martes, 24 de febrero de 2009

CAZADOR CAZADO


El juez Baltasar Garzón observando el logro de su buena puntería. ¡Pobres animales!

Qué feliz estoy con la dimisión del Ministro de Justicia de España, Mariano Fernández Bermejo. Es lo menos que se podía esperar porque eso de irse de caza con el juez Baltasar Garzón arrojó un mar de sospechas -muy justificadas- ya que, en plena investigación de presunta corrupción contra miembros del PP, cabe preguntarse si algo muy turbio se cocinó en esa cacería que le ha dado muchos dolores de cabeza al juez Garzón hasta el punto de producirle una crisis de ansiedad que lo obligó a hospitalizarse. Recuerden que Garzón es el juez del caso.

Lamentable por Garzón. Era un juez que me gustaba y me inspiraba confianza. Conjugó en pasado porque Baltasar Garzón tendrá que demostrar que es confiable ya que 4000 € gastados en un fin de semana en cacería no son poca cosa y a lo anterior se le añade, nada más y nada menos, que la compañía de un Ministro de Justicia. Para ponerse a pensar.

Lo de Bermejo fue una algo muy torpe. Tan torpe que resultó cazado. Como ahora dispone de tiempo libre, tras su renuncia -que Zapatero sí aceptó- que se vaya de pesca y con licencia para pescar ya que en Andalucía no tiene licencia para cazar por lo que se lució con dos faltas: ausencia de licencia y cacería sospechosa con un juez que lleva un caso importante. Sin duda, un Ministro de Justicia que incumple las normas y que no se percató -según él- de que estaba fuera de Castilla-La Mancha donde sí tiene licencia para cazar. Joder, ¿nadie le dijo que estaba en la provincia de Jaén o desconoce la geografía española? Sencillamente increíble e imperdonable. ¡Cómo subestiman a la gente creyéndola tonta!

Estaba deseosa de cuestionar a los dos -Bermejo y Garzón- porque una tiene la esperanza de que en el primer mundo las cosas no se hagan al más puro estilo de los compradores de conciencia de Latinoámerica que, con el dinero del pueblo, obtienen todo lo que se les antoja y ninguno dimite. Todo lo contrario: se reeligen sin ningún pudor.

No hay comentarios: