jueves, 24 de junio de 2010

EL LÁPIZ ROJO DE LA CENSURA


En Venezuela está muy arraigada, en la oposición, la tendencia a la complicidad. Si un opositor hace algo malo, recomiendan callar para no perjudicar al bando. No comparto esa actitud, primero porque no soy opositora (ni soy chavista). Soy una persona que lleva un blog donde todos tienen cabida y estoy obligada a ser imparcial en la medida de lo posible, especialmente al ver que los medios de comunicación de Venezuela (los convencionales) están aplicando, cada vez más, las líneas editoriales que más favorecen a sus intereses. No me voy a prestar para esa arbitrariedad.

Yo conozco muy bien a dos de los principales editores venezolanos -Miguel Henrique Otero (El Nacional) y Andrés Mata (El Universal)- y por esa razón puedo decir -con absoluta propiedad- que son muchas las noticias que se quedan engavetadas por órdenes superiores. El lápiz rojo de la censura no siempre ha sido de uso exclusivo del gobierno; ni del actual, ni de los del pasado. Desde que estoy relacionada con los medios -mucho antes de la llegada de Chávez al poder- conozco ese lápiz rojo que quita aquí y pone allá, a conveniencia de la economía de los dueños de medios que engañan a los lectores dándoles a leer, ver o escuchar, sólo lo que les conviene. Por eso el lunes 24-01-05 (hace ya más de cinco años) escribí un post que titulé Cual Ley Mordaza, ¿la de ahora o la de siempre?

Lo que digo en ese post lo mantengo porque nada ha cambiado a pesar de los años transcurridos desde que lo publiqué.

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Twitter: @TintaIndeleble - http://twitter.com/TintaIndeleble

No hay comentarios: