domingo, 3 de enero de 2010

CHÁVEZ DECIDE LA VIDA DE LOS SUMISOS OPOSITORES VENEZOLANOS

.
Ante la absurda medida oficialista que ordena el cierre de los centros comerciales a las 21hs. para ahorrar electricidad, los venezolanos reaccionaron con la resignación de siempre y no con la rabia que una medida de esta magnitud debe despertar, sobre todo en los más afectados.

En Facebook comencé a ver reacciones que me causaron sorpresa y enfado. Demostraciones obvias de que la causa está perdida y que Chávez mandará por muchísimos años, además de los casi 11 que ya lleva en el poder. Se ha hecho dueño y señor de los venezolanos porque ellos lo han permitido.



Uno de los comentarios que más llamó mi atención en Facebook fue escrito por una productora de teatro y decía textualmente lo siguiente:
"Queridos, calma!!! al mal tiempo BUENA CARA Y OPTIMISMO. Así que, aunque la situación pinte complicada, vamos a encontrar una solución. Paso a paso pero con la urgencia que la emergencia requiere para que la gente VAYAALTEATRO. Besos a todos”

ACLARATORIA: la situación no pinta complicada: es complicada. La solución no deben encontrarla los que no la produjeron. Es responsabilidad del gobierno dar una solución porque los daños, a simple vista, son más desempleo, más inseguridad y cambios de vida -de la noche a la mañana- que no ayudan a la psiquis de ningún ser humano sometido, día a día, a elevadas dosis de angustia de realidad. Buen trabajo harían los psiquiatras y psicólogos dando a conocer este aspecto que es parte del problema de esta nueva medida.

La misma persona que escribió ese comentario publicó, luego, otro que me confirmó que yo no alucinaba y que la resignación era un hecho tan cierto como que Chávez es el que decide la vida de los sumisos opositores venezolanos. Esta vez, decía:
"De soluciones está llena la vida. Sólo hay que encontrarlas".

¡Pero que simplismo para aceptar lo que Hugo Chávez ordene! Ese hombre pone a los venezolanos a correr y, de paso, los maneja como marionetas. Los afectados terminan solucionándole todo al dictador sin rebelarse siquiera por un segundo y, mucho menos, hacérselo saber. Es patética la situación.


Señora productora:
Claro que la vida está llena de soluciones -como usted dice- pero unas son acomodaticias y otras transitan el camino de la lucha sin bajar la cabeza ni perder la dignidad. Dependiendo de cuál se escoja, cada persona se podrá mirar al espejo y sentirse mejor o peor. Yo no deseo estar entre quienes no luchan y aceptan -en silencio- cualquier orden por sumisión, conformismo, miedo o lo peor: por no intentar, al menos, hacer valer mis derechos

Es muy difícil -casi imposible- hacerle entender al venezolano la necesidad de luchar contra el régimen cuando de por medio está el dinero que es el que permite a muchos vivir la vida por encimita. Eso ocurre porque no se está preparado para el sacrificio y se prefiere poner en venta, al mejor postor, lo mejor de cada persona. Ocurre cuando el dinero tiene más peso que la moral y los sentimientos. Ocurre cuando las vendas y la sumisión resultan más cómodas que la lucha. Todo lo anterior expresa la gran tragedia del venezolano de estos tiempos de dominación y complicidad. Insisto en decir que soportar la arbitrariedad es una forma de apoyarla y fortalecerla.

Lo lógico era haber amanecido hoy convocando a una reunión urgente con toda la gente afectada -directa o indirectamente- para enfrentar la medida del cierre de los centro comerciales a las 21:00 hs. en lugar de solucionarle el problema al gobierno como lo está proponiendo esta productora de teatro y, al igual que ella, todo el mundo hará lo mismo. Así las cosas, Chávez se fortalece mientras los opositores viven al día con pan para hoy y hambre para mañana.

Gente así es la que mantiene a Chávez en el poder y lo peor es que no lo saben, ni lo entienden. Ellos no aceptan su cuota de responsabilidad en la desgracia de lo que un día fue un país rico y hoy es una región del mundo a la que se la mira con lástima y, a veces, con sonrisa burlona porque a quién se le ocurre -en un país hundido en la desgracia- pedir calma, buena cara y optimismo. Sólo si por las venas corre agua es posible alcanzar una especie de grado de amnesia tan grande que permita olvidar que tales peticiones -calma, buena cara y optimismo- están en tinieblas y son imposibles sentirlas.

El gran drama de los venezolanos es que a todo le encuentran una solución que se adapte a los abusos de Chávez, cuando la única y verdadera solución es perder el miedo para luego rebelarse. Han hecho del humor -y el mal llamado optimismo- un escudo protector que los está asfixiando y les tapa la realidad que, tarde o temprano, tendrán que enfrentar. Once años en el letargo han hecho su efecto y la culpa no es de Chávez únicamente. Él encontró el terreno abonado con unos venezolanos que se creían por encima del bien y del mal sin saber que sólo eran tristes marionetas.


Carmen Guédez

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link:
http://tintaindeleble.blogspot.com/
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero por qué no te vienes a Venezuela y haces algo entonces para evitarlo?????

Tinta Indeleble dijo...

Anónimo:

En el post está la dirección de mi correo. Si me escribes te puedo dar una sorpresa, ¿vale?

Saludos,
Carmen Guédez

Mamen dijo...

Carmen, no importa en que lugar del mundo te encuentres, la verdad no tiene barreras. Anonimo es un imbecil mas de los que se escudan detras de ese tipo de frases para justificar el no hacer nada contra la imposicion atorrante y devastadora del mamarracho Hugo Chavez.
De gente como el estoy haaaaartaaa, gracias a su desidia y cobardia tenemos y tendremos al Loco en Venezuela forever.
No solo eso, el daño que ese bestia le esta haciendo a Latinoamerica y al mundo, creando lazos con la gente mas pestilente y dañina del planeta a nivel politico.
PATETICA BASURA ERES, ANONIMO.

Anónimo dijo...

Solo cuando el venezolano deje de reir, se encontrará una solución, yo simplemente creo que vamos a seguir riendo mucho tiempo. Y eso es triste.
Gracias por el artículo.

venzolanisima dijo...

Me encanto tu post y la verdad resumes muy bien la condicion ya de muchos venezolanos,la de simplement no hacer nada y quejarc muchisimoooo, es q son incapcs; algunos claro de poner un nick en contra del tipo este q desafortunamente debemos llamar pdte, una cosa tan simple como esa y es q la costumbre pesa mucho y estams mas q acostumbrados a este señor, a vivir mal y esperar cada dia lo peor. q si tiene todos los poderes, q si tiene a las fuerzas armadas, q si me despiden y asi muchas excusas.. para mi todo se traduce en sentido d pertenencia y en un egoismo infundado= mientras yo este bien, no me importan los demas, no me importa el pais pero lo q no saben o no quieren saber esas personas(algunas) q se estan construyendo su mismo infierno, el cual cada estan viviendo...señores a reaccionar y no con marchas no consignas q a nada nos han llevado...hechos concretos (saben a q me refiero)

Carmen Guédez dijo...

A VENEZOLANÍSIMA

El día que todo el mundo diga lo que piensa, pero con nombre y apellido (como hago yo) empezará un cambio que pueda remitir la situación actual de Venezuela. Mientras tanto, el anonimato sólo demuestra la comodidad que hay y las guerras no se ganan así.

Anónimo dijo...

Me pregunto donde han estado ustedes durante estos 51 años de tirania en cuba.No les basta claro miraron la cara para el otro lado como m la mañoria de lo latinoamericanos y ahi tienen el castigo uno mil veces peor que el que nos toco a nosotros.