jueves, 27 de agosto de 2009

EL REY OLVIDÓ A SU REINA

..
Cuando leí que en la cena de despedida del verano 2009, en el palacio de Marivent, el rey apareció solo y olvidó a la reina, me acordé de Iñaki Anasagasti, el crítico más acérrimo del rey y de la monarquía española. Se trataba de una cena con Zapatero y su esposa, Sonsoles Espinosa, que se veía divina con un traje negro -arriba- y falda del mismo color con lunares blancos, que acompañó con bailarinas negras. Segundos después apareció la reina en solitario, muy a pesar del descuido real.

¡Vaya que olvidar justo a su esposa, la reina! Cuando el bribón se percató del error dijo: “Huy, qué fallo” Ese "fallo" me trajo a la memoria las últimas declaraciones que le escuché a Anasagasti sobre el rey y sus amantes y me dije: A estas alturas, que el Borbón olvide a la reina me parece normal. Al menos, esta vez pudimos ver algo que debe ocurrir con frecuencia en la intimidad de estos dos

Anécdotas como ésta se deben haber repetido muchas veces. Espero, ansiosa, el libro del senador Iñaki Anasagasti, uno de los políticos más veteranos del parlamento español.

Su libro se titula Una monarquía protegida por la censura y estoy segura de que me voy a divertir con su postura antimonárquica que comparto totalmente con él. Ese libro hacía falta para ver si los españoles terminan de darse cuenta de lo caro que les sale pagar los lujos de la Casa Real. Anasagasti es el único que le dice las verdades al rey, mientras otros antimonárquicos critican en voz baja y, resignados, pagan las costosas vacaciones de la familia real. El libro de Iñaki lo recibo en septiembre y cuando lo lea, daré mi opinión.
.
Es posible que ahora -en medio de la crisis- los españoles tomen conciencia de que la monarquía nos les da el pan de cada día y les quita de sus impuestos para que unos sin oficio vivan con lujos inimaginables.

EL MENÚ DE MARIVENT- Mientras muchos españoles hacen largas colas para comer en comedores populares, el menú para despedir el verano en el lujoso palacio donde, los miembros de la casa real española pasan el periodo estival, ha sido el siguiente: crema fría de tomate con albahaca, lomo de rodaballo al horno con juliana de verdura y arroz oriental con salteado de setas. Todo acompañado de agua, un vino de la Ribera del Duero y un blanco mallorquín. De postre, meloncillos rellenos de fruta con helado. La información sobre el menú proviene de una fuente del Palacio. Aclaro que falta la cena de despedida familiar que será mañana viernes, 28-08-09.

Con el “Huy, qué fallo”, la revista El Jueves tiene para otra polémica portada que nos recuerde a la que hizo con los príncipes -Felipe y Letizia- donde se les veía trabajando muy duro en la elaboración de infantas.

Esperemos que Juan Carlos no olvide a Sofía en Marivent, aunque ganas no le deben faltar.

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble

Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

6 comentarios:

Anónimo dijo...

d. juan carlos ya tiene que ir pensando en los rabos de pasa y en esa gran dama que tiene de esposa.

Anónimo dijo...

de Denise Pizarro

Hay que ser antimonarquico porque
de verdad ese un sistema injusto,sorprende que aun en este siglo lo sigan manteniendo.Gracias por hacer conocer este interesante autor Iñaki Anasagasti

Carmen Guédez dijo...

Denise:
Iñaki es senador por el PNV y el hombre más crítico de la monarquia española.

Tengo la suerte de que me enviará su libro.

Abrazos para ti.

NEUROSINERGIA dijo...

En pleno sigloXXI Monarquias que son mantenidas por los impuestos de la gente en fin cada quien con sus mapas...

Carmen Guédez dijo...

Félix:
Pero hay españoles que adoran a esos monarcas, algo que a mí me resulta increíble e inaceptable.

El libro de Iñaki Anasagasti era una necesidad. Ya bastante ha hecho él con mantenerse firme en sus críticas a la Casa Real.

NEUROSINERGIA dijo...

Lo mismo pasa con los ingleses gente parasitando en sus castillos a costillas de tanta sangre y sudor pero cada pueblo tiene la "monarquia" que se merece