jueves, 29 de octubre de 2009

EXPLICACIÓN SIN SENTIDO

...
El abogado venezolano -Gonzalo Himiob Santomé- publicó en su facebook, al referirse al caso del polémico vídeo del profesor homofóbico, Pedro Alejandro Lava Socorro, lo siguiente:

"Una ex alumna mía tuvo el valor de publicar en su perfil este video, o mejor dicho este monumento a la intolerancia. Es, en mi criterio, y sin ser homosexual, una clara incitación al odio. La intolerancia es siempre hermana de la violencia”

Le respondo a Gonzalo Himiob Santomé
..
Voy a pasar por alto lo de "Una ex alumna mía" para ir a lo que es el tema de este post. Lo que no puedo pasar por alto es cuando dice "y sin ser homosexual" porque eso ya establece, de por sí, una diferencia innecesaria entre heterosexuales y homosexuales, más cuando el tema central no son sus preferencias sexuales (las de Himiob), que nadie debe cuestionar porque toda persona es libre de ser heterosexual, homosexual o bisexual y eso no tiene que importarle a nadie que sea medianamente civilizado.
.
A mí es que sólo me interesan -de ciertos hombres y mujeres (que ya escasean)- la desinteresada condición humanitaria y la inteligencia, entre otras virtudes. Lo de las preferencias sexuales es algo que pertenece a la vida privada de cada persona y no tengo interés en que se me aclare nada. Para expresar mi rechazo a lo dicho por el profesor homofóbico, no necesito dar explicaciones sobre mis preferencias sexuales. Hacerlo sería, algo así, como: "Mire usted, me solidarizo con todas las personas que han sido abusadas sexualmente y -sin ser una abusada- deploro la violación". Con este ejemplo intento que entiendan (¡qué ingenua soy!) que la homofobia de Lava Socorro debe ser condenada, ya sea usted homosexual o heterosexual. Es cuestión de defender los derechos humanos de los homosexuales, sin importar que el infeliz homofóbico diga, mañana o pasado, que los que lo atacaron eran, todos, gay.

Se agradece la solidaridad del señor Himiob -y la de todos- ante lo expuesto por el profesor
Pedro Alejandro Lava Socorro en una clase de Derecho Romano, en una evidente demostración patológica que irrespeta a la universidad donde trabaja, a sus alumnos, a los homosexuales, a los bisexuales; en fin: a todos los que apoyamos la diversidad sexual. No respetar esa diversidad es propio del oscurantismo. No niego el derecho a opinar de este profesor -ése es su sentir- pero no en un salón de clases donde manipuló, con una habilidad sociopática, a sus alumnos. Menos mal, que al final, el cazador termino cazado.
.
Sugiero cuidar mucho las palabras que se usen en esta justificada protesta porque, cuando se lee entre líneas, surgen los mensajes subliminales. Con la experiencia acumulada en los cinco años que tiene este blog, sé que mi respuesta a Himiob no será aceptada por una mayoría de venezolanos y las razones son obvias: en Venezuela hay intocables, mientras que -para mí- no existen los intocables y les digo lo que tengo que decir. Eso no significa irrespeto, al menos que se trate de insultos, y no es éste el caso. Reconozco virtudes y defectos, pero no sólo virtudes. La gente calla muchas cosas por temor a ser juzgada. Paso de ese temor. En mi cuestionamiento a Gonzalo Himiob Santomé, repito hasta el hartazgo: "No es lo que se dice, sino cómo se dice".

Me limito a expresar lo que pienso, siento y veo, sin irme por los cerros de Úbeda. Por eso el slogan de mi blog Tinta Indeleble: "La verdad derramada sin censura". Mis opiniones podrán no gustar, pero no soporto dejar de decir lo que observo con lupa. Los invito a exponer su propia forma de pensar, guste o no. En mi caso, no me voy a auto silenciar por el qué dirán.

Estoy al tanto de que Gonzalo Himiob Santomé es un opositor venezolano muy respetado -hoy en día- en su país, mas eso no me obliga a no tener diferencias con él, al igual que él las tiene conmigo. Es parte del sagrado derecho a disentir que él esgrime y, yo, también.

Eso de discrepar lo practico desde que tenía 17 años. Me estrené con el doctor
Ramón Escovar Salom que fue mi profesor de Derecho Constitucional. Tuve una fuerte discusión con él durante una clase. Le protesté un tema y él me refutó lo que yo decía. Volvíamos a lo mismo y ninguno cedía. Fue un tour de force en el que no nos pusimos de acuerdo. Pero como él era un hombre muy inteligente - y un intelectual de verdad- un día, al final de una clase, me llamó aparte para hablar de lo que había sucedido. Después de eso, entre él y yo se estableció una amistad que duró hasta su muerte en septiembre del 2008. Creo que un hombre como él -nada complaciente- admiró la osadía de una niña que apenas comenzaba en la universidad.

Recuerdo ese día de nuestro tour de force y me pregunto: ¿cómo no le temí a alguien de tanto renombre? Ahora -con la madurez que dan los años y las experiencias buenas y malas- me respondo: No se le teme a quien se respeta y admira, aun sin haberlo descubierto conscientemente. Después de mi padre -y el sabio José Luís Vethencourt- Escovar Salom fue el otro padre que me formó. No existe ya ese tipo de hombres. A los de ahora (me refiero, en este post, a los que tienen cierto poder o mucho poder) hay que rendirles pleitesía y, las mujeres, a callar en los fogones que están destinados para que no aprendamos a pensar y a disentir, o -en caso extremo- para que desistamos de ser personas pensantes (no toda persona piensa, algunas sólo existen) y con derecho a discrepar. Pues, ¡no! Me niego a dejar de ser contestaria, me niego a dejar de pensar y me niego a dejar de leer entre líneas.

Algunas cosas que no tolero
No tolero la discriminación sexual, tanto como no tolero a los misóginos, pedófilos, xenófobos y fatuos.
.
Felicitaciones a todos los que se están sumando a la protesta por la intolerancia demostrada por el profesor Pedro Alejandro Lava Socorro. Excelente comportamiento están demostrando los venezolanos con este caso repudiable. Ya hay un grupo en Facebook de rechazo a la homofobia de Lava Socorro: “Todos en Contra del Profesor Pedro Alejandro Lava Socorro / Homofóbico”
.
Disculpas
Me disculpan por no responder comentarios o e-mails, pero tengo una bursitis en mi brazo derecho y, además, estoy de duelo por la muerte de un ser muy querido.
Aprovecho para agradecer a los que se han solidarizado con mi dolor y con el de la familia Fernández Pena, de Silleda-Pontevedra (Galicia)

Carmen Guédez
..
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

miércoles, 28 de octubre de 2009

MIS PRIMERAS IMPRESIONES ESCRITAS TRAS LA MUERTE DE ARACELI FERNÁNDEZ PENA

.. .

Al principio esto fue un e-mail dirigido a mi gente más cercana -incluida Paula Fernández Pena y María Rosa Alen Pena- pero cuando intenté enviarlo, no se pudo porque Gmail no me aceptaba las direcciones electrónicas, algo que pocas veces ocurre. Entonces, decidí convertirlo en un post informal -y muy íntimo- para verter aquí mis primeras impresiones escritas sobre la muerte repentina de Araceli Fernández Pena. Lo convierto en un post, justo a la hora en que entierran, o creman, a Araceli en su Silleda de siempre.

Decía Araceli: “E que como en jalicia non se está en ninjún lado” Eso es una gran verdad y por eso ella se quedó en su natal Galicia. Viajó al exterior, pero siempre retornaba a Silleda (Pontevedra)

Esto es lo que, en principio, fue un e-mail que -luego- se lleno de mucho pesar y con él, de palabras y recuerdos
Me acosté aferrada a la misma esperanza de quienes tienen un familiar en un vuelo siniestrado y esperan que su ser querido no haya tomado ese vuelo y, en cualquier momento, aparezca. O que existan sobrevivientes y uno de ellos sea esa persona querida.

Leí las informaciones que -con gran gentileza- me hizo llegar Guillermo López Taboada: “Esta mañana ha fallecido Araceli, hermana de Paula. Mis más sentidas condolencias” (eso fue ayer martes); pero yo insistía en pensar que podría tratarse de una información falsa de un enemigo de Paula tras la moción del lunes 19-10-09. Llegué a creer que quien había fallecido era Eva -hermana de Araceli y de Paula - que está en fase terminal (me lo dijo Araceli el martes 20, después de la moción) debido a un tumor cerebral. Pensé que ésa era la confusión que tenía Guillermo.

Al principio lloré, pero luego me negué a seguir llorando -como lo deseaba- porque Eva -mi hija- intentó darme esperanzas. Ella me decía que quitara de mi post ese Q.E.P.D o el "En Memoria de Araceli...", pero me enfadé con ella, como me enfadé con Guillermo -en realidad estoy enfadada con la vida- y no quise quitarlo. En el interior, algo me decía que Araceli sí había muerto.

Murió mientras yo escribía ese post -en solidaridad con Paula- que Araceli tanto deseaba ver publicado en mi blog, a pesar de la gran cobertura mediática que ha tenido Paula.
Link de ese post publicado ayer -martes 27-10-09- cuando ignoraba su muerte:
..
Perdóname, Guillermo, por no creerte, pero era la única tabla a la que pude aferrarme. Perdóname tú, hija querida, por no querer seguir hablando. Quería estar sola. A partir de la información más completa que, luego, me envió Guillermo y sus reiteradas condolencias, le dediqué ese post a Araceli (Ara, como ella firmaba sus e-mails)

Pero ya no hay nada que hacer: la noticia está en la prensa española y lo cierto es que Ara se nos ha ido y ahora sí puedo llorarla tanto o más como la llora Silleda y tanto como la llora su adorable familia, siempre tan unidos, tan familiares. No llegó a leer mi post que tanto ansiaba ver en mi blog. Ella, hasta el último momento, pendiente de su hermana Paula y de Eva "que está muy malita". Lamento tanto no haber publicado ese post antes y jamás imaginé que -mientras lo escribía- ella se estaba muriendo, o comenzaba a morir o, quizás, acababa de fallecer. Si hasta la etiqueté en ese post y ahí la nombro porque fue ella quien me envió las fotos de Paula para mi publicación de ayer.

Pensar que Araceli murió tan de repente. Hasta la semana pasada, cuando me escribió un largo e-mail en letras azules -¿cómo el cielo?- estaba bien de salud y de ánimo; molesta, sí, por la moción a Paula. Yo sí estaba malita y se lo dije en un e-mail que le envié el viernes, cuando el malestar ya se estaba instalando en su organismo. No me respondió. Le dejé mensaje en su Facebook. Tampoco respondió y ayer -cuando me enteré que había muerto- es que vine a saber que no se sentía bien, hasta el punto de que el domingo fue al médico y le mandaron reposo en su casa. Lo más seguro es que no leyó mis últimos mensajes. En su Facebook sólo está lo que le envié y ni una palabra de ella para nadie.
.
Mientras tanto, era yo la que creía morir por ese malestar que no me deja desde hace días y el dolor en el brazo derecho por la bursitis. Me pudo haber tocado morir a mí, pero no a Araceli que estaba perfectamente bien de salud, o eso creíamos.

Enseguida que publiqué el post, lo primero que hice fue enviarles dos correos a Paula, María Rosa y a Araceli para que supieran que ya estaba la publicación en mi blog. Eso fue ayer, temprano en la mañana. Me extrañó que no me respondieran y, al poco rato, llegó la noticia enviada por Guillermo López Taboada -a quien no conozco- y al que ya antes me referí. Él localizó -en Internet- mi post sobre Paula mientras buscaba información sobre la muerte de Araceli y, casualmente, en mi post la mencionaba.

La muerte de Araceli era la razón por la que no respondían mis e-mails. Guillermo escribió un comentario en mi post, escrito para expresar mi solidaridad a Paula Fernández Pena, ex alcaldesa de Silleda (Pontevedra) y hermana de Araceli. Ese comentario, anónimo, lo descalifiqué y le respondí. Él volvió a comentar -con gran altura- y luego se comunicó conmigo a través de mi e-mail. Sus comentarios y los míos los pueden ver al final de mi post titulado MI AMIGA PAULA FERNÁNDEZ PENA: HOY POR TI, MAÑANA POR MÍ

Ahora tendré que hacerle un homenaje a mi hermana querida. Lo de hermana me lo dijo ella, creo que en el 2006 y, yo, encantada lo acepté en vista de que no tengo hermanas ni hermanos. Ara me dio mucho y nunca pude pagarle. Eso sí: hasta la semana pasada le recordé lo mucho que ella y su familia significan para mí y, en anteriores oportunidades, le manifesté mi inmenso cariño y mi eterno agradecimiento, tal como lo puse en el post sin saber que ese "eterno" cobraría -en minutos- otro sentido.

Ara: publicaré un post sólo para ti. Como dice mi post de ayer para tu Paulita: "Tendrían ustedes -apreciados lectores- que haber estado en mi lugar para poder entender por qué me expreso, en este post, con tantos elogios y tantos sentimientos. Escribo, estas palabras, con miles de recuerdos aleteando en mi cabeza" Ya imaginarás a qué recuerdos me refería.

Dos dolores me hacen difícil pensar y escribir este e-mail: el dolor moral por la pérdida de un ser querido como Araceli y el dolor físico que ésta vez -para mi desgracia- no le mete el hombro al sufrimiento. El sabio José Luís Vethencourt (mi otro padre) dijo en su libro "Lo psicológico y la enfermedad": "Cuando el dolor moral es muy grande, el dolor físico le mete el hombro al sufrimiento" y agregaba: "De no ser así, el dolor moral sería insoportable"

Hoy, miércoles, vuelvo al médico a ver si se controla, de una vez por todas, mi situación. Supongo que ahora si inmovilizará mi brazo derecho. Se lo dije a Araceli: “No dejo que me lo inmovilicen hasta no publicar mi post en solidaridad con Paula”, Y cumplí, pero no a tiempo para que pudiera leerlo.

Ahora, es impostergable mi salud, a pesar de este golpe tan fuerte que significa el que Araceli no esté. Agradezco las llamadas solidarias que me hicieron anoche los que se enteraron al leer mi post, pero no he tenido ánimos para hablar.

Ara, amiga; Ara, hermana: moitos bicos. Mucho me falta por decir de ti y todavía no encuentro palabras para hablar con Concha y con tus hermanos. Dame valor para hacerlo. Bien sabes cuánto los quiero.

Bicos,
Carmen

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

martes, 27 de octubre de 2009

MI AMIGA PAULA FERNÁNDEZ PENA: HOY POR TI, MAÑANA POR MÍ

..
A la memoria de Araceli Fernández Pena, que murió hoy, mientras yo terminaba este post tan esperado por ella
.
Conocí a Paula, en el 2005, cuando me tocó compartir habitación con su madre -Concha Pena- en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Los Fernández Pena -de Silleda-Pontevedra- son una familia muy grande, todos encantadores y de una solidaridad pocas veces vista. Paula no escapa a esa solidaridad. Concha supo inculcarles, a sus hijos, el amor al prójimo.
.
Paula, mujer de gran calidad humana
Paula es arquitecta y tiene -junto con Araceli, su hermana- una compañía de arquitectura. Entre otras cosas, remodelan casas viejas -famosas en Galicia, especialmente las casas de piedra- y una de esas casas es de Paula. Cuando se quedaba a cuidar a su madre en el hospital, me prodigaba toda clase de cuidados (aunque no estaba obligada a hacerlo) al igual que sus otros hermanos. Ella -con esa dulzura que tiene- me hacía pasar las largas horas de mi hospitalización, contándome de las maravillas que había hecho con una casa antigua que le gustó y remodeló para su esposo, para sus hijos y para ella. Para entonces (octubre 2005) estaba por estrenar su nueva casa y eso la tenía muy ilusionada. Pero no solo me hablaba de su casa: me contaba de sus hijos y del porqué a su niña le puso el bonito nombre de Barca y reíamos con esa historia. Nunca faltó, en esas conversaciones, la gata Panceta, que tiempo después de habernos conocido, desapareció y nunca más se supo de ella.
.
La Paula que yo conozco es una mujer inteligente, muy sencilla y extremadamente simpática. De vestir muy casual, sin joyas ni maquillaje. No es ostentosa en lo más mínimo.
.
Paula y la política. Paula, alcaldesa
Hubo un tema del que, Paula y yo, nunca hablamos: de política. Jamás me hizo preguntas sobre Hugo Chávez y nunca le pregunté su opinión sobre el gobierno del presidente Zapatero. Nuestras conversaciones eran divertidas y muy familiares. Por esa razón, cuando vi a Paula -en la prensa española- como candidata a la alcaldía de Silleda me sorprendí. Su candidatura estuvo apoyada por Emilio Pérez Touriño, para entonces presidente de la Xunta de Galicia. Paula ganó la alcaldía de Silleda-Pontevedra. Confieso que no me alegré porque, aunque la política es algo inherente a todo ser humano, meterse dentro de ella es un boleto seguro a la boca del lobo y, yo, prefería a Paula con su exitosa empresa, con sus hijos y con su hermosa familia. Nunca le dije lo que pensaba porque una debe respetar la decisiones de los demás.
.
La moción
El lunes 19 de octubre de 2009, se aprobó una moción que deja a Paula fuera de la alcaldía de Silleda. El martes, 20-10-09, la noticia aparecía en los más importantes medios de comunicación de España. Tomé la información que publicó elmundo.es entre las muchas que leí.
.
Mi solidaridad
Al enterarme de lo sucedido, inmediatamente me comuniqué con la familia de Paula que me expresaron su agradecimiento. ¡Por Dios, si soy yo la que está en deuda eterna con ellos y nada tienen que agradecerme! Sólo cumplo con mi deber porque con los amigos se está en las buenas y en las malas. En mi Facebook le expresé, el 20-10-09, mi apoyo absoluto. No escribí antes este post porque quería pensar muy bien lo que iba a decir. La dolorosa bursitis que padezco en mi brazo derecho no me había permitido encontrar las palabras exactas para escribir un post tan personal -y lleno de elogios sinceros- para los que considero mi otra familia en Galicia (los Fernández Pena), no menos queridos que mi hija y su pareja, ya galegos de corazón y por nacionalidad.
.
María Rosa -sobrina y casi una hija de Concha, la madre de Paula- me envió un e-mail donde expresa su sentir luego de la moción. Paula es una idealista que pensaba que, con sus ganas de hacer cosas por su pueblo, lo iba a tener fácil. Nadie, de la familia, conocíamos la vida política y vemos que es un horror, pero también creemos que tiene que haber gente que tenga agallas para intentar hacer las cosas bien: sin corruptelas, intereses creados, odios y venganzas

.
Que otros se ocupen de la parte política y de la moción ya que, a mí, de todo esto sólo me importa Paula. Conozco su calidad humana y no puedo olvidar que -en medio de mi desamparo en aquel hospital compostelano- ella y su familia me hicieron, más llevaderos, los días y las noches. Me cuidaron con esmero y fue una experiencia irrepetible porque gente así escasea en un mundo inhumano. Eso no lo olvido jamás porque el agradecimiento está por encima de todo. Lo aprendí de mi padre y es, para mí, una norma de vida.
.
Siempre quise agradecerles -a los Fernández Pena de Silleda- esa enorme deuda moral que tengo con ellos, a pesar de que María Rosa y Toya siempre me decían lo mismo cuando les daba las gracias y, con una bella sonrisa y una mirada llena de amor, se defendían de mis agradecimientos con un “No es nada, mujer. En estas circunstancias, tú harías lo mismo por nosotros”. Cierto, y como la vida da muchas vueltas, hoy puedo devolverle a Concha y a todos sus generosos hijos -Paula incluida- apenas un poquitito de lo mucho que ellos me dieron. No hacerlo sería un gesto propio de quien no sabe agradecer y, yo, a todos ellos, los llevo en el corazón de por vida.
.
Hoy por ti, mañana por mí
Palabras sabias para quien se pueda dar cuenta de que la solidaridad es un tesoro que muy pocos cultivan desinteresadamente a pesar de que nunca se sabe lo que espera, en la vida, a cualquier ser humano, no importa su status o su poder. La vida es un sube y baja indetenible y hay que estar consciente de eso. De no hacerlo, se paga, y el precio es muy alto y doloroso. Paula hizo por mí lo que, hoy, yo hago por ella, aunque nunca será lo mismo porque su ayuda hacia mí fue inmensa y la mía -hacia ella- es mínima en comparación. Sin embargo, éste es mi granito de arena al momento que Paula está viviendo.. ¿Quién lo hubiera imaginado cuando nos conocimos en ese hospital? Así es la vida: nunca podemos imaginar dónde, y cuándo, se extenderá una mano amiga o dónde, y cuándo, debemos extenderla nosotros.
.
Las fotos que me envió Araceli Fernández Pena (Q.E.P.D) hermana de Paula, donde se la ve con la gente de su partido: el PSOE
.
Paula, primera a la izquierda
.
Paula con María Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta Primera del Gobierno del presidente Rodríguez Zapatero y Ministra de la Presidencia
.
La primera -a la izquierda- es la ministra Elena Salgado Méndez, ministra de Economía y Hacienda del Gobierno de España. A su lado, Paula Fernández Pena

Son las fotos de la vida política de Paula. Su escogencia partidista a la que todos tienen derecho porque eso es la tolerancia. Yo, que asumo la política sólo en mis publicaciones -donde todos tienen cabida- insisto en recordar a Paula como buena arquitecta, hija amorosa de Concha, madre de dos lindos niños, buena hermana, feliz cuando tenía a su gata Panceta y amiga entrañable. La veo vestida con la sencillez de unos vaqueros mientras me contaba historias que nada tienen que ver con la política. Ésa es la Paula que yo conozco y a la que apoyaré ahora y siempre, decida lo que decida. Si la política ha pasado a ser algo muy importante en su vida, que sea para bien de los ciudadanos. Como personaje público, Paula ya sabe que no es fácil. Sé que esta moción no será el fin de lo que ella está buscando porque pertenece a una estirpe de gente luchadora.
..
Tendrían ustedes -apreciados lectores- que haber estado en mi lugar para poder entender por qué me expreso, en este post, con tantos elogios y tantos sentimientos. Escribo, estas palabras, con miles de recuerdos aleteando en mi cabeza.
..
Finalizo este post expresando mi dolor por Eva -hermana de Paula- que padece un tumor cerebral en fase terminal. Concha no se merece esa tragedia que vive desde que la conocí. Me consta cuánto ha sufrido y lo lamento. Demasiado valor ha tenido esta madre coraje.
.
Carmen Guédez
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

viernes, 23 de octubre de 2009

HABLEMOS DE SEX TOYS o HABLEMOS CHORRADAS

"....
Este post promete porque decidí cambiar de tema, para no aburrirlos. Hoy voy a hablar de sex toys en vista de que, muy pocos venezolanos, mostraron interés en el post publicado en mi blog sobre la transcripción completa del debate, en el senado español, respecto a la moción por los procesos penales que se llevan a cabo contra personas opuestas al gobierno venezolano.
.
Muchos lo leyeron, pero guardan un silencio interesado. Lo sé porque los números del marcador de mi blog me dice cuántas personas leen mis post -y son bastantes- pero no opinan sobre una transcripción cuyo contenido es de gran valor histórico. ¿Egoísmo o problema cultural tercermundista?
.
ANTES DE ENTRAR EN EL TEMA DEL SEXO, PERMÍTANME CIERTAS ACLARATORIAS
La transcripción de la que hablo es una exclusiva de Tinta Indeleble, de nadie más. ¿Será que les incomodó debido a que no es una primicia de mi detestado Globovisión, o de un Tal Cual, Nacional, Universal, o de un geniecillo del Colegio de Periodistas de Venezuela o de etc. etc.? ¿Tanto molestan mis exclusivas? ¿Tanto le duelen a los veteranos de la información? ¿Por eso es que, algunos, no me aceptan en su Facebook? Están demostrando que les molesta mucho el que de un blog -manejado por una sola persona- salgan informaciones tan interesantes, a pesar de no contar con el presupuesto y el personal de un medio de comunicación tradicional.
.
Sólo puedo aconsejarles que investiguen, como hago yo, si es que quieren primicias como la que publique el martes 20-10-09 y la que publique ayer, jueves 22-10-09, entre otras exclusivas que he publicado. Tengo una entrevista que le hice a Isabel Allende cuando Paula -su hija- estaba viva y otra que me concedió María Teresa Castillo. Ninguna de las dos -más otras muy importantes- las he publicado. Datan de los primeros años de los 80 y las grabaciones están en mi poder no sea que me acusen de mentirosa, como ya lo han hecho.

Regreso al tema apetitoso del sexo y los dejo en santa paz disfrutando, al menos, las imágenes de estos cacharros que son carísimos. Hasta el placer sexual es para gente con dinero porque, sino, o comes o te masturbas.

TINTA INDELEBLE: SU DESTAPE Y SU 2 x 1 EN SEX TOYS
Comprendo que los temas profundos les resulten fastidiosos. Siendo así, elijan su sex toys preferido y, pásenla bien, mientras Venezuela se cae a pedazos. Vamos, que no pasa nada. Se los digo sin acritud.

Aprovechen mi buen humor ya que Tinta Indeleble está de destape -más abajo les muestro la maleta de Taper Sex- y les tengo una oferta de 2 x 1 en mi nuevo negocio de sex toys, que da más placer -y dinero- que estar publicando transcripciones del debate de unos senadores españoles, que se interesaron en lo que sucede en Venezuela, porque no están enterados de que la disidencia venezolana no necesita apoyo internacional porque muchos son prepotentes y "se defienden taaan bien" a través de Facebook, Twitter, en los saraos, en conversaciones de café, o de negocios, y -una que otra vez- en una marcha. De resto, el miedo los paraliza. No, el miedo no: la comodidad y la viveza típica de esos habitantes del trópico que ven el sol aunque sea de noche, porque fabulan con la escurridiza felicidad y son expertos en tapar, a ese sol, con el dedito que les marcan con tinta, nada indeleble, cada vez que votan con el corazón -al más simpático- y no con el razonamiento lógico que requiere un acto de tanta importancia.

¡NO A LOS TEMAS SOBRE POLÍTICA VENEZOLANA!
Tranquilos, váyanse de farra. Mientras tanto, Chávez termina de convertir a Venezuela en otra Cuba más. Su virtud es no perder tiempo -virtud que no tiene la oposición- y la cubanización la lleva muy adelantada, pero hay quienes no lo creen. Esos necesitan sex toys -con aceite aromático- para que no les duela tanto perder más de lo que ya han perdido.

NO LE GUSTO A LA OPOSICIÓN Y VICEVERSA. SOY ANTI CHAVISTA A MI MANERA
La oposición, común y corriente, no termina de romper sus costumbres y siguen, a pie juntillas, lo que les dicen los medios tradicionales donde la noticia se cocina al antojo del editor. Huyo de: 1) Los mal llamados “líderes”. 2) Los “desinteresados” defensores de los opositores que caen en desgracia. 3) Una mayoría de periodistas venezolanos; muy stars, los pobrecillos(as).

Los tres grupos, que mencioné, no me apoyan y descalifican mis publicaciones -son muy contadas las excepciones- (sus colegas extranjeros sí me respaldan, ¡qué cosas!) Están demostrando que esta blogguera les da terror. ¿Acaso temen que les quite protagonismo? Les entiendo su paranoia. Es como para no dormir, ¡con lo bien que se promocionan a través de las víctimas del régimen chavista! Si hasta viajan y reciben premios por eso y lo gritan a los cuatro vientos. Por mí, pueden despreocuparse, porque no tengo interés en arrebatarles nada, ni siquiera me apetece aparecer en los lugares o eventos que frecuentan.

Repito de nuevo -para que recuperen el sueño- que detesto los premios y las entrevistas. Antes, las daba. Hoy sólo le declaro a Tinta Indeleble porque me auto ofrezco no manipular mis declaraciones. A otros, que han pretendido entrevistarme, les he dado un rotundo NO. Todavía recuerdo, con desagrado, lo que me ocurrió con la revista venezolana EXCESO (Nº 221 - Septiembre 2008) y me espanto del desparpajo con el que mintieron y manipularon la información. Ni una disculpa me fue dada y me negué a solicitarles el derecho a réplica ya que preferí responderles en este blog. El Colegio de Periodistas de Venezuela no se preocupó -en lo más mínimo- por la falta de ética de esa revista y los responsables de lo que ahí se publica, entre ellos, la "periodista": una tal Ronna Rísquez, toda una vergüenza para los que ejercen el periodismo con honestidad, que los hay. No olviden que el que calla, otorga y el silencio es cómplice.

NO QUIERO SER PROTAGONISTA DE NADA
Mi desinterés de protagonismo es tal que el tiempo de conceder entrevistas pasó definitivamente. Lo mío es escribir para este blog, ¡nada más! Sólo guardo un buen recuerdo de una entrevista que me hizo Patricia Poleo. Las demás, ¡a la basura! y ni nombro a los entrevistadores porque no deliro por ellos. ¡Qué tiempo perdí en esas tonterías! Por lo tanto, ¡no me tengan miedo! Ni quiero, ni intento reemplazar a nadie. Ni siquiera ambiciono tomarme un café con unos de esos famosillos politiqueros o faranduleros venezolanos (son la misma cosa: frívolos y creídos), mucho menos fotografiarme como lo hacían con Juan Fernández y, hoy, con el héroe de turno, hasta que llegue el próximo.

CURRAR Y CURRAR Y CURRAR
Lo mío es currar, y currar mucho, como me lo dijo, ayer, alguien que aprecio y mi aprecia en el Primer Mundo: "Ojalá la gente tuviera tu marcha. Seguro que las cosas habrían cambiado ya, para ahora. Pero no importa, la política es vencer resistencias y Chávez tiene petróleo, tiene intereses, tiene una sociedad asustada, tiene -ante sí- una oposición dividida y está rodeado de aduladores. Sólo los francotiradores, como tú, rompéis la barrera del sonido. Pero hay que ser como la gota malaya. Al final agujereamos la piedra" Éste sí es un premio que merece la pena y me llena de orgullo. Me lo otorga -vía e-mail- un periodista español muy conocido en España; vasco, para más señas.

POR FIN LES PRESENTO A ¡TAPER SEXXX!
Para que puedan digerir lo que leyeron en este post, les voy a mostrar la bonita maleta de Taper Sex. No confundir con Tupperware. Por si no lo sabían, en el Primer Mundo se hacen reuniones de amigos para vender, y comprar, Taper Sex con el mismo sistema exitoso que usa Tupperware. Si ya llegó a Venezuela este erótico sistema de ventas, es una buena oportunidad para hablar de sexo y mezclarlo con Chávez, vuestro tema infaltable y con el que seguramente lo van a tumbar, entre whisky, ron, cerveza o vino y unos ricos canapés (Risas mías y en el Palacio de Miraflores)

Les cuento lo de Taper Sex (la idea es europea) para redimirme por hacerlos sufrir con mis post profundos que son una basura. Olvídenlos o no los lean nunca más. No sean masoquistas y -si sufren de gastritis o de "enviditis" (envidia patológica)- mis palabras les van a producir acidez. Una periodista de Los Ángeles, del bando de mis escasos amigos de verdad y no de Facebook, dice que yo escribo con ovarios y mala leche y le concedo toda la razón porque es así.

Disfruten la maletita tipo Barbie. No van a encontrar $ en su interior (advierto que no tiene doble fondo) pero contiene unos juguetes que valen más que el cochino dinero y mis traumatizantes post.


Carmen Guédez

E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

jueves, 22 de octubre de 2009

TRANSCRIPCIÓN DEL DEBATE, EN EL SENADO ESPAÑOL, SOBRE LOS PROCESOS PENALES QUE SE LLEVAN A CABO CONTRA PERSONAS OPUESTAS AL GOBIERNO VENEZOLANO

....
UNA EXCLUSIVA DE TINTA INDELEBLE - Se prohíbe la publicación en otros medios sin la autorización de la autora y única responsable de este blog

La transcripción -que hoy les hago llegar a través de este blog- la han hecho los servicios de la Cámara y todavía no ha sido publicada porque es un borrador al que hay que darle forma. Es necesario -por estética y formalismos gramaticales- corregir puntuaciones, tildes y algunas palabras, no porque lo escrito no responda a lo dicho. Es absolutamente fehaciente.
.
Este texto -en su estado original- es muy útil para tener conocimiento de TODO lo ocurrido, durante el debate de ayer, en el senado español. Advierto que es bastante largo. No obstante, recomiendo su lectura por ser de gran importancia, en especial para los venezolanos. Se trata de un texto difícil de conseguir, por los momentos. Lo recomiendo porque su contenido es muy interesante y con un lenguaje de altura -de unos y de otros- que debe servir de ejemplo a los venezolanos, oficialistas y opositores.

Tinta Indeleble publica esta transcripción sin hacerle ninguna corrección.

DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE SENADORES NACIONALISTAS, POR LA QUE SE INSTA AL GOBIERNO A REALIZAR LAS GESTIONES NECESARIAS PARA CONSEGUIR LA PREEMINENCIA DEL DERECHO A LA DEFENSA Y DEMÁS DERECHOS FUNDAMENTALES EN LOS PROCESOS PENALES QUE SE LLEVEN A CABO EN VENEZUELA CONTRA PERSONAS OPUESTAS AL GOBIERNO DE ESE PAÍS. (Núm. exp. S. 662/000078)

El señor PRESIDENTE: A continuación, pasamos a debatir la moción del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas, por la que se insta al Gobierno a realizar las gestiones necesarias para conseguir la preeminencia del derecho a la defensa y demás derechos fundamentales en los procesos penales que se lleven a cabo en Venezuela contra personas opuestas al Gobierno de ese país.
Para la defensa de la moción, tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor ANASAGASTI OLABEAGA: Muchas gracias, señor presidente.
Señorías, al inicio de esta IX Legislatura el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó a través de la Fundación Elcano a expertos en política internacional, profesores universitarios, diplomáticos y políticos varios a una reunión en el anfiteatro de la ampliación del Museo del Prado para dar cuenta de sus ambiciosos planes en política exterior en la presente legislatura. La crisis económica no se había declarado con la actual virulencia, y centrando su intervención como eje principal en la Presidencia semestral de la Unión Europea el año que viene, fue desgranando todas las iniciativas que pensaba abordar.
Estuve presente en aquel acto y, entre otras cuestiones, me quedé con una de sus promesas que él consideraba básica: su política internacional coordinada con los países de la Unión Europea tenía la bandera de los derechos humanos y de la lucha contra la pobreza, mientras propiciaba el Diálogo entre Civilizaciones.
Esta moción tiene como móvil la defensa de los derechos humanos ahí donde son conculcados, porque los derechos humanos no son solo españoles ni norteamericanos ni cubanos ni chinos ni venezolanos ni europeos. Los derechos humanos son universales, no tienen frontera y su defensa engarza con la máxima de que nada de lo humano nos debe ser ajeno, y los derechos humanos son también derechos procesales.
Y si el presidente de Venezuela tiene su derecho a la injerencia en Honduras, en Colombia, en Irán o en Libia, nosotros, desde este Senado, también tenemos el mismo derecho, con la información que poseemos, a instarle al Gobierno español, como país miembro de los países amigos de Venezuela, le recuerde al Gobierno venezolano que una democracia se basa en la separación de poderes, en la libertad de expresión, en el respeto al adversario político, en las garantías procesales, en el libre juego de mayorías y de minorías y, en definitiva, en el respeto a la ley. Y eso hoy, desgraciadamente, no ocurre en Venezuela.
En las últimas elecciones presidenciales se le negó a estas Cortes Generales enviar una misión de observación elegida por ella porque era voluntad del gobierno venezolano elegir él a los observadores que más le gustaban. Después de haberse comprometido el ministro Nicolás Maduro con el ministro Moratinos en aceptar una delegación, esa invitación no llegó nunca, y no se dieron explicaciones. Quizá se acordaban de las recomendaciones
que en diciembre del año 2004 hizo una delegación de estas Cortes, de este Senado, ante las irregularidades detectadas en las elecciones legislativas de diciembre de aquel año, en las que la oposición, ante las nulas garantías democráticas, decidió no participar en aquellos comicios. Y esto, señorías, es muy grave.
La condición militar del Gobierno de Hugo Chávez es cada vez más evidente. Entre sus colaboradores de confianza 2200 provienen de los cuarteles y tienen como misión vigilar, supervisar y coaccionar a la burocracia civil. El carácter castrense del Gobierno, sustentado por el predominio de militares en la Administración Pública, tiene incidencia en la violación de los derechos humanos. El presidente Chávez no permite que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos haga una visita in situ para que investigue las numerosas denuncias sobre graves y continuadas violaciones ocurridas en los últimos años. El movimiento estudiantil está
generando una intensa campaña para lograr la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Uno de sus líderes se preguntó: si no tienen nada que ocultar, por qué no permiten que venga la comisión. La respuesta del régimen fue: no se permitirá la visita de la comisión mientras formen parte de ella enemigos de la revolución bolivariana. Las fronteras venezolanas están cerradas a toda inspección sobre la materia, hasta el punto de que altos funcionarios de Human Rights Watch fueron violentamente expulsados por haberse introducido en el país para dar lectura en rueda de prensa a un informe sobre la situación venezolana.
La presente moción que hoy presentamos refleja el deterioro del funcionamiento de las instituciones judiciales en Venezuela a partir de la exposición de algunos casos concretos, que desgraciadamente podríamos replicar con otros ejemplos. Es cierto que formalmente la República bolivariana presenta los atributos de un régimen democrático, pero también lo es que en muchos ámbitos se detecta una peligrosa deriva hacia un peligroso autoritarismo, desde los continuos ataques a la libertad de prensa, los límites y cortapisas de todo tipo que sufre la oposición, la inseguridad jurídica que afecta a la actividad empresarial, hasta la utilización de los poderes del Estado con finalidades distintas a las que le son propias.
El régimen coacciona y persigue a aquellos que no se alinean con la revolución bolivariana, sean opositores, políticos, líderes sociales, empresarios, profesionales, periodistas o estudiantes, y ha producido una importante fractura en la sociedad de aquel país amigo. Y ello, señorías, es una grave responsabilidad para un Gobierno y no podemos permanecer indiferentes porque, como vuelvo a repetir, nada de lo humano nos debe ser indiferente. La quiebra de la independencia del Poder Judicial constituye un instrumento de primer orden en este propósito; en efecto, el régimen utiliza la justicia penal para perseguir a sus opositores. El caso Cedeño, como otros muchos, es un ejemplo de esta situación.
En Venezuela el Poder Judicial y la fiscalía están sometidos al dictado de la política: en primer lugar, se han creado las herramientas orgánicas y legales para controlar la justicia, como la comisión judicial o la Ley del Tribunal Supremo de 2004, y, en segundo lugar, se han apartado de los casos más significativos, o simplemente depurando a los magistrados y fiscales que no obedecen sus instrucciones, y han dejado en manos de sus incondicionales el manejo de la justicia en todos los procesos con un matiz político. ¿Dónde quedará aquella iniciativa que tuvo en su día aquel famoso primer presidente del Tribunal Constitucional español don Manuel García-Pelayo?
Volviendo al empresario Cedeño, todos los jueces y magistrados que han seguido los dictados del fiscal general han sido promocionados, y los que dignificando su profesión han intentado instruir el caso con arreglo a las leyes democráticas venezolanas han sido apartados y en algún caso incluso perseguidos: la jueza Yuri López ha tenido que exiliarse a los Estados Unidos tras las amenazas de muerte a sus hijos.
En estas circunstancias emerge en Venezuela una clase de prisioneros políticos, cuyos más elementales derechos procesales son reiteradamente ignorados; incluso si obtienen reparación de sus derechos en las instancias internacionales el régimen bolivariano ignora y descalifica cualquier pronunciamiento adverso de estas últimas, como lo hará con esta moción.
La lista de presos en estas circunstancias es larga, y podemos destacar, entre otros, los nombres de Iván Simonovis, Lázaro Forero, Julián Guevara, Gustavo Azocar, Carlos Ortega, José Rafael Ramírez y Leocenis García. El último ejemplo ha sido el del líder estudiantil Julio César Rivas, detenido el pasado mes de septiembre por encabezar una protesta en la universidad Von Humboldt y liberado estos últimos días tras la presión de una huelga de hambre, nada menos que de los estudiantes.
Jueces y fiscales fieles al régimen reciben rutinariamente el encargo de imputar cargos criminales contra objetivos políticos del Gobierno; las víctimas son difamadas en los medios de comunicación; son imputados sin fundamento, detenidos arbitrariamente y sus derechos a la defensa son vulnerados reiteradamente. Eligio Cedeño es una de esas víctimas, como otros muchos. Lo único que reclama este ciudadano es el derecho a un proceso normal con arreglo a las propias leyes venezolanas y en el que pueda ejercer sus legítimos derechos a la defensa.
Por ello, el texto de la moción refleja la reiterada vulneración de estos derechos y el conjunto de arbitrariedades cometidas, desde el derecho a la defensa, el derecho al juez natural, a la legalidad penal, derechos económicos y sociales y derecho a la salud y a la dignidad humana.
El último episodio ha ocurrido estos últimos días. La sala octava de la corte de apelaciones decidió la pasada semana la reducción de la prolongación de la prisión preventiva de dos años a ocho meses, lo que en la práctica suponía la inmediata puesta en libertad, puesto que los ocho meses ya han transcurrido y, de hecho, la prensa de aquel país amigo del pasado jueves día 16 de octubre anunció su excarcelación; pues bien, esta medida no se ha producido, y la fiscalía ha presentado un recurso de amparo anta la Sala Constitucional del Tribunal Superior de Justicia para evitar que salga en libertad.
Venezuela es constitucionalmente un país democrático; es importante recordar el artículo segundo de la Constitución bolivariana que proclama que Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de derecho y de justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social, y en general la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político. Y su artículo 44 como principio general reconoce el derecho de toda persona a ser juzgada en libertad. Pero un Estado que refleja estas situaciones demuestra que el espíritu y la letra de la Carta Magna son claramente vulnerados por el Gobierno de aquel país amigo.
Por ello, entendemos necesaria una cierta acción exterior de instituciones como esta Cámara, como el Parlamento Europeo, sin acritud, y realizadas desde un país democrático y amigo de Venezuela para contribuir a restaurar el funcionamiento de la justicia y, en definitiva, el Estado de derecho y la democracia real y no únicamente formal de Venezuela.
No tengan ninguna duda, señorías, de que al reforzar el Estado de derecho y la seguridad jurídica contribuirán también a la mejor defensa de los intereses españoles, y especialmente empresariales, en este país, cuya importancia se ha visto en la reciente visita del presidente Chávez a Madrid.
En estas condiciones y solo en estas condiciones el régimen bolivariano podrá confrontar legítimamente el apoyo de la ciudadanía a su proyecto político, económico y social con el que puedan obtener las otras opciones ideológicas. Mientras ello no ocurra la democracia bolivariana es más formal que real.
Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.
Turno en contra.
Tiene la palabra el senador Díaz Tejera.

El señor DÍAZ TEJERA: Gracias, señor presidente, con su venia.
Con esta moción cabe el peligro de que la Cámara evalúe quiénes manifiestan simpatía o quiénes no la manifiestan por el presidente de la República de Venezuela en una especie de distinción maniquea entre chavistas o antichavistas, y esa puede ser una tentación recurrente que a mí particularmente me resulta un tanto repulsiva porque parto de la base de que aquí no estamos juzgando a ningún presidente de ninguna república, máxime cuando se ha afirmado aquí la condición de Estado democrático, máxime cuando la Unión Europea cada vez que ha evaluado procesos electorales no ha cuestionado la legitimación de origen del régimen venezolano, máxime cuando también la república de Estados Unidos de América del Norte cuando ha evaluado tal proceso electoral tampoco lo ha hecho así.
Luego si se afirma que es un Estado democrático, la primera pregunta es: ¿cuál es la competencia del Senado de España para evaluar la constitucionalidad de un proceso penal en un Estado democrático, cuál es? Porque si evaluamos de estética o de las simpatías o antipatías que a cada uno le pueda merecer lo que se hace o no se hace en la actualidad y lo que se ha hecho en los últimos años, no la legitimación de origen del sistema democrático, no la legitimación de origen del régimen político, sino la legitimación de ejercicio en su práctica cotidiana, podrá haber unas u otras manifestaciones acerca de una medida o acerca de otra medida, pero lo que hoy estamos evaluando aquí es una especie de juicio público a un conjunto de asuntos.
Por ejemplo, me ha extrañado escuchar una especie de evaluación negativa por el oficio de militar. Con respecto a Latinoamérica hay muy diversas experiencias. Yo no soy militar, pero no me parece adecuado descalificar a un gobernante por haber sido militar, entre otras cosas porque Omar Torrijos era general, era militar. Luego la cuestión no está en la proveniencia de oficio de unos u otros gobernantes, creo yo que no se trata de calificar o descalificar a nadie por su oficio inicial.
Tampoco es cuestión de cuestionar la voluntad individual o la voluntad grupal de la Cámara en torno a los derechos humanos, ni la trayectoria que ha caracterizado a los integrantes de la Cámara en torno a este asunto, sino que la primera pregunta es la competencia para hacer en el Senado un juicio de constitucionalidad en torno al proceso penal. Si se trata de un debate jurídico-técnico tendríamos que coger la Constitución de Venezuela y tendríamos que coger el código orgánico procesal penal y evaluarlo; pues bien, si cogemos tanto el texto constitucional como el código orgánico procesal penal, yo diría que es una constitución bastante avanzada en materia de derechos humanos y yo diría que en el ámbito procesal penal es un código orgánico procesal penal bastante avanzado en ese campo concreto.
Luego, ¿cuál es la posición a mantener aquí?
En esta materia, yo procuro aprender de un senador que estaba aquí, en esta Cámara, en la legislatura pasada, un senador que venía siempre a los Plenos viajando desde Venezuela, un senador socialista gallego, pero que vivía en Venezuela, el amigo Cándido, y siempre que se abordaba aquí este asunto, él, que vivía allí, él que lo ha pasado mal, siempre acababa diciendo: después de los que ustedes hablan en el Senado, al día siguiente yo estoy en Venezuela y siempre me planteo cualquier decisión en función de si es útil o no para el trabajo que tengo que hacer allí, si es práctico o no para el trabajo que tengo que hacer allí. Nuca me planteo una moción ni un discurso como un desahogo terapéutico sino que siempre me planteo la eficacia de lo que digo y de lo que hago al servicio de la gente de carne y hueso que está allí, no solo al servicio de los españoles en general, en mi caso particular de manera específica en lo que se refiere a los canarios, sino en general a los seres humanos que están en el lugar.
Y, él siempre tenía un enfoque muy pragmático, muy orientado a la utilidad del trabajo que tenía que hacer.
A nosotros no nos parece correcto que nos planteemos como premisa qué es un Estado democrático según dice la Unión Europea, según dice la República de Estados Unidos de América del Norte. Si esto es así, empezaría a evaluar con mayor bondad este tipo de mociones si algún día se plantease respecto a un proceso penal en Estados Unidos o respecto a un proceso penal en Italia.
A ustedes ¿qué les parece que si aquí se plantease una moción sobre el proyecto Berlusconi para dividir la carrera judicial, por un lado los jueces y por otro lados los fiscales? No hay competencia del Senado para tal cosa. ¿Por qué razón? Porque es la misma posición que se podría plantear a la inversa. No hay competencia para tal cosa. ¿Por qué? Porque es entrar a evaluar procesos penales internos y hace un juicio de inconstitucionalidad acerca del proceso penal.
Y, si se quiere, podemos hablar en concreto de la persona que da el pretexto formal a la presentación de la moción, el señor Sedeño, que entonces era presidente del Banco de Canarias. Se plantea un supuesto -presunto, porque todavía no hay una sentencia firme- del conjunto de recursos planteados por el señor Sedeño de una importación de ordenadores por un valor de 30 millones de dólares y la documentación era falsa según se manifiesta de forma presunta.
Pero si yo ahora hiciera esa exhibición del conjunto de folios que explica todo el procedimiento estoy entrando en la premisa inicial, en hacer un juicio de constitucionalidad acerca de un proceso penal concreto y, francamente, no me parece que sea el asunto. No me parece que lo relevante sea que evaluemos en concreto, como si nosotros fuéramos la corte de casación que va a evaluar la constitucionalidad respecto a la prisión preventiva que está establecida por dos años y en supuestos excepcionales, como plantea el código orgánico procesal penal, la ampliación, tal como se abordó, de la prisión preventiva.
Hay un error en el planteamiento de la moción en el último párrafo porque no existe ese derecho que se plantea en el último inciso –el derecho constitucionalmente reconocido de toda persona de ser juzgada en libertad-. No es cierto, no existe ese derecho, porque en muchas ocasiones desde la situación de prisión va directamente a la vista oral y luego sigue en prisión. No es verdad que para que se dé el supuesto de vista oral tenga que estar en libertad, sino que puede ir directamente desde la propia prisión en situación de prisión preventiva.
Dejo a salvo el lapsus escriptum del folio segundo, en el que se habla de la República Boliviana, porque es un lapsus escriptum que no tiene mayor importancia y lo que se quería decir era Bolivariana en lugar de Boliviana.
Al margen del análisis hermenéutico de la moción, a nosotros nos parece que no hay competencia para evaluarlo. No es correcto que empecemos a hacer este tipo de formulaciones porque, también, se pueden plantear respecto a otros países que constitucionalmente están calificados como sociedades y estados de derecho, e insisto en el ejemplo que les puse en concreto de Berlusconi, porque una cosa es que podamos debatir de todo lo humano y lo divino, y yo, en eso, no tengo ningún inconveniente, porque es lo que más me gusta, o sea, disfruto debatiendo de todo lo humano y lo divino, más bien de lo humano porque en lo otro no considero que tenga nada que aportar.
Pero cuando evaluamos acerca de todo lo humano tenemos que adecuarnos a las competencias que tenemos para poder entrar en el fondo del asunto.
Este es un asunto que está sub iudice, y lo está para todo el pueblo venezolano, con el mismo sistema judicial. Porque, de igual forma que se dice que hay algunos opositores al actual régimen que han tenido dificultades jurídicas -que se han descrito aquí-, en la actualidad también hay otros muchos líderes de la oposición que están permanentemente hablando en los medios de comunicación. Luego la realidad es que unos viven una experiencia y otros viven otra. Y, de la misma forma que aquí puede haber muchas personas que tienen un criterio sobre este régimen, otras pueden tener otro criterio. En cualquiera de los casos, no parece adecuado que los españoles estemos dando lecciones acerca de cómo tienen que llevar sus procesos penales. Nosotros tenemos nuestros propios estándares acerca de garantías, de derechos fundamentales en el ámbito del proceso penal. Pero, insisto, no parece adecuado que desde aquí, en una especie de neocolonialismo jurídico, le estemos diciendo a otros pueblos cómo tienen que adecuar su proceso penal.
Insisto, en términos del texto constitucional es una constitución avanzada; en términos del código orgánico procesal penal es un código bastante avanzado y, en términos clásicos, convencionales, bastante progresista. Se pueden sacar una serie de supuestos en los que nos rechina esa forma de llevar el asunto, pero es el que aplican a todas las instituciones y todas las realidades que se dan en la República de Venezuela. Y sería bueno que en algún momento nos planteásemos en qué tipo de asuntos podemos hacer estos análisis y en cuáles no. Si se quiere hablar en concreto del supuesto del señor Cedeño, aun estando sub iudice -que es un brocardo del medievo suficientemente ilustrativo-, a pesar de eso se puede hablar con toda precisión. Tengo en mi poder los recursos planteados, todos por el señor Cedeño, las propuestas de prueba que han sido declaradas pertinentes y no pertinentes; las respuestas, tanto de los juzgados unipersonales como de los tribunales colegiados e incluso las de la corte de casación.
A nosotros nos parece que no es un buen precedente estar haciendo esta función para pueblos hermanos e insisto, el día en que nos planteemos asuntos de esta naturaleza para otros pueblos con mayores cotas de poder, entonces pensaré que hay una situación de equilibrio a la hora de abordarlo. Mientras tanto, escucho con simpatía las intervenciones que se formulan pero, en términos formales, creo que hay que ser muy responsables, muy respetuosos con los procesos internos que llevan los pueblos y, sobre todo, pensar que después de cada desahogo terapéutico el sol sigue saliendo; y cuando el sol sigue saliendo sigue habiendo un conjunto de personas que siguen viviendo una realidad, y a todas esas personas hay que decirles lo mismo: qué está haciendo la Unión Europea y qué está haciendo Estados Unidos. Mucha vigilancia democrática, mucha colaboración democrática, muchas gestiones para solucionar cada caso concreto, no tanto con declaración retórica o píos deseos de desahogos terapéuticos, sino gestionando de forma concreta cada supuesto para que sea útil y para que sea efectivo.
Esta es la razón por la que el Grupo Socialista ha querido consumir este turno en contra.
Nada más y muchas gracias, señor Presidente. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Socialista.)

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.
Pasamos, a continuación, al turno de portavoces.
Por el Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra el senador Quintero.

El señor QUINTERO CASTAÑEDA: Muchas gracias, señor presidente.
Voy a intervenir brevemente, sin hacer una valoración de si estamos a favor o en contra de la República bolivariana de Venezuela, porque no es el caso y, como se ha dicho, tampoco tenemos competencia para ello. Pero sí quería manifestar que es verdad que en Venezuela existen muchos canarios y españoles que a veces tienen mermados tanto los derechos judiciales como los derechos humanos.
Es verdad -y me consta- que el Gobierno español, con la diplomacia española ha hecho muchos esfuerzos en casos concretos con el Gobierno bolivariano para tasar cada caso concreto e intentar solucionarlo, pero considero que el esfuerzo debería ser mucho mayor, porque muchas veces los canarios en Venezuela ven mermados el trabajo y el esfuerzo de sus familias de muchos años y, en ocasiones, arbitrariamente. No voy a entrar en si el Senado tiene competencias o no para aprobar lo que se dice en la moción, pero creo que el Gobierno español y la diplomacia española deberían seguir haciendo esfuerzos por un país hermano, país en donde existen muchos canarios y españoles que, a veces, lo pasan mal, judicialmente, y ven mermados sus derechos.
Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señorías.
Por el Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas, tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor ANASAGASTI OLABEAGA: Kaiso, señor presidente.
Muchas gracias por la clase de ortografía que me ha dado, pero Bolivia y Bolívar tienen el mismo significado. Es una palabra euskérica, que significa parada de molino. La República boliviarana, el Estado de Bolivia viene de Simón Bolívar, y hubo una discusión sobre si se iba a llamar Bolivia o Sucre, pero eso es lo de menos.
Lo de más es ¿Por qué? Esto no es ningún desarrollo terapéutico. Usted dice que sale el sol todos los días. Sale el sol para usted, para mí y para los que estamos aquí, pero para los que están en la cárcel no sale el sol. Este no es un debate jurídico, este es un debate solidario. Dice: Esto es una injerencia en los asuntos internos de la justicia venezolana. ¿Y Guantánamo qué? Aquí hemos aprobado iniciativas contra Guantánamo y hemos aprobado iniciativas a favor de la situación del Tíbet ¿Eso no es injerencia en los asuntos internos? ¿O los derechos humanos no son derechos universales?
Nosotros aquí hemos planteado algo que nos preocupa. Nos preocupa que en Venezuela no haya libertad de expresión, no haya defensa de los derechos humanos, no haya garantías procesales y no haya garantías jurídicas.
Usted ha hecho alusión a aquel senador socialista que se llamaba Cándido Sánchez Rozada. Me gustaría saber qué opina en este momento el ex senador Cándido de la situación que está viviendo Venezuela. No tiene nada que ver la situación que se vive en Venezuela actualmente con la que él vivió, porque Venezuela va hacia un sistema autoritario. Y eso es lo que nosotros estamos denunciando públicamente.
Ayer vino el ministro Moratinos. No se entrevistó con la oposición cubana, y lo hemos criticado, pero la noticia de hoy es que dos presos cubanos han salido en libertad. Imagino que al Gobierno le preocupa lo que está ocurriendo en Cuba. Pero después de su intervención, que usted ha llevado al terreno jurídico, parece que en Venezuela solo existe el caso Cedeño. Existe el caso Cedeño y otros doscientos casos más. Hace poco, en Praga se ha celebrado una reunión de ciudadanos de Europa preocupados por la situación, con un eslogan que decía: En Navidad todos fuera. Nosotros lo que estamos pidiendo es un poco de solidaridad.
Yo más que de Cándido Sánchez Rozada me acuerdo de Justino Azcárate, que fue senador real y uno de los impulsores de la creación de la Comisión de Asuntos Iberoamericanos. Él consideraba que el debate europeo era muy importante en aquel año de 1977 pero que España debía mirar mucho más a América, que le dolía América. Y a nosotros nos duele lo que está ocurriendo en Venezuela, y por eso lo denunciamos.
Usted conoce al que fue alcalde de Madrid y senador en la anterior legislatura y ahora es diputado. Hace cuatro años el senador Barranco estuvo como observador en una delegación en las elecciones legislativas venezolanas. Estuvimos en la sede de Acción Democrática, partido amigo del Partido Socialista Obrero Español, y allí el senador Juan Barranco dijo a los venezolanos de Acción Democrática que participaran en las elecciones porque fuera de las instituciones hacía mucho frío, y un venezolano de Acción Democrática le contestó: el mismo frío que tenían ustedes en la época de Franco, y nosotros a ustedes les arrojamos un gran gabán. Nosotros les pedimos que nos arrojen un gran gabán.
Pedimos al Grupo Parlamentario Socialista que no se oponga a esta iniciativa. Podemos entender que la situación de Gobierno a Gobierno es la que es, pero la situación de los derechos humanos en Venezuela es una situación que a cualquier ser humano le tiene que preocupar, y a nosotros nos preocupa de manera significativa.
La semana pasada estuvo aquí el alcalde de Caracas, Antonio Ledesma, que ha sido elegido democráticamente en los barrios pobres y en los barrios ricos. ¿Qué ha hecho el Gobierno venezolano? Quitarle absolutamente todas sus competencias. Ha otorgado dos entrevistas, una al ABC y otra a El País, y fíjese lo que decía el alcalde de Caracas: La disidencia en Venezuela es un delito. Yo me siento más cercano a Rodríguez Zapatero y siento que él debería estar más próximo a nosotros, porque no encuentro puntos de coincidencia entre él y Chávez. Zapatero cree en la libertad, cree en la alternativa, cree en la tolerancia; Chávez es autoritario, es militarista. Yo lo que pido es que haya más comprensión para Venezuela, que los gobiernos hagan negocios es natural en todo el mundo, pero más importante que un pozo de petróleo es la vida de un ciudadano.
Y termino, señor presidente. Esto no es un desahogo terapéutico, señoría, como usted está tratando de ridiculizar al decir que el sol sale para todos. No, no sale para todos. Desde luego, a los que están encarcelados no les sale el sol, y fíjese si hay sol en el trópico. Lo único que les pedimos es que no voten en contra. Por lo menos, que se abstengan.
Muchas gracias, señor presidente.
.
El señor PRESIDENTE: Gracias, señorías.
Por el Grupo de Convergència i Unió, tiene la palabra el senador Roig.

El señor ROIG I GRAU: Muchas gracias, señor presidente.
Señorías, subo a esta tribuna para posicionarme en nombre de Convergència i Unió sobre la moción presentada por el Grupo de Senadores Nacionalistas, magníficamente defendida por el senador Iñaki Anasagasti. El senador del PNV defiende con pasión y con razón esta moción, entre otras cosas porque no renuncia ni a su nacionalidad vasca ni a su origen venezolano.
Desde Convergència i Unió nos hemos preguntado también si las Cortes Generales y el Senado debían manifestarse o no sobre un tema que, como ha dicho el portavoz socialista, alguien puede pensar que afecta a la soberanía de un país, de Venezuela, y posicionarse sobre el legítimo derecho de toda persona a ser juzgada en libertad, también en Venezuela, y si no podemos aceptar que el Gobierno venezolano permanezca ajeno a estas situaciones que vulneran los derechos humanos más elementales, y para nosotros la respuesta es afirmativa: podemos y debemos posicionarnos sobre este tema. Pero, es más, en un momento en que el Gobierno español –lo ha explicado perfectamente el senador Anasagasti- quiere impulsar en todo el mundo lo que se ha venido a llamar la alianza de civilizaciones, la defensa del respeto a los derechos humanos en el ámbito internacional ha de ser una de nuestras y de sus prioridades. Este Senado, sobre todo cuando alguien pide amparo, no puede mirar hacia otro lado. Eso sería simplemente un ejercicio de hipocresía.
No me pararé demasiado en la exposición del caso del señor Cedeño, pero sí tengo que manifestar que, analizada su situación, uno llega a la conclusión de que se trata de una flamante injusticia y una manifiesta irregularidad jurídica, que representa una escandalosa quiebra de la independencia del Poder Judicial. Es inaceptable que el Gobierno venezolano utilice la Justicia para perseguir a ciudadanos, sean o no opositores. Es inaceptable que cualquier gobierno utilice para sus intereses el Poder Judicial. Señorías, les invito a analizar el caso de Eligio Cedeño, que lo único que reclama, lo único, es el derecho a un proceso normal, con arreglo a las leyes venezolanas y, sobre todo, su derecho a poder ejercer su derecho a la defensa.
Alguien puede pensar que iniciativas como esta pueden deteriorar la situación de ciudadanos españoles y de empresas españolas en Venezuela. Nada más lejos de la realidad. Desde Convergència i Unió pensamos también que reforzar el Estado de Derecho y la seguridad jurídica contribuirá a la mejor defensa de los derechos del ciudadano Cedeño, así como en otros casos de las mismas características, pero también los de los españoles y nuestras empresas en Venezuela.
Por todo ello, por responsabilidad, por justicia y por democracia, Convergència i Unió votará a favor de esta moción.
Muchas gracias, señor presidente, señorías.
.
El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.
Por el Grupo de la Entesa, tiene la palabra el senador de Puig.
.
El señor DE PUIG OLIVE: Señor presidente, señorías, me van a perdonar esta voz de trancazo, pero creo que podré hacerme comprender.
Como dice el clásico: entre tanta polvareda, perdimos a don Beltrán. (Risas.) De lo que estamos hablando no es de muchas de las cosas que ha señalado el senador Anasagasti sobre la situación en Venezuela sino de una moción precisa, concreta, de un texto que tenemos que aprobar o no.
El resto está muy bien y se puede asumir en gran medida lo que han dicho el portavoz socialista y el resto de portavoces, pero no estamos aquí simplemente para discutir la situación en Venezuela sino para ponernos de acuerdo, o no, sobre un texto en relación con los derechos de defensa penal de los opositores al régimen. Esto es lo que se nos pide que votemos.
Mi grupo parlamentario va a votar en contra de este texto porque creemos que no se sostiene. Algunos argumentos pueden ser perfectamente asumibles, pero no todos y, por ello, ayer sugerimos que se cambiasen, señor Anasagasti, pero no encontramos receptividad ninguna. Lo hubiéramos podido mejorar y hubiéramos conseguido una moción que fuera posible aprobar con el apoyo de todos, pero ignoro por qué no se ha querido. En este sentido, además de ser buenos demócratas, debemos ser buenos parlamentarios y presentar textos que tengan sentido, como ha dicho en algunos casos el señor Díaz Tejera. Es decir, hay que presentar mociones en las que el Senado pida cosas que el Senado pueda pedir y que inste al Gobierno a hacer cosas que pueda hacer el Gobierno y, finalmente, que esas cosas sean posibles porque algunos de los elementos que se plantean no son del todo democráticos y, otros, simplemente, son un brindis al sol.
Si de lo que se trata es de criticar a Venezuela, critiquemos a Venezuela. Nosotros hemos reiterado en muchas ocasiones, tanto en el Pleno como en las comisiones, cuál es la distancia que separa nuestro modelo de democracia con respecto al de la Venezuela del señor Chávez. Todas sus señorías conocen que hemos reiterado en muchas ocasiones la fragilidad democrática de Venezuela, hemos señalado cuántos elementos nos llevaban a la preocupación en relación con la vigencia de los derechos humanos, el funcionamiento democrático de Venezuela, la defensa de los intereses de los españoles –hemos debatido varias mociones-, la deriva hacia el autoritarismo, etcétera. No se trata solo de esto y de pedir gestiones al Gobierno, que ya se las hemos pedido, sino que se trata de una propuesta concreta, en este caso.
Voy a señalar una realidad, aunque no quiero menoscabar con ello la intención del senador Anasagasti, y es que, desgraciadamente, en este mundo se producen muchas vulneraciones de los derechos humanos. Hay 12 países europeos que tienen problemas judiciales, problemas con su justicia y las instituciones internacionales les han pedido cambios y reformas porque no se cumplen estrictamente los derechos humanos. Y en el caso de América Latina, ¡mejor ni hablamos!
Los derechos humanos son universales, como usted ha dicho. ¿Qué vamos a hacer en España? ¿Qué va a hacer el Gobierno español? ¿Vamos a iniciar una operación contra todos los países donde existe ese problema? ¿Solo nos vamos a ocupar de Venezuela y vamos a olvidar a los demás? Me parece que es una reflexión que también debemos hacernos, aunque no nos guste cómo son las cosas en Venezuela.
¿Vamos a proponer al Gobierno que se dedique a defender las cosas que dice su moción, en todos los casos? Esta no es la política internacional que se practica, en razón a su eficacia. Los países, en sus relaciones internacionales y en sus relaciones bilaterales, procuran no injerir, procuran recomendar y no ser agresivos porque es mucho más eficaz. Si no se pueden liberar 200 presos, pero se puede liberar a 2, estará bien que se libere a 2, aunque lo deseable fuera otra cosa.
Estoy en contra, y mi grupo que discutió bastante esta moción también, de estas políticas agresivas en general. Además, la moción, como decía, le pide hoy al Gobierno cosas imposibles e inaceptables desde el punto de vista democrático. En primer lugar, se habla de que se insta al Gobierno para que consiga la preeminencia absoluta del derecho. ¿Cómo va a conseguir esto el Gobierno? ¿Cómo puede conseguir que en Venezuela las cosas cambien en cierto sentido de preeminencia absoluta? Esto es un brindis al sol, francamente. Pongamos otra cosa; yo ofrecí poner otras cosas. O, por ejemplo, cuando se habla de limitar las situaciones de prisión preventiva. Fíjense ustedes el nivel de injerencia.
Le pedimos al Gobierno de España que diga al Gobierno o a la justicia –luego veremos- que tiene que limitar la prisión preventiva en Venezuela en determinados caso cuando son opositores al régimen. En primer lugar, ¿cómo sabemos que son opositores de verdad al régimen? ¿Cómo sabemos que su causa responde simplemente a un hecho político y no a un hecho delictivo, como parece en algún caso? En eso hay que ir con mucho cuidado. No a todo el que venga de Venezuela y nos diga: mire usted, yo soy un opositor y a mí me inculpan de contrabando, le vamos a creer lo que nos dice. En cualquier caso, ¿le pedimos al Gobierno que inste al Gobierno de Venezuela para que intervenga con los jueces sobre la prisión preventiva? Esto es lo que hacemos. ¿Es esto democrático? ¿Es democrático pensar que el Gobierno tiene que decirles a los jueces esto? ¿O interpelamos a la justicia directamente? Es decir, nosotros le pedimos al Gobierno español que diga a la justicia de Venezuela que tenga cuidado con la previsión preventiva.
A mí me parece un mal tratado, me parece absolutamente inaceptable como concepto y como petición al Gobierno para que actúe. No se le puede pedir esto al Gobierno español, y no se le puede pedir ni al Gobierno venezolano ni a la justicia venezolana. En todo caso, si queremos hacer la denuncia debemos hacerla en otros términos, como yo le ofrecí ayer. Si usted hubiera querido borrar simplemente esta frase de la preeminencia absoluta, que es un brindis al sol, y cambiar este elemento de la prisión preventiva, posiblemente nos hubiéramos puesto de acuerdo, pero, como le digo, además de hacer la denuncia, además de decir todo lo que no nos gusta de Venezuela, hay que presentar textos que sean correctos desde el punto de vista de lo que puede hacer el Senado, de lo que puede hacer el Gobierno de España en una situación como esta. Por lo demás, podemos aceptar muchas de las denuncias que usted hace –las hemos hecho por nuestra parte-, al mismo tiempo que creemos que hay que tratar a Venezuela como a cualquier otro país donde haya defectos democráticos y problemas de funcionamiento e implementación de los derechos humanos del mismo modo, y no precisamente en uno más que en los demás.
Muchas gracias.
.
El señor PRESIDENTE: Gracias.
Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador Díaz Tejera.

El señor DÍAZ TEJERA: Con la venia, señor presidente.
Llevo cinco años en esta Cámara y siempre he escuchado con mucha atención las intervenciones sobre esta materia tanto del señor Carnero como del señor Anasagasti. Yo, en general, simpatizo mucho más con las personas que con su timbre y su tono me expresan lo que piensan y siente; me fijo más en el timbre y en el tono que en las palabras que utilizan. Y cuando hay pasión para mí eso es un plus porque es realmente lo que está sintiendo, lo que está expresando; por el contrario, cuando se lee uno nunca sabe si el que lee, lee lo que piensa y siente de él, de ella o de otros. Por eso simpatizo cuantas veces les he escuchado hablar de esta materia, pero siempre he comprobado en la constante del ministro Moratinos la misma línea de actuación: paciencia seráfica, voluntad querubínica para ser útil siempre; denunciar, vigilar, supervisar, criticar, pero siempre ser útil.
Ayer volvimos a escucharlo en la interpelación de Alejandro Muñoz- Alonso, cuando contestó a las preguntas que usted le planteó; incluso en el debate sobre las elecciones del 22 de noviembre de Honduras se escuchó la posición que mantiene la comunidad internacional, el Gobierno de España, y la de usted, sobre la que podríamos discutir también. Pero siempre la misma constancia: ser útil, ser práctico, ser útil, ser útil -no es ninguna descalificación, porque, como usted sabe, le tengo simpatía y soy de los que siempre comento lo que he leído-, porque –lo he calificado de desahogo terapéutico; si he molestado a alguien, lo retiro. No tengo ningún problema en hacerlo; lo retiro, y pido disculpas-, mañana continuará esta situación, y habrá que seguir haciendo gestiones porque el sol sigue saliendo para los que están en la cárcel, porque no es lo mismo un sistema penitenciario que otro; no es lo mismo las gestiones que realicen quienes representan a España y a la Unión Europea ante cualquier sistema penitenciario que aquellas que no puedan hacer; por ello, siempre hay que mantener la interlocución, siempre hay que seguir gestionando.
La titularidad de los derechos humanos no la tiene el universo, ni las galaxias, sino cada ser humano en tanto que miembro de la especie humana; esos humanos han establecido unas reglas, sobre todo, quienes no tienen poder contra los que tenían mucho poder, porque ¿quiénes creen ustedes que han puesto las reglas del principio de no injerencia en asuntos internos? ¿Los países poderosos? No, han sido los países menos poderosos para poner límite a quien tenía poder, porque las palabras límite, regla y garantía nunca las necesita quien tiene poder político, económico, religioso, mediático, financiero, etcétera. Las palabras regla, límite y garantía las usa la gente que no tenía ningún poder.
Por ello, uno de esos criterios es: cada pueblo se organiza como estime. Alguno podrá tener la tentación de suplir, sustituir, o actuar en el lugar de otro pueblo, eso lo tendrá que ver usted, porque no es propio de democráticas sustituir la voluntad de ningún pueblo. El debate en esta Cámara no es entre los de izquierdas o los de derechas, chavistas o no chavistas. En la vida he tenido mitos de ninguna naturaleza en ningún ámbito, pero, sinceramente, antes que chavistas o no chavistas, de izquierdas o de derechas, se es demócrata, y una de las exigencias de la condición de ser demócrata es que si la Unión Europea, Estados Unidos, toda la comunidad internacional dicen –y aquí se ha dicho- que es un Estado democrático, gusten o no las prácticas y la legitimación de ejercicio ante cada caso concreto, habrá que ser coherente con ello. No se trata de convertirlo en una especie de tribunal inquisitorial, una especie de remedo moderno de la inquisición española que expide certificados de idoneidad a ver qué proceso penal se ajusta más o menos a los estándares que establecemos.
Hace pocas semanas estuve en un debate sobre los estándares democráticos con jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Internacional de Yugoslavia, y les aseguro que los estándares democráticos de España son muy superiores a los de los tribunales internacionales. Y si la Unión Europea lo que plantea es supervisión, vigilancia y exigencia a los Estados democráticos, lo correcto es que nos planteemos tal posición.
No he llevado el debate al ámbito jurídico, no ha sido esa la voluntad, es que es el texto de la moción habla de la preeminencia absoluta de los derechos a la defensa y demás derechos fundamentales en la sustanciación de los procesos penales contra personalidades opuestas al Gobierno. Hay personalidades opuestas al Gobierno que están oponiéndose en los medios de comunicación, de igual forma que se dan algunas experiencias contrarias, como se ha mencionado.
Hace poco estuvo en esta Cámara el dueño de una de las televisiones que se cerraron, fue el primero con el que hablé, y sigue insistiendo en la necesidad de que, cuando debatamos estos asuntos, pensemos en la gestión práctica que hay que seguir haciendo todos y cada uno de los días.
Por lo tanto, cuando quiera podemos tener un debate en torno a este procedimiento. Vamos a sumar el conjunto de recursos presentados en relación con el caso que aquí se menciona -y que ya no volveré a citar, pues está sub iudice-: medidas cautelares, práctica de las pruebas, vista oral y recursos planteados ante el tribunal de casación, y comprobemos cuál de ellos incumple el Código orgánico procesal-penal o cuál incumple la Constitución.
El debate de fondo, insisto, no es tanto evaluar la realidad de las cárceles al margen del Estado de derecho –encantados de debatirlo-, o la situación de viejas democracias que han cuestionado el habeas corpus en la lucha contra el terrorismo, o la supresión de derechos fundamentales, o la práctica de la tortura buscando actitudes de comprensión o entendimiento respecto a tales prácticas. Cuando quiera podemos debatir todo eso, pero cuando adoptamos decisiones que tienen consecuencias, siempre debemos medir qué va a pasar después de esa decisión.
Insisto, hoy y mañana, el sol va a seguir saliendo para todos sin excepción y, en particular, para la gente que está en Venezuela. Se puede poner mucha vigilancia, hacer mucha crítica y decir mucho lo que pensamos, pero nunca debemos perder la comunicación si queremos ser eficaces en lo que es la razón de ser de nuestra función: la defensa de los derechos humanos de los españoles. Piensen ustedes que quienes están allí necesitan que continúe la representación democrática que estamos ejerciendo en la actualidad.
No pongo en duda que ninguno de los que estamos aquí cuestione la defensa de los derechos humanos, pues la titularidad de los derechos fundamentales es una especie de religión laica del siglo XXI. Sin embargo, y sin poner en duda la responsabilidad de todos en la defensa de los derechos fundamentales, es muy importante plantear qué va a pasar a la hora de tomar decisiones. ¿Vamos a ayudar o no a solucionar problemas concretos? Por este motivo, el Grupo Parlamentario Socialista, de manera responsable y sabiendo cuál iba a ser el resultado, se esforzó ayer por lograr la transaccional que nos explicaba Luis María de Puig. Sin embargo, cuando nos dijeron que no habría ningún esfuerzo transaccional ya sabíamos por qué; esto forma parte del debate político, pero aunque uno sepa perfectamente cuál va a ser el resultado, es muchísimo más serio y responsable ser coherente con una línea de trabajo. Y a mí me parece, francamente, que la línea de trabajo llevada a cabo por el ministro de Asuntos Exteriores de España, el señor Moratinos, si no es querubínica o serafínica, es de una paciencia humana inconmensurable.
Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.
Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el senador García Carnero.

El señor GARCÍA CARNERO: Muchas gracias, señor presidente.
Señorías, nuestro grupo va a votar a favor de esta moción.
Señor portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, hemos escuchado sus argumentaciones, muy vehementes, pero déjeme que le diga una cosa. Toda su argumentación, sobre todo en el turno en contra, está basada sobre un elemento que es falso. Por lo tanto, si se asienta sobre una falsedad, todo se viene abajo.
Señoría, le demostraré con datos y hechos que el Gobierno de Venezuela no es una democracia, sino una democracia exclusivamente formal, realmente, una dictadura. Le demostraré con datos y hechos que en Venezuela no existe separación de poderes; que en Venezuela no existen libertades públicas; que en Venezuela no existen derechos políticos; que en Venezuela no existe libertad de expresión; que no existe seguridad jurídica; que no existe seguridad institucional, ni seguridad de las personas. Por tanto, no existe Estado de derecho. Por este motivo, señoría, toda su argumentación, basada sobre una sola piedra, se viene abajo. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado.) Y voy a intentar demostrárselo con datos y con hechos.
No hay separación de poderes, pues Chávez aglutina y controla los tres poderes. El Legislativo, porque todo el Parlamento es de su partido -el Movimiento Quinta República- y aun así, en muchas ocasiones se apropia de competencias que son del Parlamento. El Ejecutivo, no solo porque lo presida, sino porque al que disiente de él no le aparta, le manda a la cárcel. Eso es lo que ha hecho, por ejemplo, con el que fue ministro de Defensa, Raú Baduel, y con el que fue ministro de Finanzas, Francisco Luzón.
Chávez controla también el Poder Judicial, y no solo porque nombra y destituye a los jueces a su capricho. Usted, todos ustedes habrán podido observar cómo, a través del programa Aló, presidente daba órdenes directas, concretas, estrictas, a doña Luis Estella Morales, la presidenta del Tribunal Constitucional, y le decía: cierre esa televisión, cierre tales emisoras, encarcele a Rosales; directamente. Por tanto, no hay separación de poderes.
En Venezuela tampoco hay derechos políticos, porque Chávez persigue, reprime y encarcela a la oposición. Le citaré solo tres ejemplos significativos. Leopoldo López, ex alcalde de Chacal: era el candidato de toda la oposición en las elecciones de 2006. ¿Sabe usted lo que hizo Chávez con él? Aplicar una figura que no existe en la Constitución venezolana: la inhabilitación política previa. Sin juicio, sin condena, sin nada de nada, Chávez decide que ese señor queda inhabilitado y no se puede presentar a las elecciones. Era su principal rival.
¿Sabe quién le sustituyó? Manuel Rosales, alcalde de Maracaibo, gobernador de Zulia. ¿Sabe lo que le dijo Chávez en el programa Aló, presidente? Rosales, te voy a encarcelar; literalmente. ¿Sabe dónde está hoy Rosales? Exiliado en el Perú.
¿Sabe usted quién fue la persona que lideró la oposición, después de de estos dos casos? El ya citado aquí Antonio Ledezma, que resultó, pese a Chávez, elegido alcalde de Caracas. ¿Sabe usted lo que hizo Chávez con él, al día siguiente? Dictar un decreto valiéndose de una figura inexistente, la autoridad única distrital de la capital, y quitarle todas las competencias al alcalde y todos los presupuestos. Hoy, el alcalde de Caracas, por capricho de Chávez, después de haber sido elegido por los ciudadanos, señoría, no tiene ni despacho, ni presupuestos, ni competencias, ni autoridad ninguna.
En Venezuela, señoría, no hay libertad de expresión. La única libertad de expresión es ese programa que a veces dura dos horas, a veces cuatro, a veces seis y a veces ocho horas, y no exagero, que se llama Aló, presidente y que obliga a todas las emisoras de radio y televisión del país a conector con él. Como hacen las dictaduras: dictan los partes de obligado cumplimiento.
¿Sabe usted lo que ha hecho con Radio Caracas, la principal cadena de televisión? Cerrarla; con un anuncio en ese programa, Aló, presidente, cinco meses antes. Esas mismas amenazas se han reiterado y pesan ahora mismo contra la principal cadena de la oposición que queda, que es Globovisión. ¿Sabe usted que estando allí Moratinos, cuya gestión acaba usted de defender, ese mismo día, mientras Moratinos decía que la libertad de expresión que existía en Venezuela era buena –ese mismo día-, Chávez ordenó cerrar treinta y cuatro emisoras de radio? ¿Sabe usted que hay otras doscientas ochenta y cinco emisoras de radio amenazadas, literalmente, para evitar que sigan enfermando al pueblo? ¿Sabe usted que hay periodistas encarcelados? Gustavo Azócar fue encarcelado; detenido, engrilletado y llevado por soldados con fusiles el mismo día 1 de agosto, en que estaba allí el ministro Moratinos. ¿Sabe usted que hay periodistas exiliados, como Patria Poleo, que ha tenido que huir a los Estados Unidos?
Voy a decirle algo más sobre la libertad de expresión. Ahora mismo se tramita en el Parlamento un proyecto de ley que se llama ley de delitos mediáticos y que prevé penas de cuatro años de cárcel para todo aquel que divulgue –literalmente- noticias contra el Estado. Esa es la libertad de expresión.
Ya le he hablado de la seguridad jurídica. Aquí hemos conocido muchas veces la seguridad jurídica en la que viven miles de españoles que han visto invadidas sus posesiones. No expropiadas: invadidas, ocupadas. En un solo día, decidió Chávez ocupar dos empresas, que significaban el 80% de la producción de café, dos empresas españolas; Café Madrid era una de ella. En un solo día, setenta y seis empresas, que significan el 95% del sector petrolero y derivados. En un solo día, Cemex, ya lo conocen. Ya saben lo que ocurrió hace pocos días con la cadena Hilton. Hay, señoría, en el Parlamento de Venezuela, enviadas por Chávez, dos leyes: una ley de asentamientos urbanos, que significa dar legalidad a todas esas invasiones que se han producido, convertirlas en legales. Y otra ley que será la cubanización definitiva de Venezuela, que se llama ley de la propiedad social y que le permite al Gobierno hacerse dueño, apropiarse, de todos aquellos bienes que, en un momento dado, declare de interés para el Estado.
No hay seguridad jurídica, no hay seguridad institucional. Le citaré un ejemplo el INTI, Instituto Nacional de Tierras, es el instrumento que está utilizando el Gobierno de Chávez para dar cobertura y forma legal a las ocupaciones. Están en vídeo, para que usted las vea. Yo las tengo aquí y se las puedo dar. No hay ni seguridad personal, señoría. El número de secuestros de este año va a llegar a los 900 y le digo que muchos de esos secuestros se hacen con la pasividad, con la connivencia de las autoridades del país, de la policía y de la fiscalía, y se hace a través de un elemento aconstitucional, que se llaman los Círculos Bolivarianos, que son elementos pagados y armados por el gobierno y el régimen de Chávez para imponer el terror allá donde los ciudadanos quieren defender las libertades.
Eso es exactamente lo que ocurre allí. Si no, mire usted los gestos de su política exterior: enfrentamientos con los países vecinos, con Perú, con Colombia; bloqueo a los poderes de integración que se están produciendo en la región, la Comunidad Andina de Naciones, Mercosur, y lo que hace es sacar nuevos instrumentos a su gusto, como el ALBA, esa alianza bolivariana de las Américas, a la cual ha ido incluyendo a países satélites y financiados por ellos. Hace poco habrá leído usted la ocurrencia de inventar hasta una nueva moneda internacional, a la que Chávez quiere llamar sucre e incluso Morales no está de acuerdo con el nombre, la quiere llamar pacha. ¿Quiénes son los líderes, las alianzas de Venezuela en el exterior? Grandes democracias consolidadas como Rusia, Irán China, Cuba, etcétera.
Señorías, toda su argumentación para hacer la defensa, que es la misma que viene haciendo el Gobierno, se sienta sobre una mentira, sobre una falacia. Democracia no existe en Venezuela, en todo caso democracia formal en los títulos. En realidad, democracia, señorías, hace ya 5 años que ha ido perdiendo, en la deriva en la que Chávez ha llegado al autoritarismo, a una situación que hoy no tiene otro calificativo que el de una dictadura.
Y frente a eso, señorías, ¿cuál ha sido la posición del Gobierno del España? La misma que está usted haciendo aquí. Ninguna declaración, ningún gesto, ningún elemento que pueda molestar a Chávez. Se acabaron los derechos humanos. A ustedes se les llena la boca de esas palabras grandes de defensa cuando tienen enfrente algo que consideran de derechas, pero cuando el que ven ejerciendo la dictadura es de izquierdas, entonces todos son complacencias y todo son discursos. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado.) Pues le diré una cosa, señoría, le diré algo de alguien a quien seguramente usted admira, de Saramago. Decía él, y aplíqueselo usted, al Gobierno y al Grupo Socialista, que primero hay que ser demócrata, después ya se puede ser de izquierdas. Esa es la realidad de la situación. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado.)
Señoría, déjeme que le diga una última cosa. El Gobierno de España no solo por la defensa de los derechos humanos, de la democracia, tiene la obligación, y este Parlamento tiene el pleno derecho a pronunciarse sobre ello, porque ese es un bien universal. Ustedes aplican eso del bien universal de los derechos humanos solo cuando les conviene y lo ocultan y lo disfrazan bajo argumentos seudojurídicos cuando no les conviene. Pues yo le digo que hay que hacerlo siempre y mucho más en una región en la que España tendría la obligación de liderar, de ser un referente político y mucho más en un país como Venezuela, aunque solo fuera porque allí viven más de 150 000 españoles que están sufriendo la tiranía y la dictadura que ustedes están amparando.
Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.
Señorías, antes de proceder a la votación, quiero comunicarles que por acuerdo de los portavoces la votación de los proyectos de ley se hará una vez finalizados todos los debates, al término del debate del último proyecto de ley.
Por tanto, señorías, procedemos a votar la moción que se acaba de debatir.
Se inicia la votación. (Pausa.)

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado: votos emitidos, 247; a favor, 132; en contra, 114; abstenciones, 1.

El señor PRESIDENTE: Queda aprobada la moción. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado.)

Carmen Guédez
. .
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE