martes, 6 de septiembre de 2005

NO PASÓ NADA, SÓLO FALTÓ OXÍGENO

Hugo Chávez asumió el poder en febrero de 1999, por lo tanto tiene seis años y siete meses gobernando, tiempo suficiente como para haber hecho algo por el bienestar de los venezolanos. Además, este hombre gobierna con mayoría en la Asamblea Nacional (Congreso) y con el petróleo a un precio tan alto como nunca se vio en otro gobierno. Eso le podría permitir a Chávez hacer de Venezuela uno de los países más prósperos del planeta, pero no ha sido así, mientras los afectos al régimen se hacen millonarios de la noche a la mañana sin poderlo ya ocultar.
Con tanta riqueza proveniente del petróleo mis lectores del exterior no podrán creer que en ese país sucedan hechos propios de países muy pobres. Les cuento una de esas cosas que en Venezuela no se justifican: el 23 de agosto de este año el suministro de oxígeno a los servicios de urgencia y de terapia intensiva de adultos y neonatal falló en un hospital público durante la noche causando el fallecimiento de cuatro personas.
Los médicos tratantes desconocían que estaban trabajando con las reservas de oxígeno. No tenían ellos porque saberlo pues debe existir algún ente que le garantice a los médicos lo elemental para tratar de salvar vidas, y entre lo elemental, que yo sepa, está el oxígeno, pero en Venezuela no es así ya que en nuestros hospitales falta todo y ¡por Dios! que no diga el oficialismo que esto es un invento de nosotros, los de la oposición, porque con sólo acercarse a un hospital público se puede comprobar esta triste verdad que está a la vista de quien la quiera ver.
El pueblo venezolano -sin distinciones políticas- está en el derecho de hacerle una pregunta a sus gobernantes: ¿qué se hace con tanto dinero que entra por el petróleo? Ya el venezolano está cansado de que Chávez y el resto del oficialismo culpen de todos sus errores a los gobiernos del pasado, lo que ellos llaman la IV República. ¿Tiene sentido que después de seis años y siete meses gobernando se siga culpando a los gobiernos anteriores? Entonces, ¿para qué ha servido este gobierno tan largo de Hugo Chávez?
El gobierno debe responder por la dotación de los hospitales ya que la salud es un derecho consagrado en la constitución, pero en Venezuela -país donde reina la corrupción- no hay una sola persona del llamado `gobierno de los pobres´ que dé una respuesta medianamente coherente a lo ocurrido esa trágica noche del 23 de agosto del 2005 en un hospital donde acuden aquellos que no pueden pagar. Irónicamente al lujoso avión de Hugo Chávez nunca le falta gasolina, mientras los pacientes, cuando van a un hospital público, deben llevar los guantes quirúrgicos, las inyectadoras y hasta los medicamentos, algo que en otros países resulta increíble e impensable. Pregunto yo, ¿es así como se gobierna para los pobres? ¡Vaya manera de gobernar para los desposeídos!
El Alcalde Mayor de Caracas, Juan Barreto, respecto a lo sucedido con el oxígeno en el hospital donde fallecieron los cuatro pacientes, culpó a medio mundo -por supuesto que, entre otros, al alcalde que lo antecedió- en lugar de asumir su propia responsabilidad y la que le corresponde al gobierno de su amigo Hugo Chávez quien, a su vez, terminó culpando -como de costumbre- a un saboteo de la oposición. ¿Será que este hombre no madura lo suficiente como para hacerse responsable de sus éxitos, pero también de sus fracasos?
Las disculpas de Chávez son tan insólitas que es capaz de decir que Pérez Jiménez, aquel dictador que fue derrocado en 1958, es el causante de la falta de oxígeno en ese hospital. El teniente coronel y sus empleadillos mediocres (ministros, alcaldes, etc.) no tienen dignidad para reconocer la ineficacia de un gobierno que en seis años y siete meses no ha hecho nada, sino empobrecer, como nunca, a un país que produce petróleo sólo para llenar las cuentas bancarias de los chavistas corruptos y de los nuevos ricos que hacen grandes negocios con el chavismo porque para ellos no vale aquello que dijo Chávez: “Ser rico es malo”. ¡Qué burla!
No quiero imaginar cómo fue esa noche del 23 de agosto para los médicos que, impotentes, veían que no había oxígeno suficiente para los pacientes. Debe haber sido una noche infernal, tan infernal como serán los próximos días y meses en los que se verán envueltos en una `investigación´ que buscará, a como dé lugar, a un culpable entre los tantos inocentes de esa tragedia. Para evadir su responsabilidad es muy probable que la `mala praxis´ sea el argumento perfecto del gobierno para encontrar un responsable.
Todos sabemos el odio tan grande que Chávez le tiene a los médicos venezolanos y ya es hora de que sus colegas del mundo entero se solidaricen con ellos pues en Venezuela ser médico o ser periodista es una profesión de alto riesgo.
Es bueno recordar que, durante el gobierno de Chávez, en un cuartel militar ocho soldados fueron quemados en una celda de castigo. En medio de su tragedia, y desde su cama de enfermo, Ángel Ciro Pedreáñez declaró que el incendio fue producido desde afuera. Esas declaraciones fueran grabadas y todos las escuchamos. Poco después ese soldado murió ya que su estado era muy grave. Con él fueron dos los fallecidos a causa de las quemaduras sufridas. Las declaraciones de Pedreáñez no fueron tomadas en cuenta y se culpó a los médicos de su muerte.
Con este antecedente no sería extraño que, por el fallecimiento de estos cuatro pacientes, de nuevo se acuse a los médicos que tuvieron la mala suerte de trabajar esa noche en uno de los hospitales más críticos de la ciudad de Caracas, como lo es el Hospital de Los Magallanes de Catia, donde se trabaja con las uñas.
Muchos médicos -entre ellos mi hija- decidieron no ejercer en Venezuela y partieron a otros países donde pueden trabajar sin el riesgo de convertirse en `victimarios´ sólo por tratar de ejercer dignamente una carrera tan dura y noble como es la medicina.
Indignada ante la muerte de cuatro compatriotas volveré, en los próximos días, a visitar el hospital PÚBLICO de Santiago de Compostela, en España, para comprobar que no alucinaba cuando el pasado marzo vi un hospital que supera en lujo a la mejor clínica privada de Caracas y donde a los pacientes se les atiende como a seres humanos.
Mientras los hospitales venezolanos están en el abandono Chávez regala nuestro dinero (no el suyo) a manos llenas, dinero que hace falta para dotar a los hospitales, para generar empleos, para tratar de hacer algo ante tanta miseria o para reconstruir a Vargas después de la tragedia que arrasó a nuestro litoral en diciembre de 1999, porque es justo aclarar que para Vargas nunca se destinó el dinero suficiente que permitiera su total reconstrucción y, a más de cinco años de la tragedia, aún no es un lugar habitable. Les aseguro que New Orleans se reconstruirá en menos tiempo.
Imagino que el alcalde Juan Barreto ya olvidó lo sucedido en el hospital de Los Magallanes de Catia y Hugo Chávez -pendiente sólo de figurar a nivel internacional- ya no recuerda que cuatro venezolanos fallecieron por falta de oxígeno. Si acaso alguien osa hablar del tema, el alcalde Barreto, adulante, repetirá:
- Fue una `guarimba hospitalaria´ para tratar de desprestigiar a nuestro amado Presidente.
Y Chávez, sin remordiendo alguno, añadirá:
- Pero si no pasó nada, sólo faltó oxígeno.

Carmen Guédez
ESCRITORA
©Carmen Guédez 2005
tintaindeleble@gmail.com

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas y se toma una bebida a base de yogurt que es una delicia. Como entrada recomiendo las excelentes ensaladas.
Esta semana iré a ANDREAS a comer con unos amigos y con Luis De Ornelas -el encantador dueño de ANDREAS- para despedirme de ellos pues dentro de pocos días me voy a España para hacer el Camino de Santiago con un guía de lujo del que ya escribiré un artículo pues es todo un personaje al que tuve la suerte de conocer en A Coruña en marzo de este año.
ANDREAS mantiene la oferta: a los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Tienen excelentes postres.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera que les puede contar anécdotas de su famoso tío.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Con lo caro que están los libros vale la pena ir hasta allá para obtener el descuento. Usted puede, también, encargar aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. PB. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta.
• Por ahora -y hasta mi regreso- estos son los privilegiados patrocinantes de este blog que gana cada día más lectores.



8 comentarios:

Anónimo dijo...

Este es un asco de blog, y usted debe ser un asaco de persona.
Clasista, racista, defensora de su pequeño mundo donde el otro no existe, porque simplemente usted lo tacha, lo borra de su campo perceptivo.
Firma como "escritora", como si eso fuera un título de qué... coloca su curriculum a la vista pública como si eso fuera aval de sus comentarios, como si eso diera validez. Aunque esa lista de "honores" no hace más que avisarle el lector que está antes una "escritora" que sólo sabe de sí misma.
De verdad es un asco, porque al fin y al cabo usted borrará este mensaje (a ver qué tanto cree en la libertad de expresión y en el derecho al disenso), es un asco porque usted no cambiará en nada.
Si no pongo nombre es porque simplemente no quiero que simplemente me tache de lo que le provoque para seguir legitimando sus horroras posturas sociales. Le escribe un opositor que cree en el derecho de los demás, le escribe alguien que quiere entender la pobreza no como un castigo. No sé en qué clase de país cree usted que vive, pero aquí hay problemas, y muchos, y no nos hace falta gente como usted que se niegue a participar realmente.
Tristemente, este sería el primer comentario que le hace un lector en este post (y los anteriores que he leído con atención). Será porque nadie más está interesado en discutir con alguien estéril y vacío como usted, o porque simplemente los ha borrado.
Disculpe que a pesar de todo la trate como gente, es que aún le guardo cierto beneficio de la duda.
Suerte en Santiago de Compostela, me saluda a mi tierra.

Anónimo dijo...

Estimado señor(a):
Por nada del mundo borraría su mensaje porque me gusta la polémica.
Lástima que mi tiempo está muy complicado porque dentro de muy pocos días me voy -por segunda vez este año- a mi querida Europa. De no ser así lo invitaría a ANDREAS a comerse un rico postre conmigo a ver si me da argumentos válidos respecto a lo que me escribió. Mientras no me los dé no me lo puedo tomar en serio. Sabrá usted disculparme, eso espero.
Como en mi blog está mi correo, todos los días recibo 30 ó más e-mails llenos de insultos. Como verá, ya estoy acostumbrada. Usted es sólo uno más, nada fuera de serie. Lo único bueno es que su mensaje lo colocó en mi blog en lugar de cometer la tontería de mandarlo a mi dirección electrónica y privar, de esa manera, a mis lectores de leer su comentario. Se ve que usted es una buena persona, nada egoísta. Lo felicito.
Gracias por leer hasta la última línea de lo que escribo, incluyendo lo de mis patrocinantes, así gano puntos con ellos. Ya quedan pocos lectores como usted.
Gracias por desearme suerte en mi viaje. Ya el hecho de irme a Europa es una suerte que muchos quisieran.
Reciba mis saludos,
Carmen Guédez
Cg

Anónimo dijo...

La clase de una persona se ve en cómo escribe. Clase es lo que falta en este país. Ud. tiene mi respeto, señora Guedez.

Anónimo dijo...

"Prestarle atención a un argumento falaz es mejor argumento que la supresión de las ideas."

Carl Sagan

Estimada señora Guedez:

Excelente demostración de apertura a la critica dada por este supuesto "opositor". No vale la pena comentar más.

Estoy de acuerdo con sus planteamientos: este gobierno comenzó su tiempo prometiendo, entre otras cosas, villas y castillos para los pobres. Se escandalizaba por una supuesta renovación de la limusina presidencial, los aviones y las "colas" de PDVSA y los celulares de los empleaados oficiales.

Vimos en la televisión escenas tan ridículas como los "mega checques" de Peña anunciando la venta de los aviones de PDVSA, los planes de venta de la Casona, otras tantas sandeces que antecedieron a la compra del moderno avion de oro presidencial y el despilfarro actual.

El gobierno tiene recursos como en ninguna época anterior pero ahora ni la necesidad más básica, la respiración, es atendida. Qué verguenza!

Reciba usted mis respetos

Antonio Sánchez Derrida

Anónimo dijo...

Gracias por vuestras palabras.
Supongo que es cuestión de estilos y yo no sé escribir como escribe ese señor(a). Además, es muy incoherente lo que dice hasta el punto de que no lo entendí. ¿Lo entendieron ustedes?
Se me ocurre que es una de esas personas que no asimilan el humor y, mucho menos, lo tienen. No puedo especular más porque no tengo elementos para hacerlo como lo hace él -o ella- conmigo. Cuestionar a alguien que no se conoce es un acto de irresponsabilidad imperdonable.
Muchos chavistas me escriben en total desacuerdo conmigo, pero a pesar del tono insultante de sus e-mails hay coherencia en sus comentarios, no así en el mensaje de esta persona.
De todas maneras resulta interesante que gente así escriba y lo haga en el blog porque la polémica es buena.
Lamentablemente mis lectores escriben a mi correo y de esa manera sólo yo leo los comentarios.
En cuanto a la clase es algo que se tiene o no se tiene, pero no se compra, ni se alquila, ni hay cursos para aprender a tenerla.
Hasta pronto,
Carmen Guédez
Cg

Anónimo dijo...

Para ANTONIO SÁNCHEZ DERRIDA.
Considero fundamental la apertura a la crítica. Uno de los grandes males de los medios de comunicación tradicionales es no aceptar críticas ni derecho a réplica.
El 16 de septiembre del año pasado fui censurada por El Universal por un artículo que escribí y eso disgustó al editor Andrés Mata. No me dieron la oportunidad ni de despedirme de mis queridos lectores. Por esa razón para mí resulta interesante que la gente opine en mi blog, sin importarme si es a favor o en contra. ¡Ya basta de que el lector sea un sujeto pasivo! Ese despertar es saludable y hay que entender que cada quien escribe con las herramientas culturales que posee, unos más y otros menos.
Esa persona que escribió en mi contra temía que yo borrara su mensaje y tiene razón porque eso es lo que normalmente pasa. Los que nos expresamos públicamente debemos estar preparados para los halagos y los insultos. Aquel que no lo está es mejor que se retire.
A la otra persona que me escribió antes que usted debo también darle las gracias.
Si en los próximos días no respondo a otos comentarios -a favor en contra- es porque estoy con los preparativos de mi viaje o ya me he ido. Una vez en España trataré de seguir escribiendo mis artículos, pero mientras dure el viaje al Camino de Santiago me será imposoble andar con mi laptop.
Aclaro esto para que no vayan a pensar que me niego a responder. Siempre que tengo tiempo lo hago.
Gracias de nuevo. Reciba usted mi saludo,
Carmen Guédez
Cg

Anónimo dijo...

Por Dios, señora, qué lección le está usted dando a esa "cosa" que se cree ser humano y que lo que muestra es una amargura y una rabia con la vida que termina descargandola con cualquiera, en este caso con usted. Habra creído él que usted descendería tan bajo como él y no lo logró. Si pretendió provocarla o sacarla de sus casillas terminó estrellado.
¿Por qué no se lanza como candidata a la Presidencia de este país? Yo sería el primero en apoyarla. Gente con ese equilibrio suyo es lo que aquí hace falta. Gente con clase como ya comento otra persona.
Usted derrocha inteligencia. Vaya para usted mi admiración.
Marcel Vegas C.

Dere dijo...

En diciembre del 2001 me mudé para Alemania justo antes de todo ese despelote que ocurrió.
Tuve suerte.....
... pero me gustaría mucho algún día regresar a Venezuela.