viernes, 24 de junio de 2011

VENEZOLANOS, ¡APORTEN MÁS Y CRITIQUEN MENOS!

.
La sociedad venezolana se divide, de manera grotesca y triste, en chavistas y antichavistas. Esta división política se extiende a los que viven fuera del país. Dentro del territorio venezolano, a ambos grupos los afecta, por igual, el caos social reinante en todos los sectores y a ese caos social es el que hay que atacar si se quiere vivir en un país mejor. Desgraciadamente estos dos grupos se atacan mutuamente sin tomar en cuenta que son más las cosas que los unen. Los observo y me niego a creer que los venezolanos no aspiren a tener calidad de vida, pero eso se gana con gran esfuerzo y con mucha unión. Para lograr ciertos objetivos que redunden en bien para todos los ciudadanos -sin distingos de ningún tipo- es que les que pido a mis compatriotas -chavistas y antichavistas- que aporten más y critiquen menos.

Sin hacer nada por cambiar en algo -o en mucho- la actual situación social (que no política) me niego a aceptar cuestionamientos a lo que sucede en Venezuela. El no hacer nada ya es motivo para perder el derecho al reclamo y a la crítica. No hay excusa para la apatía y la falta de activismo en causas donde se necesita de la presencia de todos, presencia posible aun en la distancia -desde donde sí se puede hacer mucho- porque, el no vivir en nuestro país, no es excusa para la vergonzosa indolencia.

Estoy cansada de escuchar quejas y me niego a seguir escuchándolas. Si después de leer este post sigues empeñado(a) en criticar a nuestro país -sin aportarle nada a cambio de lo que te dio- entonces quéjate de ti mismo para ser consecuente con tu desanimo y con tu propio fracaso que, finalmente, es lo que lleva al descalabro de una sociedad. Yo apuesto -con inmensa paciencia- a la esperanza de un renacer, de una cura -tarde o temprano- a todos los males de mi país. Para eso cuento con los venezolanos que forman parte de la sociedad civil. No espero a que venga un mesías -mucho menos un líder- a realizar los cambios que tanto necesitamos. El 08 de junio, de este año, publiqué otro post con este mismo tema. De ahí estoy tomando, casi textualmente, algunos párrafos para este nuevo post. Tal vez una idea, que se repite, logre algo.

Quiero dejar claro que de los políticos tampoco espero nada. Prefiero esperar de ti -ciudadano común, hombres, mujeres y niños de a pie- sin importarme en qué partido político militas. Todos ustedes transitan por las mismas calles donde los problemas nos igualan y donde los colores de determinado partido político cambian por uno neutro que nos une en ese deseo de vivir mejor, que no es vivir con más dinero del necesario, sino vivir con dignidad.

Si el privilegio de vivir bien, en un país del primer mundo, ha logrado que tu país poco o nada te importe, recuerda sólo esto: en Venezuela tienes familia o tienes amigos por quienes vale la pena luchar. No olvides algo más: el país donde naciste te necesita aunque estés ausente. Algo de ti se quedó allá.

¿Qué cómo se hace para aportar? La respuesta está en ustedes mismos porque son seres inteligentes. Hagan buen uso de las redes sociales que son, hoy en día, la mejor forma de hacer realidad nuestras ideas. Comparte con tus compatriotas lo que hayas aprendido en el primer mundo. Cualquier aporte siempre será mejor que ninguno, creo que ya lo dije en ese otro post.

Riega la voz: Venezolanos, ¡aporten más y critiquen menos!

No hay comentarios: