miércoles, 22 de mayo de 2013

A prueba de tiempo

 .
Fragmentos de una novela inconclusa.
Título tentativo: Nunca le creas a una novia

No soy lluvia para mojar tu cuerpo 
Tampoco rocío de la mañana. A ver si un día descubres lo que soy.

Nunca fui tan feliz como en aquellos tiempos
Sin embargo, la felicidad que me proporcionabas me daba miedo.

Aquella noche trágica
Serpenteabas la carretera oscura como si lo que deseabas era acabar con nuestras vidas. Pero no fue un alivio llegar a nuestro destino donde lo peor habría de sudeder. 

Tú, un testigo que no sabe lo que paso en aquella habitación
Te imagino tratando de entender qué sucedió después que discutimos en la habitación. Nunca lo sabrás. Yo lo sé y lo sabe alguien a quien se lo conté como un secreto. A mí me queda una pregunta que tampoco tendrá respuesta. ¿Por qué te acercaste a mí en plena madrugada? No te sentí porque ya estaba inconsciente. Pensé que despertarías al amanecer. La noche había sido muy fuerte para ambos. Debías estar cansado. Calculé mal. Ese fue mi error.

Han pasado muchos años
Y sigues tan presente como el día en que te vi de espaldas, con tus largas piernas extendidas como si estuvieses tirado en la playa o en tu velero.

Tu velero
Surcando mares para huir de todo, menos de ti mismo.

Me reencuentro contigo
En la mar y en cada vela. A veces es un placer; a veces, muy nostálgico.

Carme Guédez i García
@TintaIndeleble 



No hay comentarios: