miércoles, 28 de abril de 2010

TODO SOBRE LA NOCHE DE CARLOS ZERPA Y SU LIBRO “ENVENA”

.
EL BAUTIZO DE "ENVENA"







Este post, sobre la noche del bautizo de ENVENA, el libro del reconocido artista plástico Carlos Zerpa -que gentilmente me lo obsequió- está saliendo casi dos semanas después del día de la presentación -jueves 15-04-10- porque el evento fue algo tan extraño que llegué a creer que se trataba de una broma. Así las cosas, me vi obligada a tomarme cerca de dos semanas de profunda reflexión para ver si le daba a este post el tono ceremonioso que amerita el bautizo de un libro o hacer un post parecido a lo que ocurrió esa noche, que fue todo lo contrario a lo formal.

CONCLUSIÓN: luego de pensar y pensar, decidí optar por un post de cachondeo muy acorde a lo sucedido para anunciar, oficialmente, el nacimiento de ENVENA.

Esa noche es, para mí, presente absoluto porque fue una de esas reuniones que no se olvidan aunque pasen los días. Además, yo tenía seis años alejada de los eventos del mundo de la cultura en Venezuela y el llamado de Carlos a que asistiera fue como un canto de sirena irresistible al que no pude negarme y, juro, que valió la pena.

La invitación que envió Zerpa fue la mar de original. ¡Cómo no ir si hasta prometía “caballeros muy caballeros”! No sé de dónde pretendía sacarlos si eso no existe. Fue oferta engañosa de las que penaliza INDEPAVI, pero no importa. Tranquilazo él, envió esta invitación:

HOY JUEVES 15 ES LA VAINA. NO DIGAN QUE SE LES OLVIDÓ
.
BUEN VINO TINTO Y BLANCO PARA TODOS
BELLAS Y ELEGANTES MUJERES
CABALLEROS MUY CABALLEROS
BUENA VIBRA, HERMANDAD, COMPLICIDAD...
ARTISTAS IMPORTANTES NOS ACOMPAÑARÁN
Y LA DESPAMPANANTE "DEVA DASIS" PRESENTARÁ EL LIBRO CONMIGO
ALL PERFORMANCE ART

Presentación del libro “Envena” de Carlos Zerpa

Historias y Memorias en torno al Performance Art.
Lo que vi, lo que escuché, lo que viví, lo que rozó mi piel…
Editado por la Dirección de Cultura de la Universidad de Los Andes
Etc., etc.

El poder de convocatoria de este artista -al que admiro profundamente desde hace muchos años- se hizo evidente en una noche de diluvio en Caracas. La torrencial lluvia que caía no fue impedimento para que Carlos se viera arropado por amigos, colegas y admiradores. Me llamó poderosamente la atención lo buen anfitrión que es pues tuvo un gesto amable para cada uno de los invitados al bautizo de ENVENA, algo inusual en muchos anfitriones. Esa noche la compartió con sus hijos y alguien más.

Cuando llegué al sitio donde se realizó el bautizo, vi a Carlos vestido con traje y corbata, lo cual fue para mí una ingrata sorpresa. Esperaba verlo con sus tatuajes y su máscara de lucha libre. No fui la única sorprendida. Cuando -con disimulo ante un vestuario nada normal en él- le pregunté del porqué del traje (en mi desconcierto no pude evitar la pregunta) me respondió que formaba parte de lo que veríamos esa noche. “Es que mi traje está acorde con la diva que espero”. Me dije a mí misma: "Ella debe venir vestida de Chanel". ¡Ingenua yo!

Carlos, muy puntual; pero la diva se hizo esperar una eternidad.

Dicho y hecho: cuando llegó la hora de la ceremonia del bautizo dentro de la librería “El Buscón”, en el Trasnocho Cultural de Las Mercedes, Carlos hizo su entrada triunfal acompañado de una espigada diva que -¡oh sorpresa!- resultó ser una prostituta (ella dice que del arte) pero como los que ahí estábamos no nos escandalizamos por nada -y menos si viene de un irreverente como Carlos Zerpa- la pasamos muy bien y escuchamos las palabras del autor y de su compañera Deva Dásis que lo sobrepasaba con creces en centímetros físicos. La medida intelectual entre ambos la desconozco, pero no creo que Zerpa se haga acompañar por alguien que no esté a su nivel. Deva dice que es una puta comunicacional graduada con honores. Lo que no aclara es si se graduó en la avenida Libertador de Caracas o en la calle de La Montera, en Madrid, a pocos pasos de la mítica Gran Vía. Lo que sí me quedó claro es que la Deva conoce muy bien la calle de La Montera.

Deva Dásis asistió con un mini traje de lentejuelas, botas de caña en color negro -de elevadísima plataforma- y maquillaje para donar a cualquier mujer desmaquillada. No obstante, se veía guapísima y Carlos estaba muy orgulloso de ella que nos sorprendió con un texto que no puedo dejar de publicar aunque este post se alargue tanto como Deva (en estatura) y como esa noche en la que nos costó marcharnos. El éxodo se dio cuando las luces comenzaron a apagarse, supongo que para obedecer el obligado racionamiento de energía eléctrica impuesto por eso que los venezolanos llaman "gobierno". Es que el humor no los abandona, a pesar de los pesares, porque llamar gobierno a esa cosa, sólo se le ocurre a esta gente, por muy cultos que sean.

Luego de las palabras de Deva Dasis y fin del bautizo: aplausos, vino y hasta palomitas de maíz, todo aderezado con la charla con viejos y nuevos amigos que nos regaló Carlos Zerpa en esa noche especial que me trajo de vuelta a mi mundo natural en Caracas. El ambiente era el de una gran familia y amigos que parece que nos conocíamos de años aunque algunos nos estuviéramos viendo por primera vez. Terminé muy adaptada a pesar de que no terminaba de entender si estaba es un antro o en la dimensión desconocida. Yo, muy modosita -sin escotes, ni lentejuelas, ni exceso de maquillaje- compartiendo con la puta-diva-Deva, que es tres veces mi tamaño. El alma me volvió al cuerpo cuando vi a la encantadora y muy decente Esther Muci -acompañada de su hijo porque Luis Muci, su esposo, estaba enfermo- lo que me aseguraba que el lugar no era un antro y eso era sólo producto de mi imaginación. ¡Mon Dieu, ese tipo de mujeres -como Deva- me las prohíbe mi religión!
.
Había muchísima gente como para nombrarlos a todos, por lo tanto, me disculpan. Pude conversar con Abilio Padrón a quien no veía hacía años. Me trajo recuerdos de otras épocas de encuentros y comidas familiares tanto en Caracas como en París. Conocí a José Campos Bicardi, artista plástico muy admirado por mi madre. Ella hablaba mucho de él. También estaban los padres de Marco Antonio Ettedgui quien, después de su prematura muerte, sigue recibiendo premios.

Espero que algo así se repita antes de mi partida a Barcelona-España. Me gustaría.

Gracias, querido Carlos, por permitir una noche de unión y buen ambiente que nos hizo olvidar lo que se respira fuera de la burbuja que creaste esa noche y que debes volver a crear porque parece que eres de los pocos que nos hace olvidar el acre olor de estos últimos 11 años.

Comentario aparte -en otro post- merece el libro ENVENA. También prometo publicar las fotografías del bautizo.

En el momento en que nos despedíamos, Carlos conversaba con unos amigos, sentados -todos- alrededor de una mesa. Deva Dásis no estaba. Observé que Carlos se había quedado sólo en camisa y pantalón -claro está- ¡no faltaba más! Había llegado ese momento de relax después de atender a los invitados. Salvo unas fotos que me envió, por Facebook, al día siguiente del bautizo de su libro, no supe más nada de él hasta que se pronunció el martes, 27-04-10, ante posibles rumores:

PRONUNCIAMIENTO DE CARLOS ZERPA: “Le comunico a los curiosos que NO he tenido SEXO con Deva... bueno, bueno… ella no quiso”.

DEVA DÁSIS RESPONDIÓ EL MISMO DÍA: “Pido derecho a réplica: esa noche nadie sabe lo que pasó... Y, ojo, la Deva pierde y se ríe. Mi Carlos ni se enteró de lo que pasó entre él y yo esa noche”

¿Qué pasó entre Carlos Zerpa y Deva Dásis la noche del bautizo de ENVENA cuando todos nos marchamos y la oscuridad y el diluvio se apodero de las pasiones desssbordadas?
.
Lo sabrán en el próximo capítulo de esta blog-novela cuando logre que Deva lo cuente todo.

A continuación el texto que leyó Deva Dásis en el bautizo de ENVENA:

¡Gadji beri bimba glandridi laula lonni Cajori!
.
Hola papis, hola mamis:
Me llamo Deva Dásis y soy una prostituta del arte. Una prostituta con suerte, sin duda, porque para tener tantos clientes delante de mí, hay que tener suerte. Menos mal que estoy bien acompañada.
.
De una vez les digo que les puedo hacer una rebajita sólo si se me dan una vueltica pal Celarg para que contemplen lo que este cuerpazo puede hacer. Es en la Sala NG, hasta el 25 de este mes: 2X1, fresita pa tu boquita papi, rico vale, toda una diosa del placer visual… english spoken.

Pero ahora, a lo que me compete como invitada de honor de esta noche, en la que todos somos afortunados y afortunadas de tener “Envena” en nuestras manos. Y lo que me toca es agradecerle ya a Carlos Zerpa por la ejecución de este magnífico documento sobre el arte del performance en Venezuela.
.
Como dice el señor Mauricio Naviz en su prólogo, Zappa, perdón, Zerpa, es un artista historiador. Y esto lo dice, por lo siguiente: uno tiende a olvidar que el conocimiento cultural es un todo integral; que no puedes desligar conceptos de fechas y éstas de ideas y estilos de pensamiento. Y que a la postre, todo tiene que ver con todo y viceversa… Mujer con mujer, hombre con hombre, y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario… El síntoma de la posmodernidad, diríamos…

En las páginas de Envena, ciertamente, envenenamos el alma con cultura: en ellas, Zerpa hace un recorrido extraordinario sobre el tema de la representación artística tan denso y sencillo, tan prolífico como explícito a la vez, que por lo menos yo, nunca me imaginé cómo podía caber en un mismo libro la figura de Armando Reverón, la breve historia de Klaus Nomi, y el genio indiscutible de Marco Antonio Ettedgui. Y de ñapa, una patada voladora de Bruce Lee…

Los que somos fanáticos de Frank Zappa sabemos que estamos locos de bola. Y eso, nos encanta. Por eso, terminaré ya con un pensamiento del genio de Baltimore: “Cuanto más sepas, las cosas serán más difíciles, porque cuanto más descubras, más desagradable te parecerá todo”…
Zerpa, felicitaciones.

Gracias por lo que viste, lo que escuchaste, lo que viviste, lo que rozó tu piel, como este abrazo rico que te voy a dar"

Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: Amigos de Tinta Indeleble

No hay comentarios: