jueves, 17 de septiembre de 2009

MADRES DIVORCIADAS SIN DERECHO A AMAR Y A SER AMADAS

.
Mil veces se habla de lo traumático que es el divorcio para los hijos. Poco o nada se habla de lo traumático que resulta el divorcio para la mujer, mucho más que para el hombre y no sólo por lo que significa una separación, sino por lo difícil que se torna para muchas madres rehacer su vida con otro hombre.

A los hijos no se les prepara para aceptar a una nueva pareja de la madre. Un tanto sí para la del padre. Ellos (los hijos) siguen la vida -con su trauma- creyendo que su madre es una propiedad y nadie les recuerda que cuando ellos crecen, se ausentan de sus hogares con sus parejas y obtienen
lo que tanto le negaron a su madre que, atemorizada ante las reacciones de sus hijos, deja pasar los mejores años de su vida alejada de cuanto hombre la pretenda o rompe una relación cuando ésta se torna muy comprometida y "peligrosa" para el bienestar de los niños -o no tan niños- en un sacrificio que nunca valdrá la pena porque, a la vuelta de pocos años, el premio al sacrifico tiene un nombre sin sonido: SOLEDAD.
Los noviazgos de las madres divorciadas -en medio de la incomprensión de sus hijos- me obliga a reeditar los noviazgos de hijas que tuvieron padres represivos que no aprobaban a ninguno de sus pretendientes. Así, muchas mujeres -incluyo a mi abuela materna que enviudó muy joven y no se volvió a enamorar- vivieron el resto de sus días lejos de las caricias o las bonitas palabras de un hombre enamorado, mientras sus hijos hicieron sus vidas a su antojo junto a una pareja y fueron felices y comieron perdices.

Por culpa de ese acto egoísta, miles de ancianas solitarias caminan por el jardín de un geriátrico y muchas han muerto de un cáncer producido por la soledad porque, según investigaciones científicas, cáncer y alejamiento van de la mano. El doctor Lisandro López Herrera (internista, endocrino y oncólogo) dijo una vez: "Cada persona tiene el cáncer que se merece". Con esto deduzco que quien no se procura su felicidad, tendrá esa enfermedad que se merece.
.
Todo ser humano necesita de una caricia y cuando esto no ocurre la piel se seca y hasta se enferma. De más está decir que los enfermos mejoran cuando alguien se ocupa de ellos y les brinda caricias, sin olvidar que los niños y mujeres maltratados muchas veces aceptan el maltrato porque no soportan la indiferencia. Esto no es nada nuevo, es muy fuerte, pero muy real. Alguna importancia debe tener el sexo cuando, en muchas consultas, el médico pregunta al paciente -hombre y mujer- sobre las relaciones sexuales.

Llega una edad en que los hijos deben entender que sus padres tuvieron razones muy íntimas para romper la relación y esas razones sólo son de ellos y no de sus hijos. Se les cuenta hasta donde se puede, nunca más de ese límite que pertenece a la ex pareja.
.
Desgraciadamente la mujer ha sido educada para sentirse culpable de lo que no es y eso lo explotan los hijos inconscientemente. Hablo por millones de mujeres que todavía están presas en una cárcel hecha con barrotes de culpa que son muy fuertes porque llevan, añadidos, pecados sin sentido ni razón. Existen libros para hijos de padres divorciados, pero no para madres de niños, adolescentes y adultos que ignoran cómo hacerse de una nueva vida sin sentirse mal por ello. Tampoco niego que la soledad -en muchos casos- es un aprendizaje, pero eso es motivo de otro post.

Abogo por una educación donde a los niños se les enseñe que los padres separados o divorciados no han perdido el derecho a volver amar y ser amados y, que lo contrario, es injusto y de una incomprensión que no se justifica. Es un aprendizaje que nuestros hijos no han recibido ni en sus casas ni en sus escuelas. Hasta ahora, una mayoría de padres y madres han criado hijos posesivos y egoístas que cuando se van de sus casas -junto a una pareja- olvidan que hacen justo lo que ellos no quisieron para sus madres. El padre, por lo general, no vive en casa y padece menos este drama. Además, la sociedad no ve con malos ojos que el hombre tenga un nuevo amor. El terrible “crimen” es femenino y la factura, con un alto precio, la paga la mujer divorciada que en pleno siglo XXI sigue siendo rechazada por algunos trogloditas.

Me gustaría que alguna mujer me dijera que no sintió miedo cuando decidió decirle a sus hijos que comenzaba una nueva relación que es, casi, como pedirles permiso y esperar una negativa o una muy humana aceptación. El día que los hijos lo vivan, lo entenderán. No soy de las que cree en el amor eterno, a pesar de que pienso que sería lo ideal.
.
E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link:
http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

13 comentarios:

Michele Vidal dijo...

Muy, muy acertadas -y necesarias- tus palabras.

Daniela Hernández Camarán dijo...

Excelente articulo Carmen. Saludos amiga.

Maria Trendy dijo...

Hola Carmen, muy lindo post has hecho y grandes verdades has contado, besos

Anónimo dijo...

Edith:
Es muy cierto lo que dices, paso por un momento asi, despues de siete años de divorcio encontre a alguien en mi vida, mis hijos tienen 13 y 12 años; pero mi madre ha dejado de hablarme dice: que debo vivir para mis hijos y no pensar en hombres, y lo peore todo el padre de mis hijos me dice que ni loco dejaria que rehaga mi vida con ese hombre...imaginenseee!!!que desgracia, que crimen estoy cometiendo!!!! me siento tan mal, pero tu articulo me ha dado fuerzas para tratar de continuar con mi vida, maxime aún si mis hijos entienden mi situación, le he heblado mucho, y para mi ellos son lo mas importante en mi vida.

gracias.

Anónimo dijo...

Hace seis meses descubri que mi pareja tenia una amante 15 años más joven que yo, despues de pegarme se fue y me quede con mis dos niños de 7 y 9 años ellos no son el problema, quieren que sea feliz, el problema soy yo, y ¿si vuelven a engañarme? y ?si vuelvo a sufrir?, ahora que solo lloro de vez en cuando. Mi ex me ha dejado sin autoestima y solo yo me niego a amar,... depende todo del dolor que te han hecho para levantarte y continuar...

Anónimo dijo...

Hola, soy una madre que quiere volver a amar en un mundo que censura uno de los más hermosos sentimientos para quienes están en mi condición.
Con frecuencia escucho que debo dedicarme a mis hijos, pero sé que ellos no se dedicarán a mi en sus años venideros, ni deberían. No sería justo, como no es justo que se niegue nuestro derecho a amar y ser amadas.

Lilys dijo...

Son tan acertadas tus palabras y creo que incluso nos predisponemos a sentir esa culpa y nos resignamos por adelantado a esa soledad. Yo estoy atravesando el divorcio, no cumplo los 30 años, tengo una hija de 5 y estoy embarazada, aún así mi esposo se fué con otra, y mi hija desde esta corta edad acepta que su padre está con otra persona y que probablemente algún día tendrá más hijos, más cuando en una ocasión cuestioné qué sucedería si yo hiciera lo mismo casi se soltó en llanto, con lo que inmediatamente rectifiqué (inconscientemente) que eso no pasará. Aún no estoy legalmente divorciada, y ya siento esa culpa y me estoy resignando a la soledad.

Via dijo...

He leído todos sus comentarios y no podría estar mas de acuerdo con todas ustedes. Yo también estoy divorciada y busco rehacer mi vida con un hombre que si me valora. Pero depende de nosotras cambiar esto... Somos las madres del nuevo futuro. Enseñemosle a nuestros hijos e hijas a luchar por su felicidad, dando el ejemplo de valor, con amor y alegría. Es tan difícil a veces, pero no imposible.
Mis mejores deseos a todas ustedes.

Anónimo dijo...

hola vivo con mis dos hijas, el hecho de ser divorciada te tachan de mala o en su momento no tienes derecho a volver amar, cuando trato de darme la oportunidad pienso en los abusos sexuales, trato de retractarme de esa oportunidad.

Anónimo dijo...

tengo 2 hijos y soy divorciada,tengo 31 años y la soledad se apodera de mi,a mis hijos le e hablado de darme una oportunidad con una persona y me reprochan,me siento muy sola.

Anónimo dijo...

Lo que comentas Carmen, es una absoluta verdad, estoy en el principio del fin de una relación...por mis hijos, de 17 y 12 años. Acostumbrados a ver a su madre "puedelotodo" (los mantengo en todos los aspectos económicos y emocionales), no quieren aceptar el proyecto de vida en común con mi nueva pareja, que implica cambio de domicilio en la misma ciudad (tras un año de relación). Su padre sí, claro..., él tiene todos sus derechos, novia de 25 años incluida (con la que convive). Qué difícil es todo, pero cuando ellos te amenazan con dejarte, tu lo dejas todo por ellos..., son tu vida, tu sangre. Estoy un poco triste y desanimada, no creo que vuelva a tener una relación. Suerte a todas las que lean este blog, y mil gracias a Carmen por sus verdades.

Tinta Indeleble dijo...

Tus hijos no son unos niños y, si pierdes esta oportunidad, estás condenada a una soledad eterna porque ellos (tus hijos) sí se irán y no van a pedirte permiso.

No rompas la relación. Si no les gusta tu pareja, que se vayan con su padre.

Besos y suerte,
Carme

Tinta Indeleble dijo...

COMENTARIO VULGAR

No logro comprender cómo un animal (hombre no es) logró colocar un comentario que no logro borrar.

Pido disculpas e ignoremos a las bestias. Ruego no decirle nada. Ignorarlo es más efectivo.