domingo, 7 de junio de 2009

DE PRIMERA COMUNIÓN

Las niños, de cierta edad, están de comunión, la primera; última, quizás. Y como todas las niños de comunión se rodean de su familia para tan santo día. Ah, pero un detalle: hay padres que seleccionan muy bien a la familia invitada para ese día. Para algunos -los que no creen en la igualdad de las personas- la presencia de cualquier familiar no es bienvenida porque son selectivos -por las razones que sean- tanto como pueden serlo para escoger a quienes deben ver morir a un ser querido y obstaculizarle la presencia a otros como si de un Dios se tratara. Es que no todo el mundo es aceptado en esos momentos tan trascendentales: comunión y muerte; poca cosa, tal vez.

Para evitarse molestias e imprevistos desagradables con los familiares invitados, la madre de una primo comulgante de este junio 2009, procedió así: a los indeseables los llamó a última hora -la noche del viernes- cuando esa llamada tardía impedía a cualquier mortal tomar un avión o un barco para llegar a la comunión. Claro, es que hay una ventaja: viven en una isla. Así logró filtrar fácilmente a los invitados. Como norma social se impone participar a la familia los hechos importantes y no es que una comunión lo sea -por muy primera- pero las normas sociales y familiares indican que hay ciertos hechos de importancia para toda la familia. Eso de “toda la familia” es un decir, como para no perder la costumbre.

La invitación hecha por la madre de esta primo comulgante cursó con un estudiado libreto. Supongo que la madre pasó horas pensando en qué decir a los familiares indeseables. Y cuando ya no pudo más, afloró lo siguiente: “Te llamo para avisarte de la primera comunión de mi niña”. Joder, el primer paso fue dado con éxito, pensó ella (la madre). “No te avisé antes porque lo olvidé”. Y la pobre daba pena -¡que sí!- porque esto de mentir es lastimoso. Y mentirle a tres, más lastimoso todavía. Al marido le tocó lo más fácil porque no tuvo que mentir, o no pudo. Después vinieron las trilladas excusas que justifican semejante “olvido”. Luego, las palabras siguientes después del atrevimiento de subestimar: “Le compré un lindo vestido en ZARA, blanco con rebeca a juego”. Coño, no podía ser menos que en ZARA ya que la niña es súbdita del Reino de España y el padre también, y los abuelos y los tíos...

Después del vestido, punto final al teatro, fin de la conversación y alivio de la madre por salir del aprieto, o creer que salió. Más recomendable en estos casos es no participar nada a los indeseables. O no subestimarlos porque ¡cuidado y son listillos y hasta inteligentes! O no mentir para respetar los sentimientos de los listillos que -aunque no lo parezca- tienen corazón y con éste, sentimientos, y hasta lloran.

Como hay que ser tonto de convencimiento para aceptar la excusa del “olvido”, quedaba una situación ideal para despejar todas las dudas sobre una mentira más que obvia: felicitar telefónicamente a la primo comulgante y -con toda delicadeza, que alguien dirá que fue tortura- preguntarle qué familiares la acompañaron en el santo día. Eso no falla porque la niña no puede mentir como los padres porque está casi casi en estado de santidad. Y como era de esperar, la niña habló y dijo quiénes habían cruzado el mar, desde todas partes del país, para acompañarla el sábado de la primera hostia; hostia sagrada, no hostia de golpes.

Como no sé por qué escribo este post, concluyo que es bien desagradable este jaleo de las primeras comuniones al momento de optar por unos familiares y deshacerse de otros. Y pienso: si así se miente en un día de santidad, ¿cómo será en los otros? ¿Es que se puede creer en la sinceridad del ser humano, en su honestidad a toda prueba? Lo digo por la madre, por la excusa, por lo selectiva, por unos sí y otros no, por y por.

¿Qué dirían mis padres si supieran que así quedó el mundo después que se fueron? Yo es que ni digo nada, ¿para qué? Escribo y espero.
--
Felicitaciones a los inocentes niños que comulgan en este junio 2009. Yo lo hice -junto a mi hermana- un 04 de abril rodeada de mis padres, hermanos, abuela, tías y un largo etc. en mejores tiempos.

E-mail: tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Skype: carmen.guedez (Galicia-España)
Facebook: Tinta Indeleble.
Grupo en Facebook: AMIGOS DE TINTA INDELEBLE

No hay comentarios: