sábado, 26 de junio de 2010

FRANQUISMO SIN FRANCO

...
¿Alguien imagina el miedo que sintió el gran poeta andaluz, Federico García Lorca, cuando se lo llevaron aquella noche trágica y definitiva? Él sabía que no había regreso. Y como él, miles de miles de españoles fueron sacados de sus casas, fusilados y sus cuerpos depositados en lugares desconocidos. Eso no se puede olvidar. ¿Sus crímenes? Ser distintos y pensar diferente. No veo otros. Si ese es motivo para asesinar a alguien, difícilmente podemos hablar de raza humana en los que cometieron tal vileza, sino de animales destrozando con sus dientes y garras a los creyeron que eran sus semejantes; que no, porque sus víctimas sí eran personas ya que andaban erguidos, no se arrastraban como sus asesinos.

El tiempo ha pasado y no se ha hecho justicia porque la España que creíamos de primer mundo; la España que creíamos que había superado el franquismo, es una farsa. España sigue siendo tan franquista como cuando el caudillo vivía.

Francisco Franco -hábil como pocos- dejó gente encargada de convertirlo en dictador -por siempre- de España. El mayor legado a su propia eternidad lo podemos ver en la figura del hombre a quien nombró rey de España: Juan Carlos de Borbón y, con él, a todo lo que forma parte de eso que llaman Familia Real y Casa Real Española. Sin olvidar que hombres, como el padre del ex presidente José María Aznar -entre otros- fueron colaboradores cercanos de Franco.
.

Sólo falta hacer más obvio al franquismo quitándole la máscara a una democracia que no puede ser tal mientras exista un monarca impuesto por Francisco Franco y con intensiones de dejar a un heredero sin contar con el voto del pueblo para ello. Tal vez baste una declaración del rey -o de alguien desde el mismísimo Valle de los Caídos- para volver, oficialmente, al franquismo, pero sin Franco.

Carmen Guédez
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com

Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble


jueves, 24 de junio de 2010

¡CORTI BARATO, CORTI BARATO!

.
Dedicado a los inmigrantes europeos que llegaron a Venezuela a partir de los años 40

.
Yo no desarrollé una sensibilidad especial hacia los europeos que conocí en mis primeros años o en mi adolescencia. Sencillamente formaban parte de mi cotidianidad. Sin embargo, algo de ellos me impactó de manera especial porque los recuerdo perfectamente. No podía yo saber -menos adivinar- que muchos años después toda mi familia -y yo- seríamos inmigrantes en Europa. Fue ahí donde volví a recordar a esos personajes.

Estando ingresada en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, en el 2005, conocí a muchos gallegos que habían vivido en América, algunos en Venezuela. Cada uno tenía una historia de penurias y de mucho trabajo en tierras muy extrañas para ellos. Comprensible porque clima, costumbres y comida eran muy distintas a lo que ellos conocían y el mundo no estaba globalizado, lo que los aislaba más de sus países y familiares. En ese hospital los entendí como nunca.

Jamás he podido olvidar a unas mujeres que solía ver en mi casa cuando era muy niña. Eran mujeres regordetas -me recuerdan a las figuras de Botero- y vestían de forma rara. Tocaban a la puerta gritando -con un acento que bien pudo ser portugués, italiano, gallego, vasco o qué sé yo- ¡Corti barato, corti barato! Enseguida que les abrían la puerta, desplegaban sus maletas y de ahí comenzaban a salir tesoros muy apreciados por las mujeres que eran siempre sus clientas. Era algo mágico en lo que no participaban los hombres. Los niños veíamos aquello anonadados. Lo que más recuerdo son los retazos de tela para hacerse vestidos. También recuerdo que vendían preciosos manteles. Sabrá Dios cuántas cosas más vendían, todo a crédito. Sólo recuerdo trapos y más trapos.

Ellas eran distintas a nuestras mujeres… claro, ¡eran inmigrantes! Yo no lo sabía, mi edad era muy corta para entender esa palabra: INMIGRANTE. No tendría yo más de 3 ó 4 años. Lo sé porque ubico las historias según las distintas casas en que viví. Nunca imaginé que con sus corti barato mitigaban el hambre de sus maridos, de los hijos que habían podido llevar consigo (algunos los dejaban con abuelas o hermanas) y su propia hambre después de todo un día andando calle arriba, calle abajo, con sus maletas a cuestas para ganarse la vida. ¡Qué duro era para ellas lo que para mí era un espectáculo!

Estas familias venían en barcos, casi siempre sin un duro, muertos de hambre y ansiosos por trabajar en lo que fuera. También venían médicos, algunos de la Europa del este. Muchos de mis primeros médicos tenían nombres y apellidos impronunciables. Yo no sabía nada de ellos y ellos no debían saber nada de enfermedades del trópico, pero eran buenos en su profesión, aunque distantes del paciente, tal y como son los médicos gallegos.

Esa fue la inmigración que llegó a Venezuela a partir de los años 40. Huían de la hambruna y de la falta de empleo en la Europa de la post guerra. Una alemana sólo pudo traer consigo una hermosa panera de peltre blanco que, creo, que era un regalo de boda. Me hubiera gustado quedarme con esa linda pieza que parecía de película.

Estudié toda mi primaria en un colegio privado y mixto ubicado en Valera, una ciudad de los andes venezolanos. A ese colegio iban muchos niños europeos. La mayoría eran italianos, pero igual recuerdo portugueses, españoles y alemanes. Uno de ellos -Ezio Neviolo, se llamaba- fue al colegio, durante años, con pantalones cortos, costumbre que no existía en Venezuela. Un día la directora del colegio le ordenó usar pantalones largos, como los que usaban los otros niños. ¿Cómo no estar impregnada de Europa desde mi niñez? Sin duda que estos niños tenían costumbres diferentes a las nuestras y, de alguna manera, nos las transmitían. Lo que sí puedo asegurar es que la convivencia era perfecta. Los niños no distinguen de razas y colores. En esos años escuché nombres que me sonaban distintos, pero bonitos: Rosaria, Laila, Conchi, Claudio, Luiggi, Peter. Apellidos como Olivieri, Lanaro, Machado, Giardinelli, Hoffman, Pestana. Nombres y apellidos que hoy escucho con frecuencia porque la vida dio un vuelco y me puso del otro lado.

Corti barato, corti barato, resuena en mis recuerdos ahora que la vida es a la inversa y la inmigrante soy yo junto a mi familia.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

EL LÁPIZ ROJO DE LA CENSURA


En Venezuela está muy arraigada, en la oposición, la tendencia a la complicidad. Si un opositor hace algo malo, recomiendan callar para no perjudicar al bando. No comparto esa actitud, primero porque no soy opositora (ni soy chavista). Soy una persona que lleva un blog donde todos tienen cabida y estoy obligada a ser imparcial en la medida de lo posible, especialmente al ver que los medios de comunicación de Venezuela (los convencionales) están aplicando, cada vez más, las líneas editoriales que más favorecen a sus intereses. No me voy a prestar para esa arbitrariedad.

Yo conozco muy bien a dos de los principales editores venezolanos -Miguel Henrique Otero (El Nacional) y Andrés Mata (El Universal)- y por esa razón puedo decir -con absoluta propiedad- que son muchas las noticias que se quedan engavetadas por órdenes superiores. El lápiz rojo de la censura no siempre ha sido de uso exclusivo del gobierno; ni del actual, ni de los del pasado. Desde que estoy relacionada con los medios -mucho antes de la llegada de Chávez al poder- conozco ese lápiz rojo que quita aquí y pone allá, a conveniencia de la economía de los dueños de medios que engañan a los lectores dándoles a leer, ver o escuchar, sólo lo que les conviene. Por eso el lunes 24-01-05 (hace ya más de cinco años) escribí un post que titulé Cual Ley Mordaza, ¿la de ahora o la de siempre?

Lo que digo en ese post lo mantengo porque nada ha cambiado a pesar de los años transcurridos desde que lo publiqué.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

LA DOBLE MORAL DEL PERIODISTA EDUARDO SAPENE

. . .Y tú, Eduardo, ¿a cuántos callaste? Lo acompaña su esposa Fina Rojas de Sapene (Elsa Rojas) - Ojo por ojo...

Empiezo a entender el silencio de Eduardo Sapene -Jefe o ex jefe de Información de RCTV- lo que no significa que lo justifique. Si pasa todo el día en la calle -o lo pasaba porque creo que ya fue liquidado de su alto cargo en RCTV- y cuando, en la noche, llega a su casa y consigue todo perfecto, su esposa le dice que ella ha hecho todo SOLA, él no tiene porque no creerle ya que, al fin y al cabo, es su esposa, o su súper esposa.

Pero si Sapene tuviera un poco de sentido común, tendría qué preguntarse cómo su esposa -Fina- de más de 60 años, puede hacer tantas cosas sola, algo que, humanamente, es imposible. Por ejemplo: mover pesados muebles y colocarlos en otra planta de la casa. ¿Cómo lo hace? Eso es lo que hay que preguntarse. ¿O cómo colocó en un solo lugar -y en perfecto orden- la vasta colección de radios de su esposo? Cuando él salió de casa en la mañana, a trabajar, estaban todos desperdigados y, en la noche, los encontró -¡oh sorpresa!- ordenadísimos. ¿O cómo organizó tantos cables y los colocó, justo, con los aparatos a los que correspondían? Se trata de una labor que sólo puede hacer quien, técnicamente, conoce de eso porque es todo un rompecabezas organizarlos para los no conocedores. Trabajo laborioso para quien lo hace y lleva su tiempo. Yo no podría y me perdería desenredando cables cual madeja llena de nudos.
.
Sin embargo, Fina -en un día y SOLA- desenredó cables, movió muebles de una planta a otra y un larguísimo etc. digno de alguien con una fuerza y una rapidez sobrehumana.
.
La verdad es que Fina Sapene no hizo nada de eso SOLA, como lo dice en un e-mail. Cuatro (4) personas la acompañaban. Cuando ella dice que trabajó sola, está distorsionando la realidad y esa distorsión sólo se corresponde con una patología que Eduardo Sapene -como esposo- debe atender porque es su obligación ya que, con esa distorsión de la realidad, su mujer se hace daño y perjudica a otros, y no hay derecho. Se podría pensar -y no es descabellado- que Eduardo Sapene estuvo tan ocupado atendiendo su alto cargo de Vicepresidente de Información de RCTV que la dejó sola mucho tiempo y ella ha sido -como tantas mujeres de altos ejecutivos- una mujer con marido, pero inmersa en una infinita soledad. Eso es muy común en hombres como él: le dan prioridad a la vida profesional y a la familia medio la ven en la noche, cuando se llega cansado a casa a cenar y a dormir. Y luego, los fines de semana y
por épocas de vacaciones.
.
Eduardo y Fina en la reserva Sabi-Sabi (Sudáfrica) de vacaciones
..
Esa es una de las peores soledades femeninas que conozco y Fina Sapene la ha vivido con creces por mucho que la disimule ante los demás, pero esta vez quedó en evidencia -sin ninguna duda- porque no pudo evitar mostrar la cara de la moneda que pocos han podido ver: ella sola con un marido que se desentiende de lo que le desagrada. Como ya lo dije en otro post, parece más un ama de llaves que una esposa. Digamos que decide en ausencia de su marido, pero cuando él llega, desautoriza sus decisiones. Ella decide sobre cosas muy domésticas porque tengo la certeza de que otras determinaciones, de mayor magnitud, las toma él, a solas.
.
Los e-mail de Fina Sapene me permiten hacer este análisis. Ahora, sea lo que sea que le esté pasando, eso no es motivo para explotar a la gente porque con el trabajo de los demás no se juega. Un avalúo de sus exquisiteces (obras de arte, antigüedades, etc.) tiene un costo y si Eduardo Sapene no estuvo presente mientras se hacía, su esposa lo aprobó. Allá él si no quiso discutirlo por teléfono porque su prepotencia no se lo permitió llevándose por delante todo un día de trabajo de otros que nada le importan. Pero hay algo más: Eduardo Sapene no puede obligar a nadie a incumplir la ley y su molestia estuvo en que el avalúo no se hizo en dólares. Y no se hizo en divisa extranjera porque la Ley de Ilícitos Cambiarios de Venezuela no lo permite, ¿o es que no lo entiende? Los mail existen y supongo que, al mostrarlos al organismo que corresponde, Sapene debe ser penalizado si es que en Venezuela existe justicia.
.
Él y RCTV se quejaban de la falta de diálogo del gobierno con ellos y eso es lo que Sapene está haciendo: negarse a dialogar. Hace lo que criticaron y esa actitud sólo se corresponde con una falta de coherencia en el decir y en el actuar. Actitud, la suya, bastante hipócrita y de doble moral.
.
Tengo la impresión que él y Fina son dos patologías que se complementan, pero que no anden por la vida dañando a los que nada le han hecho. Hagan lo que responsablemente deben hacer: practicarse estudios psiquiátricos y neurológicos. No lo digo despectivamente, lo digo muy en serio porque tuve la oportunidad de tratar con los dos: él, demasiado parco, y triste, en aquel rincón de su terraza donde sólo le vi una sola vez, y Fina, con su historia absurda de la contractura, el ingreso en urgencias por esa razón, la sedación y su cuento de realismo mágico de haber hecho sola -en un día- lo que nadie podría hacer sola ni en un mes.
.
Puedo pensar que lo de RCTV los golpeó mucho, pero la vida golpea a mucha gente y de peor manera que a ellos, y no por eso abusan de los demás, los humillan y dejan de pagarles.
.
Yo tengo todo el tiempo y todo el espacio del mundo para recordarles este caso. Lo que si no tengo es la prepotencia de creer que este blog será eterno -como creían ellos que sería RCTV-porque hay imponderables que no podemos predecir, pero mientras este espacio esté en Internet, sus nombres y apellidos seguirán sonando porque hay una deuda que no pagaron por el avalúo de sus obras de arte y sus antigüedades y eso no sé si se llama robo o estafa, pero alguna de los dos nombres debe ser el adecuado. Lo que sí sé es que es cosa de un truhán.

Que vaya Eduardo Sapene a la Fiscalía -o a la Defensoría- a denunciar mis post. Supongo que un hombre de RCTV debe ser muy bien recibido en esos lugares por tratar de violar una ley, una más de las tantas que habrá violado.
.
Cuando hay desacuerdos, se negocia. Eso fue lo que Sapene y todos los de RCV tanto le exigieron al gobierno y resulta que es, precisamente, lo que no hacen. ¿Cómo se pude vivir con una doble moral manipulando a tanta gente? Este hombre ya recibió parte del castigo y no aprendió y le aseguro que su viacrucis no ha terminado porque quien no aprende sigue pagando sus culpas.
.
A Fina y a Eduardo Sapene no les dio un mínimo de vergüenza hacer uso del trabajo perfecto de otros para vender lo que querían vender. Hay testigos que estuvieron en su casa el sábado 05-06-10 y por eso se sabe que vendieron lo que pudieron. Tenían el derecho de hacer con sus cosas lo que quisieran, pero pagando lo que no han pagado porque no están ellos para obras de caridad trabajándoles de gratis en organización y avalúo. La pregunta es, ¿vendieron en dólares como querían?
. .
¿Qué clase de gente es ésta que se muestra en la tele como unas víctimas y en realidad son unos victimarios? Unos delincuentes tratando de engañar a un país con llorantinas y quejas falsas. Si el gobierno se quedó con algo de RCTV, está muy bien porque ladrón que roba a ladrón tiene un millón de años de perdón. Ojalá y tomen las instalaciones de Bárcenas. Celebraré con champagne si lo hacen porque eso y más se merecen. Sapene no es un niñato. Le va a costar ser Vicepresidente de algo, a menos que sea Vicepresidente de prepotentes y ladrones y esos abundan en Venezuela y ni el gobierno los descubre porque están a buen resguardo. Ella, que siga de ama de llaves. Lo hace muy bien porque hasta su cara -nada amable- la ayuda.
.
No se preocupen que mi blog Tinta Indeleble no lo lee nadie, así vuestros inocentes fan no se van a enterar de este impasse. Miren en la columna derecha el marcador de visitas y verán que están a salvo del qué dirán. Ah, que el dinero robado les sirva para pagar los estudios psiquiátricos y neurológicos, más los gastos por medicinas. A la edad de ellos -más de 60 años- podrían estar ante un alzheimer incipiente y más con tanto estrés porque sienten que perdieron privilegios ya que no aprecian que todavía son unos privilegiados, algo que me consta.
..
Venezuela llegó a esta crisis por gente del estilo de los Sapene. Jamás por personas como yo y tantos otros que no manejamos cuotas de poder como lo han manejado los medios de comunicación que son una gran farsa. Yo ya viví las experiencias de El Nacional y El Universal y sé -perfectamente- de lo que hablo. Vengo de medios tradicionales y sé de líneas editoriales a conveniencia. La noticia veraz en Venezuela NO existe. Por eso y más, la oposición pierde gente. Por ahí tengo reservado un abuso más del periódico El Universal que pronto publicaré con la esperanza de que el gobierno tome medidas.
.
Eduardo y Fina: esto no termina aquí porque ustedes no lo han querido. Venezuela debe estar a salvo de explotadores como ustedes y no voy a descansar hasta que eso suceda. No tengo compromisos económicos ni políticos con nadie. Mi único compromiso es con la justicia.
..
CONTINUARÁ…
.
En este blog hay dos post más sobre el Caso Sapene. Para leerlos, dar clic en:
1-
HOY ARRIBA Y MAÑANA ABAJO - La historia de un periodista que se creyó invencible

2- UN POQUITÍN SOBRE EL PERIODISTA EDUARDO SAPENE
.
Carmen Guédez
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

domingo, 20 de junio de 2010

2/2 - PÁRRAFOS DE MI NOVELA “NUNCA LE CREAS A UNA NOVIA”

.
A mis hijas, Rosalba y Eva
.
Al salir de la hacienda -donde había transcurrido la recepción nupcial de unos amigos de Martin- me di cuenta que ese lugar estaba custodiado por hombres fuertemente armados. Martin comentó que en esa zona había muchos secuestros. Supongo que no lo dijo para asustarme ya que por algo tantos hombres custodiaban esa propiedad. De todos modos me asusté porque sabía que estábamos alejados del pueblo y Martin no tenía ni idea de cómo salir de ese lugar. Además, ahora sí estaba bajo el efecto del licor y de su gran enfado conmigo.
.
Empezamos a transitar por una angosta y oscura carretera sin tener idea de cuál era el camino que nos llevaría al pueblo. Un silencio total nos envolvía. Ninguno de los dos hablaba. De repente vi a unos motoristas: eran hombres y mujeres.








No podría decir cuántas personas constituían ese grupo pues me aterroricé. Le pedí a Martín que acelerará y en lugar de hacerlo detuvo el coche para preguntarles qué dirección debía tomar para llegar al pueblo. Observé que ingerían licor y tenían aspecto de delincuentes. Entonces me asusté más pues estábamos al lado de ellos, sin posibilidades de escapar; solos, en una carretera donde a esa hora nadie transita: era ya era más de la medianoche.

Pensé que sacarían armas. Le supliqué a Martin que nos fuéramos a toda velocidad. No me prestó atención.
.
Los motoristas le dijeron que los siguiera y arrancaron con sus motos. En cada una iban dos personas.

Le dije que no les hiciera caso porque podía ser una trampa. No me escuchaba.

Decidió seguirlos. Yo me aterraba más y más. Esperaba que en cualquier momento sucediera cualquier cosa.

Por mi cabeza pasaron las imágenes que siempre se ven de Latinoamérica. Recordé a la convulsionada Colombia.

Sentía que podían secuestrarme, que podía ser violada, herida o sencillamente morir a manos de esa gente. Ahora lo narro sosegadamente, mas no dudo que aquellos instantes fueran aterradores. Nunca había estado en una situación parecida pues mi vida siempre transcurrió en lugares donde jamás corrí peligro. Latinoamérica se me antojaba como un lugar exótico y antes de conocer a Martin no tuve mucha relación con esa parte del mundo. Él, a pesar de ser europeo, conocía muy bien esa parte del mundo.

Ya había tenido suficiente esa noche -durante la recepción- para ahora pasar por esto. Sin embargo, era otro miedo: un miedo diferente al que sentí en la recepción, un miedo muy distinto al que Martin me producía. Éste era más aceptable porque tenía un ritmo acelerado que no me permitía pensar mucho, mientras el otro era pausado, agonizante, torturador… humillante.

Martin parecía no sentir nada. Estaba en una actitud desafiante y suicida, o quizás retaba a la muerte. Posiblemente se sentía como un ser superior provocando a unos humanos que, por su condición de inferioridad, no podrían vencerlo… ni debían.
.
Finalmente llegamos a una encrucijada y los motoristas nos hicieron señas de que siguiéramos hacia la izquierda, mientras ellos tomaban a la derecha. Sentí que un milagro había ocurrido porque pudo haber pasado cualquier cosa.

Me parece verlos alejarse mientras nos señalaban el camino. Todavía recuerdo sus manos señalando a la izquierda. Sí, a la izquierda: por ahí llegaría más rápido al inicio de mi tragedia, a ese instante breve en el cuarto del hotel que cambiaría todo, incluso mi vida y la de Martin. A partir de entonces, ninguno de los dos seríamos los mismos. Una tormenta nos había transformado.
. .
Una vez que tomamos el camino que nos indicaron, empezamos a ver las luces del pueblo y, con alguna ayuda, finalmente llegamos al hotel, aparcamos el coche frente a la entrada y subimos a nuestra habitación. Ahora estábamos solos los dos y esta vez no sentí el placer de estar sola con Martin. Por primera vez, estar sola con él era lo último que deseaba. Presentimiento, miedo -no lo sé- el caso es que había algo diferente que me hacia sentir como una extraña a su lado, como si la magia repentinamente se hubiera roto y un terrible peligro me acechara.
.
Estaba convencida de que el hombre que estaba a mi lado ya no era el mismo que horas antes llegó conmigo a esa habitación, se vistió de prisa y sacó las últimas fotos de una pareja feliz. Indudablemente éste no era el hombre que me amaba tanto. Era un desconocido a quien le temía, un rostro descompuesto que nunca antes vi. Una cara que, desde la sala de baño -sentado en el retrete- sobresalía para hacerme reclamos injustos y en tono agresivo. Era ese el Martin que causaba un extraño miedo que me acompañó casi desde el inicio de nuestra relación y que nunca antes pude explicarme.
.
Aquella habitación -mal decorada de hotel de pueblo- se convirtió en un escenario donde muchas cosas habrían de pasar y, aunque parezca mentira, no estoy enterada de todo lo que allí aconteció y nunca tuve la oportunidad de pedirle a Martin que me contara sobre lo que sucedió esa madrugada, entre esas cuatro paredes, cuando perdí la conciencia y ya no supe de mí. De todas maneras estoy segura de que él no hablaría de eso, mucho menos en su condición de testigo principal. Lo que sí puedo asegurar es que lo que ocurrió ahí, ni yo misma me lo he podido explicar, y juro que no planifiqué nada.
.
Comenzaba, ahora, el desamor, ese recorrido doloroso que sólo termina cuando llega la muerte.

Carmen Guédez

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN DE ESTE TEXTO SIN MI AUTORIZACIÓN

Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

sábado, 19 de junio de 2010

1/2 - PÁRRAFOS DE MI NOVELA “NUNCA LE CREAS A UNA NOVIA”

.
A mis hijas, Rosalba y Eva
. .
Recuerdo, cuando era niña, estar todavía en mi cama y ver aparecer a mi abuela con una taza de café con leche para calentar mi cuerpo porque hacía mucho frío en la mañana. Esa anciana -así la veían mis ojos de niña, aunque no lo era- ocupó muchas veces el lugar de la dama del vestido blanco y me llenó de cariño y logró calmar mi sufrimiento. Ya ella no está. Hay un triste silencio desde que su cuerpo fue depositado en un cementerio que nunca visité. La abuela murió un día sin despedirse de mí y me negué a asistir a su entierro. Se fue sola como vivió siempre. Casi al amanecer de un nuevo día -cerca de las seis de la mañana, según me dijeron- su corazón dejó de latir lejos de la tierra que la vio nacer. No sufrió ni pudo hablar con nadie porque dormía. Su hija la encontró muerta. Así debía morir porque su cuerpo nunca dio muestras de debilidad. Apenas unas muletas la hacían tan mortal como cualquier otro ser. De no ser por eso, hubiera pensado que no era humana. No la recuerdo con el cabello blanco. La recuerdo con su negra, larga, lisa y escasa cabellera recogida en un moño sostenido por una peineta. Yo la adoraba, y ella a mí, a su manera de mujer de poco hablar. Sólo se prodigaba en palabras para contarme cuentos.
.
Fue ella quien me enseñó los caminos de la soledad, sólo que olvidó decirme que estaban llenos de espinas y de escollos. Por eso ahora entiendo el porqué sus pies sangraban y dolían a pesar de que ella no les prestaba atención. Había estado toda la vida recorriendo esos caminos y los soportó a pesar de los obstáculos. La dama del vestido blanco también los recorrió, sólo que para ella esos caminos estuvieron llenos de alegría. Es posible que su vida fuera triste en algún momento, pero yo la veía tan hermosa que no podía imaginarla de otra manera que no fuera llena de felicidad. Cuando quise indagar sobre su vida, ya era tarde: ella no emitía palabras y su mirada era incierta. Me quedé con mil interrogantes y no pude pedirle que me contara, de nuevo, el cuento del pajarito que se mandó a hacer una cobijita y, cuyo final, nunca recordé. Me alejé de ella para recordarla hermosa, como en esa foto del día de su boda. Pocos recuerdos me acompañaron pues huí de ellos y la consideré muerta antes de que sus ojos se cerrarán para siempre. Aunque muchos no lo entendieron -y me calificaron de cruel- eso fue un acto de amor porque no pude soportar ese dolor. Después de todo, era mi madre.
.
- Elena, nunca superaste el dolor de la enfermedad de tu madre y huir fue una comodidad que termino convirtiéndose en culpa.
.
Es muy fácil juzgar cuando no se conoce lo que alberga un corazón entristecido. ¿Para qué ver sufrir a alguien que, de alguna manera, ha muerto mucho antes de partir? Si alejarme me hizo sufrir, preferí recordarla como la vi la última vez, antes de que sus palabras desaparecieran de sus labios. Ese día -domingo- llevaba puesto un traje amarillo y me despidió desde el portal de su casa. Sólo una gripe estorbaba en su cuerpo. Fue la última vez que la vi feliz y la última vez que escuché su voz. Tres días después ingresaba grave, en urgencias, con un ACV. Entiendo que tenía un aneurisma y esa mañana se rompió. Para mí, ese miércoles, mi madre murió. Ahí comenzó mi duelo por ella y, junto a mi padre -eterno compañero de mi vida- la enterré. Otros dijeron que seguía viva, pero no para nosotros que preferimos quedarnos con el recuerdo de la mujer que pintaba flores y paisajes en blancos lienzos.
.
Poco después mi padre murió de dolor por la mujer amada, la esposa de toda una vida. A partir de entonces, me quedé sin familia. Me refugie en mis amigos, en los libros y en mi trabajo para distraerme del sufrimiento que me embargó y que no desapareció jamás. Nunca más volví a tener las navidades hermosas que mis padres me regalaron cuando era niña. El mundo entero se convirtió en mi casa cuando decidí caminar, sin descanso, en busca del olvido de esos años en familia. No había hermanos, ni sobrinos que esperaran por mí. Mi vida familiar ya no existía.
.

Laila, ¿ves qué sola he estado durante años? Tal vez por eso los pájaros negros -pájaros de muerte- me acechan en mis sueños y cuando aparecen los pájaros de múltiples colores -los salvadores- ya estoy muerta. Ellos saben que, desde hace mucho tiempo, me cubre un manto con olor a sepulcro.
.. .
Carmen Guédez
.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN DE ESTE TEXTO SIN MI AUTORIZACIÓN
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

viernes, 18 de junio de 2010

¿PARA QUÉ SIRVE UNA ESTRELLA EN EL PASEO DE LA FAMA DE HOLLYWOOD?

.
Desde hace ya bastante tiempo paso de todo lo superfluo. De los famosos, ni hablemos, porque no llaman mi atención y ha sido así toda mi vida. Y mira que he conocido a muchos porque me formé en el teatro. Solía ir a la barra del María Guerrero o del Monumental después de la función. Veía a los actores tras bambalinas y a los del Teatro Español me los topaba en plena calle, antes de la función, pero nunca produjeron en mí otro efecto que no fuera mi admiración por su trabajo. Cierto que solía tener amigos en el medio, pero eso es agua pasada. Hoy, al leer que Penélope Cruz tendrá una estrella en ese paseo famoso, por el que muchos dan la vida, me dio por preguntarme, ¿para que sirve esa estrella? ¿Acaso cura el cáncer, el Sida u otras enfermedades terribles? Desgraciadamente, la inútil vanidad del ser humano no tiene límite.

Si me aseguran que quien la obtiene nunca enfermará -y jamás morirá- haría lo imposible por conseguir una, pero si nada de eso viene con la tal estrella, para nada me importa tener una.

Soy un tanto rara y me gusta justo lo que no deslumbra. Amo la vida anónima y me parece mentira que alguna vez quise ser una escritora conocida. ¡Qué inconsciente era yo en esa época! Me salvé cuando descubrí que los editores son una mafia y no estuve dispuesta a ser su esclava. Ahora voy de mi ordenador a limpiar mi cocina tan feliz y dichosa como quien va de un lujoso hotel a caminar por una red carpet. Pues si igual uno y otro nos vamos a morir, ¿o no? Si acaso, un día le coloco una estrellita a mi ordenador por permitir comunicarme con el mundo en paz, sin tanto jaleo.
..

Me gustan los famosos cuando están muertos porque se igualan al resto de las personas y en la igualdad está la felicidad, o un asomo a ella.

Un día, hace unos cinco años, decidí no volver al cine. Hay mucho que leer y mucho que escribir y el día es muy corto. He cambiado tanto que no me reconozco en la que fui. Si pudiera regresar al pasado sería tal cual soy ahora y espero irme simplificando más y más. De estrellas, ni en sueños, salvo en una noche clara cuando aparecen las verdaderas. ¡Esas sí me gustan! Desde niña las amo.

.
Carmen Guédez

viernes, 11 de junio de 2010

MENSAJE AL ANÓNIMO(A) DE ALEMANIA: TINTA INDELEBLE NO CEDE A SUS PETICIONES

..


Señor(a) anónimo (feo nombre)

Después de leer su comentario decidí responderle por aquí. Si tuviera sus señas en Alemania le enviaría un ramo de flores y una caja de bombones Lindt, que tanto me gustan, pero a falta de sus señas, vamos al grano en respuesta a su comentario, con la aclaratoria de que, aunque viva en Alemania, es usted venezolano(a). Lo sé por una palabra que usó y que yo detesto.

Sigamos:
La verdad puede doler o molestar y Tinta Indeleble no existe para ocultarla. Quien prefiera leer algo divertido, le recomiendo Yo Dona o La cama de Pandora. Eso le debe gustar a alguien anónimo que me pide bajar el tono de mis post. Espero que no sea Werner Gams quien pretenda decirme cómo debo escribir porque él me conoce perfectamente y no lo creo capaz de semejante atrevimiento. Lo digo porque él usaría esa palabra que me desagradó.

Usted sugiere algo que se parece a la censura: sea suave, modere el tono, no muestre resentimiento social, pórtese bien e irá al cielo, no pierda lectores, sea simpática. Algo así es lo que usted propone. Si pierdo lectores me dedico -al completo- a algo que deseo hacer: visitar a enfermos en hospitales, pero enfermos que no tengan familiares que los visiten. Esa es mi máxima aspiración, mi deuda con la humanidad y con la vida.

Es muy cómodo que alguien que no ha sido atropellado por muchos de los mencionados en este blog, pida que mis post sean ¿más pacíficos? ¿Más paz y amor? Es muy fácil que alguien -que no debe tener una conciencia social crítica- me pida que no me cabree ante tantas injusticias. O tal vez quien escribe -amparado en el despreciable anonimato- es un opositor venezolano que no ha podido convencerme de que sea una incondicional de ese bando, como tampoco soy una incondicional del bando rojo. Y sepan que si estoy en Venezuela el 26-S -que espero no estar- les aseguro que no voy a votar porque no me convence nadie, porque sólo veo ansias de poder, porque me cansé de los berrinches de un Enrique Mendoza enloquecido por conseguir aspirar a diputado. Porque no me interesa la política que hacen los venezolanos chavistas o antichavistas. Sigo lo que me interesa: Zapatero y Rajoy y ya tengo suficiente con estos dos.

Anónimo venezolano de Alemania: no bajo el tono de mis post. Este blog se mantiene con mi dinero y es mucho el trabajo que me da. Por esa razón, soy la única que aquí imparte órdenes y fija una línea editorial. Entonces, no habrá cambios. Y como no lo(a) puedo complacer, le recomiendo que no me vuelva a leer y lea los blog antes mencionados. Son divertidos. Yo los leo. No quiero ser la causante de que usted sufra un derrame cerebral o un infarto. Le deseo larga y cómoda vida. Lea ¡Hola!, esa es otra buena opción.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

jueves, 10 de junio de 2010

UN POQUITÍN SOBRE EL PERIODISTA EDUARDO SAPENE

.
Eduardo Sapene junto a su esposa, Fina Rojas de Sapene (Elsa Rojas, nombre y apellido de soltera)

¿Fue usted uno más de los ingenuos que apoyó a Eduardo Sapene, periodista jefe de información de la que fue RCTV?
.
¿Cree que él es una buena persona que merecía su apoyo?
.
Si lo hizo, se equivocó -al igual que me equivoqué yo
(lo reconozco)- pero esperen a que disponga de tiempo para contarles lo poco que sé sobre este hombre, casado con una de esas señoras distantes y prepotentes -Fina Rojas de Sapene- que, acostumbrada a no hacer nada, si mueve un hornito tostador portátil, se queda "tiesa"-según sus propias palabras- e ingresa en urgencias donde la sedan durante todo un día. De nuevo soy fiel a sus palabras con acre olor a mentira para no dar la cara.
.
La vida de la mujer de Sapene dista mucho de la que le toca vivir a la mujer venezolana común y corriente, que no sólo mueve un horno, sino que mueve el mundo y sigue relajada -lo quiera o no- porque, si se permite el lujo de que la seden, no comen sus hijos. Además, sólo a las pijas las sedan por una contractura muscular producto de mover cualquier cosa. Por cierto, extraño eso de la sedación para tratar lo que se resuelve con el antiflamatorio Voltarén. ¿O lo de esa señora fue una crisis nerviosa porque pronto su marido dejará de ganar una fortuna en su RCTV? La verdad es que en la pobreza no quedan. Desempleado, él, sí -momentáneamente- pero con contactos en Miami, mucho dinero y bastantes tesoros dentro de su lujosa casa -rodeada de hermosos jardines internos- ubicada en la paradisiaca avenida principal de Loma Larga-Oripoto, una exclusiva urbanización de Caracas, cercana a El Hatillo, un pueblito pintoresco -de clase alta, en su mayoría- que está muy cerca de la ciudad..
.
Así son estas personas: muy diferentes a usted y a mi, y a la Venezuela que madruga y que ellos ignoran y sólo recuerdan cuando necesitan de su solidaridad. Luego de utilizarlos, los desechan. Eso es engaño, aunque estafa suena mejor. En nuestro impasse hubo un testigo que es mi faro a la hora de pensar si puedo estar equivocada en las razones que me llevan a escribir estos dos post. Se trata de un chico que está terminando la tesis para graduarse de psicólogo y él, desde un punto de vista objetivo -porque, aunque me acompañaba en casa de los Sapene, no era el involucrado- considera muy injusto lo que me hicieron.
.
Nunca más apoyo a empresarios ni a grandes empresas. Se lo riesgoso que es decir: "De esta agua no beberé", pero mis razones tengo y cuando yo digo nunca, es ¡nunca! Eso se los aseguro. Eduardo Sapene fue, para mí, una gran decepción. Intenté solucionar el problema en privado, pero no hubo respuesta de parte de Sapene porque con su esposa -especie de secretaria o ama de llaves para él- ya no quería hablar. Los problemas de las empresas y de los empresarios los veré -de ahora en adelante- desde una barrera protectora y distante. En cuanto a los periodistas, desde hace años he dicho -públicamente- que no me gustan y a los que quiero y respeto, los cuento con los dedos de una mano.
.
Soy de las que rectifico y asumo mis equivocaciones y una de ellas fue el haber apoyado a RCTV. No me lo perdono y no me consuela eso de que "errar es de humanos". ¡Qué va! Errar es de tontos y yo fui una tonta. Eso, sí: una vez que me decepciono de algo -o de alguien- no doy marcha atrás y conmigo siguen contando eternamente, pero en la acera de enfrente, vigilando lo que hacen los que son nocivos para la humanidad.
.
A mí no me estafan y me cruzo de brazos y, de paso, coloco la otra mejilla. Ahora Eduardo Sapene tiene conmigo una deuda moral y una deuda en dinero. Cuando alguien quiera ver la cronología de las últimas horas de lo sucedido antes del primer cierre de RCTV, sólo en este blog encontrará esa información, y no cobré por eso. Sabiendo él eso, debió haber tenido un mínimo de amabilidad y de respeto para conmigo, y no lo tuvo. Fue frío, distante y, por último, guardo silencio absoluto y delegó en su mujer un breve contacto conmigo. ¿Qué queda para los demás? ¿Qué queda para tanta gente, anónima, que se lanzó a las calles a defender a RCTV? Tantos y tantos que llegaron hasta CONATEL en mayo del 2007 y se expusieron a policías, guardias nacionales y bombas lacrimógenas. Después de su comportamiento para conmigo, no me cabe la menor duda que la gente, de la que hablo, nada le importa. ¡Qué rabia da saberlo y qué rabia da el sentirse utilizado! Lo que los venezolanos hicimos por RCTV -en mi caso lo digo por mis numerosos post de apoyo y -en otros- por lo antes mencionado- era para agradecerlo eternamente.
.
El resto de esta historia vendrá algún día, o en unos años, o en unas horas -¡ni yo lo sé porque quiero olvidar lo sucedido!- y será con mi acostumbrado estilo, guste o no guste. Complaciente, ¡jamás!. No me callo cuando hay injusticias. Bastante apoyé a RCTV, pero luego de conocer a este hombre -y a su esposa- me arrepiento de haberlo hecho porque todos los altos ejecutivos de esas grandes empresas están hecho con el mismo molde: sin corazón ni sangre en las venas. Lo digo con propiedad ya que no es el primero que conozco. Sin embargo, no voy a borrar los post de apoyo a ese canal porque necesito leer mis equivocaciones para aprender de ellas. Mea culpa.
.
Otra cosa son los trabajadores de RCTV. Ellos sí merecen mi respeto, pero no sus dueños y señores. Intuyo que Marcel Granier debe tener la misma prepotencia de Eduardo Sapene, tal vez peor. O casi seguro que peor. Sapene desconoce algo que se llama El Poder del Blog. Este poder se ha visto reforzado con las redes sociales y, eso permite, que lo que se publica en un blog sea muy leído, pero hay quienes -como Sapene- se quedaron en la era de lo que alguna vez fue, casi casi, un único poder: la televisión. Con los blog, a todos los medios tradicionales les salió competencia muy fuerte.
Ya .
Hay un post que complementa a éste y está dedicado, también, a los Sapene
Les recomiendo leerlo si quieren tratar de unir las piezas de este rompecabezas del impasse mío con estos señores. Sólo les aseguro que cuando publico algo, mis razones tengo y, por eso, no lo eliminó por nada del mundo, ni bajo amenazas, como ya me ha sucedido.
Este es el post que les acabo de recomendar: HOY ARRIBA Y MAÑANA ABAJO - La historia de un periodista que se creyó invencible
.. .
Carmen Guédez
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

lunes, 7 de junio de 2010

OPERACIÓN PRINCIPITO

.
Iñaki Anasagasti -el senador del PNV que más cuestiona al rey de España- comenta que ya Juan Carlos de Borbón (el don está de más) comenzó la “Operación Principito”. Si Iñaki lo dice, sus razones tendrá, porque si alguien conoce la vida y milagros del rey impuesto por Franco, ése es Anasagasti. El pueblo no votó a Juan Carlos para rey, como no le han pedido que vote a Felipe como sucesor; un granuja que se gana la vida asistiendo a investiduras de presidentes y a cenas y actos de gran gala, siempre junto a su mujer. Mientras éstos se dan la gran vida, los españoles anónimos se la curran duro... cuando hay empleo, porque escasea.
.
Cuidado si un día esta realeza sale de palacio como salieron Luís XVI y María Antonieta el día que el pueblo francés tomó el palacio de Versailles y los obligó a caminar hasta París. Atrás quedaban las duras palabras de la austriaca: "Si no tienen pan, que coman pasteles". Los pueblos se cansan.
.
Ya le pedí más información a Iñaki sobre la “Operación Principito”. Yo diría que incluye a la “Operación Princesita” con la que los Ortiz-Rocasolano deben estar de fiestas patronales celebrando, en Asturias, a la futura reina Letizia. Esta gente -desconocidos hasta hace unos años- ahora son unos grandes señores en el principado de Asturias donde hasta la tía anticuaria de Leti ha pasado a ser una personalidad. En Latinoamérica se diría que son unos nuevos ricos, unos recién vestidos y que recién comen un plato de comida caliente. De esos hay muchos en cada lado del Atlántico.
.
A quien le interesé el tema de la crítica a la monarquía española, les recomiendo leer el libro de Iñaki Anasagasti: “Una monarquía protegida por la censura”
.

Anasagasti me lo obsequió a finales del año pasado en vista de que compartimos los mismos puntos de vista sobre ese tema, y otros. Este hombre tiene muchas historias interesantes de la política española post franquista.
.
Carmen Guédez
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

CAPITALISMO, SOCIALISMO Y CONSUMISMO

.
Por Reynold Doforno

El socialismo no genera nada, al contrario, pienso que destruye, anula la iniciativa privada al impedirte, por ley, que tú puedas alcanzar cuotas más altas de bienestar -en base a tu esfuerzo personal- que tus convecinos. O sea, anula la libre competencia en el mercado. La única forma de progreso personal en las dictaduras socialistas (lo de Zapatero, por ejemplo, no es socialismo ni nada que se le parezca), es entrar en el aparato del partido por cualquiera de sus medios y medrar en él hasta donde ese aparato te lo permita.


Pero tampoco estoy de acuerdo en el capitalismo...
.
LEER ARTICULO COMPLETO EN LA SECCIÓN ARTICULISTAS INVITADOS DE TINTA INDELEBLE
.

EL SOCIALISTA QUE ANDABA EN GLOBO

.. .
.
Por Iñaki Anasagasti
Senador español por el PNV

.

.
.
Un hombre vuela en un globo, cuando de repente, se percata de que está perdido, entonces maniobra y desciende lentamente hasta divisar a una persona en medio del campo y le grita:
..
- ¿Podría usted ayudarme? He quedado en verme a las dos p.m. con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro.
.
- Claro que sí -le contesta el ingeniero-. Se encuentra usted en un globo de aire caliente flotando a unos treinta metros de altura, entre los 40 y 43 grados de latitud norte y entre los 58 y 60 grados de longitud oeste.
.
- ¿Es usted ingeniero, verdad? - pregunta el del globo.
.
- Sí, señor, lo soy... ¿cómo lo adivinó?
.
- Es simple, porque todo lo que ha dicho es técnicamente correcto, pero prácticamente inútil. Continúo perdido y voy a llegar tarde a mi cita porque no sé qué hacer con su información.
.
- Y usted ¿es socialista?-pregunta el ingeniero.
.
- Sí, señor. ¿Cómo lo supo? ...
.
LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LA SECCIÓN ARTICULISTAS INVITADOS DE TINTA INDELEBLE
.m.o

viernes, 4 de junio de 2010

HOY, ARRIBA Y MAÑANA, ABAJO


La historia de un periodista que se creyó invencible



















.
.
Es una pena el trato inhumano que algunos le dan a sus semejantes. Parece que creyeran que el mundo está formado por superiores e inferiores, mientras que mis ojos -a través de mis gafas- sólo ven gente, sin distingos de ningún tipo. Gente que nace y se muere, como todos. Si la naturaleza -que es sabia- nos trata a todos por igual, ¿por qué el hombre maltrata y hace distinciones? ¿Acaso olvidan que el mundo gira y que hoy es primavera, pero pronto llegará el inevitable invierno y las hojas irán al piso, secas… muertas? No hay dinero en el mundo que lo evite, como no se puede evitar la vuelta a la primavera y, de nuevo, a las otras estaciones.
.
La vida es primavera, verano, otoño e invierno... y vuelta a lo mismo, por siempre.
..
Escribo este post porque conocí -brevemente- a un hombre que un día estuvo arriba y hoy está abajo en su alta jerarquía profesional. Sigue teniendo dinero, pero no aprendió del golpe que que le dio la vida. Fui solidaria con lo que creí que era su desgracia y la de la gigantesca empresa -RCTV- en la que, por años, trabajó, o trabaja en esta etapa agonizante. Bastantes post de apoyo escribí, pero tuve la precaución de advertir -en uno de esos post- que no les firmaba un cheque en blanco. Ahora no sé si lo que parecía un atropello -casi una venganza- fue justicia. Él es arrogante y su familia ostenta ese mismo estilo. No se resignan a que la vida es cíclica: hoy estás arriba y mañana abajo; hoy eres rico y mañana puedes estar en la miseria, o viceversa; hoy estás sano y mañana respiras a través de un tubo plástico que, si te lo quitan, te saca de este mundo; hoy estás vivo y mañana puedes estar en un ataúd. Ley de vida lo llaman.
.
Si la naturaleza es igualdad, ¿por qué marcar distancia? ¿Por qué causar angustia a alguien sin ninguna razón? La prepotencia no entiende el dolor y la angustia de otros. Sólo entiende la propia y la de los seres queridos. Ah, pero los prepotentes necesitan la solidaridad de todos y hasta la consideran como una obligación de los demás para con ellos, nadie más. Oh sorpresa que, en la desgracia, se aproximan a los inferiores.
..
Supe -durante la madrugada de hoy- que hay una princesa de mentira (muy joven ella y muy pija) que siempre ha logrado obtener todo muy fácil sólo por ser hija de un prepotente, o de dos prepotentes: papá, Eduardo y mamá, Fina. Supuestamente esa princesita salió "a comerse el mundo", según la madre. Los tres ignoran que hay chicos que trabajan muy duro para obtener lo que a esta pija le llega como un regalo del cielo, por decirlo de alguna manera. Esos, que luchan, son los mejores. Son los que verdaderamente salen a comerse el mundo -sin ayuda- porque nadie les coloca las cosas en bandeja de plata, con vajilla de lujo y panecillos rellenos de miel.
.
Hay chicos que no consiguen trabajo por no tener un padre influyente, y resulta que esta pija se convirtió en animadora de RCTV mientras muchos(as) entregaban sus hojas de vida -en el mismo canal- aspirando a ese tipo de trabajo -o a otro- dentro del (horrible) mundo de la televisión, pero sin un papá Eduardo que los llevara a la cima, quizás ni leyeron sus currículum..Esto va aclarando el rompecabezas de RCTV, el canal que obtuvo la solidaridad total de un pueblo -sin merecerla en lo más mínimo- porque ahí imperaba el amiguismo y los grados de consanguinidad. No siempre el talento fue suficiente para trabajar en ese canal y, los protagonistas de este post, demuestran que basta con pertenecer a un clan y todos estarán haciendo mucho dinero en el mismo lugar. Lo digo porque la madre de la animadora también trabajó en RCTV. Estuvo encargada del programa "Hay que oír a los niños". Lo cuenta su propia hija, no lo invento yo
.
Este post tiene dos nombres y apellidos estelares: Eduardo Sapene y Fina Rojas de Sapene (Elsa Rojas) o tal vez me baste con decir que hablo de otros más de los llamados amos del valle, o eso se creen. Lo importante, para mí, es que el status de esos nombres y apellidos me confirman -de nuevo- el porqué de tanta injusta desigualdad social y tanto resentimiento. La historia real en la que me basé para escribir este post, me obliga a buscar -con mucho cuidado- a TODOS los responsables de la crisis de Venezuela, porque no es sólo Chávez.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble
.