jueves, 29 de octubre de 2009

EXPLICACIÓN SIN SENTIDO

...
El abogado venezolano -Gonzalo Himiob Santomé- publicó en su facebook, al referirse al caso del polémico vídeo del profesor homofóbico, Pedro Alejandro Lava Socorro, lo siguiente:

"Una ex alumna mía tuvo el valor de publicar en su perfil este video, o mejor dicho este monumento a la intolerancia. Es, en mi criterio, y sin ser homosexual, una clara incitación al odio. La intolerancia es siempre hermana de la violencia”

Le respondo a Gonzalo Himiob Santomé
..
Voy a pasar por alto lo de "Una ex alumna mía" para ir a lo que es el tema de este post. Lo que no puedo pasar por alto es cuando dice "y sin ser homosexual" porque eso ya establece, de por sí, una diferencia innecesaria entre heterosexuales y homosexuales, más cuando el tema central no son sus preferencias sexuales (las de Himiob), que nadie debe cuestionar porque toda persona es libre de ser heterosexual, homosexual o bisexual y eso no tiene que importarle a nadie que sea medianamente civilizado.
.
A mí es que sólo me interesan -de ciertos hombres y mujeres (que ya escasean)- la desinteresada condición humanitaria y la inteligencia, entre otras virtudes. Lo de las preferencias sexuales es algo que pertenece a la vida privada de cada persona y no tengo interés en que se me aclare nada. Para expresar mi rechazo a lo dicho por el profesor homofóbico, no necesito dar explicaciones sobre mis preferencias sexuales. Hacerlo sería, algo así, como: "Mire usted, me solidarizo con todas las personas que han sido abusadas sexualmente y -sin ser una abusada- deploro la violación". Con este ejemplo intento que entiendan (¡qué ingenua soy!) que la homofobia de Lava Socorro debe ser condenada, ya sea usted homosexual o heterosexual. Es cuestión de defender los derechos humanos de los homosexuales, sin importar que el infeliz homofóbico diga, mañana o pasado, que los que lo atacaron eran, todos, gay.

Se agradece la solidaridad del señor Himiob -y la de todos- ante lo expuesto por el profesor
Pedro Alejandro Lava Socorro en una clase de Derecho Romano, en una evidente demostración patológica que irrespeta a la universidad donde trabaja, a sus alumnos, a los homosexuales, a los bisexuales; en fin: a todos los que apoyamos la diversidad sexual. No respetar esa diversidad es propio del oscurantismo. No niego el derecho a opinar de este profesor -ése es su sentir- pero no en un salón de clases donde manipuló, con una habilidad sociopática, a sus alumnos. Menos mal, que al final, el cazador termino cazado.
.
Sugiero cuidar mucho las palabras que se usen en esta justificada protesta porque, cuando se lee entre líneas, surgen los mensajes subliminales. Con la experiencia acumulada en los cinco años que tiene este blog, sé que mi respuesta a Himiob no será aceptada por una mayoría de venezolanos y las razones son obvias: en Venezuela hay intocables, mientras que -para mí- no existen los intocables y les digo lo que tengo que decir. Eso no significa irrespeto, al menos que se trate de insultos, y no es éste el caso. Reconozco virtudes y defectos, pero no sólo virtudes. La gente calla muchas cosas por temor a ser juzgada. Paso de ese temor. En mi cuestionamiento a Gonzalo Himiob Santomé, repito hasta el hartazgo: "No es lo que se dice, sino cómo se dice".

Me limito a expresar lo que pienso, siento y veo, sin irme por los cerros de Úbeda. Por eso el slogan de mi blog Tinta Indeleble: "La verdad derramada sin censura". Mis opiniones podrán no gustar, pero no soporto dejar de decir lo que observo con lupa. Los invito a exponer su propia forma de pensar, guste o no. En mi caso, no me voy a auto silenciar por el qué dirán.

Estoy al tanto de que Gonzalo Himiob Santomé es un opositor venezolano muy respetado -hoy en día- en su país, mas eso no me obliga a no tener diferencias con él, al igual que él las tiene conmigo. Es parte del sagrado derecho a disentir que él esgrime y, yo, también.

Eso de discrepar lo practico desde que tenía 17 años. Me estrené con el doctor
Ramón Escovar Salom que fue mi profesor de Derecho Constitucional. Tuve una fuerte discusión con él durante una clase. Le protesté un tema y él me refutó lo que yo decía. Volvíamos a lo mismo y ninguno cedía. Fue un tour de force en el que no nos pusimos de acuerdo. Pero como él era un hombre muy inteligente - y un intelectual de verdad- un día, al final de una clase, me llamó aparte para hablar de lo que había sucedido. Después de eso, entre él y yo se estableció una amistad que duró hasta su muerte en septiembre del 2008. Creo que un hombre como él -nada complaciente- admiró la osadía de una niña que apenas comenzaba en la universidad.

Recuerdo ese día de nuestro tour de force y me pregunto: ¿cómo no le temí a alguien de tanto renombre? Ahora -con la madurez que dan los años y las experiencias buenas y malas- me respondo: No se le teme a quien se respeta y admira, aun sin haberlo descubierto conscientemente. Después de mi padre -y el sabio José Luís Vethencourt- Escovar Salom fue el otro padre que me formó. No existe ya ese tipo de hombres. A los de ahora (me refiero, en este post, a los que tienen cierto poder o mucho poder) hay que rendirles pleitesía y, las mujeres, a callar en los fogones que están destinados para que no aprendamos a pensar y a disentir, o -en caso extremo- para que desistamos de ser personas pensantes (no toda persona piensa, algunas sólo existen) y con derecho a discrepar. Pues, ¡no! Me niego a dejar de ser contestaria, me niego a dejar de pensar y me niego a dejar de leer entre líneas.

Algunas cosas que no tolero
No tolero la discriminación sexual, tanto como no tolero a los misóginos, pedófilos, xenófobos y fatuos.
.
Felicitaciones a todos los que se están sumando a la protesta por la intolerancia demostrada por el profesor Pedro Alejandro Lava Socorro. Excelente comportamiento están demostrando los venezolanos con este caso repudiable. Ya hay un grupo en Facebook de rechazo a la homofobia de Lava Socorro: “Todos en Contra del Profesor Pedro Alejandro Lava Socorro / Homofóbico”
.
Disculpas
Me disculpan por no responder comentarios o e-mails, pero tengo una bursitis en mi brazo derecho y, además, estoy de duelo por la muerte de un ser muy querido.
Aprovecho para agradecer a los que se han solidarizado con mi dolor y con el de la familia Fernández Pena, de Silleda-Pontevedra (Galicia)

Carmen Guédez
..
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

2 comentarios:

Magda Mascioli G. dijo...

Saludos Carmen. Me permito entonces, como contestaria que tambien soy, el disentir de tu óptica acerca de la especificación que hiciera Himiob. La frase explicativa que colocara de "sin ser homosexual" la interpreto más bien como un mensaje para quienes al leerlo pudieran decir: "lógico, protesta porque es homosexual". Si bien es cierto que se podría tomar desde tu punto de vista, válido por demás, entendiendo que Himiob es defensor de los DDHH, tiendo más a aceptar la frase con mi óptica. Saludos. Magda

Tinta Indeleble dijo...

DISCULPAS

Me disculpan por no responder comentarios o e-mails, pero tengo una bursitis en mi brazo derecho y, además, estoy de duelo por la muerte de un ser muy querido. Aprovecho para agradecer a los que se han solidarizado con mi dolor y con el de la familia Fernández Pena, de Silleda-Pontevedra (Galicia)

http://tintaindeleble.blogspot.com/2009/10/mis-primeras-impresiones-escritas-tras.html

Carmen Guédez