lunes, 30 de julio de 2007

TINTA INDELEBLE TAMBIÉN RECTIFICA

Dedico este post a David, un amigo asturiano, porque ha sido esta mañana, conversando con él -mientras veíamos las imágenes de los príncipes de Asturias durante su estancia en Palma de Mallorca- que se me ocurrió rectificar tal y como lo hizo la revista EL JUEVES en esta simpática portada.
La verdad es que a David y a mí nos hicieron mucha gracia las veraniegas fotos. Si la revista El Jueves rectificó, ¿por qué no hacerlo yo? Así que cambio la portada de la famosa viñeta censurada por el juez Juan del Olmo por esta dulce foto donde pueden enterarse de cómo es que los príncipes de Asturias procrean infantas.
Como verán, rozan suavemente sus manos -¡y lo hacen en público!- y con ese leve toque llevan a cabo lo que el infame Guillermo y el maléfico Fontdevila insinuaron que hacían en una pose nada acorde para la flacucha Letizia que no soportaría cinco minutos en semejante posición.
Rectifico, también, por haber dicho que los príncipes de Asturias y demás miembros de la Casa Real española no trabajan. Las últimas imágenes -primeras luego de la polémica por la famosa viñeta- nos demuestran a todos que la realeza de España tiene una forma muy peculiar de trabajar. Pero , estén de acuerdo o no, es trabajo, y del más duro. Para muestra, las siguientes fotos donde se ve el trabajo tan arduo y estresante de esta sufrida gente.
Miren como los obligan a posar mientras soportan el inclemente sol. ¡Cómo los torturan! Vean sus caras descompuestas que expresan sufrimiento extremo, particularmente al rey se le nota que la está pasando muy mal. ¿Será por qué tiene al lado a su esposa Sofía?
Como pueden observar, llevan un vestuario muy fresco y ligero para que éste les haga más llevadera la jornada de trabajo que incluye, incluso, a la infanta Leonor que, al ver el ejemplo de sus padres, se ha convertido en la niña más trabajadora de España.
Si el presidente Hugo Chávez se entera de cuánto trabaja esta infanta, se la lleva a Venezuela para salvarla porque él está en contra de que los niños trabajen y por eso en Venezuela no se ven niñas como Leonor. Si acaso un niño haciendo malabarismo en las calles y eso es por costumbre, no vayan a pensar que es por necesidad como la pobre Leonor que la obligan a andar posando ante los fotógrafos porque ya sus padres y abuelos se dieron cuenta de que la nueva Shirley Temple española vende y ese dinerillo lo necesitan sus progenitores para poder pagar los gastos que aumentaron con el nacimiento de la infanta Sofía.
Hablando de Sofía, si no la ven en estas fotos no vayan a pensar que es porque Letizia no quiso tenerla en sus brazos. Nada más falso que eso ya que la culpa es del fotógrafo que sugirió que Leti permitiera que su estival vestuario se pudiera ver para que la gente comience a realizar pedidos de la camiseta a rayas de la princesa pues ella necesita promocionar su escasa ropa -con la esperanza de ponerla en venta- para ayudar a mantener los gastos de la familia que crece rápidamente con cada roce de mano entre ella y Felipillo.
Con esto termino, esperando haber rectificado los errores de mi post anterior donde hablé muy mal de esa gente tan trabajadora y honesta que componen la Casa Real española. Escribí de esa manera influenciada por la "mala fe" del senador vasco-venezolano, Iñaki Anasagasti, expresada en su post El Bribón y en sus declaraciones a la prensa- Mil disculpas, altezas reales.
Los dejo con la foto donde se ve al príncipe Felipe ganándose el pan para mantener honradamente a su familia.


















Carmen Guédez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te van a prohibir la entrada a españa.
Que vivan los reyes, a mi me gustaria que existiesen en venezuela.