miércoles, 30 de septiembre de 2009

EL ÉXITO QUE ME ENSEÑÓ JOSÉ LUÍS VETHENCOURT

. .
El sabio José Luís Vethencourt me hablo tanto del éxito que llegué a comprenderlo a su manera y se lo agradezco. Conservo una nota, de su puño y letra, donde me explicaba lo que era el éxito para él. Siendo un hombre de triunfos indudables, vivió con modestia. Su austeridad llamó mi atención muchas veces. Marta -su esposa- tampoco se ufanó de un hombre de tantos logros. Lo veía como a su amado esposo, no más. Lo conversé con ella en el tanatorio donde velábamos el cadáver de mi padre.
.
¿QUÉ ES EL ÉXITO PARA MÍ?
El verdadero éxito radica en las cosas más sencillas y anónimas. Lo que hace ruido y pasa por la red carpet no es éxito, es vanidad.
.

Exitosa es la mujer -o el hombre- que ayuda a un enfermo, la familia que recoge a un niño, quien le da de comer al hambriento, aquel que deja de lado la prepotencia para dar paso a la humildad, el que no necesita de los halagos. El éxito -el verdadero- se distingue del falso porque es silencioso. Juntarse con celebridades -y anonadados gritarlo a los cuatro vientos- no es sinónimo de éxito y sí de falta de seguridad en sí mismos. Exitosa fue la madre Teresa de Calcuta que se juntó con niños y adultos que sufrían, todos desconocidos para el resto del mundo, pero muy importantes para ella. Mi devoción hacia esa insigne mujer es absoluta.

El sabio Vethencourt murió -en agosto del 2008- sin conocer los cambios que logró en mí. Hace un año lloraba su ausencia. Ya no la lloro, pero me hace mucha falta, mucha falta. Fue un prodigio el haberlo conocido tanto. Visto un traje hecho por él a mi medida.

E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

No hay comentarios: