lunes, 29 de septiembre de 2008

EL HOMBRE QUE ME GUSTA

.
¡Qué difícil es que un hombre me guste! Es que cuando una mujer se acostumbra a vivir sola, la compañía estorba y cuando, para completar, una escribe porque si no lo hace se muere, el hombre obstaculiza más porque nada más rico que teclear en la madrugada sin que nadie nos requiera en la cama.

Pero, a pesar de eso, una tiene un ideal de hombre y, yo, poco a poco lo voy teniendo claro:
1- Me llama la atención un hombre humilde que tiene un no sé qué inexplicable y que, sin presumir de nada, resulta inmensamente llamativo.
En mi primera impresión, paso del físico. Luego, puede que me fije en su aspecto, siempre que otras cosas de ese hombre no me hayan deslumbrado antes, hasta el punto de opacar su propio físico, sea un hombre guapo o no.

2- Si al conversar -sin que él lo haga a propósito, porque eso se nota- aflora su nivel intelectual, y ese nivel es bastante alto, ya estoy deslumbrada por ese hombre. Estoy más ganada a lo intelectual que al dinero o a un buen físico.

3- Si su única obsesión no es el sexo y sí el amor y la compañía -que finalmente es lo que conlleva al buen sexo- inmediatamente pienso que estoy ante un gran hombre.

4- Si es paciente, atento y solidario -por naturaleza y no por interés- uffff, ¡qué dicha!

5- El hombre que se perfuma con agua de mar huele a dulzura.

6- Y si vive a la orilla del mar, ¡es único!

7- El hombre que mira las estrellas y el mar -y no la tele ni lo que sale de un DVD- es un milagro.

8- Si su música preferida es el viento marino o las olas que rompen en la arena y en las rocas, me conmueve.

9- Su única casa debe ser chica, adornada con piedras y conchas marinas. Esa casa debe tener muchos libros, un ordenador, un estudio, un lugar para cocinar y otro para dormir. No más de eso.

10- La comida que ese hombre ingiere, está en el mar y los vegetales los compra en el mercadillo. Nunca en Carrefour, El Corte Inglés o cualquier otro detestable centro comercial. ¡Qué pesadilla esos lugares!

11- No usa coche: anda en bicicleta o en una barca sencilla y viaja mirando fotos.

12- No usa tarjetas de crédito ni guarda dinero en el banco. Como no es un maldito consumidor que devora todo lo que la publicidad ofrece, gana sólo para vivir ¡y vivir bien y feliz!

13- No va a fiestas, porque el estar vivo ya es una fiesta y una gran dicha que celebra todos los días.

14- Cuando hace un obsequio, lo consigue en la naturaleza. O regala uno de los libros que ya leyó.

15- Es un hombre que escribe correctamente porque numerosos libros lo han cultivado.

16- Ama vivir frente al mar, tanto como yo.

17- Un hombre ostentoso me molesta y hasta gracia me hace porque vale por lo que tiene, no por lo que es. Pobrecito, me da lástima.

18- Si un hombre trata de impresionarme diciéndome que es culto, con eso no me dice nada si su comportamiento denota lo contrario, que es lo usual. El que es culto no lo dice: lo demuestra.

Si existe ese hombre que se perfuma con agua de mar, vive frente al mar, detesta el dinero plástico tanto como lo detesto yo y -además de esas virtudes- es capaz de apreciar y conmoverse con este sencillo texto, habladle de mí. Me interesa. Podéis darle mis señas. Mil gracias.

Carmen Guédez
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
Secciones de mi blog: a la derecha de su monitor

viernes, 12 de septiembre de 2008

“YANKIS DE MIERDA”

Parece mentira que un presidente se exprese como lo hace Chávez y expulse al embajador norteamericano en Venezuela sólo por una innecesaria solidaridad con Evo Morales. Muy en serio llego a pensar que su odio desproporcionado hacia los norteamericanos es porque sus padres nunca lo pudieron llevar a conocer Disney World. ¡Vaya trauma infantil!

Dan vergüenza ajena sus expresiones. Él no se percata de que con un lenguaje así nadie lo respetará. Hace cerca de un año, obstinó tanto al rey Juan Carlos de Borbón hasta el punto de hacerlo perder los modales y se produjo el famoso e inolvidable momento en el que el rey lo mandó a callar. La mayoría de los venezolanos no están de acuerdo con la manera vulgar con la que se expresa sin un mínimo de pudor. Obvio que no es un hombre culto; pero, vamos, su comportamiento es desmesurado y dista mucho de la imagen que un presidente de un país debe mostrar. Ojalá y no hablara más para no avergonzar a quienes son incapaces de expresarse de esa manera. Qué triste que los periódicos de España hayan amanecido con el titular de Chávez diciendo vulgaridades. ¡Qué papelazo, mon Dieu!

Chávez, a gritos te pedimos: ¿POR QUÉ NO TE CALLAS? Aprende a pensar primero y a hablar después. Pedir la salida del embajador norteamericano en Venezuela es un absurdo y crea un grave conflicto diplomático ya que el problema se produce en Bolivia, no en Venezuela. Los problemas de Bolivia deben ser resueltos por los bolivianos. El que Chávez exprese una inexplicable solidaridad por algo que no es problema de él -mucho menos de los ciudadanos del país que gobierna- es un error, una barbaridad que puede generar consecuencias nada deseables donde perderán mucho más los venezolanos que los norteamericanos. Una cosa es la solidaridad y otra la estupidez. Que Chávez no se queje si los norteamericanos se refieren a los venezolanos como Venezuelans of shit (Venezolanos de mierda) Lo que es igual, no es trampa.

Solidaridad necesitan los millones de venezolanos que están pasando trabajo, los SIN TECHOS, los niños de la calle y tanta gente sumergida en un caos económico que no se justifica en un país tan rico, pero a este hombre le ha dado por regalar el dinero que no es de él sino del pueblo al que no sabe gobernar. Jamás será un buen presidente, así pase cien años en la silla del Palacio de Miraflores, y jamás conseguirá el apoyo de quienes lo adversan.

A mí ya me tiene cansada este militar que un día llegó a presidente y no me explico cómo. Un militar bananero no sirve para gobernar a un país.
Tarde o temprano, Venezuela arderá porque un pueblo oprimido aguanta sólo hasta el día en el que su paciencia se agota y la rabia deja de ser contenida y estalla peor que una bomba de gran poder. Cuando llegue ese momento, no habrá arma rusa que detenga a nadie. Y que no hable más de magnicidio que suena cansón. Planes de magnicidio -según Chavez y sus incondicionales- y nadie preso, ¡qué extraño! Tampoco muestran una prueba. Recuerden cuando, supuestamente, le iban a disparar al avión presidencial (año 2002). Según Chavez, el presunto asesino dejó una agenda junto a la basuka y, a pesar de "tantas pruebas" nunca mostraron su rostro, ni siquiera dijeron el nombre y apellido del inexistente mercenario. ¡Basta ya de tanta bosta! Ah, Chavez necesita con urgencia un diccionario de sinónimos para que, al menos, parezca que habla con moderación.

Carmen Guédez
tintaindeleble@gmail.com