lunes, 1 de diciembre de 2008

SE PUEDE VIVIR BIEN GASTANDO MENOS

Al igual que para Mark Boyle, el rechazo al consumo es, para mí, una ideología de vida que no le conviene al capitalismo si llega a extenderse. Tiemblan los grandes empresarios ante el Movimiento de la Economía de la Gratitud, una quimera, pero nunca se sabe.

Veo imposible la gratitud absoluta, pero sí el uso de muchas cosas que otros echan a la basura o venden a precios irrisorios porque quieren darle un cambio de estilo a la casa o a sí mismos. Si lo que otros desechan, tiene algún deterioro, se puede restaurar y el costo será menor que comprarlos nuevos.

Boyle va más allá porque incluye la cantidad de comida que se echa a la basura y que él -y sus amigos- dan uso. Habla de algo muy cierto cuando dice que en los vernissage, bautizos de libros -y otros eventos por el estilo- abunda la comida gratis. Se puede pasar un rato agradable y comer sin tener que pagar. Pagan los que necesitan hacer esos eventos, no por caridad, sino buscando ganar dinero.

EJEMPLOS DE DOS OBJETOS CONSEGUIDOS EN LA BASURA
Caballo de hojalata de mi propiedad. Años 30. Inglés. Lo conseguí en la basura y, apenas lo vi, me encantó. Requirió muy poca restauración y la hice yo misma. Está colocado sobre una mesa, pero tiene el tamaño exacto para montarse un niño y pedalear.

La silla blanca la consiguió un amigo en un camión de basura. Preguntó si iban a botarla y se la compró a los obreros por un precio muy bajo. Son dos sillas iguales. Necesitaron restauración total: cromado y tapicería nueva, pero quedaron hermosas y muy por debajo del precio de unas nuevas, y con una ventaja: son de años anteriores, 1970 quizás, lo que les da más valor. Mi amigo es otro adicto a buscar en la basura, como yo.

CONSEJOS PARA COMPRAR MÁS BARATO y HASTA GRATIS
1-
Las ventas de garage, que hacen particulares, le pueden proveer de todo tipo de muebles, ropa, objetos decorativos, electrodomésticos e incluso obras de arte a precios muy, pero muy por debajo de una tienda. Casi siempre, todo está en muy buen estado.

2- Al lado de los contenedores de basura (leyó bien: contenedores de basura) puede conseguir algún tesoro que alguien, que no sabía lo que tenía, desechó.

3- Hay comunidades religiosas que regalan ropa muy buena. Están muy organizados. Altamente recomendable para quien gusta de ropa usada sin tener que pagar nada por ella.

4- CARITAS: en Europa es lo máximo en cosas usadas
Los locales de CARITAS parecen pequeñas tiendas por departamentos, sin lujo de ningún tipo y muy ordenadas. Son atendidas por señoras voluntarias, bastante mayores. Hay de todo para vestir, limpio y en buen estado y te dan lo que pidas; en eso no escatiman. Si busca en Internet, consigue la dirección del Caritas de su ciudad. Llame y pregunte los horarios porque no abren todos los días. Usted puede pedir ropa para otros miembros de la familia, aunque no estén presentes. Ahí llevan los consumistas todo lo de la estación anterior y puede tener la suerte de conseguir algo bien retro que le va a encantar.

Casi todo es gratis. Algunas cosas las cobran a un máximo de 5 €. Me encanta las “tienditas” de Caritas porque me encuentro con ropa que ya no está de moda y cuando la vistes, luces diferente. Al menos no pareces una maniquí de vitrina, ni te toparás con alguien vestido igual que tú. ¡No imaginan cuántas mujeres usan este tipo de ropa! Yo soy una porque me divierte ir ahí y encontrar cosas exclusivas, esa ropa que no vuelve con la misma calidad. Mucho de lo que se encuentra ahí es de marcas conocidas y caras.


¡Hay de todo y para todas las edades y sexos!

CARITAS tiene locales con muebles usados. De ellos no les puedo informar nada porque no los conozco, pero si llama, gentilmente le informarán.

Estas recomendaciones son para gente muy especial. Parece mentira que los más pobres no hacen tanto uso de estas alternativas. Tampoco los que hacemos esto es por falta de dinero, sino por el placer de descubrir esas piezas del pasado (moda retro) que tanto nos gusta a algunos Las imitaciones de las tiendas -por muy caras que sean- no llegan a ser lo mismo. No todo el mundo lo entiende porque es un aspecto cultural que desafía a la sociedad consumista: la de la ostentación. Encaja perfectamente en la ideología de Mark Boyle y participan hombres y mujeres por igual. Llama la atención que, generalmente, el nivel cultural es elevado en ambos sexos y distintas edades.


Carmen Guédez
E-mail:
tintaindeleble@gmail.com
Link: http://tintaindeleble.blogspot.com
* Leer SECCIONES DE INTERÉS (a la derecha de su monitor)

No hay comentarios: