miércoles, 18 de agosto de 2010

POR EL DERECHO A LA VIDA

.

Por todas las personas asesinadas diariamente en Venezuela por el hampa.

Por los familiares que los lloran y no encuentran justicia para sus seres queridos.
.

Todo lo material que un asesino le arrebata a su víctima son sólo desechos. Cosas que caducan con el tiempo y se tiran a la basura. Pero la vida es sagrada hasta el punto de ser un derecho. Siendo así, ¿cómo se puede asesinar para robar o después de haber robado? No logro entenderlo, como no logro entender que nadie se ocupe de esta tragedia e intente pararla.

Hay que legislar con muchísima dureza sobre aquel que asesina para robar, o luego de robar, porque hay quienes después de cometer el robo, matan. Es la única manera de combatir la inseguridad en Venezuela. Que todo aquel que cometa ese abominable delito sea castigado duramente para que otros se lo piensen dos veces antes de cometer la atrocidad de quitarle la vida a un ser humano o causarle heridas que dejen secuelas de por vida.

No es necesario hablar más de medidas de seguridad que no implementan o, si lo hacen, es a medias. Que se hable de penalizar con dureza porque no se puede tener piedad con quienes no la han tenido con sus víctimas.

Carmen Guédez

Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

¿CON LA CENSURA DESMINUIRÁN LOS ASESINATOS PERPETRADOS POR EL HAMPA DESATADA EN VENEZUELA?

.
Si es así, “bienvenida” sea la censura. Recordemos el dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero resulta que ese dicho no aplica porque todos sabemos -aunque no existan fotos- que son tantos los asesinatos en Venezuela -por asaltos- que la morgue de Bello Monte -en Caracas- hace tiempo está desbordada de cadáveres y la polémica imagen muestra una realidad lamentable para niños, adolescentes y adultos.
.

Portada de EL NACIONAL de hoy, miércoles 18-08-10

Cierto que la fotografía causante de esta censura es dantesca. Yo me negué a publicarla a pesar de que la tengo en mi archivo, pero la realidad -en cuanto a seguridad en Venezuela- es así: dantesca, tanto o más que lo visto en ese testimonio fotográfico. Más espeluznante es ver -en vivo y directo- el cadáver de un niño, o de un adolescente, asesinado por un delincuente.

La inseguridad en Venezuela no es nueva. Sólo que en los últimos años ha empeorado de forma vertiginosa porque lo que sucede en el metro de Caracas antes no sucedía y éste es un gobierno de militares, que ya lo dije en mi post anterior donde, honestamente, alerté a los extranjeros a no visitar a Venezuela por los riesgos de inseguridad que pueden correr como turistas. Y no crean que causa alegría hacer este tipo de alerta sobre tu propio país, pero siento pena por quien elige un destino turístico que lo puede devolver dentro de un féretro a su país de origen, como ya ha sucedido varias veces en estos últimos años.

Aclaro que este post no lo escribí en solidaridad con EL NACIONAL ni ningún otro medio de comunicación. Lo he publicado para apoyar a los familiares de las víctimas -muertas o heridas- de la inseguridad que reina en Venezuela.


Carmen Guédez


E-mail: tintaindeleble@gmail.com

Link: http://tintaindeleble.blogspot.com

Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

domingo, 15 de agosto de 2010

VENEZUELA NO ES UN DESTINO RECOMENDABLE PARA HACER TURISMO

.
Alguien -con sentido común- no recomendaría a Venezuela como destino turístico por razones de seguridad. Sería hacerle un daño a ese turista y hasta exponerlo a la muerte. Pero si esta misma semana una jugadora de Hong Kong -en plena competencia internacional en Caracas- fue herida por una bala. La información la dio el vicepresidente del país -Elías Jaua- quien dijo que la deportista había sido herida por una bala fría (o muerta) en pleno juego. Bala es bala. La pregunta es, ¿cómo y por qué le dispararon?

Y 80 chavales fueron asaltados cuando iban en camino a un campamento vacacional en Higuerote, zona de playa cercana a Caracas. En las universidades públicas o privadas, los delincuentes entran a las aulas y asaltan a los estudiantes en plena clase. Lo mismo ocurre en consultorios médicos y en clínicas y hospitales. No queda un lugar que no esté expuesto al ataque.

Cuando Valentina Quintero opina que el turismo en Venezuela bajó en 50%, es absolutamente creíble porque ella es una experta en la materia y hay que reconocerle lo mucho que ha hecho por el turismo nacional.

No muestro la polémica foto de la morgue de Bello Monte -con muchísimos cadáveres (de a dos en una camilla y algunos tirados en el suelo) a la espera de un patólogo- porque es una imagen dantesca. Verla da escalofríos. Parece el testimonio fotográfico de una guerra. Inimaginable algo así no estando en guerra. Es el producto de la inseguridad.

En Venezuela matan o hieren por un BlackBerry o por cualquier tontería. Hoy en día el uso del BlackBerry en las calles venezolanas es un casi seguro pasaje a la muerte o el ir a parar, herido, a un hospital. Lo usan, en la calle, los insensatos a sabiendas de lo que les espera. Es muy estresante vivir en un país donde no puedes usar cualquier cosa que llame la atención, puede ser desde algo muy costoso hasta un abalorio que te lo arrebatan por pura maldad.

A lo anterior se le agrega que si el destino turístico -o de negocios- es Caracas, el turista no debe usar el metro. En este medio de transporte, masivo, asaltan en las escaleras y en los andenes, pero lo más grave es que grupos de varios delincuentes -armados- toman un vagón repleto de pasajeros y les quitan todas sus pertenencias sin que las cámaras de seguridad alerten al personal del Metro de Caracas para que los delincuentes sean detenidos. Como el delito queda impune, se repite a cada rato. Se habla de complicidad interna. Desde hace un tiempo, usar el metro de Caracas -otrora orgullo de la ciudad- es vivir una angustia terrible porque, como en una ruleta rusa, no se puede saber qué vagón será el próximo blanco de un delito que no entiendo por qué no lo puede controlar un gobierno formado por militares.

Con hechos como éstos, es imposible hacer turismo en un país de muchas bellezas naturales -exóticas bellezas- como la Gran Sábana, Los Roques, Mérida, La isla de Margarita y unos llanos espectaculares que se pierden de vista ante nuestros ojos y donde he visto los pájaros más hermosos.

La Gran Sabana

Archipiélago de Los Roques

Andes venezolanos: nieve eterna y el frailejón, planta típica -aterciopelada- del lugar

Inmensas playas en la paradisiaca Isla de Margarita

Llanuras venezolanas donde el ganado y las aves conviven en paz a diferencia de los seres humanos

Lo triste es que hoteles y bellas posadas están quebradas -o al borde de la quiebra- y eso se traduce en más desempleo.

El gobierno debe sincerarse con el resto del mundo porque queda muy mal cada vez que un turista es herido o asesinado en Venezuela, como en el caso de la jugadora de Hong Kong, Cheuk Woon Yee, cuya delegación decidió -con mucha razón- abandonar la competencia y el país apenas la chica dejó la clínica donde estuvo internada. La competencia fue mudada a los estadios de una base militar, es decir: a una burbuja. El problema es que esa burbuja no da para proteger a venezolanos y extranjeros.

Se sale a la calle sólo por necesidad a sabiendas de los miles de riesgos que se corren. De los que salen a divertirse, muchos no regresan o lo hacen sin lo que llevaban al salir de casa. Pocos venezolanos no han vivido el horror de la delincuencia.

La verdad hay que decirla cuando la vida de seres humanos está en riesgo. No sé qué hará el gobierno, pero las cosas no pueden continuar así y no crean que un triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias del 26-S va a resolver un problema que está muy avanzado y que no tiene solución inmediata porque se alimenta de muchos problemas sociales (que son los más graves) y hasta políticos. Desde hace mucho tiempo pienso que sólo las generaciones de venezolanos -educados en otras culturas- son las únicas que le pueden devolver a Venezuela el vivir civilizadamente. Esto incluye -entre otros aspectos- el vivir con seguridad, ésa que sí existe en otros países.

El fin de este post es no seguir exponiendo la vida de inocentes turistas extranjeros. Varios han muerto, en Venezuela, durante un asalto ocurrido en diferentes regiones del país. No me refiero en este post a los venezolanos porque éstos conocen bien lo que está sucediendo y si no intentan implementar sus propias medidas de seguridad, es bueno que tengan la certeza de que nadie lo hará por ellos ya que las campañas de prevención -oficialistas y opositoras- no existen. Promesas y más promesas cansinas desde hace años -de ambos bandos- es lo que hay. Eso no salva vidas, mucho menos la de un extranjero, común y corriente, que no está al tanto de la realidad del país que una deshonesta agencia de viaje le vendió como un paraíso.

Carmen Guédez

Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

jueves, 12 de agosto de 2010

EXCELENTE POST DE UNO DE MIS ARTICULISTAS INVITADOS

.
Reynold Doforno (Blogger y fotógrafo. Galicia-España)
.
En lo personal detesto a esas revistas femeninas que tanto compran las mujeres y tengo acidez de sobra para hablar de esas publicaciones. Lo que sucede es que uno de mis articulistas invitados -Reynold Doforno- lo ha hecho de manera tan magistral que poco tendría yo que agregar al tema y, por esa razón, he preferido publicar lo dicho por él.

Si eres mujer (vale también para los hombres) y gastas dinero comprando esas “guías de felicidad, belleza, sexo, hombres, ligues, decoración, fashion, cocina, niños, etc.” te recomiendo leer lo que piensa un hombre que -sentado en el retrete- las lee para luego escribir críticas que me superan en acidez, lo que ya es mucho decir.

Título de su artículo: LAS REVISTAS FEMENINAS LAS DIRIGEN HOMBRES QUE TIENEN OSCUROS INTERESES CONTRA LAS MUJERES. ¿MISÓGINOS? (Dé clic en ese enlace para leerlo)

Para leer a mis invitados, visiten la sección ARTICULISTAS INVITADOS. Se encuentra en la columna derecha de este blog y es la Nº 1 entre otras secciones que os pueden interesar.
.
Carmen Guédez

domingo, 8 de agosto de 2010

TENGO DERECHO A UNAS VACACIONES COMO LAS DE MICHELLE OBAMA

.
Como no soy nueva rica y me superé sin robar a nadie ni tener, jamás, un cargo público, tengo todo el derecho a tener unas vacaciones como las de Michelle Obama que no es una nueva rica y se superó solita. Por sus “propios méritos" disfruta de un merecido descanso en estos días estivales, allá por Andalucía, sin que nadie pueda decir que hay abuso de poder al viajar en un avión de los servicios secretos norteamericanos -el Air Force Two- con un pequeño séquito de 60 amiguetes, más guardaespaldas. ¡Tan linda, tan conmovedora, tan consciente, tan poco derrochadora, tan honesta la Michelle!

La razón de este post es porque no puedo pagarme un hotel como el de ella y la crema
protectora que le colocan a la pequeña Sasha tampoco la puedo adquirir porque o compro esa crema o no como. Es decir, que se joda esto que cubre mis huesos y que me hace parecer a un ser humano y no a un monstruo. Elegí comer aunque la capa de ozono acabe con mi piel, ¿qué más da? Después recogeré los pedazos (de piel) a ver si con una pega los coloco de nuevo en su sitio… ¿Ir al médico a que me los pegué?... ¡Joder! ¿Con qué dinero? Todo, todito lo que me queda de mis mini ahorros lo gasto en vacaciones en medio de la nada. Si no fuera por tan linda tienda de campaña, dormiría en la rama de un árbol y lloraría todo el día ante mis miserables vacaciones.

A lo más que pude llegar en mis días de descanso -por llamarlos de alguna manera- fue a esta tienda de campaña que me la prestaron unos lectores de este blog. ¿No les parece mona?
.

No es grande. Con decirles que la cama que ocupa la señora Obama en el hotelito andaluz es más grande que mi tienda de campaña, pero ¡qué bonito que está mi aposento vacacional! Casi me siento Napoleón Bonaparte en los campos de guerra trabajando en una como la mía, pero menos cómoda, y eso que era el emperador. Entonces, ¿de qué me quejo cuando ni estoy en una guerra, ni estoy obligada a escribir en un escritorio portátil súper incómodo? Napoleón Bonaparte no pudo disfrutar de una laptop ni de un BlackBerry. La laptop, para escribir su bitácora de guerra. El BlackBerry, por aquello de que da status a los que lo necesitan. No es mi caso y no era el de Bonaparte.

Mi piel me pica y me arde, pero ni camisetas ni protectores solares como los que protegen la piel de Sasha, de su madre y de los amiguetes que les hacen compañía. Es posible que la protección solar no haya alcanzado para los agentes de seguridad -esos son pueblo=carne de cañón- que se vieron obligados a entrar al mar con trajes de neopreno cada vez que a la niñata Obama le daba por darse un chapuzón. Al salir del agua, las toallas la esperaban a tiro. ¡Eso sí que es vida! El dinero del pueblo da para cosas como ésa -y más- cuando de presidentes, reyes o príncipes se trata. Cientos de fisgones observaban a la niña que, dentro del agua, jugaba con sus amiguitas. "La más pequeña es", se les escuchaba decir como si nunca hubiesen visto a una niña bañándose en el mar. ¡Tontorrones!

Todo eso sin contar los regalos que los aduladores le enviaron a la familia Obama, regalos que esos aduladores son incapaces de llevar a un albergue de niños pobres o enviar a Haití o a África donde la hambruna mata a niños y a adultos por igual. ¡Qué vergüenza de gente! ¡Despreciables adulantes oportunistas! Observen bien sus caras para que no olviden que son de los que se arrastran cual reptiles. Por cierto, los jamones ibéricos de bellota que ellos distribuyen no tienen permiso sanitario para entrar a USA y la señora Obama sólo se los podrá llevar violando las leyes de su país y no creo que sea tan insensata para cometer semejante error. Ya los llaman los jamones "sin papeles".

Mientras existan personas que apoyen esta barbaridad de lujos exagerados sin verle "nada de particular" aceptando -pasivamente- que el dinero del pueblo sea malgastado, en lugar de armar una gran protesta, esta gente volverá a repetir vacaciones de lujo y cuanta desmesura se les antoje con su patente para hacer lo que les apetezca. Así está el mundo a pesar de que vivimos una gran crisis económica y moral donde los derechos son sólo para los elegidos de unos dioses que andan siempre ocupados cuando de pueblo se trata.

Todos sabemos que los presidentes y la realeza viven con lujos inimaginables para nosotros, pero podrían no exhibirse descaradamente y disfrutar en privado porque con esa actitud nos están obligando a tomar rumbos ideológicos que abogan por el fin de ese tipo de vida y de abstenernos de votar por los que sabemos que van a seguir con esa conducta imprudente. Todavía no sé qué nombre tendrá esa nueva ideología. Sólo estoy segura de que ya está en la cabeza de muchos -en la mía ya se instaló- una vez que el capitalismo y el socialismo han fracasado.

Después de Michelle Obama, quiero ver unas vacaciones de mucho lujo protagonizadas por los hijos y nietos de Hugo Chávez, Evo Morales, los Castro, los Kirchner y todos los demás que conforman ese grupo, acompañados de un buen séquito de amigos para emular a la Obama y su hija ¡Y que nadie proteste porque si la familia presidencial gringa tiene derecho, las otras familias presidenciales, también lo tienen! En eso consiste la justicia: en igualdad para los presidentes y sus familiares, sean capitalistas o socialistas. Y en igualdad para todo aquel que pertenezca a una desfasada Casa Real. Para lo único que NO está hecha la justicia es para servirnos a nosotros, los ciudadanos normales como usted y como yo.

La oposición venezolana descuartizaría a la familia de Hugo Chávez si sucediera lo que estamos viendo con Michelle Obama, pero son permisivos con esta señora porque el fanatismo opositor tiene dañada la balanza de la justicia. Y si una dice esto, enseguida lo etiquetan de chavista a manera de insulto. No soy chavista, pero no apoyo a esa oposición inconsciente y por eso muero por saber qué dirían si la familia del presidente venezolano se toma unas vacaciones de la magnitud de la de la señora Obama y su niña.

Juro que el cabreo es muy grande al ver el show andaluz donde más de un alcalde enloquece por tomarse una foto al lado de estas turistas que dentro de muy poco no recordarán dónde queda la tal Andalucía. A Sasha ese nombre le sonará extraño y a lo más que llegara es a decir que estuvo en Spain y con las mismas preferirá comer hot dog a esa comida "spainñola" que quién sabe si la volverán a probar una vez que arriben al país del llamado "Sueño americano". Recuerden que Michelle Obama inició, meses atrás, una campaña contra la obesidad que incluye dieta para sus hijas, pero Sasha como que no la cumple.

Suerte, veraneantes pobres, ¿o pobres veraneantes? Estamos en las mismas porque no pertenecemos a la élite del poder.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com

Link: http://tintaindeleble.blogspot.com

Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

jueves, 5 de agosto de 2010

NEUROSIS NARCISISTA

.
El narcisismo es auto destructivo para quien lo padece, incluso más destructivo para él mismo que para los demás. Es absolutamente incierto que todo narcisista sea un explotador y que saque provecho de los demás. Habrá casos, pero no son todos. También es incierto que en todos los narcisistas sus necesidades estén por encima de las de los demás puesto que algunos pueden sacrificarse por otros, especialmente por seres queridos, que los tienen y los adoran porque los sentimientos están intactos en muchos de ellos. Algunos suelen ser excesivamente sensibles y cualquier desaire, por mínimo que sea, los hace entrar en una depresión. Lo de no sentir empatía con la gente sí es cierto. Se establecen pocas relaciones como si se fuera "selectivo" y no es el caso. El narcisista se aísla.
.
Un narcisista se puede estar muriendo y no pide ayuda por nada del mundo. Es capaz de sufrir dolor extremo y poner en riesgo su vida antes que enviar un SOS. Esa es una de las características más destructivas de esta patología. Puede pasar hambre y tampoco pide auxilio. Así como es la característica más destructiva, es la que más disfruta un narcisista: la autosuficiencia a riesgo de lo que sea, el orgullo de no pedir.
.
Un narcisista no se corresponde con el estereotipo del que se mira al espejo y se siente lindo, mucho más que el resto de la humanidad. Eso es un mito que quedó para los ignorantes. El orgullo -llevado al extremo- es el sello máximo del narcisista. Los médicos la pasan muy mal tratando a este tipo de pacientes porque no se doblegan ante nada ni nadie. Son temerarios y exponen su vida sin sentir temor. No significa que no midan los riesgos, pero aun midiéndolos siguen adelante. Muchas de las personas que son arriesgadas son narcisistas y de ahí el hecho de correr riesgos que otro no correría.
.
Hay que tener mucho cuidado a la hora de retarlos porque el que crea que no van a aceptar el reto, está equivocado. No temen a la muerte y a ningún tipo de amenazas que pongan en riesgo su vida o su libertad. No olvidan los agravios y pocas veces los perdonan. Cobran sus deudas morales tarde o temprano. Tienen paciencia y esperan los años que sean necesarios para cobrar una afrenta.
.
Su condición les permite sobrellevar -como pocos- el sufrimiento. Sobreviven al abandono de quien sea, aunque les duela.
.
La psiquiatría no puede seguir basándose sólo en lo que dicen los psiquiatras. La nueva psiquiatría debe ser escrita también por los pacientes. Todo aquel que se haya acercado a la psiquiatría sabe lo difícil que es llegar a un diagnóstico porque éste siempre será subjetivo ya que no existen exámenes precisos para llegar a él como sucede con otras enfermedades. A esto se suma que muchos psiquiatras padecen trastornos tan o más graves que los de los pacientes, lo que obliga a revisar esta ciencia y darle voz y voto al paciente.
.
Pocos psiquiatras llegan a un diagnóstico acertado puesto que las limitaciones son muchas. Algunos -inescrupulosos- inventan un diagnóstico. Un psiquiatra no sólo debe ser un médico. Se necesita que sea un humanista con una formación intelectual muy sólida que en otras especialidades de la medicina sería irrelevante y menos notorio. Nada peor que un psiquiatra -o un psicólogo- con una pobre formación intelectual. Si el paciente lo nota, les pierde el respeto y termina abandonando el tratamiento.

.
La psiquiatría es una de las más complejas especialidades de la medicina y sólo es subestimada por los que no tienen la capacidad de comprenderla y valorarla (léase: ignorancia). Algunos creen que es la especialidad más fácil de la medicina porque la falta de conocimientos da para todo, incluso para creer semejante barbaridad. La psiquis es un misterio y, como tal, no es fácil de descifrar. Es más facil trasplantar un órgano que descifrar lo que sucede en la mente de un ser humano. Hacerlo puede llevar años.
.
Un narcisista es parte de ese misterio y alejarse de quien padece una neurosis narcisista no es lo más humano ni lo más acertado, pero la falta de solidaridad es libre de ser ejercida por quien no desee ayudar a un ser cercano que padezca este trastorno de la personalidad del que no se es culpable ya que es una patología y éstas ni se compran ni se eligen. En vez de abandonarlo, mejor sería que lo indujeran al suicidio y asunto resuelto para los más cercanos a este tipo de personas incurables.
.
Carmen Guédez
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

domingo, 1 de agosto de 2010

EL INFELIZ BOOM DEL TEATRO COMERCIAL EN VENEZUELA

.
Estas son algunas de las obras de teatro que yo jamás vería por respeto a mi formación cultural y a quienes supieron guiarme o fueron mis maestros, por respeto a mí misma y porque agradezco el buen teatro que he visto a lo largo de mi vida.
.






El primer hombre de teatro que luchó para que los actores que trabajaban en Venezuela pudieran vivir dignamente de su oficio fue el gran Carlos Giménez, y lo logró sin sacrificar la excelente calidad de sus montajes. Las pocas obras comerciales que montó en el teatro “Las Palmas” -de Caracas- eran buenas, nada que ver con lo que se ve ahora. Por algo sus obras tuvieron gran éxito internacional, algo que me consta porque lo viví en Europa donde el Grupo Rajatabla -dirigido por Carlos- era elogiado y a él se le respetaba como a un gran director.

Carlos murió y todo cambió. Nació ese horror llamado “teatro comercial”, manejado por gente a quien sólo le interesa el dinero. El arte no es su prioridad y saben que tampoco lo es para el público que los apoya viendo sus obras. Es un público nuevo, en su mayoría, formado por gente vacía, con poca o ninguna formación cultural que les permita sentirse incómodos en medio de tanta mediocridad. Como nunca vieron buen teatro -y mucho menos lo han leído- consumen lo que les ofrecen, como si adquirieran cualquier abalorio.

Pocos teatreros mantienen la dignidad y se salvan de este desastre, Gustavo Ott entre esos pocos que, tal vez, no pasen de 10. Ellos saben bien quiénes son. Otros -hombres y mujeres- que fueron dignos actores alguna vez en la vida, ahora se doblegan ante el dinero y dan vergüenza. A ésos, les perdí el respeto. A los que no se vendieron, los admiro.

Los que vivimos la época de oro del teatro venezolano, la añoramos. Dos veces fui al llamado "Trasnocho" y me desvelé luego de ver obras tan malas que nunca serán lo mío. La última vez que acudí al “Trasnocho” (tiene el pretencioso nombre de Centro Cultural) fue en marzo del 2004. Después, ¡nunca más! Luego de esas dos amargas experiencias me quedo con el “teatro escondido”, ése que nadie ve, pero tiene la virtud de no amargarnos una noche viendo y escuchando cosas que están lejos de llamarse teatro porque, éste, o es bueno o es malo y el malo es absolutamente comercial y basa su éxito no en la calidad del texto o de los actores, sino en el atractivo que tiene para muchos ignorantes el ver a una figura muy conocida de la televisión, que no por eso se trata de un gran actor, salvo excepciones como Nacho Huett, bueno en ambos escenarios. Esa gente de la tele los enloquece mientras yo no lo entiendo ni quiero entenderlo. Parece que una sala que hay en El Hatillo (no la conozco) sigue los mismos lineamientos del “Trasnocho”. No me interesa constatarlo.

Que siga el boom del teatro comercial llenando los bolsillos de los productores. No seguiré -y mucho menos le daré mi apoyo- a ese boom por muy buen negocio que sea. De ahí que me alegra que, de vez en cuando, alguien tenga la sensatez de no subestimar al público y se arriesguen con obras como Actos Indecentes.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

ACTOS INDECENTES EN CARACAS, SIN CRÍTICAS

.
Apenas hoy -sábado 31-07-10- me enteré que “Actos Indecentes” -la conocida obra de teatro de Moisés Kaufman- se estrenó en Caracas el 15 ó 16 de éste, ya finalizado, mes de julio. Hacía años que Kaufman quería montar esa obra en su país. El éxito lo vivió en Estados Unidos donde estuvo en cartelera creo que por dos años. Tengo entendido que, alguna vez, se planteó la posibilidad de llevar "Actos Indecentes" al desaparecido Festival Internacional de Teatro de Caracas; pero por alguna razón, que desconozco, eso sólo quedó en planes. Tal vez la apretada agenda de Kaufman -y sus actores- no hizo posible ese sueño que tanto acarició su padre -Joseph Kaufman- de ver la obra de su hijo Mois -como lo llamaba- en el país que lo vio nacer.

La productora que ha logrado la presencia de “Actos Indecentes” en Caracas merece un aplauso. No conozco a estos productores, mas da la impresión de que, por fin, aparece una productora ambiciosa que quiere montar obras de teatro de verdadera calidad y no sucumbir ante esas pobres obritas comerciales que se han puesto de moda en Caracas para casi ponerle fin a la historia de un teatro que ha tenido épocas de oro. Para hacer cosas buenas, hay que agregar una buena cuota de ambición y dejar de lado el conformismo y estos productores (no me pagan por nombrarlos y de gratis no lo hago) es lo que están haciendo.

Lo que me llamó poderosamente la atención al buscar información sobre el montaje -en Caracas- de “Actos Indecentes”, fue la falta de críticas a la obra, algo tan normal en cualquier país del mundo donde existen esos personajes temidos -pero añorados- por directores, actores y productores: los críticos. Una vez que la obra es presentada a la prensa, todos los integrantes de un montaje corren a ver qué se ha escrito sobre ésta. La crítica puede destruir un montaje o llevarlo a la gloria y eso lo sabe muy bien Moisés Kaufman porque un crítico muy importante de New York (creo que judío) escribió maravillas sobre “Actos Indecentes” y ahí comenzó un éxito imparable.

Por lo que pude ver en Internet, la productora se movió con todos los medios tradicionales dando información sobre la obra de Kaufman antes del estreno en Caracas. No obstante, TODOS esos medios, comentaron lo mismo y resultaron cansinos. Revisé uno y otro y no encontré ningún nuevo aporte. Sentí falta de profesionalismo y ningunas ganas de hablar de la puesta en escena en Caracas. ¡Lamentable y vergonzoso! Sólo en el blog de Edgar Moreno Uribe encontré lo que se puede llamar una crítica. Tomen en cuenta que Moreno Uribe es lo único que queda de lo que fue el Círculo de Críticos de Venezuela (CRITVEN). Está también uno de apellido Herrera, pero como que no es tan consecuente como EMU.

Una sola crítica para una obra de esa envergadura es muy poco. La crítica debe orientar a un posible espectador. Para eso existe. Para mí, la crítica va mucho más allá: debe hablar de la dirección de la obra, del trabajo actoral, vestuario, accesorios, luces, escenografía, maquillaje, música, producción general e, incluso, de anécdotas entre bambalinas que le dan un rico sabor a la crítica. Un camerino es como el vestuario de los futbolistas, un lugar mágico al que el público normal no tiene acceso, pero se puede narrar lo que sucede en ese lugar sagrado para los actores.

Lo que yo leí era una información plana y fría que me sorprendió, a excepción de lo escrito por Edgar Moreno Uribe. Lamentable que no haya críticos en Venezuela o periodistas con ganas de hacer las cosas bien hechas. Me atrevo a sugerirle a esa productora -como se llame- que si quieren seguir produciendo buenas obras de teatro, hagan lo posible por formar críticos serios. Para lograrlo, esos posibles críticos deben conocer el olor de las tablas que son las únicas que los pueden formar en el arte de la crítica teatral. Eso me lo enseñó Isaac Chocrón, dramaturgo muy amigo de Moisés. No es en una escuela de periodismo donde nace un verdadero crítico de teatro. Se equivocan quienes así lo creen. De ahí pueden salir periodistas de farándula y de temas del corazón, pero no más de eso.

Estos productores pagan el noviciado a la hora de dar a conocer sus producciones, yendo a programas que no se especializan en teatro. La información la dan incompleta (los medios) y, de paso, se diluye entre otras informaciones del programa de marras. En realidad, la información cultural no existe en Venezuela. Existe una cosa que casi todos los medios llaman “Arte y Espectáculo”, que es una mezcla extraña entre eventos culturales y de farándula: agua y aceite. Algunos lo llaman “Cultura” y siempre es algo muy breve que semi informa porque, inmediatamente, colocan la información de una ex Miss Universo posando desnuda -por enésima vez- para una revista porno. Eso sí logra centimetraje porque vende.

Lamento que Nacho Huett no haya podido formar parte del elenco venezolano de “Actos Indecentes” a pesar de haber sido seleccionado, pero este extraordinario actor acaba de residenciarse en Bogotá y no pudo aceptar el compromiso de trabajar con Kaufman. Le regalé una revista de teatro (de Estados Unidos) que tiene en la portada a “Actos Indecentes”. Me la había obsequiado el padre de Moisés Kaufman y ahora pasa a muy buenas manos.

Esta obra, sobre los tres juicios de Oscar Wilde, alegra la vida de los amantes del buen teatro de Caracas, pero lamentablemente pasa sin críticas, que bien que se las merecía. Todos los que, de una u otra manera, tienen que ver con un montaje -productores incluidos- se nutren de la crítica, jamás de una información que ellos ya conocen. Este montaje era interesante porque la comparación con el elenco norteamericano era inevitable, por lo que los actores venezolanos se quedaron con las ganas de que alguien se ocupara de ellos con sus nombres y apellidos verdaderos y no con los nombres y apellidos de los personajes de un libreto. Es un inmerecido balde de agua fría sobre el ego de estos actores. ¡Toda una pena!

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble