miércoles, 28 de octubre de 2009

MIS PRIMERAS IMPRESIONES ESCRITAS TRAS LA MUERTE DE ARACELI FERNÁNDEZ PENA

.. .

Al principio esto fue un e-mail dirigido a mi gente más cercana -incluida Paula Fernández Pena y María Rosa Alen Pena- pero cuando intenté enviarlo, no se pudo porque Gmail no me aceptaba las direcciones electrónicas, algo que pocas veces ocurre. Entonces, decidí convertirlo en un post informal -y muy íntimo- para verter aquí mis primeras impresiones escritas sobre la muerte repentina de Araceli Fernández Pena. Lo convierto en un post, justo a la hora en que entierran, o creman, a Araceli en su Silleda de siempre.

Decía Araceli: “E que como en jalicia non se está en ninjún lado” Eso es una gran verdad y por eso ella se quedó en su natal Galicia. Viajó al exterior, pero siempre retornaba a Silleda (Pontevedra)

Esto es lo que, en principio, fue un e-mail que -luego- se lleno de mucho pesar y con él, de palabras y recuerdos
Me acosté aferrada a la misma esperanza de quienes tienen un familiar en un vuelo siniestrado y esperan que su ser querido no haya tomado ese vuelo y, en cualquier momento, aparezca. O que existan sobrevivientes y uno de ellos sea esa persona querida.

Leí las informaciones que -con gran gentileza- me hizo llegar Guillermo López Taboada: “Esta mañana ha fallecido Araceli, hermana de Paula. Mis más sentidas condolencias” (eso fue ayer martes); pero yo insistía en pensar que podría tratarse de una información falsa de un enemigo de Paula tras la moción del lunes 19-10-09. Llegué a creer que quien había fallecido era Eva -hermana de Araceli y de Paula - que está en fase terminal (me lo dijo Araceli el martes 20, después de la moción) debido a un tumor cerebral. Pensé que ésa era la confusión que tenía Guillermo.

Al principio lloré, pero luego me negué a seguir llorando -como lo deseaba- porque Eva -mi hija- intentó darme esperanzas. Ella me decía que quitara de mi post ese Q.E.P.D o el "En Memoria de Araceli...", pero me enfadé con ella, como me enfadé con Guillermo -en realidad estoy enfadada con la vida- y no quise quitarlo. En el interior, algo me decía que Araceli sí había muerto.

Murió mientras yo escribía ese post -en solidaridad con Paula- que Araceli tanto deseaba ver publicado en mi blog, a pesar de la gran cobertura mediática que ha tenido Paula.
Link de ese post publicado ayer -martes 27-10-09- cuando ignoraba su muerte:
..
Perdóname, Guillermo, por no creerte, pero era la única tabla a la que pude aferrarme. Perdóname tú, hija querida, por no querer seguir hablando. Quería estar sola. A partir de la información más completa que, luego, me envió Guillermo y sus reiteradas condolencias, le dediqué ese post a Araceli (Ara, como ella firmaba sus e-mails)

Pero ya no hay nada que hacer: la noticia está en la prensa española y lo cierto es que Ara se nos ha ido y ahora sí puedo llorarla tanto o más como la llora Silleda y tanto como la llora su adorable familia, siempre tan unidos, tan familiares. No llegó a leer mi post que tanto ansiaba ver en mi blog. Ella, hasta el último momento, pendiente de su hermana Paula y de Eva "que está muy malita". Lamento tanto no haber publicado ese post antes y jamás imaginé que -mientras lo escribía- ella se estaba muriendo, o comenzaba a morir o, quizás, acababa de fallecer. Si hasta la etiqueté en ese post y ahí la nombro porque fue ella quien me envió las fotos de Paula para mi publicación de ayer.

Pensar que Araceli murió tan de repente. Hasta la semana pasada, cuando me escribió un largo e-mail en letras azules -¿cómo el cielo?- estaba bien de salud y de ánimo; molesta, sí, por la moción a Paula. Yo sí estaba malita y se lo dije en un e-mail que le envié el viernes, cuando el malestar ya se estaba instalando en su organismo. No me respondió. Le dejé mensaje en su Facebook. Tampoco respondió y ayer -cuando me enteré que había muerto- es que vine a saber que no se sentía bien, hasta el punto de que el domingo fue al médico y le mandaron reposo en su casa. Lo más seguro es que no leyó mis últimos mensajes. En su Facebook sólo está lo que le envié y ni una palabra de ella para nadie.
.
Mientras tanto, era yo la que creía morir por ese malestar que no me deja desde hace días y el dolor en el brazo derecho por la bursitis. Me pudo haber tocado morir a mí, pero no a Araceli que estaba perfectamente bien de salud, o eso creíamos.

Enseguida que publiqué el post, lo primero que hice fue enviarles dos correos a Paula, María Rosa y a Araceli para que supieran que ya estaba la publicación en mi blog. Eso fue ayer, temprano en la mañana. Me extrañó que no me respondieran y, al poco rato, llegó la noticia enviada por Guillermo López Taboada -a quien no conozco- y al que ya antes me referí. Él localizó -en Internet- mi post sobre Paula mientras buscaba información sobre la muerte de Araceli y, casualmente, en mi post la mencionaba.

La muerte de Araceli era la razón por la que no respondían mis e-mails. Guillermo escribió un comentario en mi post, escrito para expresar mi solidaridad a Paula Fernández Pena, ex alcaldesa de Silleda (Pontevedra) y hermana de Araceli. Ese comentario, anónimo, lo descalifiqué y le respondí. Él volvió a comentar -con gran altura- y luego se comunicó conmigo a través de mi e-mail. Sus comentarios y los míos los pueden ver al final de mi post titulado MI AMIGA PAULA FERNÁNDEZ PENA: HOY POR TI, MAÑANA POR MÍ

Ahora tendré que hacerle un homenaje a mi hermana querida. Lo de hermana me lo dijo ella, creo que en el 2006 y, yo, encantada lo acepté en vista de que no tengo hermanas ni hermanos. Ara me dio mucho y nunca pude pagarle. Eso sí: hasta la semana pasada le recordé lo mucho que ella y su familia significan para mí y, en anteriores oportunidades, le manifesté mi inmenso cariño y mi eterno agradecimiento, tal como lo puse en el post sin saber que ese "eterno" cobraría -en minutos- otro sentido.

Ara: publicaré un post sólo para ti. Como dice mi post de ayer para tu Paulita: "Tendrían ustedes -apreciados lectores- que haber estado en mi lugar para poder entender por qué me expreso, en este post, con tantos elogios y tantos sentimientos. Escribo, estas palabras, con miles de recuerdos aleteando en mi cabeza" Ya imaginarás a qué recuerdos me refería.

Dos dolores me hacen difícil pensar y escribir este e-mail: el dolor moral por la pérdida de un ser querido como Araceli y el dolor físico que ésta vez -para mi desgracia- no le mete el hombro al sufrimiento. El sabio José Luís Vethencourt (mi otro padre) dijo en su libro "Lo psicológico y la enfermedad": "Cuando el dolor moral es muy grande, el dolor físico le mete el hombro al sufrimiento" y agregaba: "De no ser así, el dolor moral sería insoportable"

Hoy, miércoles, vuelvo al médico a ver si se controla, de una vez por todas, mi situación. Supongo que ahora si inmovilizará mi brazo derecho. Se lo dije a Araceli: “No dejo que me lo inmovilicen hasta no publicar mi post en solidaridad con Paula”, Y cumplí, pero no a tiempo para que pudiera leerlo.

Ahora, es impostergable mi salud, a pesar de este golpe tan fuerte que significa el que Araceli no esté. Agradezco las llamadas solidarias que me hicieron anoche los que se enteraron al leer mi post, pero no he tenido ánimos para hablar.

Ara, amiga; Ara, hermana: moitos bicos. Mucho me falta por decir de ti y todavía no encuentro palabras para hablar con Concha y con tus hermanos. Dame valor para hacerlo. Bien sabes cuánto los quiero.

Bicos,
Carmen

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

7 comentarios:

Thais Gangoo dijo...

Carmen,
lamento profundamente la pérdida de tu amiga. Debe ser muy doloroso perder a una persona tan pero tan querida por tí. No habia tenido oportunidad de leer tu post. Sabes? Amigos como tu valen mas que su peso en oro... que bello ver como tu valoras una amistad!!! Sé que Araceli desde el cielo sonrie y se siente dichosa de tener una amiga como tu.
Un besote... y espero que estes mejor porque si no a poner ese brazo en reposo "obligatorio"!!!

Tinta Indeleble dijo...

Ay, Thaís, me siento tan desolada. Me acompaña un estado de culpa enorme por no haber publicado antes el post en solidaridad con Paula, su hermana. Esa semana -la pasada- estuve a tope con las publicaciones del senado español y, aunque lo hubiera escrito el fin de semana, Araceli no lo habría leído porque ya se sentía mal y fue el domingo al médico, pero la envió a su casa de reposo. ¿Mala praxis? No lo sé todavía.

Araceli estaba tan ilusionada con mi publicación. Me envió hasta las fotos que ella considero convenientes: Paula con la gente de su partido, el PSOE. Yo prefería una foto más personal de Paula y, gracias a Dios, publiqué las fotos que Araceli me había enviado. Para ese momento, ni idea de su muerte pues acababa de ocurrir, pero cumplí con su última voluntad al colocar las fotos.

No tienes idea de la conmoción que hay en Silleda. Perdí la cuenta de cuántas personas de allá me están leyendo. Son más de mil. Supongo que el tono personal -y muy sentido de mi post- les gusta y los toca porque esa es una familia muy conocida y Paula fue la alcaldesa de Silleda hasta el lunes de la semana pasada.

Gracias, por tus palabras. Suelo ser agradecida y a esa familia le debo mucho.

A ti te quiero y lo sabes. Siempre has estado a mi lado.

Besos,
Carmen
Cg

tarabelo dijo...

Gracias Carmen

Gracias por tus palabras sobre mi hermana. Estoy intentando calmar mi mente, pero es demasiado duro. Saber que existe gente como tu que comparte este dolor me permite respirar. Se fue la sonrisa que animaba mi camino, el hombro sobre el que lloré tantas veces, la persona más querida. No puedo seguir. Cuidate mucho. Un abrazo.

Tomás

Juan M Fernandez dijo...

gracias Carmen, lee mi mail y sabrás lo ocurrido el día de la muerte de mi hermana Arita...yo aún no lo he asimilado de todo...y creo que volverá un día de estos a casa..., con la alegía que guiaba sus pasos...besos y abrazos

Carmen Guédez dijo...

Tarabelo

No quiero que ustedes me agradezcan nada. Los agradecimientos se los debo yo a ustedes y nunca podré pagarles vuestra solidaridad en los días de mi hospitalización compartida con tu madre, mi querida Concha.

Ya me puse en contacto con Juan Manuel para apoyarlos en la denuncia por mala praxis. Mi blog está a la orden. Ese es el hombro que puedo brindarles para llorar la pérdida de la que fue uno mis ángeles guardianes en ese hospital.

Otro favor que le pido a Juan Manuel: que te reenvie el e-mail que le mande hce pocas horas.

Te agradezco que le pidas a Juan mi e-mail personal (el de mi blog está muy colapsado) No te lo doy, por aquí porque lo uso sólo con mis amigos y mis hijas.
Que te lo pase Juan Manuel. Paula y María Rosa también lo tienen y lo tenía Araceli.

No te ofrezco otro consuelo porque estoy desolada.

carlos dijo...

acabo de enterarme por casualidad y todavía no doy crédito
aunque hace veinte años que no sabía nada de Araceli (yo también la llamaba Ara) no la he olvidado, estudiamos juntos en A Coruña, compartimos muchas horas de estudio y tuve la suerte de llamarme amigo suyo
luego la vida nos llevó por caminos distintos y no nos hemos vuelto a ver, pero su recuerdo sigue en mi memoria y despierta en mí un cariño inmenso
sólo puedo recordar su simpatía y su dulzura, ver su foto en tu blog me ha emocionado profundamente
sólo puedo enviar un abrazo sincero a toda su familia y amigos, no se me ocurre nada que pueda consolar vuestro dolor
carlos vazquez
jcvy@ya.com

Anónimo dijo...

Hola Carmen,soy un amigo de la infancia de Ara(de broma la llamabams Arusca).Siempre tuve en mente hacer algun comentario sobre Ara pero al estar ante el ordenador surgían disculpas para no hacerlo,duele hablar de este tema.Desde muy pequeños hasta los 18 años formamos una pandilla inseparables,Ara,Suso,Beti y yo-Luis-,más adelante se unió Humberto.No éramos un grupo cerrado ni mucho menos,tambien estaban MªJosé,Sonia,Miguel...Lo pasabamos genial,síempre había muy buen humor,nos reíamos de todo y de nosotros mismos,habia mucha complicidad nos conocíamos muy bien,si alguno tenía un problema los demás estábamos ahí para escuchar y dar nuestro apoyo."Había una verdadera amistad",puedo decir con orgullo que conocí el significado de la palabra AMISTAD,y que en ese grupo estaba Ara.Cuando llego a este punto me emociono,los recuerdos se agolpan en mi cabeza,pero sobresalen dos muy dolorosos.Uno la muerte dl padre de Ara,fué algo que afectó mucho a la pandilla,era la primera vez que se moría alguien tan cercano a nosotros,quizás ahí empezamos a ver el lado amargo de la vida.Ese día estuvimos toda la tarde con Ara,y susojos tristes y llorosos los volvimos hacer reir aunque solo fuese unas horas.El otro momento,cuando ella enfermó,esto si nosdestrozó,la enfermedad era muy grave,todas las noticias de su estado de salud eran cada día peor.Fue a Madrid,todo seguía mal,en el colegio rezábamos por ella,no solo los de la pandilla estábamos destrozados,toda la clase estaba hundida.El día que la operaron se rezó por ella otra vez,en esa clase había una emoción...bueno...yo bajé la cabeza para que no me vieran llorar.A partir de ahí,todo fueron buenas noticias sobre su mejoría.Al volver casa,la fuimos a ver,peronos avisaron de que tenía una secuela(que se iba a corregir)para que no nos pillara de sorpresa.Lo primero que nos soltó ella:"jo mirar como estoy que pinta tengo",y nos la comímos a besos.Pronto todo volvió a ser comoantes,bromas,risas,confidencias...hasta ella nos contaba entre bromas momentos duros que pasó.Así era nuestra Arusca,una buena persona,divertida,alegre,positiva,buena AMIGA,con todo lo que eso conlleva...cuando pienso en ella la primera palabra que se me viene a la cabeza es "dulzura".El trato que te daba te hacía sentir querido,alguien importante para ella.Así me hizo sentir un par de meses antes de morir,me vió en la calle y dice "Luis yo a tí te tengo que dar un par de besos que hace muchisimo tiempo que no te veo,que es de tu vida..La volví a ver dos veces más,la última en la concentración de apoyo a Paula.Tras ese encuentro con Ara me sentí culpable,pero al mismo tiempo perdonado,como si todavía se pudiera recuperar "algo" de aquella amistad,quizás la pandilla se podría volver a juntar algun día,tomar un café,hablar,recordar,y porque no,volver a echarnos unas risas.Pero el destino es caprichoso,injusto,cruel,y nos jugó una mala pasada.Siento que con Ara,se fue parte de mi infancia,en todo este tiempo que estoy escribiendo,tengo un nudo en el pecho y no tengo más que ganas de llorar.EL día del entierro a la noche,me preguntan mis hijos al verme tan triste,que quien era esa chica,porque aunque la habían visto no se acordaban,les dije "que era una muy buena amiga de la infancia",y se lo recalqué a mi hija,porque aunque tiene muchas amigas,le toca sufrirlas a veces,y me apena que con 13 años no conozca la amistad como la conocimos la pandilla de Silleda.Gracias Carmen por permitirme desahogar en tu blog,por todas las cosas que escribiste sobre Ara y toda su familia,a los que les quiero mandar un beso y un abrazo muy fuerte,que tienen todo mi apoyo y afecto,sentí mucho no poder ir al entierro de Eva,pero esos días estaba yo solo de guardia.
Un fuerte abrazo.
Luis