sábado, 12 de abril de 2008

Mari Luz Cortés SÍ fue violada

.
El título de este post puede parecer -a primera vista- amarillista e irresponsable, y no es así. Explicaré las razones de mi afirmación porque, en el sonado asesinato de Mari Luz Cortés, las cosas deben estar claras y al rompecabezas no le puede faltar ninguna pieza si queremos justicia para esa niña y para tantas otras que sufrieron -y sufrirán- la misma desgracia de esta pequeña gitanita de Huelva de apenas cinco años.
Me he documentado bastante sobre este caso porque conozco el dolor de niñas y niños que han sido víctimas de la violencia sexual y he visto sus ojos y también he visto los ojos de un victimario -un pederasta con aspecto de hombre decente, guapo y hasta culto, sin hablar de otros delincuentes sexuales que conozco y sobre los que algún día escribiré- y, en todos ellos, el cinismo es una constante. Se las arreglan muy bien para contar con cómplices, incluyendo a sus esposas y familiares, como en el caso de Santiago Del Valle García a quien vemos en esta foto tomada mucho antes del caso Mari Luz,
posiblemente en la época en la que fue acusado por el caso de su hija.
El apoyo incondicional de las esposas es muy común y no sorprende a quienes lo hemos visto.

Se dice que Santiago Del Valle -el presunto asesino de Mari Luz Cortés- le hizo “tocamientos”. Por ahí es que quiero comenzar ya que “tocamientos” suena muy suave para lo que en verdad sucedió, aunque esta afirmación sea muy dolorosa, en particular para los padres, pero es necesaria toda la información en éste y otros casos.
Tan desagradables fueron esos “tocamientos” que Mari Luz se defendió y por eso gritó, o intentó gritar. Y lo hizo porque no estaba a gusto con lo que Santiago Del Valle le estaba haciendo. Y cuando Del Valle no pudo callarla, le tapó la boca y la asfixió. Luego se deshizo del cadáver y, en el momento en el que el padre de Mari Luz lo visita, con esa paz de la que
Juan José Cortés hace gala, Del Valle reaccionó indiferente y dijo: “A mí no me van a echar ese marrón”. ¡Con qué facilidad miente un pederasta! Son fríos y calculadores.
Juan José Cortés -padre de Mari Luz- (en el medio). A su lado, su padre: Juan Cortés (izquierda) y a la derecha -después de Juan José Cortés- su hermano

Posteriormente, Del Valle huye con su mujer y su hermana: sus dos cómplices. Lo demás es historia harto conocida: se descubre el imperdonable error de la justicia española que, a pesar de haber sentenciado a Santiago Del Valle por haber abusado sexualmente de su propia hija de cinco años, inexplicablemente no ejecutó la sentencia y por eso estaba libre un hombre que debía estar en prisión cumpliendo una condena que le habían impuesto y que nunca cumplió y el juez no sabía que estaba en libertad. ¡Todo un absurdo inexplicable! Había atentado contra otras víctimas más, incluida una de sus hermanas.

¿POR QUÉ DIGO QUE MARI LUZ SÍ FUE VIOLADA?
Es mi deber aclarar que el origen de está afirmación no parte de mí. Existe un libro -sumamente claro y fácil de leer- que habla de un concepto amplio y justo de la violación que no es el que usualmente se entiende y se usa.

La portada de ese libro se las muestro aquí:

Fue editado por la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa – AVESA- (Venezuela) y por el Instituto de la Mujer de España (IME), dos organismos que merecen todo mi respeto por el trabajo serio que realizan, lo que asegura que se trata de un libro escrito por especialistas en Violencia Sexual, gente con suficiente experiencia en la materia. Es un libro que a mí me ha sido muy útil para hablar con las víctimas de Violencia Sexual y entenderlas.

Respecto a la violación se puede leer en este libro:
Vista desde una perspectiva más amplia, la violación es la intromisión o irrupción de una persona en el espacio privado de otra. Quiere decir, entonces, que cuando un violador consuma la penetración en su víctima por medios no fálicos (objetos, dedos, etc.) también hay violación. Sin embargo, la idea comúnmente aceptada, y avalada por nuestras leyes, asocia a la violación con la penetración del pene en el cuerpo de otra persona, quedando las otras variantes como formas “menores” de abuso Fin de la cita.

No cabe duda de que -según una perspectiva más amplia de la violación- Mari Luz Cortés sí fue violada.

En todos los casos, los “tocamientos” -que también pueden ser llamados “caricias”- pasan a ser formas “menores” de abuso, cuando en realidad se trata de una VIOLACIÓN -así, en mayúsculas- y las víctimas la padecen y la sufren como tal y con la misma intensidad de la penetración de un pene. Hablo de los sobrevivientes que así lo perciben y por eso no dudo al pensar que la misma sensación de violación la sufren las víctimas que son asesinadas sin que haya existido una penetración fálica, con la "suerte" -y perdonen el uso tan incorrecto de esta palabra- de que no vivirán para sentir la angustia y los trastornos psicológicos propios de los que sobreviven, pero nunca olvidan, o no olvidan totalmente. Suelen
tener sueños recurrentes donde está presente el agresor. El tratamiento psicológico ininterrumpido -durante el tiempo que sea necesario- ayuda mucho. Las víctimas que no lo reciben tienen un futuro incierto que puede afectar -entre otras cosas- su vida sexual. Sin duda alguna, la denuncia es un gran bálsamo para las víctimas que sobreviven a la agresión, pero esto merece un post muy especial.

Lo triste es que la agonía de las víctimas que terminan muertas tiene que ser terrible por el miedo y la humillación que padecen antes de que las maten.

Es horrible decirlo y hasta pensarlo, pero es algo que no se puede esconder y no hay forma de suavizarlo al momento de escribir al respecto.

Este tema es de una crudeza extrema y para abordarlo hay que armarse de valor. Confieso que me costó mucho escribir sobre esto. Las palabras que escribo no son dulces, pero pueden crear conciencia en aquellos que no quieren saber nada sobre algo que ocurre en todas las clases sociales sin respetar ni edad ni sexo.

LA VIOLACIÓN, SEGÚN MI EXPERIENCIA.
La violación comienza desde el mismo momento en el que -con violencia o sin ella, pero sin la aceptación de la otra persona- se intenta algo con quien no acepta ese “algo”. A partir de ese instante, el hecho es denunciable y debe ser atendido por las autoridades, mas eso no sucede. Sólo se actúa cuando aparece un cadáver o una víctima penetrada y desgarrada. Lamentablemente el desgarramiento psicológico de las víctimas -y de sus familiares- no cuenta.

MARI LUZ CORTÉS FUE
ASESINADA LUEGO DE UNA VIOLACIÓN
El caso de Mari Luz Cortés no puede tratarse sólo como un asesinato, sino como un asesinato con y por violación. El hecho de que su cuerpo apareciera vestido -con sus braguitas puestas- no cambia mi punto de vista.

Por la violación -con o sin penetración- debemos luchar en vista de que las secuelas en las víctimas -niñas y niños, hombres y mujeres- son muy graves.
Sólo alcanzan a superarla -si acaso no totalmente, sí en gran medida- las víctimas que reciben un buen tratamiento psicológico y el apoyo del padre, la madre, hermanos, familiares y amigos. Los que los ignoran, o no les creen ni los apoyan -que son la mayoría- les hacen un daño irreparable en la mayoría de los casos.

El tema es muy largo y complicado; por lo tanto, lo seguiré tratando en una Sección en este blog que se llamará VIOLENCIA SEXUAL donde echaré abajo muchos mitos y mentiras que hay sobre este tema. Contaré con un artículo -o más de uno- de una de las psicólogas clínicas -experta en este tema- que más respeto me merece: Catrin Ramírez Minkert, venezolana de origen alemán, residenciada en Berlín, y que -durante algún tiempo- trabajó en AVESA, una de las instituciones serias, y con experiencia, donde las víctimas de violencia sexual pueden acudir en Caracas-Venezuela para recibir apoyo. Catrin Ramírez Minkert publicó un interesante libro sobre el tema de la Violencia Sexual que no encuentro porque está embalado junto con otros de mis tantos libros.

Por último: las consecuencias para las víctimas de la Violencia Sexual son las mismas en cualquier parte del mundo. Por esa razón es deber de todos los interesados en este tema, trabajar en equipo aunque vivamos en países o regiones diferentes. Internet nos une.

Carmen Guédez
tintaindeleble@gmail.com
Link:
http://tintaindeleble.blogspot.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Carmen,
Realmente desgarrador... Basta con que una persona sea forzada a hacer algo que no desea, es ya una forma de violación... Si a ese hecho, violento per se, se le suma el ingrediente de la inocencia, es un delito horrible y una experiencia imborrable de una mente ingenua e infantil... Ojalá se logre sembrar más conciencia y que todos los adultos estemos más alertas hacia el entorno cercano de nuestros (as) hijos (as) y que es preferible pecar por desconfiado que lamentarnos después de una tragedia así como la ocurrida a Mari Luz.
Un abrazo,
Liliana, desde Lima, Perú

Anónimo dijo...

Muy cierto, son manipuladores, fríos,cómo bien dices tienen un aspecto de gente bien, que engaña mucho, yo no me fío de nadie, estuve casada con un monstruo así, que violó a mi hija, pero...nadie le creía, sólo yo y la policia, el entró al jusgado y salió por la puerta grande...es sádico, frío, inteligente, es un hp pero no hay justicia!