viernes, 2 de abril de 2010

ENAMORAMIENTO

.

Hoy leí en mi Facebook una cita que hacía referencia al conocido libro de Erich Fromm: "El arte de amar". Por cierto que ese libro estuvo en mi biblioteca durante años, pero debido a mi próxima mudanza a Barcelona-Catalunya, lo acabo de regalar porque tantos libros no van a tener espacio en mi nuevo piso, que lo supongo diminuto, justo lo que tanto necesito.

La cita que hacían en mi Facebook sobre el libro de Fromm decía: Erich Fromm en su libro "El Arte de Amar" habla de una diferencia entre enamoramiento y amor. "Nos enamoramos cuando conocemos a alguien por quien nos sentimos atraídos y dejamos caer frente a él, o ella, las barreras que nos separan de los demás"
.
No pude evitar responderle a quien colocó la cita y le escribí lo siguiente:
.
¿Nos enamoramos? No sabía que éso todavía existía. Me he vuelto tan pragmática que creo en lo que veo y toco y el enamoramiento ni se toca ni se ve. Soló se siente y sentir es algo abstracto que cada cual interpreta a su manera. Algunos supuestos enamoramientos son sólo diversiones perversas, conscientes o inconscientes. En el enamoramiento la percepción es -casi siempre- equivocada y sólo el tiempo nos hace conscientes del equívoco. Hay excepciones, sólo que muy contadas.

"y dejamos caer frente a él o ella las barreras que nos separan de los demás". Para mi, craso error eso de dejar caer esas barreras. Para los demás, no sé. El enamoramiento es algo fugaz y, a medida que se van cayendo las barreras, más rápido se desmorona la fantasía. Parece que el secreto -para una larga duración del enamoramiento- estuviera en el misterio y en la distancia de los que intentan ser amantes. A más proximidad, más lejanía. Considero prudente cambiar proximidad por cotidianidad.

Yo tendría que releer a Octavio Paz en su extraordinario libro "La llama doble" subtitulado "Amor y erotismo" pero, lamentablemente, eso no es posible inmediatamente porque ya está embalado. No puedo recordar si ese libro me daría la razón. Si no me la da, seguiré leyendo a Octavio Paz con el mismo placer de siempre, ahora marcando diferencias de pensamiento, pero no de menos admiración, de mi parte, hacia el escritor mexicano.

En cuanto al amor, para mí es un sentimiento que sólo experimentamos hacia nuestros padres y nuestros hijos, a veces lo sentimos por familiares y amigos muy cercanos. Es mi caso por mi abuela materna y por Eufemia, la adorable mujer que me cuidó de niña. Esto, en cuanto a personas. También podemos sentir amor -o algo parecido- por el arte, por ciudades, por tantas cosas, mas nunca nunca hacia un extraño o una extraña a quien llamaremos esposo, esposa, compañero, compañera, novio, novia, según el equívoco. A esas relaciones personales se les puede dar otro nombre sublime y bonito, pero no amor porque el amor no se extingue -ni disminuye con el tiempo- y en caso de extraños, suele extinguirse o minimizarse. Si a mí me dicen "amor", por costumbre hago uso de la libre asociación freudiana y pienso, inmediatamente, en mis hijas y no en alguien extraño cuya sangre no corre por mis venas, sin que esto signifique que a ese alguien no lo quiera, pero es otro sentimiento cuyo nombre desconozco.
.
El amor es paz, seguridad, contención, fidelidad; no miedo e inseguridad, menos martirio. Es corresponder sin condiciones. No hay amor en singular: "Yo amo". Siempre es en plural: "Nos amamos". En singular es sufrimiento.
...
La etapa más hermosa de nuestras vidas es la llamada Edad de la Inocencia -dicen que dura hasta los siete años aproximadamente- y tiene una especie de extensión en la adolescencia cuando aparecen los primeros síntomas del enamoramiento que es cuando más creemos en el amor a pie juntillas. Cuando, en la adultez, superamos la inocencia -o lo poco que de ella nos quedaba- nos quedamos desvestidos de la ilusión más hermosa que existe: el amor. Sucede que dejamos de creer en él, que es tanto -y tan doloroso- como dejar de creer en el Niño Jesús o en Santa Claus. No obstante, llega un momento en nuestras vidas en el que es necesario despojarse de creencias amorosas y aprender a vivir sin ellas, a pesar de lo que diga Erich Fromm. Benditos sean los que no pasan por eso. Deben ser unos pocos en especie de extinción.

Quizás mi extraña manera de pensar -nada romántica- obedezca a los nuevos tiempos en el que las mujeres, muy a gusto, cambiamos de roles y aprendimos -como nunca- a vivir solas sin que a muchas nos moleste. Estoy clara que los hombres se incomodan con mujeres que piensan como yo y es porque no aceptan que dejaron de ser imprescindibles. Prefiero ser realista y el poner pies en la tierra viene de experiencias vividas -todas para bien y para mal- contando entre esas experiencias a eso que llaman enamoramiento que no es más que un espejismo necesario alguna vez en la vida. Cuando se hace repetitivo y no se puede vivir sin él, es patológico.
..
En los tiempos que corren -de tantas ocupaciones y tantas angustias- el enamoramiento -tanto en hombres como en mujeres- pasa a un segundo plano y se mantiene el amor a los antes mencionados en este texto. Ese cambio se gestó cuando el enamorarse comenzó a dar miedo, pero eso es tema para otro post.
..
Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia – España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: Amigos de Tinta Indeleble

4 comentarios:

RACH dijo...

Me gusta tu reflexiòn. Pero el problema es que el tèrminoAMOR y enamoramiento, sobre todo èste ùltimo, hacen alusiòn a pareja. Dices "amor" y piensan en su pareja.Dices enamoramiento y piensan en su ilusiòn, persona de turno, la que le atrae..
Claro que hay el màs sublime amor a Dios, hijos, etc. Pero a los hijos los puedes amar no como ellos a ti( no reciprocidad entera). O tal vez Dios nos ama màs o menos... Prefiero decir màs. Indudablemente que cuando se habla de que amar es una DECISIÒN- colocàndolo al lado de enamoramiento- se hace alusiòn al "amor" entre hombre-mujer. No sè si esto aplique a hijos, dònde amarlos es instintivo.Ahì no hay enamorameinto.
Lo que no es viable es amar-sin filosofar aquì, si eso existe- a un "ser extraño" sin ser correspondido. Y fìjate que còmo pasa eso, y hay almas en pena "porque no son amadas". A mi me gusta el planteamiento de Eric Fromm que coloquè en Facebook. A ver si se animan otros a opinar. Hablemos del supuesto "amor en pareja" y de "enamoramiento", para entendernos màs. Mira la foto que puse en Fb... es de parejita. Saludos apreciada Tinta Indeleble

RACH dijo...

Voy a copiar el artìculo en cuestiòn, para que sea entendible a plenitud tu respuesta.

Erich Fromm en su libro 'El Arte de Amar' habla de una diferencia entre
enamoramiento y amor.

"Nos enamoramos cuando conocemos a alguien por quien
nos sentimos atraídos y dejamos caer frente a el o ella las barreras que
nos separan de los demás. Cuando compartimos con esa persona nuestros
sentimientos y pensamientos más íntimos, tenemos la sensación de que, por
fin, hicimos una conexión con alguien. Este sentimiento nos produce gran
placer, hasta la química de nuestro cuerpo cambia, dentro de él se producen
unas sustancias llamadas endorfinas. Nos sentimos felices y andamos todo el día de buen humor y atontados. Cuando estamos enamorados nos parece que nuestra pareja es perfecta y la persona más maravillosa del mundo.

Esa es la diferencia entre enamoramiento y el amor. Empezamos a amar cuando
dejamos de estar enamorados. Que? Así es. El amor requiere conocer a la
otra persona, requiere tiempo, requiere reconocer los defectos del ser
amado, requiere ver lo bueno y lo malo de la relación. No quiere decir que
enamorarse no es bueno, al contrario es maravilloso. Sin embargo, es solo el principio. Muchas personas son adictas a estar enamoradas. Terminan sus relaciones cuando la magia de haber conocido a alguien nuevo desaparece;
cuando empiezan a ver defectos en la otra persona y a darse cuenta que no
es tan perfecta como pensaban.

El verdadero amor no es ciego. Cuando amas a
alguien puedes ver sus defectos y los aceptas, puedes ver sus fallas y
quieres ayudarle a superarlas. Al mismo tiempo esa persona ve tus propios
defectos y los entiende. El amor verdadero esta basado en la realidad, no
en un sueño de que encontraste a tu príncipe azul o a tu princesa
encantada. Encontraste a una persona maravillosa, de acuerdo, pero no es
perfecta ni tu tampoco. Encontraste a tu alma gemela, pero también los
gemelos discuten y también tienen diferencias.
Amar es poner en unabalanza lo bueno y lo malo de esa persona y después amarla.

El amor es una decisión consciente. Muchas veces sabemos de personas que dicen que se
enamoraron de alguien y que no pueden evitarlo. ¿Qué se supone que es una
cuestión de suerte? ¿Qué se supone que amamos por arte de magia? ¿Qué se
supone que alguien mas tiene poder sobre nosotros? De ninguna manera.
Puedes sentir una gran admiración por alguien, puedes desear tener una
relación con alguien, puedes estar muy agradecido por lo que alguien ha
hecho por ti, pero... no la amas. El amor nace de la convivencia, de
compartir, de dar y recibir, de intereses mutuos, de sueños compartidos, de
estar allí, preocupado.

Tú no puedes amar a alguien que no te ama, o que no se interesa en ti. El amor verdadero es recíproco.

Recibes tanto como das!!!

Si en este momento, tu mismo tienes un 'amor imposible' debes estar molesto
conmigo (el autor); tal vez estas pensando ¿Cómo es posible que me digas
esto? ¿Qué no ves que es amor lo que siento? No te culpo, yo también tuve
alguna vez amores imposibles y también sentí la frustración de que esa
persona no me hiciera caso o me abandonara. Pero te repito. No puedes amar
a alguien que no te ama. En resumen: El enamorarse no es lo mismo que amar.
Tu decides a quien amar. No puedes amar a quien no te ama. El amor esta
basado en la realidad. El amor no es ciego. El amor esta basado en la
realidad, pero también tus sueños los puedes alcanzar. Por eso analiza y
busca la forma de encontrar el amor en la persona de tus sueños. Empezamos
a amar, no cuando encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos
a ver perfectamente una persona imperfecta."

Tinta Indeleble dijo...

Rachel:
Lo que sudede es que no le doy al sentimiento AMOR un significado de pareja. En mi post digo que al sentimiento de una pareja le puedo dar un nombre sublime y bonito, pero ese nombre lo desconozco, sólo que AMOR no es. Me da lo mismo como se llame y no lo digo de manera despectiva.

En cambio, para mí, enamoramiento sí lo relaciono con pareja, no impora el tiempo de la relación y si es un equívoco o no. El problema es que el enamoramiento pone a la gente en una nube en la que me niego a estar.

R2 dijo...

A ver querida Tinta, tengo tiempo sin escribirte y hoy que justo lei este post me tocaste el botocito rojo ese que dice "NO TOCAR" aprovecho para dejar mi opinión, hasta compartiendo un poco de mi corta pero particular experiencia.

Ya sabes que soy alguien inusual, un poco como tú, de los que no pertenecemos al montón y siempre estamos entre ese 1% que va contracorriente. Para mí, el argumento de Fromm es absolutamente lógico y sensato, el tipo tiene toda la razón, no le puedo objetar nada. Excepto que... la cuestión del amor o el enamoramiento, o esa acumulación de sensaciones tan fuertes que se sienten por una o varias personas, sea cual sea el vínculo que te une a ellos, esos términos, esas palabras, lo que significan, toda la gran magia que encierran se debe a que NO SE PUEDE DEFINIR con exactitud mediante palabras o números. Es de esas cosas que existen solo cuando las sientes, porque no las puedes ver ni tocar, pero sabes que están allí, y si descubres el secreto o la fórmula que las define pierden esa magia, se transforman en otro producto más del mercado y en una semana lo verás a la venta en ebay con descuento y todo. Lo mejor del amor o el enamoramiento es que es y será siempre un misterio, una cosa impalpable que no se puede definir pero se puede describir de mil maneras, cada quien a su manera, todos dicen que es lo mismo pero ninguno lo prueba del mismo modo, ninguno lo expresa de la misma manera, lleva una marca personal que deja quien lo exprese y lo sienta.

Te darás cuenta que para decir todas estas cosas tengo que haberlo probado alguna vez, y es que aparte del amor que llevo por mi familia y el afecto que siento hacia aquellas amistades que considero parte de mi familia también, a nivel personal dos veces en mi vida encontré el "enamoramiento" y el "amor" en la misma mujer, todo junto, porque sabía que no era una mujer perfecta y ella sabía que yo tampoco lo soy, y al aceptar esos "defectos" no como tales sino como parte de lo que nos hace especiales nos vimos perfectos ante los ojos de ambos. Mi caso es particular porque ambas veces encontré lamentablemente esa mezcla de amor y enamoramiento en una mujer a la que tuve que renunciar por razones ajenas a mi voluntad y la suya, digamos que habían otros factores.

Me gusta encontrarle la lógica a las cosas y me gusta razonar, pero soy romántico también y he aprendido que ciertas cosas no de deben explicar, simplemente aceptar. Aunque hoy te diga que soy una de esas almas en pena por aquel enamoramiento perdido, te digo (o quizás solo te debo recordar) que es un precio justo a pagar por el premio que se obtiene cuando lo encuentras, porque aunque nos gusten tanto las cosas que podamos explicar y entender, las mejores cosas en esta vida son aquellas que te quitan el aliento y te dejan sin palabras. Sí, soy un romántico empedernido y no cambiaré. Un abrazo Carmen.