lunes, 8 de mayo de 2006

NO MÁS POLÍTICA VENEZOLANA

Como editora de TINTA INDELEBLE anuncio a mis lectores mi decisión irrevocable de no continuar escribiendo sobre política venezolana.
Una situación muy dolorosa, humillante y cargada de decepción, vivida a partir del 06-04-06 -y que terminó de estallar el 06-05-06- me llevan a la conclusión de que el problema de Venezuela no radica sólo en el gobierno de Hugo Chávez. Plantearlo así es una manera muy simplista y cómoda de ver las cosas. El problema radica en las personas que viven en ese país y, muy especialmente, en una oposición que sabe más de resta que de suma y de unión no saben nada, pero sí de indiferencia. Esto lo digo con el derecho que me da el haber expresado públicamente -tanto en el periódico El Universal como en este blog- mi desacuerdo con el chavismo. Ahora me veo obligada a reflexionar sobre este espacio y a reconsiderar lo que escribo. Los golpes enseñan y ya no tomaré partido por nadie.
Algo que me ocurrió sin esperarlo -y mucho menos desearlo- me sirvió para confirmar lo que siempre he dicho: la oposición sigue pensando sólo en su bienestar y lo que les suceda a otros, o lo mal que lo esté pasando el resto de sus compatriotas, no es su problema. Una absoluta falta de SOLIDARIDAD y de ÉTICA envuelve a la mayoría opositora y la corrupción la viven a su manera, pero no por eso deja de ser corrupción ni deja de existir una doble moral alarmante.
Algunos se atreven a escribir cuestionando al gobierno, pero en relación con el número de opositores son pocos los que se arriesgan a avalar con su firma el descontento. Por eso los correos anónimos con quejas y denuncias abundan y no apruebo el anonimato. Eso es de cobardes y, por lo tanto, no va conmigo.
Los que no están con Chávez adoran (eso no significa que agradezcan) a los que escribimos o mostramos una realidad que ellos, cómodamente, no se atreven a mostrar. No se percatan de que el país está plagado de gente que, en su quehacer diario, se cuidan para no dejar pruebas de sus miserias, su egoísmo y su inmoralidad. La palabra “honestidad” se ha vuelto dudosa o es de corta duración. O se reserva sólo para los amigos, preferiblemente si son de la infancia.
Esa es la Venezuela opositora y por eso no me volveré a ocupar de la política venezolana. Que se ocupen otros porque a mí dejó de interesarme y para nada me importa quien gane las elecciones del próximo diciembre. Prefiero estar pendiente de Zapatero y Mariano Rajoy, cuyos enfoques de las políticas para los inmigrantes en España sí son de mi interés. A mí me corresponde lo que ellos llaman la "Reagrupación Familiar" y ese tema, obviamente, no me es indiferente.
Considero que en Venezuela hay cosas más importantes que la política, como solidarizarse con Linda Loaiza. Me gustaría cruzar unos e-mails con esa mujer admirable. Sería un honor. El 03-03-06 escribí algo sobre ella en mi artículo PRESOS Y CÁRCELES: universo desconocido. Su espítitu de lucha es un norte, una brújula, una esperanza en medio del desamparo.
La gente cuestiona a Barrio Adentro y a los médicos cubanos, pero no protestan por las barbaridades que ocurren en costosas clínicas privadas venezolanas donde, algunos médicos (inmorales, sin duda alguna) ROBAN y MALTRATAN a los pacientes. Ese es un tema que me interesa mucho porque lo he padecido y nadie me ha dado una respuesta a pesar de que soy madre de médico. ¡Qué queda para los que no lo son! En busca de esa respuesta transcurren para mí estos días absolutamente agotadores sin que los señalados se inmuten, perjudicando así a mi salud, a las clínicas donde trabajan y, por supuesto, a los colegas honestos que ignoran sus fechorías y quienes las conocen prefieren guardar silencio. Veremos si los galenos que enarbolan la bandera de la ética médica se pronuncian al leer esto. Caso contrario, desde ya los llamo CÓMPLICES. Conocen mi correo (está al final de mis artículos) y muchos saben lo que me sucede. Y si no lo saben, se los puedo explicar.
Me consta que en Venezuela hay médicos honorables y muy buenos en su profesión. Son pocos, pero existen. Que sean ellos los que hablen y no permitan que algunos colegas los pongan en entredicho. No soy yo quien debe nombrar a los médicos honestos y a los que no lo son. Que cada uno demuestre lo que es. Ese es el reto que, como paciente, les dejo.
Ni enferma, ni bajo peligro de muerte, permito que mi dignidad sea pisoteada y mis derechos arrebatados. Si no dude en cuestionar a los médicos que me atendieron en España en octubre 2005, con más razón debo cuestionar a los venezolanos porque no hacerlo sería injusto para un pueblo español que estuvo a mi lado -incluída una médico de Galicia- cuando hice esa denuncia que publiqué en este site. Ya me gustaría un pronunciamento como el de esa admirable doctora gallega que supo de mi caso a través de Internet.
Señores opositores que no duermen, preocupados por Chávez: les sugiero que salgan de su letargo y dejen la comodidad porque se necesita relevo. Hoy decido abandonar ese tema tan comprometido y razones me sobran: el maltrato a mi salud y la indiferencia es motivo de sobra porque bastante luché. En mis artículos les dejo las huellas de esa lucha que pocos agradecieron. Que recuerden aquello tan cierto de: "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde"
Mañana será otro el que, con razones o sin ellas, los abandone hasta que no quede nadie porque, tarde o temprano, así será. Ya lo verán y luego no se quejen. Y les digo una cosa: esta decisión la tomo porque la desilusión me la inyectaron -en altas dosis- antichavistas radicales que no entendieron que el ser humano merece respeto y solidaridad (la que exigen para ellos) más cuando está en desventaja, en mi caso por salud. Esos opositores -aunque sean una minoría- son una minoría con poder. Ellos nunca muestran la verdadera cara y son peligrosos porque mienten y llegan a extremos impensables cuando de hacer daño se trata. Me expreso de esta manera porque lo viví en carne propia y me percaté de que el riesgo de muerte que amenace a cualquier ser humano no les preocupa. Como para alarmarse.
Los que los defienden llaman a mi postura VENGANZA o AMENAZA y no faltará quien la llame CHAVISTA, como si la manera de pensar cambiara de un día para otro. Prefieren estas etiquetas antes de aceptar el derecho que tenemos a reclamar ante la injusticia. Se censura y se estigmatiza a los que no callamos y luego se quejan del gobierno. Debo suponer, por aquello de darles el beneficio de la duda, que no todo opositor a Chávez es así, pero por ese grupete pagan todos.
Las críticas que me hagan no me harán cambiar lo que pienso, a menos que me demuestren con hechos que estoy equivocada, pero son tan cómodos que la inconformidad con la revolución la expresan desde el confort de sus lugares de trabajo o de su habitat hogareño. El hilo telefónico también es un buen lugar para la protesta. De ahí no pasan, salvo honradas excepciones que se expresan con la fuerza contundente de la pluma como arma de batalla y, aun así, no todos son creíbles.
Desgraciadamente no aprendieron la lección y, a decir verdad, no sé de qué se quejan porque muchos de los que han sido clase privilegiada, hoy lo siguen siendo. Vamos, ¡si hasta la iglesia católica los apoya!
Busquen, entonces, papel y lápiz. Hagan una lista de todo lo que no les gusta de este gobierno y hagan otra con lo que harían si salen de Chávez. Una vez que hayan dado esos dos pasos (el segundo dudo que lo den) publíquenla en Internet y coloquen su nombre y apellido como siempre lo he hecho yo. Ah, y que sea algo creíble donde no se deje de lado la falta de ética de alguien porque es amigo ya que un país no se construye ocultando la inmoralidad y evitando la polémica en torno a ella, sino mostrando lo que hace daño, venga de donde venga. No hacerlo es ser cómplice. Como la complicidad no es mi estilo, abandono el tema de la política venezolana y paso a cosas más ligeras o más profundas. Da igual.
Espero me sigan leyendo en mi nuevo enfoque, aunque me detesten. Eso no me molesta.
Ahora pisaré con cuidado. Ya no caigo más en trampas porque todos se han vuelto sospechosos hasta que me demuestren lo contrario.
Una vez dije que mis decisiones las tomaba en la soledad de mi estudio, sin consejeros de un bando o del otro. Para eso no necesito compañía porque sé pensar.

Carmen Guédez
tintaindeleble@gmail.com
Copyright©Carmen Guédez 2006

Gracias a mis lectores por ubicar a TINTA INDELEBLE entre los 512 blogs más visitados, según el contador de Blogalaxia que aparece en mi blog.

*El servicio de suscripción que le ofrecía Tinta Indeleble fue suspendido por causas ajenas a mi voluntad.
__________________________________________________________
ENLACE PATROCINANTE
¿SE VA DEL PAÍS O SE MUDA?
Lady Di se pone en venta. Si quiere más información visite ese site donde encontrará lo impensable.

5 comentarios:

Marcela Lassus dijo...

Amiga mia... a veces aprendemos con dolor, y lamentablemente nuetro país está como está, no por el gobierno que tenga, sino por la calidad de su pueblo... hasta que no cambiemos nuestra manera de ver y hacer las cosas, lamentablemente sucumbiremos en la anarquía y la indolencia...hasta que no se acabe la indiferencia y la llamada "viveza del venezolano" no seremos mejor país, hasta que no se acabe el oportunismo y la sinverguenzura... no llegaremos a ser una potencia mundial, por mucho petróleo que quede... te quiero mucho...

carloszerpa dijo...

Chavez no necesita hacer trampas para ganar las elecciones en Noviembre... ya hay 4 candidatos...o sea que los votos estàn divididos en cuatro partes y los del gobierno son un bloque.
Si no se cuentan los votos a mano y no vamos con un candidato ùnico, esto se va a la m....., màs aùn veo con tristeza que Chavez ya ganò y que a la gente como que ni le importa ya... que vaina amiga!!!!

Anónimo dijo...

Viva Linda Loaiza, su inteligencia, su humanidad y su lucha!!!!!
al diablo los politiqueros
cada pais tiene el gobierno que se merece.
No sabemos que pais o cuales poderes mundiales tienen las manos metidas en esta pelicula que estan creando, y es que es un reality show con actores pagados de lado y lado, pero si uno sigue su esencia humana no sera confundido jamas, hay que ser intergros mas que nunca

mma dijo...

Viva Linda Loaiza, su inteligencia, su humanidad y su lucha!!!!!
al diablo los politiqueros
cada pais tiene el gobierno que se merece.
No sabemos que pais o cuales poderes mundiales tienen las manos metidas en esta pelicula que estan creando, y es que es un reality show con actores pagados de lado y lado, pero si uno sigue su esencia humana no sera confundido jamas, hay que ser integros mas que nunca

Anónimo dijo...

Viva Linda Loaiza, su inteligencia, su humanidad y su lucha!!!!!
al diablo los politiqueros
cada pais tiene el gobierno que se merece.
No sabemos que pais o cuales poderes mundiales tienen las manos metidas en esta pelicula que estan creando, y es que es un reality show con actores pagados de lado y lado, pero si uno sigue su esencia humana no sera confundido jamas, hay que ser integros mas que nunca