viernes, 18 de junio de 2010

¿PARA QUÉ SIRVE UNA ESTRELLA EN EL PASEO DE LA FAMA DE HOLLYWOOD?

.
Desde hace ya bastante tiempo paso de todo lo superfluo. De los famosos, ni hablemos, porque no llaman mi atención y ha sido así toda mi vida. Y mira que he conocido a muchos porque me formé en el teatro. Solía ir a la barra del María Guerrero o del Monumental después de la función. Veía a los actores tras bambalinas y a los del Teatro Español me los topaba en plena calle, antes de la función, pero nunca produjeron en mí otro efecto que no fuera mi admiración por su trabajo. Cierto que solía tener amigos en el medio, pero eso es agua pasada. Hoy, al leer que Penélope Cruz tendrá una estrella en ese paseo famoso, por el que muchos dan la vida, me dio por preguntarme, ¿para que sirve esa estrella? ¿Acaso cura el cáncer, el Sida u otras enfermedades terribles? Desgraciadamente, la inútil vanidad del ser humano no tiene límite.

Si me aseguran que quien la obtiene nunca enfermará -y jamás morirá- haría lo imposible por conseguir una, pero si nada de eso viene con la tal estrella, para nada me importa tener una.

Soy un tanto rara y me gusta justo lo que no deslumbra. Amo la vida anónima y me parece mentira que alguna vez quise ser una escritora conocida. ¡Qué inconsciente era yo en esa época! Me salvé cuando descubrí que los editores son una mafia y no estuve dispuesta a ser su esclava. Ahora voy de mi ordenador a limpiar mi cocina tan feliz y dichosa como quien va de un lujoso hotel a caminar por una red carpet. Pues si igual uno y otro nos vamos a morir, ¿o no? Si acaso, un día le coloco una estrellita a mi ordenador por permitir comunicarme con el mundo en paz, sin tanto jaleo.
..

Me gustan los famosos cuando están muertos porque se igualan al resto de las personas y en la igualdad está la felicidad, o un asomo a ella.

Un día, hace unos cinco años, decidí no volver al cine. Hay mucho que leer y mucho que escribir y el día es muy corto. He cambiado tanto que no me reconozco en la que fui. Si pudiera regresar al pasado sería tal cual soy ahora y espero irme simplificando más y más. De estrellas, ni en sueños, salvo en una noche clara cuando aparecen las verdaderas. ¡Esas sí me gustan! Desde niña las amo.

.
Carmen Guédez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Carmen....
Una carrera profesional merece reconocimiento, en el caso de los actores las estrellas marcan una labor bien hecha o el hecho que se los perciba medialmente como grandes actores. Es humano el querer marcar hitos o premiar acciones o actitudes.
Ciertamente....hay mucho espacio para todo lo humano bajo un cielo estrellado. Hay quien sólo quiere contemplarlo. Hay quien te entrega una estrella en tus manos. Hay quien actua y te lleva por momentos a pensar que el cielo es posible o que la realidad es injusta..con su actuación nos fugamos de la realidad.
Sólo se ve el bien con un corazón abierto y con la esperanza que nuestras ilusiones son posibles mientras las iluminen las estrellas del cielo. Ilusionados trabajamos para que las estrellas caigan en nuestras manos. No perdamos esa ilusión....y trabajemos para lograr nuestras metas.