sábado, 15 de noviembre de 2008

ASESINADO UN VENEZOLANO EN MADRID

A última hora del viernes 14-11-08 apareció asesinado un venezolano a la altura del número 145 de la calle López de Hoyos-Distrito de Hortaleza. Lo asesinaron de una puñalada en el tórax.

Los sanitarios del SAMUR trataron de revivirlo porque estaba en parada cardiorespiratoria, pero todo fue imposible y falleció. En su cuerpo, semi desnudo, se nota el intento que, durante 20 minutos, hicieron para salvarlo. Hasta ahora no han dado su nombre, lo que nos causa angustia por los tantos amigos venezolanos que tenemos en Madrid y porque se trata de una persona de Venezuela que murió exactamente como se muere en Caracas, pero con asistencia médica inmediata. Es la única diferencia hasta ahora. La otra será que su asesino -o asesinos- pronto será apresado, mientras los lo que mataron al actor Yanis Chimaras, a Lorena Moreno Leoni y a tantas otras víctimas de crímenes ocurridos en Venezuela, no los encontrarán jamás, salvo que ocurra un milagro. Sólo así los apresaran.

Lejos quedó el Madrid tranquilo donde viví. Ahora es otra ciudad con delicuencia y atascos insoportables. Madrid, ciudad siempre espectacular, no escapa al peligro de otras tantas grandes ciudades.
Conocí a un Madrid diferente, cuando caminar de noche y ver limpiar sus calles de madrugada, con potentes chorros de agua, era todo un placer. Ya nada es igual y, a partir de cierta hora, me da miedo andar en la calle y, ese mismo miedo lo siento en Barcelona, no así en otras ciudades de España donde la delincuencia es mucho menor y, a veces, casi inexistente.
Esperamos pronto conocer el nombre de la víctima. Sólo informaron que tenía 30 años, es hombre y del motivo del crimen nada se dice. ¡Qué ironía huir de la inseguridad venezolana para morir en Madrid! No es justo. Una cosa sí es cierta: en Madrid roban, pero no matan. Este es un caso excepcional y ojalá no se convierta en costumbre. Eso sí, ya tiene cobertura mediática porque, para un español, este tipo de asesinato le es extraño y no forma parte de su vida cotidiana, mucho menos de sus temores. Muy triste para su familia que, seguramente, viven en Venezuela. Ojalá pronto se sepa el nombre porque deben ser muchas las familias que se mantienen en vilo por saber de sus seres queridos de esa edad y de ese sexo.
Carmen Guédez

No hay comentarios: