viernes, 29 de julio de 2011

ESCRIBO PORQUE DE ALGO SIRVE

Ya no respondo a comentarios injustos y sin lógica, ¿para qué? He aprendido a usar la útil herramienta del silencio. Ante lo irracional y egoísta, guardo silencio. Luego escribo y me desahogo.

No hay comentarios: