viernes, 15 de junio de 2007

A LOS ESTUDIANTES VENEZOLANOS QUE APOYAN A HUGO CHÁVEZ

La verdad es que me resultaría más grato dirigir este post a los estudiantes venezolanos en general, pero hay diferencias muy marcadas entre los estudiantes que apoyan a Chávez y los que no. Desgraciadamente los estudiantes venezolanos están divididos, y no por partidos políticos -que siempre los hubo- sino por una división espantosa de rojos y no rojos, algo así como buenos y malos. Todos ellos separados por un odio que sólo le pertenece a los que no han sabido mediar -ni gobernar- para que haya un reencuentro y no un desencuentro entre gente de una misma tierra. Y ese odio lo promueven chavistas y opositores. Esa es una gran verdad porque es muy cómodo atribuirle lo malo a una sola parte. Los estudiantes, en cambio, buscan conciliar y eso los engrandece. Son los líderes que desde hace tiempo no veíamos. Ellos no perdieron la brújula.
A ustedes, estudiantes que apoyan a Hugo Chávez:
Los respeto porque si no lo hiciera estaría faltando a lo que tanto defiendo: la libertad de expresión y la libertad de pensamiento. Que ustedes apoyen a la Revolución Socialista del siglo XXI que lidera Hugo Chávez no me horroriza ya que están en todo su derecho de ponerse del lado de lo que ustedes creen. Yo tengo la suerte de no estar del lado de nadie porque no soy chavista y a la oposición venezolana la observo con mucho cuidado y desde lejos porque no quiero ataduras ni compromisos para ver las cosas que pasan en Venezuela. Quiero estar informada a mi manera y no por informaciones impuestas y manipuladas por los medios del oficialismo o de la oposición ya que las líneas editoriales existen en ambos bandos y hay que ser ingenuo y poco o nada inteligente para no saberlo. No estoy de acuerdo con el cierre de RCTV. No obstante, no firmé un documento en blanco cuando les di mi apoyo.
Pero estoy dejando de lado lo que realmente me interesa decir en este post: pedirles que reflexionen sobre ciertos puntos porque ustedes son inteligentes y no quiero pensar que están manipulados por nada ni por nadie. Manipulados están muchos adultos de ambos bandos, pero jamás la juventud, al menos eso creo y eso aspiro. Ustedes tienen argumentos maduros y bien estructurados y por eso quiero plantearles -o rogarles- que observen bien lo que está a la vista. A eso voy:
1- Saben ustedes que los estudiantes opositores no tienen acceso a muchos espacios a los que ustedes sí pueden llegar. Chávez los recibe en el Palacio de Miraflores y en el Teatro Teresa Carreño. A ellos no. Ustedes conversan con él. Ellos no.
- ¿Les parece esto justo?
- ¿A eso se le puede llamar igualdad de trato o igualdad de condiciones?
- ¿Por qué ustedes pueden estar junto a Hugo Chávez y vuestros compañeros no?
- Si Chávez es el presidente de todos los venezolanos, ¿por qué ese favoritismo?
Si hay una explicación lógica a esas preguntas, quiero conocerla. No me interesa que me digan lo mil veces dicho: que los estudiantes opositores son pagados por la CIA, que sirven a los intereses de Bush, que son golpistas, que están siendo manipulados como si fueran idiotas, que no lo son. No, esas respuestas no. Quiero escuchar afirmaciones nuevas, esas que salen de ustedes, de esas cabezas con ideas renovadoras y no un discurso mil veces dicho por gente lejana a vuestras edades.
2- Ustedes pueden luchar para que los espacios sean para todos y no sólo para ustedes que gozan de derechos que ellos no tienen. Por favor, acaben con esos privilegios y mídanse de igual a igual, con agendas propias y sin condiciones. Después de todo, el futuro es de la gente joven, chavistas y opositores, todos confluyendo pacíficamente en un mismo lugar, aunque sea en marchas distintas. Parece un sueño, pero el sueño es esperanza y si se pierde ya no queda nada. No permitan nunca más que vuestros compañeros tengan que salir de la Asamblea Nacional -o de cualquier otro lugar- escoltados por la policía para no ser agredidos sólo por tener ideas políticas diferentes a las de ustedes y a las de los otros seguidores de Hugo Chávez. Eso es una vergüenza que ustedes pueden evitar.
3- ¿Por qué las marchas de los estudiantes opositores no pueden llegar a la Plaza Caracas o al Palacio Presidencial de Miraflores? ¿De verdad creen ustedes que ellos van a asesinar a Chávez? A ustedes -que han visto sus caras en las universidades y liceos donde son compañeros de estudios- ¿les parecen asesinos estos chicos? Respondan con el corazón y si piensan que se comete una injusticia con ellos, pídanle a vuestro presidente que rectifique y les permita que ellos se le aproximen. No olviden aquello que alguna vez dijo Cristo: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. Ellos son unos niños, o al menos son muy jóvenes, tanto como ustedes y merecen ser tratados en igualdad de condiciones.
Pido para ellos -compañeros vuestros, amigos tal vez- el trato que los buenos padres le dan a los hijos cuando el amor se reparte en partes iguales para todos y sólo así ningún hijo siente el dolor de no sentirse querido o menospreciado, porque eso duele, y duele mucho.
Confío en que este texto sea leído con objetividad y sin apasionamientos porque quizás sean ustedes -estudiantes unidos y sin odios- los elegidos para que le devuelvan la paz a Venezuela. Posiblemente triunfen donde nosotros fracasamos.

tintaindeleble@gmail.com