVA

.
La historia no perdonará a este trío nefasto
.
Luiz Inácio Lula Da Silva vuelve a la palestra hoy, 10-03-10, por demostrar su solidaridad con los gobernantes cubanos y su desprecio por la disidencia cubana como si disentir fuera un crimen. Además, tiene la osadía de pedir respeto para las autoridades de la isla caribeña cuando los Castro irrespetan a sus compatriotas hasta el hartazgo. No contento con tantos desatinos, guarda silencio cómplice ante una realidad de todas las dictaduras: los presos políticos, a quienes Lula ignora con una tranquilidad que me desubica porque la falta de humanidad no es mi fuerte y a mí esos prisioneros de conciencia (que no delincuentes) sí me quitan el sueño y me producen infinita tristeza y vergüenza.

.
No contento con guardar silencio sobre el ASESINATO de Orlando Zapata Tamayo y negarse a recibir a los disidentes cubanos que querían reunirse con él durante su reciente visita a La Habana en los días en que murió Zapata Tamayo, ahora Lula compara a los disidentes de Cuba con los bandidos de Sao Paulo en el colmo del irrespeto y la intolerancia. Deja, así, Lula Da Silva, un manojo de malos recuerdos y una demostración de indolencia que lo aproxima peligrosamente a los odiados (por muchos) hermanos Castro. Cercano ya a dejar la presidencia de Brasil algo le pasa, algo le molesta, algo lo hace torpe porque habla en demasía para decir cosas que harán que se le recuerde mal, justo lo último que un mandatario desearía. Lula destroza su propia imagen y vale ya un “¿Por qué no te callas?”, tan justo como le tocó a otro presidente. Olvida Lula que por la boca muere el pez y hoy se está convirtiendo en un hombre déspota que no era como lo veíamos, pero el poder corrompe y Lula no es la excepción.

.
No podemos, los que padecemos dictaduras, tener piedad con quien nos da la espalda. Yo celebraré el día que deje de ser presidente de Brasil, tanto como celebraré la muerte de Fidel Castro porque no tiene nada de pecaminoso celebrar la desaparición de un delincuente o de dos o de tantos y tantos que gobiernan. Nos obligan a recordar tanta falta de justicia y por eso mostraremos un gran alborozo cuando, los que no pagan su debida condena, ya no estén en sus cargos o lo que es mejor: cuando ya no estén en la vida.

.
Quizás por esta vez Lula tenga tenga razón al comparar disidentes con bandidos porque cada ladrón juzga por su condición y Lula ha resultado maligno, perverso y bandido de los peores. No tiene el presidente brasileño otro patrón de comparación que no sea el de bandidos porque con ellos anda y ya sabemos lo que resulta de las malas juntas. Recordaremos a Luiz Inácio Lula Da Silva como lo que es: un bandido hablador de tonterías e ignorante de la diplomacia. Ah, pero un bandido con mucho dinero, como sucede con un ex presidente que se precie de haber “trabajado” duro.

.
Carmen Guédez
.

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: Amigos de Tinta Indeleble