martes, 29 de mayo de 2007

MEMORIAS DEL ANTES Y EL DESPUÉS DE LA NOCHE DEL CIERRE DE RCTV

Ver el cierre de RCTV fue como asistir al ajusticiamiento de un reo, algo morboso y muy fuerte. Hubo un instante en que a muchos les costó presenciar el momento en que la señal de RCTV desaparecía... se extinguía a la fuerza. Fue algo así como cuando alguien fallece. Las largas horas que duró la transmisión de despedida daban la sensación de que se presenciaba una agonía. Mucho llanto nubló los ojos de los trabajadores del canal y de los televidentes que veían ese hecho histórico a través de las pantallas de sus televisores.
- ¿Cómo va a ser el momento cuando lo cierren? fue una pregunta que muchos se hicieron
- ¿Será un apagón y ya? Nadie pudo responder.
En esos últimos minutos, miles de recuerdos pasaron por la cabeza de quienes veían la programación de despedida, no en vano RCTV tenía 53 años en el aire.
Marcel Granier -el vicepresidente ejecutivo de RCTV- miraba la hora -todos la miraban- era como una noche de 31 de diciembre cuando se espera el nuevo año. Se escuchaba en el canal la misma pregunta que todos se hacían:

- ¿Cuánto falta? Actores, actrices, periodistas, camarógrafos, demás empleados del canal de Quinta Crespo, y gente de otros canales, llenaban el lugar donde se llevaba a cabo la despedida. Ese lugar donde esperaron entre lágrimas y alegrías el disparo mortal.
Nunca los minutos fueron tan largos. Hasta una oración rezó la gente de RCTV en el estudio donde estaban. Luego, el animador Nelson Bustamante se despidió. Lo último que se vio fue a los trabajadores y ejecutivos hacer la V de la victoria, porque fue una victoria de dignidad inmensa. Así finalizó la despedida.
Enseguida entró lo que precede al Himno Nacional de Venezuela y éste comenzó a ser cantado por el personal de RCTV en una grabación previa bastante triste porque el final ya estaba cerca. Por capricho del gobierno, el himno debe sonar a medianoche todos los días. Cuando finalizó el himno, entró la señal de la nueva televisora del gobierno -Tves- que sustituye a RCTV. En ese histórico instante, los televidentes no soportaron más y apagaron el televisor. Los que estaban dentro del canal -la familia de RCTV y compañeros de otros canales- se derrumbaron ya fuera del aire. Era demasiada humillación, demasiada burla por parte del gobierno mostrar al nuevo canal. Fue como poner una bota militar sobre un vencido que está indefenso en el piso. Algo de villanos, algo de mucha crueldad.

Miguel Ángel Rodríguez -uno de los grandes héroes de RCTV- también lloró y así se le ve en una foto que –junto a un amplio reportaje sobre él- publicó el prestigioso periódico francés LE MONDE. Esto dice mucho del merecido reconocimiento que ha tenido este periodista, incluso a nivel internacional.

Enseguida sonaron las alarmas y las cacerolas. La prensa europea, 15 minutos después del cierre de RCTV, ya publicaba la noticia. Supongo que la tenían preparada con antelación porque humanamente no hay manera posible de ser tan rápidos.
Después, la gente salió a la calle.

Motociclistas chavistas estaban circulando por avenidas, calles y autopistas. Siempre andan armados y son capaces de matar. Las tanquetas pasaron por la autopista Prados del Este, en el este caraqueño. Chávez, tan aficionado a las tanquetas. ¿Las recuerdan aquel 04 de febrero cuando dio el golpe?
La gente estaba agotada, pero muchos no pudieron dormir aunque el cansancio los agobiaba.
La oscuridad se instaló en los corazones y los ojos se nublaron con las lágrimas. Soy de las que piensa que la tristeza no es una vergüenza y que no hay que esconderla. Hay que dejar que se extinga. Eso pasa siempre.
Comenzaban días de luto y protestas callejeras que no cesan. Los estudiantes de todas las edades, y clases sociales, fueron los primeros en salir el lunes a las calles y ahí siguen.
Considero que la historia de Venezuela -y el gobierno de Chávez- se divide en antes y después de este 28-M. A partir de ahora, la incertidumbre es muy grande tanto para el gobierno como para la oposición. Venezuela perdió mucho con el cierre de RCTV.
Escribo con todos los detalles a mi alcance porque quiero recordar ese infeliz día cuando Hugo Chávez impuso, a la fuerza, el silencio. No quiero que mi memoria borre las sutilezas que suelen pasar a segundo plano con el correr del tiempo. Es necesario recordarlo todo para luego luchar. Eso creo y la palabra "creo" no me gusta, pero esta vez prefiero creer que es así.
Yo sé que duelen más las plumas que los disparos certeros de las armas de fuego y por eso no hay que parar de escribir. Eso sería mortal.


VEAN LOS POST ANTERIORES SOBRE RCTV Y REENVÍENLOS EN SOLIDARIDAD CON VENEZUELA Y EN APOYO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

tintaindeleble@gmail.com

No hay comentarios: