lunes, 17 de agosto de 2009

MI NOVELA: UN LARGO CUENTO PARA LOS HIJOS DE VENEZOLANOS QUE NACERÁN DURANTE EL EXILIO DE SUS PADRES

.
Queridos lectores:

He tenido que abandonar este blog -por unos días- para dedicar más tiempo a la novela que escribo actualmente. La historia la cuento a través de una larga carta que una hija le escribe a su padre, ya muerto. En ella le cuenta lo transcurrido durante los veintidós años de su ausencia, desde 1987 hasta el 2009. A la vez, rememora su propia infancia y la de su madre y su padre. Mientras recuerda esos años, hace un recuento desde el gobierno dictatorial de Juan Vicente Gómez. Inmediatamente pasa a la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez y luego recorre los años de la democracia, hasta llegar al gobierno opresor de Hugo Chávez, haciendo énfasis en el golpe del 04 de febrero de 1992. También hay una ligera mención a la guerrilla de los años 60 y al tema de la descentralización vs. gobierno central.

La novela termina con el exilio, en Europa, de quien le escribe a su padre. Esta mujer abandona su país cuando "Escribir me da miedo y eso es un síntoma de que algo muy malo está pasando y yo no sé callar. Una dictadura es lo que hay en Venezuela y no puedo vivir sin libertad porque me asfixio"

He decidido escribir esta historia porque no creo en la historia oficial y menos en la que será escrita eliminando la etapa de la democracia. He considerado necesario contar los hechos vividos -desde mi punto de vista- en una Venezuela irreconocible con la era democrática que, con todos sus defectos, ofrecía la posibilidad de enmendar porque casi todo era perfectible, algo que hoy es imposible y cualquier intento termina en una batalla campal porque el diálogo no existe, sólo el enfrentamiento desmesurado -y en suprema desventaja- para quien disiente del régimen.

Me decidí a escribir con los recuerdos frescos del día a día y no con recuerdos viejos que, sin querer, corren el riesgo de alejarse de la verdad y borran lo más importante: sentimientos y angustia de realidad, como llamaba el sabio José Luís Vethencourt -médico psiquiatra- a la angustia que vivimos cuando su origen es externo y ajeno a nuestra historia personal.

Mi novela no es política, pero usa a la política porque es muy difícil que, como venezolana, evada ese tema pudiéndolo insertar en una historia de recuerdos y revelaciones donde todo lo que tenga un mínimo significado sexual es malo, hasta el punto de condenar a alguien a cargar -toda su vida- con una culpa que sólo le revela a su médico y a su hija cuando está a punto de morir.

Todas las páginas escritas, hasta el momento, están en poder de mis hijas porque nunca se sabe lo que pueda pasar -las enfermedades y la muerte no dan aviso- y no quiero que ese material se quede sin publicar. Son mis recuerdos de toda una vida y de la peor etapa política que ha vivido mi país y, por esa razón, algún valor histórico deben tener.

Carmen Guédez

Con mucho placer, leeré vuestros comentarios sobre esta sinopsis.
.
E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble.
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

6 comentarios:

marcelassus dijo...

Amiga del alma!!! me muero por poder leer tu novela!!! tu sabes que soy tu fans N° 1!!! No me lo vas a creer, pero abriendo las cajas que me traje de Venezuela, me salto a las manos tu monologo... recuerdas? pues si, aun lo tengo como un gran tesoro...
Te quiero amiga!!! gross bisous!!!

Carmen Guédez dijo...

Marcelita:
No recuerdo cuándo te di mi monólogo, pero qué bueno que te lo obseguié. Espero haberle colocado una linda dedicatoria y si no lo hice, prometo hacerlo en tu casa después de haberme comido unas mil moras de tu mata maravillosa, mientras disfrutamos la vista a los Pirineos. Supongo que hablas del monólogo del hombre que está en un bar.

Yo también te quiero.

Bicos galegos (besos)

Carmen Guédez dijo...

CORRECCIÓN A MI COMENTARIO ANTERIOR: obsequié

Thais dijo...

Wow!!! Que bien!!!! No dejaré de leerla! Un besote!

Lina dijo...

Mi querida Carmen, segura estoy que tu novela rompera corazones y evocara miles de recuerdos, me encantara leerla y me sentire identificada en algun o en muchos renglones de la misma.
Un beso grande y cuidate mucho.
Ojala podamos departir esta historia en algun cafe de Las Ramblas seguro que hasta una lagrimita caera.
Lina

Carmen Guédez dijo...

Claro, querida Lina, que celebraremos y lloraremos en un café de Las Ramblas así nos vean como a dos locas que de las lágrimas pasan a la risa.

Miles de besos.