martes, 17 de marzo de 2015

La Barcelona no turística

Barcelona es una de esas ciudades, que el viajero desinformado, cree conocer solo porque visitó la Sagrada Familia, el Park Güell o el barrio gótico.

Barcelona es mucho más que lo anterior. En este post voy a darles nombres de lugares más propios de sus habitantes de todos los días. No voy a hacer énfasis en lo de siempre de la Barcelona turística, porque no escribo para toda la gente que visita la Ciudad Condal. Escribo para aquellos que les gusta viajar de otra manera.

Este post es para un turista como el que un día me regaló un libro con una dedicatoria referente a los viajes: “Quiero mirar el mundo a través de tus ojos”. Es que yo tuve el acierto de aceptar ver el mundo a través de los ojos de expertos viajeros que, justo, visitaban aquellos lugares que no aparecían en las guías de turismo. No me arrepiento porque aprendí a viajar de forma más intensa.
 .
Esta especie de guía la escribo sin orden de preferencia. Todos los lugares que menciono son importantes para mí. Es un post largo, pero estoy segura que lo van a disfrutar. No publicaré fotos para no alargarlo más.

Comer pan en Barcelona
Comprar pan en esta ciudad es algo maravilloso porque hay cantidad de panaderías que hacen pan artesanal. En particular me gusta el que hace Fleca Fortino. Cocinan el pan en horno de leña. Esta pequeña panadería está ubicada en Travessera de Gràcia, cerca del mercat de Gràcia. Recomiendo el pan de naranja y linaza. Se puede encargar llamando por teléfono.

Los mercados de Barcelona
Casi todos los turista van al mercat de La Boquería, pero no es el único de la ciudad, tampoco es mi preferido por ser muy turístico. En Gràcia hay dos mercats extraordinarios, uno es el mercat de La Llibertat, patrimonio histórico-artístico de Barcelona. Muy cerca está otro más grande: el mercat de Gràcia. Hay uno que tiene un nombre precioso: el mercat de Ninot. Y muchos otros mercats que son una delicia. Adoro los mercados de cualquier ciudad, pero los de Barcelona son algo especial.

El barrio de Gràcia,  barrio bohemio
Del barrio de Gràcia es tanto lo que hay que decir, que merece un post aparte. Mientras lo escribo -en mi menguado tiempo- recomiendo visitarlo si viajan a Barcelona antes de que yo lo publiqué. Durante las fiestas de Gràcia, todas las calles se decoran de forma muy especial. Merece la pena visitar Gràcia por esos días.

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
Son muchos los turistas que van a Barcelona y no conocen este magnífico lugar que es Patrimonio de la Humanidad por ser la obra más grande del modernismo europeo. Defino, al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, como una especie de pueblo por la forma como están dispuestas las construcciones. Hay visitas guiadas para los turistas.

El Sant Pau, como se le conoce comúnmente, es un hospital formado por el antic Sant Pau y el nou Sant Pau (antiguo Sant Pau y nuevo Sant Pau) Ambos están operativos para atender pacientes. El antic ocupa una buena porción de la finca. El nou está en la esquina, si lo vemos en un plano.

El nou es totalmente blanco. Es una obra arquitectónica de gran belleza minimalista, si lo comparamos con el antic. Desde las dos primeras plantas del nou se tiene la impresión de estar en un aeropuerto o en un centro comercial. Los servicios de consultas y hospitalización se distribuyen de forma totalmente diferente a un hospital convencional. Es una arquitectura dinámica, confortable, práctica y muy limpia.

El antic Sant Pau es de una belleza que conmueve a los amantes del arte. Su arquitecto fue Lluís Domènech i Montaner. En Internet pueden investigar sobre este recinto que alberga a estudiantes, investigadores, profesores, pacientes y muchos más. Como paciente me siento muy orgullosa de este lugar. Soy privilegiada por recorrerlo a mi antojo.

Recomiendo, si van al Sant Pau, visitar la Casa de la Convalecencia. Es extraordinaria. Cuando hayan terminado la visita, procuren irse por la avenida Gaudí porque la vista es hermosa ya que conduce a la Sagrada Familia. De verdad, es un paseo con una vista inolvidable hacia la emblemática obra de Gaudí. Me lo agradecerán.

Moda en Barcelona
En Passeig de Gràcia se encuentran todas las firmas de lujo del mundo entero, pero hay una tienda -de total lujo- que merece la pena ser visitada aunque el presupuesto no alcance para comprar nada. Es Santa Eulalia, una firma catalana que reúne marcas muy caras en un ambiente fuera de serie. No se fijen solo en la ropa o en los accesorios de hombre o mujer, observen el local.Visítenla y entenderán lo que les digo. Hay un café, nada barato.

En Gràcia hay grandes diseñadores. Recomiendo los diseños de Lydia Delgado y los de una tienda donde se diseñan trajes de novia en el más puro estilo del tutú de ballet, se llama Érase una vez. Está muy cerca de la plaza del ayuntamiento de Gràcia. Disfruten la nostalgia que se respira en esta tienda de trajes para gente diferente, muy vintage, muy Gràcia. Sus trajes no son para todas las novias. Están diseñados para mujeres con un sello muy personal. La tienda es un auténtico espectáculo visual, es la moda convertida en mucho más. A mí, que no me gustan los trajes de novia, esa tienda me deleita, pero  no hay que ser novia para disfrutar las creaciones de Érase...

Café o té
Muy cerca del Gòtic, está Café El Magnifico. Hace pocos años, uno de los chicos de El Magnífico recibió un premio al buen café. En ese café pueden tomarse algo o comprar desde té a café de muy buena calidad, o una linda tetera. No es un lugar cualquiera, es algo muy especial. No es barato.

Exposiciones
Me decanto por dos de mis palacios preferidos: Palau Robert y Palau de la Virreina. El Palau Robert está ubicado en Passeig de Gràcia con avenida Diagonal. Tiene un jardín trasero donde merece la pena sentarse a leer o a descansar. Las exposiciones siempre son muy buenas. Entrada gratis para un lugar de gratas sorpresas.

El Palau de la Virreina está en las Ramblas. Entrada gratis.

Casa Fuster
Casa Fuster es uno de esos lugares, que disfruto recomendando, porque me encanta ese lugar. Es el hotel donde se hospeda Woody Allen por una razón de peso: los jueves hay concierto de jazz en Casa Fuster. Se los recomiendo si quieren pasar una noche inolvidable en Barcelona. Se puede reservar. No es barato, pero hay varios planes con bebida y comida. Disfrutarán la arquitectura de Casa Fuster que es una maravilla, una joya arquitectónica.

Les doy un dato a los que viajan sin mucho dinero: me han dicho que en la parte de afuera del hotel -en un pequeño callejón que está muy a la vista- se puede escuchar el concierto de jazz sin que les cueste nada. No me consta, pero pueden probar.

La arquitectura de Casa Fuster la firma el mismo arquitecto del Hospital Sant Pau: Luís Domènech i Montaner.

Casa Fuster está ubicada exactamente donde termina -o comienza, según se mire- Passeig de Gràcia para enlazar con Gran de Gràcia y el barrio de Gràcia. Se llega caminando por Passeig de Gràcia o avenida Diagonal. Si quieren tomar metro, la estación Fontana está muy cerca.
.
Dels Encants
Visitar Barcelona y no ir a el mercat dels Encants es casi como no visitar la Ciudad Condal. Es uno de los más antiguos mercados de Europa. Data del  siglo XIV. Para los fan de los mercados de pulgas es un disfrute que merece la pena. Como recomendación les sugiero un vendedor de libros que reconocerán porque tiene un gran espacio, solo para él. De resto, hay cantidad de libros que venden otras personas. Recomiendo al librero mayor, como lo llamo.

Soy asidua de Encants donde consigo desde ropa vintage, a precios baratísimos, hasta una exquisita pieza antigua. O la mercería de Fran, un catalán encantador, de origen andaluz, a quien siempre le compramos mi hija y yo. Vende muy barato todo tipo de mercería, pasamanería y botones. Especial para diseñadores de ropa. Hay mucha gente vendiendo este tipo de mercancía, pero ninguno como Fran. Sus precios son los más bajos y lo que Fran vende, siempre es bello.

Teatro no comercial
Teatre Lliure, Els Joglars o La Fura dels baus, la crema y nata del teatro catalán.

Festivales infaltables entre los más jóvenes
Sónar o Primavera Sound. Por ahí desfilan los estilismos más interesantes, aquellos que marcan tendencia.

Un hotel no muy caro
Hotel Oriente, ubicado en Las Ramblas. Si no le gusta el ruido, pida una habitación que no dé a las Ramblas, pero si quiere ver lo que sucede alrededor de tan emblemático lugar, pida vista a la famosa calle.

Un lugar para comer
El restaurante del hermano de Ferran Adrià. No debe ser barato y posiblemente deban reservar. Tengo fotos que publicaré en otro post.

Para los que gustan vestir vintage
Por las redes sociales se anuncian los colectivos que venden ropa y acccesorios vintage (para mujeres y hombres) los fines de semana en bares, en estaciones de tren o hasta en la Barceloneta. Tal vez tengan la suerte de estar en Barcelona un día en el que uno de estos colectivos haga una venta. Recomiendo a Lab Couture BCN. La encuentran en facebook. Hablan inglés ya que la mayoría de los clientes son británicos que tienen la cultura del vintage muy arraigada. Lab Couture hace una excelente selección del mejor vintage a precios muy buenos. Por 25 € pueden conseguir  una  excelente pieza, y hasta por menos, si están rematando.

Hay mucho más que decir de la Barcelona no turística, la underground, pero será en otra oportunidad. Espero que lo que publico hoy, les sea muy útil a la hora de hacer turismo en Barcelona.

En otro post les colocaré fotos relacionadas con este post.

#LaBarcelonaNoTurística