domingo, 13 de abril de 2014

La lucha por la libertad de Venezuela no se libra en un teclado


Los artículos, los post, las fotos y las noticias que da la prensa y la televisión (extranjera) ayudan en la protesta, pero la verdadera lucha está en la calle, en ese asfalto caliente por el clima y las fogatas de las barricadas.

Con o sin diálogo, los actuales gobernantes de Venezuela (Maduro y sus colaboradores) no van a cambiar. Algo parecido dice el Dr. Rafael Muci-Mendoza en uno de sus recientes artículos. Estoy de acuerdo con él, pero sostengo que tampoco el resto de los venezolanos cambiará, sean opositores u oficialistas. Venezuela está ante la peor cosecha de sus ciudadanos. Los jóvenes son la excepción y, con, ellos, muy pocos honorables adultos que tienen edad para ser padres o abuelos de estos héroes.

Solidaridad vs. Sálvese quien pueda
Esa solidaridad que los venezolanos tenían, la fueron olvidando hasta que desapareció y ni siquiera los actuales acontecimientos políticos -de dos meses de protestas en las calles- han logrado revivirla. Las calles están cerradas buena parte del día y aquel que requiere algún tipo de ayuda, no la recibe en ningún sentido. En Venezuela se vive un "Sálvese quien pueda". Ese aspecto no puedo dejarlo pasar ya que ese comportamiento delata -entre otras cosas- un desconocimiento o negación de lo grave de la situación. Entre los guarimberos sí se ayudan el uno al otro. Ellos son seres puros y comprometidos a cambio de libertad, no de reconocimientos o dinero. Están muy claros en sus ideas y objetivos.
Guarimberos cara a cara con sus represores
Las heridas en el cuerpo y en el alma de los chicos de las guarimbas
Me da pena con los chicos venezolanos. Están tragando humo, recibiendo perdigones y balas para buscar un futuro mejor que, desgraciadamente, en Venezuela no lo van a encontrar a corto plazo. Muchos se quedarán con una vida a medias gracias a las balas, perdigones, bombas lacrimógenas y golpes de los represores que han causado fracturas, quemaduras y otras patologías que no los mataron, pero que dejará secuelas en sus cuerpos que no se podrán curar, tal vez por falta de dinero para acudir a una clínica ya que los hospitales públicos no funcionan. Heridas en el cuerpo y en el alma que, con el tiempo, olvidarán aquellos venezolanos que siempre han creído que se lo merecen todo. Son esos que creen que es un deber de los guarimberos sacarlos del problema en el que están metidos. ¡No es así! No les corresponde a esos chicos dejar sus vidas en la lucha contra la dictadura. Le corresponde a los que los trajeron a este mundo y, luego, con una irresponsabilidad espantosa no velaron por su futuro al desatender el error político que llevaría a Venezuela al abismo donde hoy está. Siempre creyeron que "nada pasaría" que "Venezuela no es Cuba"

La pelea se da en las calles, no en un teclado 
Confieso que siento vergüenza al escribir sobre lo que ocurre en Venezuela, porque no es en la comodidad de un teclado donde se da la pelea. Me resulta bochornoso no estar con los guarimberos en las calles, que es el único lugar que dignifica a un grupo de venezolanos, no a todos porque ni siquiera hay un Mea Culpa. La prepotencia no lo permite. Es sobre ese asfalto que se da la pelea. Los demás son cómodos observadores -sin estados de culpa- asistiendo a un duelo entre gladiadores para ver la sangre que brota de esos cuerpos. Es el circo romano donde valientes jóvenes hacen posible el espectáculo mientras, los demás, aplauden, gritan y se adjudican una victoria que no es suya.

Para lograr la libertad, todos deben tomar las calles
Si los venezolanos quieren libertad, salgan todos a las calles. Expónganse juntos, porque solo hay una minoría verdaderamente valiente que son los chicos de "franela" como llaman a los guarimberos, estudiantes en su mayoría. Un artículo o un post no es lo único que se requiere para ser un actor de la historia contemporánea de Venezuela. Se requiere mucho más.

Los venezolanos deben recobrar sentimientos y valores morales que se han perdido
Yo tengo una justificación, válida, para no estar en las calles de Venezuela: el haber tenido un cáncer me lo impide. Pero los que están sanos no tienen excusa para protegerse en sus casas mientras otros se exponen, en las calles, a lo peor: cárcel y tortura, heridas muy graves, muerte y secuestros. Si al menos colaboraran cuando un guarimbero sale herido, tendrían mi perdón, pero ni eso hacen. Pedí ayuda médica y económica para Ilver Gerardo Vera (@IlverVera07) quien en una protesta resultó con una grave quemadura que le abarca todo el brazo y la mano. 

Caso de Ilver Gerardo Vera para quien quiera colaborar con él
Nadie respondió a mi solicitud, ni siquiera médicos a quienes les pedí que lo ayudaran. Mi decepción fue muy grande. ¡Qué falta de humanidad! Esto me lleva a decir -sin pecar de irresponsable- que Venezuela debe recobrar sentimientos y valores de antaño como lo es la ayuda al prójimo y más si se trata de personas que están arriesgando su vida por lograr la libertad. No pude entender que el caso de Ilver Gerardo Vera no recibiera ayuda de todos los rincones del país y, como él, tantos otros casos. La libertad no es gratis y tampoco hay jóvenes de primera y jóvenes de segunda. Eso solo cabe en la cabeza de quien le gusta dividir. Sí entiendo que -quien tiene dinero- todavía no logra entender a la gente que no tiene ni un céntimo para gastarlo en salud, ni siquiera cuando se trata de casos graves como el de Ilver Vera que un mal día salió a la calle a luchar por TU libertad, lector que lee este post. Dolieron los bolsillos para aportar algo de dinero y hubo amnesia para recordar que las guarimbas casi tumban a ese gobierno que rechazan.

Yo, sin poder asimilar tanto egoísmo, me senté a escribir este post a sabiendas de que no es el lugar adecuado para luchar por la libertad de Venezuela, pero algo aporta. 

De mis muchos Twit
El 12-04-14 escribí -textualmente- en Twitter lo siguiente:
LOS VZOLANOS DEBEN PREGUNTARSE
1- “¿#Diálogo para vivir en “paz” con el gobierno castro-comunista?
2- ¿#Guarimbas para cambiar el gobierno?

Ganó la opción 2.

Entonces, ¡a guarimbear!

Carme Guédez
@TintaIndeleble 
 
Socia activa de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (SACVEN) Caracas-Venezuela
Carnet Nº 3.974 
SACVEN: http://www.sacven.org/
.
Prohibida la reproducción -parcial o total- de este post sin contar con mi autorización. Si lo reproducen, o lo disfrazan de mención o de “compartido”, SACVEN cobrará mis derechos de autor en cualquier lugar del mundo