martes, 31 de julio de 2007

LA POLÍTICA CHAVISTA PRESENTE EN LA ENTREGA DEL PREMIO INTERNACIONAL DE NOVELA RÓMULO GALLEGOS, XV EDICIÓN

Quiero compartir con mis lectores la invitación virtual que me envía el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG) para asistir a la entrega del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en su XV edición. Ya había recibido las invitaciones al encuentro con el jurado y al encuentro con la ganadora del 2007, la escritora mexicana Elena Poniatowska.
Este año no estuve ni estaré presente en nada de lo que rodea a ese premio que otorga $ 100.000 al ganador. Agradezco profundamente al excelente equipo de prensa del CELARG la gentileza de enviarme todo lo que concierne a ese centro de literatura al que, desde 1979, he estado muy vinculada y por el que siento un gran afecto.
En la edición del año 2005 informé a mis lectores a través de dos post que luego fueron reproducidos en varias páginas de diferentes países. El que lo desee, puede verlos en mis post del 2005 publicados en este mismo blog y por esta misma fecha, aproximadamente.
Muchos me agradecieron que, en aquella ocasión, hubiera asistido al acto de entrega del premio para informar, con detalles, lo que ahí se vivió en un año donde el premio estuvo envuelto en un escándalo con connotaciones políticas. No tengo información de que en esta oportunidad haya ocurrido lo mismo. No obstante, ese premio ya es político lo quieran o no sus ganadores y, para mí, pierde interés.
Lo que contiene la invitación virtual, a un evento intelectual de trascendencia internacional, confirma lo que expreso en el párrafo anterior ya que esa invitación está llena de propaganda política del gobierno venezolano. Algo innecesario, vulgar y sin sentido en una invitación de esa naturaleza. Para observar bien la tarjeta, agranden la imagen dando click sobre ella con el botón izquierdo de su mouse:
Observaron que en la parte inferior hay cinco -casi seis- propagandas del gobierno venezolano como si se tratase de un evento de la Fórmula 1 donde se promocionan diferentes marcas para venderse. Y pregunto: ¿qué vende el gobierno de Hugo Chávez a través de ese prestigioso premio y no menos prestigiosa institución cultural que es el CELARG?
No hay ninguna necesidad de esa propaganda que califico de ordinaria. Estoy segura -espero no equivocarme- de que esa barbaridad no es obra del director del CELARG, Roberto Hernández Montoya; tampoco creo que sea idea de esa excelente persona que es el presidente de Monte Ávila Editores, Carlos Noguera; mucho menos del equipo de prensa del CELARG. Ellos -quizás no todos- podrán ser chavistas, pero no locos y, mucho menos, brutos. ¿A quién se le habrá ocurrido semejante desatino? Supongo que al gobierno que invierte muy poco en el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos si tomamos en cuenta la promoción que se hace a través de él. Cree Hugo Chávez que con eso va a convencer a los que no creemos -ni vamos a creer- en su ineficaz y corrupto gobierno.
No se da cuenta el ministro de la cultura -y el propio Hugo Chávez- de que con ese tipo de cosas hacen el ridículo. La tarjeta causa risa. Da la impresión de que es un panfleto que busca votos. Se trata de algo que resultaría inconcebible en un país civilizado. Tercermundismo puro se respira en la propaganda de esa invitación, insólita política bananera.
Es algo tan torpe y de tan mal gusto que ya no vale la pena seguir escribiendo sobre eso. Juzguen ustedes y el que no esté de acuerdo con lo que expongo es un ignorante que no tiene idea de la elegancia con la que deben manejarse los premios literarios de importancia donde la política no tiene espacio. Eso le dije -hace dos años- al entonces vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, la noche de la entrega del premio en su XIV edición. Este año repito lo mismo, desgraciadamente.

Carmen Guédez
tintaindeleble@gmail.com

3 comentarios:

Pablo do Paso dijo...

Tú escribiste: "el que no esté de acuerdo con lo que expongo es un ignorante que no tiene idea de la elegancia con la que deben manejarse los premios literarios de importancia donde la política no tiene espacio". Y yo replico: no existen premios literarios de importancia donde la politica no tenga espacio. O el escritor está con el sistema/gobierno/régimen del momento, o nunca recibirá ese premio. En mi blog hablo a menudo de premios literarios y de cómo no se leen ni los manuscritos presentados... ya sólo ese hecho es política... escoger al jurado es política. Querida Carmen: ¿pero no habías bajado ya del guindo?

Carmen Guédez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Persio dijo...

Eso de "el Poder Popular para la Cultura", la "epopeya colectiva por la dignificación del trabajador", y, sobre todo, "la revolución de la conciencia" tiene un tufillo a castrismo que echa para atrás. Te felicito por tu decisión de no asistencia. Sinceramente. No se puede tratar de vivir como si no pasara nada, como si fuera natural seguir la pendiente que nos desliza hacia el totalitarismo.

Un fuerte abrazo