viernes, 20 de noviembre de 2015

Información que me ha dado, el Dr. Luís Enrique Palacios, sobre la situación de Guillermo


E-mail que envió -a mi correo- el día 18 de noviembre del 2015


¿Operado?
Sí.

¿Cuál?
La craneotomía con el drenaje del hematoma.

¿Sufre?
No sabe lo que le está pasando. Está en un limbo entre la vida y la muerte del que no es consciente porque está fuera de la conciencia.

¿La sonda nasogástrica?
No sabe que la tiene.

¿Ir?
No

¿Por qué?
No lo sabrá.

¿Se despidió de ti?
Sí.

¿Cómo?
Por teléfono, la noche anterior.

¿Lo sabía?
No.

¿Lo presentía?
Es posible.

¿Recuperación?
Muy poco probable.

¿Le sería útil?
Sería una tragedia, para él, seguir viviendo con su diagnóstico de incurabilidad previa, con un futuro de discapacidad progresiva (por la Esclerosis Múltiple) agravado por la discapacidad, añadida, del accidente.

¿Muerte?
Sí, y es compasiva.

¿Rápida?
Espero que sí.

¿Vegetal?
Nooooooo.

Mensaje a los médicos
Nadie ha salido vivo de este mundo.

¿Tu vida?
Continúa haciéndola con pasión

¿Por y para qué?
Tus hijas no están listas para perder a ambos padres, uno rápido y compasivo; y la otra, lentamente, tristemente, al introducir la mitad en el féretro de Guillermo.

¿Es humano lo que piensas y sientes?
No eres una computadora o un robot.

¿Lo superarás?
Sí.

Un abrazo

______________________________________

Nota mía
Luís Enrique Palacios es -desde 1986- mi médico de confianza y, también, lo es de Guillermo. Circunstancias de la vida, nos alejaron geográficamente, pero hemos mantenido una relación epistolar, vía moderna, vía e-mail. Cuando me diagnosticaron el cáncer de mama, él me recomendó que me fuera a España. Quién mejor, que él, para saber, lo que pasan los pacientes oncológicos, en un país (Venezuela) donde hasta los antineoplásicos escasean.

A Guillermo, el Dr. Palacios lo atendió durante la segunda crisis de esclerosis. Él fue quien ordenó hospitalizarlo y, él, puso al neurólogo que era necesario en ese caso. Es en esa segunda crisis, cuando se le diagnóstica la enfermedad. El primer episodio -ocurrido un año antes- no arrojó un diagnóstico de Esclerosis Múltiple. No es fácil detectarlo en una primera crisis. Sin embargo, la crisis que pasó desapercibida, sirvió para reforzar el diagnóstico de la segunda crisis. De lo que sí puedo dar fe, es de que el Dr. Palacios manejó muy bien esa segunda crisis. No lo hospitalizó cuando acudió a la consulta. Me expresó sus dudas. Indicó reposo absoluto y, al día siguiente, lo hospitalizó. El Dr. Palacios no solo escuchó el diagnóstico del Dr. Saavedra. Estando Guillermo hospitalizado -en el Urológico de San Román- fue traslado a otra clínica (Centro Médico), por órdenes de Palacios, para conocer la opinión del Dr. Rafael Lander, neurólogo que, luego de la hospitalización, lo trató.

Sobre la información, que el Dr. Palacios maneja, sobre la situación actual de Guillermo (noviembre 2015)
La información, en la que el Dr. Palacios se basa -para emitir su opinión- es la que yo le suministro. Esa información la obtengo a través de mi hija Eva. Información no oficial. Eva no es médico.

Estando lejos de Guillermo, no tengo cómo conseguir información más consistente y directa de los médicos tratantes. Sin embargo, la clínica -de un paciente, a quien el Dr. Palacios conoce- habla por sí sola. De eso no tengo la menor duda. Para eso no hace falta ni un TAC ni una Resonancia Magnética. Soy de las que valora mucho la clínica y, más, con los antecedentes de Guillermo.

Si él se salva, no será el mismo Guillermo. Será una persona mucho más disminuida de lo que ya estaba y eso sí que me consta. La Esclerosis Múltiple lo había afectado mucho. Como ingeniero (era ingeniero Civil) ya no podía ejercer desde hace muchos años. Lo último, que disparó las alarmas, fue el hecho de no saber usar, el último teléfono móvil, que compró hace poco. Cuando me lo dijo, me preocupé muchísimo y lo advertí. No me escucharon.

Sobre el estado de salud, de Guillermo, al momento del accidente del 10-11-15
Hace ya muchos años que había perdido la visión de un ojo por su condición de paciente con Esclerosis Múltiple. Sobre su visión, consta en la historia médica de la consulta del Dr. Rafael Muci Mendoza, neuro oftalmólogo; y del Dr. Rogelio Saavedra, neurólogo. Caracas. Clínica El Ávila y Urológico de San Román.

Caminaba. De hecho, estaba caminando cuando lo atropelló un coche, motivo del accidente. ¿Pero veía bien para atravesar una calle? Lo dudo. La información, que manejo, es que el golpe lo recibe de un coche que está saliendo de un estacionamiento.

La primera pérdida de visión, ocurre en los años 90. No recuerdo el año exactamente, pero eso está en la historia médica del Dr. Rogelio Saavedra y no, sé, si está en la del Dr. Palacios. Fue antes de 1995 y tengo razones -de peso- para ubicarme, en esa franja, en cuanto al año.

Cáncer
A finales del 2010 le fue diagnosticado un cáncer de piel que solo requirió operación.

Edad
65 años, cumplidos el 28 de julio de 2015. En el año 1991 sufre la primera crisis de Esclerosis Múltiple.

Agradecimiento
Mil gracias por la compañía que, Luís Enrique Palacios, me ha brindado todos estos días de dolor. Agradecimiento eterno. Nos vemos, en junio 2015, en mi querido hospital -Sant Pau- de Barcelona. La vida sigue, triste, pero sigue.
 .
Frente a la Casa de la Convalecencia, del Sant Pau, le tomé -a Guillermo- una de las últimas fotos.
Guillermo, frente a la Casa de la Convalecencia del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau-Barcelona - Fotografía: Carmen Guédez
.
 *Luís Enrique Palacios es médico oncólogo, endocrino e internista.

Autor del libro “Autopsia de un Crucificado”

Luís Enrique Palacios me ha autorizado -vía e-mail de fecha 20-11-15, 4:25, hora peninsular- la publicación de lo que me informa sobre Guillermo.

Carmen Guédez
@TintaIndeleble

#PacienteOncológica
#BuenMorir
#SuicidioAsistido
#ActivistaPorElBuenMorir