viernes, 17 de abril de 2009

ESTADOS UNIDOS Y SU CAMBIO DIPLOMÁTICO

El cambio de Barack Obama no es más que oxígeno para los dictadores Castro y oxígeno para Hugo Chávez porque hoy, hablar de Cuba es hablar de Venezuela, que es el otro bastión comunista de Latinoamérica.
El éxito de uno es el éxito del otro o el éxito de ambos, y el pueblo no siente el cambio que se gesta en salones de lujo -y de cumbre en cumbre- con el único fin de que los gobernantes de toda una vida se mantengan en el poder más de lo necesario. Eso es lo que logrará Barack Obama con su cambio diplomático hacia Cuba sin que el gobierno de la isla haya hecho nada para merecer un cambio, que finalmente no lo es porque cambio como tal sería la libertad de los presos políticos, la libertad económica, la libertad de expresión, el libre uso de Internet y el derecho a entrar y salir de la isla cuando a los cubanos les apetezca, entre otros derechos que al pueblo cubano le han arrebatado estos años trágicos de dictadura y atraso.
Lo que está sucediendo no parece ser otra cosa que un arreglo político entre los Castro y el presidente norteamericano. ¿La razón? ¡Vaya usted a saber pues entre políticos se entienden! O lo sabemos, pero no queremos ni decirlo en voz alta. El punto es que no creemos en una de bondad repentina y gratuita. Tampoco lo creen otras personas que ya empiezan a expresarse en Internet, como Charlie Bravo y "Mayra del Montón". Tengo entendido que Gloria Estefan ya se pronunció de manera parecida.
Lo que no es deseable es la continuidad de la dictadura castrista a cambio de migajas. Esa no es la solución, así lo diga Barack Obama.
Raúl Castro, feliz, con una entrada de divisas nada despreciable para cualquier gobernante. Mientras tanto, a ver si los cubanos tendrán pollo todos los días en lugar a ese de vez en cuando -si es que de vez en cuando llega a sus bocas- porque en Cuba -como en Venezuela- todo es una incógnita, una adivinanza, a ver qué se consigue hoy. ¿Y mañana? Pues a ver qué se consigue mañana para comer mientras la comida sobrante de las cumbres (el ALBA, en Cumaná-Venezuela y la de Las Américas en Trinidad & Tobago) se tira al cesto de la basura porque los gobernantes comieron…y quedaron llenos y felices.
Si Obama pretende ayudar al pueblo cubano, es menester ponerle condiciones a sus gobernantes y que cumplan con las condiciones que les impongan porque nada gratis es valorado. De otra manera, no hay ayuda que valga mientras los derechos humanos se sigan violando -de todas las maneras posibles- y mientras el pueblo no tenga acceso al dinero en cantidades suficientes para comer y vivir con dignidad. No habrá remesa alguna que traiga lo más anhelado por los cubanos: libertad y paz.
No se trata sólo de que Obama escuche, como pretende uno de ellos. ¡No! Lo fundamental es que escuche al pueblo que es el que necesita expresarse y respirar después de años y años de falta absoluta de todo. Cuando se conoce un poquitín lo que es vivir con la ausencia de muchas cosas de primera necesidad, no lujos -ya en Venezuela se conoce ese estilo de vida- se logra comprender a los cubanos. Antes es muy difícil.
Pocos nos damos cuenta de lo mucho que el gobierno de Cuba ha sabido explotar su pobreza y su aislamiento, porque nada da más tristeza que un pariente pobre y olvidado. Por eso se le ayuda a cambio de nada, sin percibir el error que se comete. Luego, el pariente pobre celebra su viveza.

E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Facebook: Amigos del Blog Tinta Indeleble (grupos)

No hay comentarios: