miércoles, 27 de julio de 2005

GUÍA PARA EL GANADOR DEL PREMIO RÓMULO GALLEGOS 2005

El crítico literario Gustavo Guerrero cuestionó el veredicto del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, en su 14ª edición, por considerarlo “adherido a la ideología chavista y castrista”. No pienso opinar sobre ese cuestionamiento al veredicto de un jurado que premió este año al español Isaac Rosa. Si lo hiciera sería una irresponsabilidad de mi parte porque no conozco nada sobre este escritor y mucho menos puedo saber si es afecto al régimen chavista. En lo personal me alegra que un escritor de la generación de los 70 sea premiado porque soy de las que considera que el arte en general debe refrescarse con gente joven.
Yo lo único que deseo es que cuando Isaac Rosa venga a recoger su premio tenga la sensatez de aproximarse a la verdadera Venezuela en lugar de dejarse deslumbrar por los halagos y la buena vida. Seguramente será invitado de honor de Hugo Chávez y, por lo tanto, le imploro que mire más allá del lujo del Palacio de Miraflores, de la residencia presidencial de La Casona y de la habitación, con una vista espectacular, del hotel donde se alojará. El show va a comenzar desde su llegada al aeropuerto internacional de Maiquetía donde la prensa venezolana y española lo estará esperando. De ahí en adelante cada paso que dé será controlado, lo que dejará al joven escritor con muy pocas posibilidades de comportarse como un turista normal y, como yo deseo que él -sin ninguna presión- se forme su propia opinión sobre este país, paso a darle algunas recomendaciones para que no crea que todo lo que brilla es oro. Para que pueda leerlas acudo a Boris Izaguirre, quien fue mi compañero en un taller literario realizado en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), el mismo que alberga al polémico premio. Como no tengo el correo electrónico de Isaac Rosa le pido a Boris que le haga llegar mi artículo para que lea mis recomendaciones de cómo conocer a la Venezuela de hoy de manera que se vaya con una idea más o menos clara de las dos caras de la moneda.
A Rosa le recomiendo lo siguiente:
1- Cuando salgas del aeropuerto con destino a Caracas colócate del lado derecho de la ventanilla del coche y mira hacia los cerros llenos de ranchos que pronto aparecerán en la autopista que te traerá a nuestra capital. Si el vuelo llega con retraso y ya ha anochecido verás muchas lucecitas: esos son ranchos = pobreza. Por nada del mundo aceptes traslado en helicóptero porque así no podrás observar tanta miseria. Con tu cámara digital saca muchas fotos mientras haces el recorrido. Ya tendrás tiempo para reflexionar sobre esas imágenes.
2- Cuando te reúnas con Chávez no te intimides ante su innegable carisma y pregúntale por qué esa gente sigue viviendo así si él gobierna para los más pobres.
3- Observa con detenimiento la ropa que usa Chávez y no te pierdas cada detalle de los accesorios. Trata de ver las marcas. Si los chavistas que me leen no le han pasado el dato de que yo te di estas recomendaciones, Chávez se presentará a la cita contigo vestido como lo hace siempre y podrás ver lujo y ostentación. Cuando observes su estilo de vida toma en cuenta que él ha dicho: “Ser rico es malo”
4- Ve por tu cuenta al boulevard de Sabana Grande. No te confíes si tratan de acompañarte porque te pueden llevar a otro lado para que no veas desempleo y calles muy sucias. Toma el metro, que es muy bello, y bájate en la estación `Sabana Grande´. Verás a muchísimos vendedores informales. No vayas a creer que eso es una versión nuestra de El Rastro. ¡No, no lo es! Pregúntale a Chávez por qué esa gente trabaja en la calle día a día con tanto sol, calor, lluvia e incomodidad. A lo mejor te dice que el venezolano es así y que disfruta las penurias, pero eso es mentira: no hay trabajo. Para ir a Sabana Grande no lleves nada de valor porque te pueden asaltar, no saques fotos y no hables porque si algún chavista, por tu acento, descubre que eres español te puedes ver en problemas ya que español, para el pueblo chavista, es sinónimo de invasor. Cuando te reúnas con el oficialismo te dirán que los españoles son muy queridos en Venezuela. Tú dirás si hay o no hipocresía.
5- Para confirmar esa intolerancia ve de Sabana Grande a Plaza Venezuela. Te queda muy cerca si continuas hasta allá a través del boulevard de Sabana Grande. Ahí mismo está el Paseo Colón. Para que no te pierdas ubica la sinagoga y casi llegando al parque Los Caobos (al que no se te ocurra ir porque es muy inseguro. Toda Caracas lo es) trata de ver si queda algún vestigio del pedestal donde durante muchos años estuvo la estatua de Cristóbal Colón que fue derrumbada el 12 de octubre del 2004 por los chavistas en protesta a la colonización, es decir, en protesta a ustedes los españoles. En Internet podrás corroborar que los chavistas se sintieron orgullosos por haber derrumbado esa estatua. Ante tanto fanatismo algunos chavistas -entre ellos Roberto Hernández Montoya, presidente del Celarg- se pronunciaron en contra de esa barbarie. No sé cómo lo tomó Chávez.
6- Si te llevan al hermoso Teatro Teresa Carreño no dejes de preguntar qué pasó con el `Museo Teresa Carreño´ que albergaba algunas pertenencias de esa gran compositora y pianista venezolana de fama mundial. Hace unos meses lo eliminaron. Si algún día nos conocemos te echo el cuento completo. Como los responsables de ese disparate son las autoridades del teatro (todos chavistas) pídeles que te muestren las partituras, el piano y un precioso vestido negro bordado con azabaches que perteneció a la Carreño. Me gustaría saber qué te responden porque nosotros desconocemos qué hicieron con unos objetos que son para ser admirados por todos los venezolanos. A mí no me responderán porque ya ingresé en la lista negra de ese teatro sólo por pedir una explicación a la sospechosa suspensión de una rueda de prensa a la que recientemente fui convocada.
7- Insiste en que te lleven a conocer un hospital público (yo lo hago cuando voy a España) y para que no te lleven engañado a un centro de salud privado te daré tres opciones: Hospital Pérez de León de Petare, Hospital Clínico Universitario y Hospital Pérez Carreño. Elige sólo uno, me da igual. No olvides por nada del mundo pasar por urgencias porque ahí verás el drama de la salud pública en Venezuela y la tragedia de los que no tienen cómo pagar ya que aquí no existe seguridad social de ningún tipo. No existió antes de Chávez y tampoco existe ahora. Los médicos cubanos no son la solución al drama de la salud.
Como sé que Isaac Rosa no dispondrá de mucho tiempo libre durante su estancia en Venezuela no voy a sugerirle nada más, pero de ser cierto que se pronunció a favor del régimen chavista es su obligación, ahora que es poseedor del más importante premio venezolano de literatura, ver y hacer lo que le recomiendo porque Venezuela no está habitada sólo por chavistas y no todo es tan bello como se lo harán creer No trato de lavar su cerebro (como es inteligente tampoco lo lograría) sólo trato de que se forme una opinión en sitio porque desde lejos la realidad se desdibuja, es incorrecta.
Lamento que Isaac Rosa no pueda ir al interior del país para que vea lo mal que viven nuestros campesinos y también nuestros indígenas. A Rosa le hablarán de Misión Robinson y le contarán la desgastada historia de que le quitaron la tierra a los ricos para dársela a los pobres. ¡Ojalá fuera del todo cierto! De ser así yo me alegraría, pero la verdad es que les dieron el pescado, mas no los enseñaron a pescar. Es el mismo populismo de toda la vida, exactamente el mismo de los nefastos gobiernos que antecedieron a Chávez. Así lo vemos los que no somos políticos.
Isaac Rosa (1974) logra este premio a la misma edad (31 años) en que lo obtuvo Mario Vargas Llosa. Mi amigo Jorge Gómez Jiménez en el editorial de la edición Nº 126 de Letralia dice: “Quién habrá de decirnos cuán valiosas serán las letras que produzca Rosa en el tiempo”. Tendremos que esperar para saberlo.
A Isaac Rosa le deseo buena suerte. Feliz y provechosa estadía en Venezuela.
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

Este articulo se encuentra reproducido en :
*ANALITICA.COM
*LETRALIA.COM
*ARTELITERAL.COM

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas. A mí me encanta la comida de este restaurant. Su dueño, el encantador Luis De Ornelas, es un hombre que conoce de carnes. De ahí la calidad de su cordero.
ANDREAS recibe con la misma amabilidad a chavistas y opositores.
A los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Puedo asegurarles que tienen postres exquisitos.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera a quien conozco desde hace muchos años.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Nada despreciable. Además, puede encargarle aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta
• ¿Quién más se anima a patrocinar este espacio que cada día gana más lectores por derramar la verdad sin censura?


lunes, 18 de julio de 2005

FESTIVAL ATEMPO 2005-2006

Este título parece extraño para un festival que, apenas el pasado sábado 16 de este mes, acaba de llegar a su fin en la edición de este año. La organización y el esmero con el que se realiza este prestigioso festival de música le permitió a su presidenta, Ninoska Rojas Crespo, anunciar desde ya, en la rueda de prensa del XII Festival Atempo, parte de lo que vendrá para el próximo año: la danza. Todo un acierto de la gente de Atempo si tomamos en cuenta que la danza acaba de alcanzar otro gran éxito con Maya Plisetskaya y Tamara Rojo. Estas dos bailarinas se alzaron con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2005, mientras nosotros tuvimos el orgullo de que la bailarina caraqueña Francesca Dugarte, de apenas 15 años, pasara a la fase semifinal de la X Competencia Internacional de Bailarines y Coreógrafos que se realizó el pasado junio en el Teatro Bolshoi de Moscú.
El anuncio hecho por Ninoska Rojas fue una alegría para los que amamos la danza. Pocos festivales se pueden dar el lujo de divulgar parte de una programación con tanta antelación. Lo común en Venezuela es que la programación inmediata sea cambiada con frecuencia, muchas veces sin ninguna explicación. En este caso Atempo demuestra disciplina y, como dije anteriormente, organización.
El XII Festival Atempo lo inauguró Japón con una orquesta de cámara: la Sinfonietta de Tokio. Abrieron con una obra de Richard Wagner y cerraron con una de Diógenes Rivas, director artístico de este festival. Como siempre, la sala se llenó. El público estaba fascinado con unos músicos que esa noche dieron muestras de calidad y virtuosismo. Puedo asegurar que todo el mundo agradecía el tener la gran oportunidad de escuchar un exquisito concierto en una ciudad donde los buenos espectáculos están desapareciendo para dar paso a la mediocridad -y a lo meramente comercial- con tal de complacer a la ignorancia.
Entre las novedades de este año estuvo la extensión del Festival Atempo a Mérida, Valencia y Maracaibo, un gesto que se agradece pues el interior vive bajo el negro manto del abandono cultural. La noche de la inauguración conversé con Orlando Chacón Mora, Director de Cultura de la Universidad de los Andes, quien estaba feliz por este logro que significa mucho para Mérida ya que Diógenes Rivas es un orgullo de esa tierra andina.
Del Festival Atempo hay que destacar la realización de un taller de composición que enriquece a nuestros creadores. Si bien, ésta es la parte que no está a la vista del gran público, es lo que perdura cuando Atempo baja el telón. Es, justo ahí, donde germina la semilla de este encuentro con la música académica más actual.
Atempo no olvida nada y a los niños los deleitó con un concierto comentado. La poesía ocupó un destacado lugar. También estuvo presente una colectiva de artistas plásticos de Francia, Italia y Venezuela compuesta por integrantes del Grupo Madi Internacional. Ellos estuvieron con el proyecto artístico “Tetractis Madi”. No sería de extrañar, en un próximo festival, la presencia del Arte Culinario ya que la rueda de prensa para presentar el festival se ha hecho famosa por las delicias que la propia Ninoska Rojas prepara para los que tenemos la dicha de ser invitados a ese encuentro con la prensa.
Los organizadores del Festival Atempo han tenido el acierto de realizarlo en uno de los espacios culturales más bellos de Caracas: el Centro Cultural Corp Group, un lugar que nos tiene acostumbrados a la excelencia. Además, es un sitio `no comercial´ donde, todavía, se respira tranquilidad. Este espacio cultural cuenta con gente que se esmera en dar a conocer todo lo referente a los eventos que allí se realizan. Mención especial merece Lucelia Parra, Gerente de Comunicaciones Internas, por mantenernos siempre informados a los que estamos en los medios de comunicación.
Corriendo el riesgo de ser injusta con otras personas quiero finalizar este artículo haciendo algunas referencias a Ninoska y a Diógenes. De Ninoska puedo decir que es una de las mujeres más entusiastas que conozco. A ella se le desborda la pasión por su festival y le resulta imposible ocultar cuánto lo ama. Cuando en la rueda de prensa se le hace alguna pregunta se extiende, pero con tanta alegría que sus palabras no molestan. Tiene la gran virtud de ser agradecida, algo que llama la atención en este país donde contadas personas retribuyen las palabras que uno dedica para comentar un espectáculo o cualquier evento. Pocas veces nos encontramos con tan buena anfitriona. En lo personal, le agradezco su solidaridad.
En cuanto a Diógenes Rivas me puedo quedar corta en mis palabras. Una nota del Centre Georges Pompidou, que encontré en internet, me aportó algunos datos sobre su biografía. Nacido en Mérida en 1942, se inició en la música de la mano de su padre. Posteriormente realizó estudios en prestigiosas academias de música de Europa. Ha sido profesor de música y, desde 1980, se dedica esencialmente a la composición. Es un hombre con una amabilidad fuera de serie al que siempre se le ve sonreír. Diógenes transmite paz. Es, también, un excelente anfitrión y disfruta con obsequiarnos el Festival Atempo que, en su XII edición en el 2005, abrió el telón con un nuevo lema: “Ventura y Énfasis”.
Hasta el 2006, pero antes Atempo en París.
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com