lunes, 20 de abril de 2009

DIPLOMACIA

Si algo perjudica las relaciones entre los seres humanos -muy especialmente la relación entre gobiernos- es el desconocimiento total y absoluto de las más elementales normas de la diplomacia, aspecto que un buen estudiante de la carrera diplomática, conoce desde el inicio de la carrera.
Hablo de un buen estudiante, culto por demás; de lo contrario no esperemos otra cosa que un salto de normas para empeorar las relaciones porque, como lo he dicho y lo seguiré diciendo: no es lo que se dice sino el cómo se dice. Este aspecto es fundamental, pero parece que monsieur Sarkozy no está enterado de eso. De estarlo, no hubiera dicho -con crudeza absoluta- que Zapatero no es inteligente. Si lo es o no, no es para gritarlo a los cuatro vientos.
Ahora, que está muy cerca la visita oficial a España, veremos si se lo dice a Zapatero en la cara -si lo hace, creo en milagros- aunque ya el gobierno galo trata de enmendar el error diciendo que monsieur Sarkozy no dijo lo que dijo, para horror de franceses curtidos en relaciones internacionales y humanas. Menos mal que no lo dejó por escrito y, mal o bien, podrá enmendarlo aunque queden heridas que se sobrellevan por razones políticas y comerciales, no personales. Lo dicho por Sarkozy dista mucho de lo que un presidente del primer mundo debe decir. Lo que hizo es muy propio del tercermundismo de algunos mandatarios con su atraso, salvajismo y falta de cultura.
Sin embargo, parte de las relaciones diplomáticas es bajar la cabeza aunque produzca úlcera. Después de todo, quien se crece es el agredido y no el agresor por muy galo que sea.

E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Facebook: Amigos del Blog Tinta Indeleble (grupos)

2 comentarios:

Maria Trendy dijo...

Hola Carmen, muy acertado lo que comentas. En Uruguay hará unos 5 ó 6 años cuando gobernaba un presidente muy conservador Jorge Batlle, pensando que las camaras de televisión estaban apagadas comenzó a hablar muy despectivamente del presidente argentino y de los argentinos en general. Por supuesto emitieron todo por la tele y el llorando tuvo que emitir un comunicado televisivo pidiendo perdón al presidente de Argentina y a los argentinos. Yo vivía en España y lo vi en el informativo allí y me daba verguenza ajena. Cuando puedas pasate por mi blog y me cuentas que te parece la cartera que diseñé. Besos.

Dante dijo...

Tu comentario debería servir de cátedra para aquellos que pretenden convertirse en diplómatas, aunque estoy seguro que terminarán siendo diplo-docus. Siempre he pensado en la diplomacia como el arte de insultar con exquisitez y elegancia, lo cual requiere un nivel de ingenio que, soberbia mediante, monsieur Sarkozy carece; lo que a los ojos de la comunidad diplomática Ibera representa, en llano español, una gilipollez.

Realmente estoy disfrutanto la lectura de tu blog. Besos... Dante