martes, 10 de abril de 2007

CONSUMISMO

La ventaja de estar preso: tiempo para leer, ese que no sobra cuando somos “libres”. Que lo diga Pablo que escribe siempre sobre los muchos libros que lee en prisión. Qué envidia me da Pablo… por lo de los libros, digo.
- ¿Somos libres?
- No lo creo. Somos prisioneros de tantas cosas: la vanidad, el afán de poseer, la estética corporal y las otras estéticas, comprar ropa, mucha ropa…
- La publicidad.
-Esa es la que más me molesta y la que más libertad le quita al ser humano. Nunca leo las vallas publicitarias. Las ignoro o no me doy cuenta que existen.
- ¡Qué extraña eres!
- Me grabó -para mi asombro- algunos de esos letreros que cargan los tíos de la Fórmula 1: Vodafone, Hugo Boss, Johnnie WalKer… hasta ahí.
- Quizás porque por la velocidad apenas tienes tiempo de verlos.
- Quizás.
- Posiblemente porque no bebes y no conduces.
- Posiblemente.
- Pero…
- Memorizo lo que no puedo consumir. Todavía recuerdo una valla que estaba en la Plaza España de A Coruña y yo la veía desde la ventana. Comenzaba por ALL. En ella predominaba el color rojo y las letras eran blancas. Y mira que la miré y la miré por varios días porque quería comprar lo que se promocionaba ahí… pero no recuerdo qué era.

tintaindeleble@gmail.com

No hay comentarios: