domingo, 8 de mayo de 2005

La Respuesta

Como puede ver usted, aparece la fecha de publicación, además de los créditos al medio donde se publicó por primera vez.

Quizá sea idea nuestra, pero notamos disgusto en su comunicación.

Sin más quedamos de usted, atentamente

Rebeca Levy
Coordinadora de Información

Esa fue la escueta respuesta que GENTIUNO.COM dio a los e-mails que le envié a su editora Eleonora Bruzual y a los tres miembros del comité editorial que menciono en mi artículo.
Al igual que el editor Andrés Mata -de El Universal- la editora Eleonora Bruzual no respondió sino que inmediatamente utilizó a su Coordinadora de Información para saber si yo estaba disgustada, casi con sorpresa por mi enfado. Por supuesto que una disculpa nunca me llegó lo que habla muy mal de la prepotencia insoportable de estas figuras del periodismo venezolano a las que hay que decirles las cosas como se las digo yo.
¿Será que a los editores de los medios de comunicación de Venezuela les falta valor para enfrentarse a aquel que les quita el antifaz?
Lo que sucede es que los han malacostumbrado a adularlos y cuando se consiguen con alguien como yo quedan desorientados.
Supongo que a gentiuno.com no le quedarán ganas de volver a utilizar mis artículos que, por lo visto, les gustaron. Posiblemente creyeron que me sentiría halagada -deslumbrada tal vez- pero no fue así porque no me interesa publicar fuera de mi site mientras no exista ética en nuestros medios, y dudo que algún día sepan valorar esa ética y a los que sí la tenemos.



1 comentario:

Pedro R. L. España dijo...

¿Quién es Rebeca Levy, la periodista que supuestamente le ha contestado a sus denuncias de infracción de derechos de autor, cosa a su vez ejecutada habitualmente por este medio llamado Gentiuno? Lo que ud tiene que saber es que la supuesta "periodista Rebeca Levy", que también firma sus artículos como Licenciada Rivka Levy en Gentiuno, sencillamente no existe, lo que se puede comprobar con la inexistencia de una cuenta en Linkedin, cualquier tipo de huella o tracking profesional en otros medios, uso recurrente de fotos falsas para presentarse en la red y perfiles en redes sociales sin apenas amigos y el ya citado y recurrente uso de fotos falsas. Por detrás de esta periodista clandestina (que sencillamente no existe) hay un grupo de personas muy mal intencionadas que infringen las normas la ética periodista con gran frecuencia en su medio online denominado Gentiuno, de calidad editorial muy baja e intenciones políticas más que oscuras. Este grupo roba, copia y rescribe contenidos de otras webs con altísima frecuencia, lo que ya es un problema ampliamente conocido en el medio online en español, lo que nos lleva a pensar que pronto podrán tener problemas judiciales. Muchísimo cuidado con ese grupo de personas. Piensan que por esconderse detrás de pseudónimos no tienen responsabilidades legales y obligación de cumplir las leyes nacionales e internacionales. Pero sí la tienen.