lunes, 24 de octubre de 2005

Noticias sobre Carmen Guédez

Estimados lectores de TINTA INDELEBLE:

En los actuales momentos Carmen Guédez convalece de una importante intervención quirúrgica en el Hospital de Santiago de Compostela.

Si bien hay claros indicios de una franca recuperación, ésta sera lenta y probablemente Carmen estará al frente de su trabajo dentro un mes.

El Editor.

martes, 13 de septiembre de 2005

DE CÓMO SURGIÓ MI VIAJE AL CAMINO DE SANTIAGO

En los próximos días viajo de nuevo a España. En esta oportunidad una casualidad me lleva a hacer ese viaje. Les cuento:
Suelo despedirme de las ciudades que me gustan y La Coruña me encanta. A finales de marzo de este año caminaba cerca de los Jardines de Méndez Núñez y, en esa despedida, miraba las hermosas galerías que le han dado a esa ciudad el nombre de “la ciudad de cristal”. Disfrutaba cada ventana, cada cortina, cada detalle y, de pronto, sentí la necesidad de saber cómo se llamaba la avenida donde yo estaba y que pasa, justo, frente al Cantón Grande y el Cantón pequeño. En una esquina paré a la primera persona que transitaba por ahí. Suelo ser despistada y, en ese momento, el señor al que me dirigí no me llamó la atención. Él, amablemente, respondió a mi pregunta de típica turista, pero me sorprendió que me respondiera dándome muchos detalles y, además, era evidente que disfrutaba haciéndolo.
Los gallegos, cuando no conocen a una persona, suelen ser muy parcos y éste no lo era. A los pocos minutos terminamos sentados en un banco de los Jardines de Méndez Núñez mientras, extasiada, escuchaba una extraordinaria historia pues frente a mí tenía a un auténtico peregrino.
Peregrinos hay muchos ya que el Camino de Santiago es un lugar emblemático y cientos de personas lo recorren a diario, pero Félix Piñeiro Rey -así se llama este coruñés- no es un peregrino común y, mucho menos, anónimo. En 1993 hizo el peregrinaje desde Munich hasta Santiago de Compostela en tan sólo 62 días y entró en el libro de Récord Guinness por esa odisea. La prensa y la televisión reseñaron su historia.
Me quedaban apenas dos días en La Coruña pues debía partir para Madrid. Sentí un profundo pesar de haber conocido a Félix tan tarde ya que era la persona exacta para recorrer nuevamente cada rincón de Santiago de Compostela, esa ciudad extraordinaria y llena de arte por todos lados que tanto me gusta. ¡Quién mejor que él para mostrarme a Santiago! En cosa de minutos nos entendíamos muy bien y en el poco tiempo que me quedaba fuimos a Sada, otro hermoso lugar de la bella Galicia. También tuve el enorme placer de comer en su casa y me sorprendió la vida tan sana que lleva este hombre pues su comida no es como la que consume la mayoría de la gente. En su cocina se respira pura naturaleza.
En su casa me obsequió el libro que escribió sobre su larga caminata. Luego, cuando partía hacia Madrid, él me despidió en el andén. Para entonces, había entre nosotros una amistad incipiente. En Madrid leí por primera vez su libro: una perfecta bitácora con todos los detalles de los 62 días de su larga caminata en solitario y del entrenamiento previo que lo llevó, un mes antes de partir a Munich, a hacer el recorrido del Camino de Santiago desde Saint Jean Pied de Port (Francia) hasta Santiago de Compostela. Ese recorrido -que es el que todo el mundo hace- Félix lo hizo sólo a manera de ensayo. Lo suyo resultó mucho más fuerte y para ello empleó más de trece meses de preparación física.
Ya en Venezuela volví a leer ese texto y sentí que, más que un libro, aquello era un perfecto mapa con el número exacto de kilómetros recorridos, un frío inmenso y la lluvia perenne cayendo desde esas páginas.
Como libro le encontré muchos defectos, no así como bitácora. Me costaba aceptar el hecho de que una historia tan buena se hubiese desperdiciado. Le hice el comentario a Félix y él aceptó la crítica.
Nuestra amistad fue creciendo a pesar de la distancia, sin embargo no me resultaba nada fácil entenderme con este gallego. No comprendía su mentalidad, ni él la mía, y eso nos llevó, más de una vez, a tirarnos los pastelillos, como dicen los españoles. Pero debo reconocer que si algo admiro en Félix es la constancia y, para mí, eso es lo que más se destaca en su libro como norma de vida. A pesar de nuestras diferencias, Félix nunca se rindió. A sus 68 años es un hombre sabio, pero con el defecto de creer que siempre tiene la razón y, eso, mi carácter no lo soporta.
Con paciencia -más de su parte que de la mía- se terminó de fraguar nuestra amistad. Empecé, entonces, a mandarle mis artículos a su `máquina infernal´, como llama a su ordenador portátil (laptop). Comenzó a leerlos y le encantaron. Fue así como se dio cuenta de que yo escribía en serio y lo hacia bien, al menos para él. Un día me planteó que escribiera su libro nuevamente, y acepté.
Recientemente, cuando me preparaba para comenzar tan ardua tarea desde Venezuela, Félix me sorprendió con una propuesta muy interesante: ir ya al Camino de Santiago para que yo viera con mis propios ojos lo que es aquello y el ambiente que ahí se respira. Le pedí unos días para pensarlo pues mis ocupaciones me impedían viajar inmediatamente. Propuse diciembre, pero me argumentó que para ese mes las condiciones climáticas son muy fuertes para una persona inexperta como yo. Entonces acordamos hacerlo a comienzos de este otoño, así que dentro de pocos días estaré volando con destino a España para partir con Félix hasta Roncesvalles o Saint Jean Pied de Port. Lo mejor de todo esto es que haré el famoso Camino de Santiago con un guía de lujo.
Me enorgullece que Félix haya confiado en mí porque los gallegos no desperdician un euro malamente. Ellos calculan muy bien en qué lo van a gastar. La confianza que Félix me tiene llega al punto de darme libertad total para reescribir su libro. Lo haré basándome en el original. Para mí es un reto que asumo con el natural temor de no salir airosa de ese compromiso que me reclamará mucha dedicación.
Fue así como surgió un viaje que nunca pensé hacer ya que jamás me interesé en el Camino de Santiago, pero por esas cosas de la vida -y quizás presagiando mi futuro- siendo una adolescente me regocijaba contemplando una estampa de una de las tantas imágenes que se pueden ver en la Catedral de Santiago de Compostela si miramos desde la mítica Plaza del Obradoiro. Nunca imaginé, al observar esa estampa que aún conservo, que un día estaría tan cerca de un verdadero peregrino, esos personajes que, con sus vieiras, parecen de mentira… pero existen. ¡Si lo sabré yo!
No es común conocer a alguien en otro país y poco tiempo después hacer un gran viaje con esa persona y que, además, te haga el encargo de escribir su historia. Por todo eso me siento inmensamente afortunada.
Debido a la novela que escribo -cuyo personaje principal pasa los últimos días de su vida en el altiplano boliviano- ya me había comenzado a interesar por los viajes de aventura, incentivada, tal vez, por las andanzas de mis amigos montañistas y por otros amigos que practican esos deportes extremos que tanto me atraen. De niña sí caminé mucho por las montañas de los andes venezolanos.
No sé por qué Félix no me llamo la atención ese día en que, despistada, lo paré cerca de los Jardines de Méndez Núñez. Vestía todo de jean con un chubasquero rojo. No tenía idea de que me estaba dirigiendo a un caminante incansable, deportista de toda la vida, hasta el punto de que un periódico lo llamó `el atleta peregrino´. Quienes le conocen dicen que es una auténtica máquina de andar. Lo cierto es que Félix no pasa desapercibido por su particular estilo de vida, su cabello muy largo y rubio, y su ropa de jean, en perfecta armonía con el azul de sus ojos que parecen haberse tragado todo el mar de Galicia.
Definitivamente fue una casualidad la que se encargó de presentarnos porque esa mañana de primavera yo no tenía pensado caminar por ese lugar donde conocí a este coruñés que sobresale entre tanto peregrino anónimo por haber realizado a pie un recorrido de 2400 kilómetros, el más largo de los certificados hasta el momento en el Camino de Santiago, al menos en solitario y sin una brújula, como él mismo lo dice.
Decidí contarles esta anécdota tan personal para que cuando escriba extensamente sobre Félix sepan cómo llegué a él.
Félix Piñeiro Rey es poseedor de una historia indudablemente atractiva que merece ser contada y ampliamente difundida. Considero que merece la pena que otras personas tengan acceso a él a través de su libro y de un website anexo al mismo. En los próximos días tendré la oportunidad de empaparme más de esa historia para contárselas a todos ustedes, pero muy especialmente a aquellos que sueñan con hacer -o repetir- el Camino de Santiago y lograr tener en sus manos la ansiada compostela.
Carmen Guédez
ESCRITORA
Copyright©Carmen Guédez 2005
tintaindeleble@gmail.com

• No se pierdan, después de la nota sobre mis patrocinantes, los comentarios de mis lectores: críticas y halagos hechos por quienes me adversan y quienes me aprecian. Haga clic en COMMENTS, bien en este artículo o en otro. Escriba usted también su comentario. Será bienvenido.

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
ANDREAS, taberna griega: UNA CENA INOLVIDABLE
El jueves 08 de este mes estuve en ANDREAS cenando con unos amigos y con Luis De Ornelas, el encantador dueño de esa taberna griega. Era una despedida por mi próximo viaje y una manera de agradecer el apoyo de unos amigos muy queridos.
Luis De Ornelas se esmeró con una cantidad de platos exquisitos que sirvió en pequeñas porciones antes del plato fuerte de esa cena: cordero con papas salteadas en mantequilla y romero. La cena finalizó con una bandeja que tenía toda la variedad de los sabrosos postres de ANDREAS. ¡Todo un festín!
Ninoska Rojas -mi querida amiga del Festival Atempo- calificó esa noche como mágica y si alguien sabe de buena cocina es ella que ha logrado que la rueda de prensa del Festival Atempo sea inolvidable por las delicias que ella misma prepara para la prensa, delicias que aprendió en Francia.
Definitivamente, deliciosa y muy fina la comida que degustamos esa noche. Mis amigos estaban encantados.
Por la calidad de cada plato y por las atenciones de Luis De Ornelas es que ANDREAS es mi restaurant preferido.
Ya saben: a los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será algo sensacional.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix.
LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera que les puede contar anécdotas de su famoso tío.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Con lo caro que están los libros vale la pena ir hasta allá para obtener el descuento. Usted puede encargar aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. PB. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta.
• Por ahora -y hasta mi regreso- estos son los privilegiados patrocinantes de este blog que gana cada día más lectores.

martes, 6 de septiembre de 2005

NO PASÓ NADA, SÓLO FALTÓ OXÍGENO

Hugo Chávez asumió el poder en febrero de 1999, por lo tanto tiene seis años y siete meses gobernando, tiempo suficiente como para haber hecho algo por el bienestar de los venezolanos. Además, este hombre gobierna con mayoría en la Asamblea Nacional (Congreso) y con el petróleo a un precio tan alto como nunca se vio en otro gobierno. Eso le podría permitir a Chávez hacer de Venezuela uno de los países más prósperos del planeta, pero no ha sido así, mientras los afectos al régimen se hacen millonarios de la noche a la mañana sin poderlo ya ocultar.
Con tanta riqueza proveniente del petróleo mis lectores del exterior no podrán creer que en ese país sucedan hechos propios de países muy pobres. Les cuento una de esas cosas que en Venezuela no se justifican: el 23 de agosto de este año el suministro de oxígeno a los servicios de urgencia y de terapia intensiva de adultos y neonatal falló en un hospital público durante la noche causando el fallecimiento de cuatro personas.
Los médicos tratantes desconocían que estaban trabajando con las reservas de oxígeno. No tenían ellos porque saberlo pues debe existir algún ente que le garantice a los médicos lo elemental para tratar de salvar vidas, y entre lo elemental, que yo sepa, está el oxígeno, pero en Venezuela no es así ya que en nuestros hospitales falta todo y ¡por Dios! que no diga el oficialismo que esto es un invento de nosotros, los de la oposición, porque con sólo acercarse a un hospital público se puede comprobar esta triste verdad que está a la vista de quien la quiera ver.
El pueblo venezolano -sin distinciones políticas- está en el derecho de hacerle una pregunta a sus gobernantes: ¿qué se hace con tanto dinero que entra por el petróleo? Ya el venezolano está cansado de que Chávez y el resto del oficialismo culpen de todos sus errores a los gobiernos del pasado, lo que ellos llaman la IV República. ¿Tiene sentido que después de seis años y siete meses gobernando se siga culpando a los gobiernos anteriores? Entonces, ¿para qué ha servido este gobierno tan largo de Hugo Chávez?
El gobierno debe responder por la dotación de los hospitales ya que la salud es un derecho consagrado en la constitución, pero en Venezuela -país donde reina la corrupción- no hay una sola persona del llamado `gobierno de los pobres´ que dé una respuesta medianamente coherente a lo ocurrido esa trágica noche del 23 de agosto del 2005 en un hospital donde acuden aquellos que no pueden pagar. Irónicamente al lujoso avión de Hugo Chávez nunca le falta gasolina, mientras los pacientes, cuando van a un hospital público, deben llevar los guantes quirúrgicos, las inyectadoras y hasta los medicamentos, algo que en otros países resulta increíble e impensable. Pregunto yo, ¿es así como se gobierna para los pobres? ¡Vaya manera de gobernar para los desposeídos!
El Alcalde Mayor de Caracas, Juan Barreto, respecto a lo sucedido con el oxígeno en el hospital donde fallecieron los cuatro pacientes, culpó a medio mundo -por supuesto que, entre otros, al alcalde que lo antecedió- en lugar de asumir su propia responsabilidad y la que le corresponde al gobierno de su amigo Hugo Chávez quien, a su vez, terminó culpando -como de costumbre- a un saboteo de la oposición. ¿Será que este hombre no madura lo suficiente como para hacerse responsable de sus éxitos, pero también de sus fracasos?
Las disculpas de Chávez son tan insólitas que es capaz de decir que Pérez Jiménez, aquel dictador que fue derrocado en 1958, es el causante de la falta de oxígeno en ese hospital. El teniente coronel y sus empleadillos mediocres (ministros, alcaldes, etc.) no tienen dignidad para reconocer la ineficacia de un gobierno que en seis años y siete meses no ha hecho nada, sino empobrecer, como nunca, a un país que produce petróleo sólo para llenar las cuentas bancarias de los chavistas corruptos y de los nuevos ricos que hacen grandes negocios con el chavismo porque para ellos no vale aquello que dijo Chávez: “Ser rico es malo”. ¡Qué burla!
No quiero imaginar cómo fue esa noche del 23 de agosto para los médicos que, impotentes, veían que no había oxígeno suficiente para los pacientes. Debe haber sido una noche infernal, tan infernal como serán los próximos días y meses en los que se verán envueltos en una `investigación´ que buscará, a como dé lugar, a un culpable entre los tantos inocentes de esa tragedia. Para evadir su responsabilidad es muy probable que la `mala praxis´ sea el argumento perfecto del gobierno para encontrar un responsable.
Todos sabemos el odio tan grande que Chávez le tiene a los médicos venezolanos y ya es hora de que sus colegas del mundo entero se solidaricen con ellos pues en Venezuela ser médico o ser periodista es una profesión de alto riesgo.
Es bueno recordar que, durante el gobierno de Chávez, en un cuartel militar ocho soldados fueron quemados en una celda de castigo. En medio de su tragedia, y desde su cama de enfermo, Ángel Ciro Pedreáñez declaró que el incendio fue producido desde afuera. Esas declaraciones fueran grabadas y todos las escuchamos. Poco después ese soldado murió ya que su estado era muy grave. Con él fueron dos los fallecidos a causa de las quemaduras sufridas. Las declaraciones de Pedreáñez no fueron tomadas en cuenta y se culpó a los médicos de su muerte.
Con este antecedente no sería extraño que, por el fallecimiento de estos cuatro pacientes, de nuevo se acuse a los médicos que tuvieron la mala suerte de trabajar esa noche en uno de los hospitales más críticos de la ciudad de Caracas, como lo es el Hospital de Los Magallanes de Catia, donde se trabaja con las uñas.
Muchos médicos -entre ellos mi hija- decidieron no ejercer en Venezuela y partieron a otros países donde pueden trabajar sin el riesgo de convertirse en `victimarios´ sólo por tratar de ejercer dignamente una carrera tan dura y noble como es la medicina.
Indignada ante la muerte de cuatro compatriotas volveré, en los próximos días, a visitar el hospital PÚBLICO de Santiago de Compostela, en España, para comprobar que no alucinaba cuando el pasado marzo vi un hospital que supera en lujo a la mejor clínica privada de Caracas y donde a los pacientes se les atiende como a seres humanos.
Mientras los hospitales venezolanos están en el abandono Chávez regala nuestro dinero (no el suyo) a manos llenas, dinero que hace falta para dotar a los hospitales, para generar empleos, para tratar de hacer algo ante tanta miseria o para reconstruir a Vargas después de la tragedia que arrasó a nuestro litoral en diciembre de 1999, porque es justo aclarar que para Vargas nunca se destinó el dinero suficiente que permitiera su total reconstrucción y, a más de cinco años de la tragedia, aún no es un lugar habitable. Les aseguro que New Orleans se reconstruirá en menos tiempo.
Imagino que el alcalde Juan Barreto ya olvidó lo sucedido en el hospital de Los Magallanes de Catia y Hugo Chávez -pendiente sólo de figurar a nivel internacional- ya no recuerda que cuatro venezolanos fallecieron por falta de oxígeno. Si acaso alguien osa hablar del tema, el alcalde Barreto, adulante, repetirá:
- Fue una `guarimba hospitalaria´ para tratar de desprestigiar a nuestro amado Presidente.
Y Chávez, sin remordiendo alguno, añadirá:
- Pero si no pasó nada, sólo faltó oxígeno.

Carmen Guédez
ESCRITORA
©Carmen Guédez 2005
tintaindeleble@gmail.com

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas y se toma una bebida a base de yogurt que es una delicia. Como entrada recomiendo las excelentes ensaladas.
Esta semana iré a ANDREAS a comer con unos amigos y con Luis De Ornelas -el encantador dueño de ANDREAS- para despedirme de ellos pues dentro de pocos días me voy a España para hacer el Camino de Santiago con un guía de lujo del que ya escribiré un artículo pues es todo un personaje al que tuve la suerte de conocer en A Coruña en marzo de este año.
ANDREAS mantiene la oferta: a los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Tienen excelentes postres.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera que les puede contar anécdotas de su famoso tío.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Con lo caro que están los libros vale la pena ir hasta allá para obtener el descuento. Usted puede, también, encargar aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. PB. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta.
• Por ahora -y hasta mi regreso- estos son los privilegiados patrocinantes de este blog que gana cada día más lectores.



lunes, 22 de agosto de 2005

LOS TRECE DIBUJOS DE TRECE ARTISTAS SIN CURADOR






Dirán ustedes: ¡Vaya manera redundante de comenzar un artículo! pero ese es el título que me gustó para escribir sobre la exposición del dibujo que, como una iniciativa independiente y con la particularidad de no tener curador, llevan a cabo trece artistas plásticos que muestran sus obras desde el domingo 21 de agosto y hasta el 09 de octubre de este año en la Sala de Exposiciones de la Fundación Corp Group, en la torre Corp Banca de La Castellana, ese espacio caraqueño que tanto me gusta.
Cuando este proyecto nació no pensaron ellos que su exposición del dibujo coincidiría, nada más y nada menos, que con la gran exposición "Van Gogh dibujante. Sus obras maestras" que, desde el 02 de julio y hasta el 18 de septiembre, se realiza en el Van Gogh Museum de Amsterdam. Esta exposición de los dibujos del gran artista holandés supone una ocasión, casi irrepetible, de ver juntas una cantidad de obras que, por su delicado y exigente estado de conservación, se mantienen casi recluidas y prácticamente inaccesibles al gran público. Para ese gran evento se han seleccionado los que se consideran los mejores dibujos de Van Gogh, procedentes de numerosas colecciones privadas y públicas y que abarcan la trayectoria del gran artista casi en su totalidad.
Coincide la muestra venezolana con otros dos hechos importantes para el dibujo: la exposición internacional del cómic en A Coruña (España) y el homenaje que en Buenos Aires se le rindió a Quino, el creador de Mafalda, al nombrarlo Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.


La exposición de los venezolanos tiene su origen en un proyecto que comenzó hace tres años. La idea partió de Gisela Romero y Carola Bravo y a ellas se sumaron once artistas más, hasta completar este grupo de trece. Doce de ellos estuvieron desde el principio del proyecto y uno se sumo hace un año. Son ellos: Adriana Barrios, Sergio Barrios, Carola Bravo, Enrique Enríquez, Roberto Echeto, Magdalena Fernández, Mercedes Elena González, Alexandra Kuhn, Ramsés Larzábal, Oscar machado, Eduardo Molina, Gisela Romero y Carlos Zerpa.
Podría pensarse que esta exposición excluyó a otros excelentes dibujantes, pero no fue así pues ésta es una iniciativa que, como ya dije, llama la atención por no contar con un curador y, constituye, un interesante llamado para que otros artistas -de diferentes disciplinas o de la misma- junten esfuerzos y presenten proyectos interesantes a aquellas empresas o fundaciones que podrían verse motivadas en apoyar al arte cuando los proyectos sean buenos. La idea es digna de ser seguida y este grupo de trece es lo que desean.
Lo primero que llama la atención al llegar a la exposición es el texto “El grito y la telaraña”, de Federico Vegas, que les recomiendo leer. Este texto, en una exposición de dibujo, es una muestra de que el dibujo, la pintura y la literatura están muy unidos. Luego, al bajar las escaleras, es imposible dejar de admirar un montaje muy limpio que le permite a cada artista la independencia de su obra, obras que -a través de este montaje maravilloso de Víctor J. Díaz H.- respiran por sí solas.
Como soy fanática de los dibujos de Vincent Van Gogh no puedo dejar de citar lo que decía este brillante artista en 1880, cuando tenía 27 años: "Dibujar es como escribir. Al principio parece imposible, pero luego los dibujos deberían surgir con la misma facilidad que la letra". Van Gogh estaba convencido de que para ser pintor era preciso dominar antes el arte del dibujo, lo que nos hace considerar a muchos que el dibujo no es un arte menor, todo lo contrario, es la base fundamental de una buena pintura. Este punto de vista está presente en la exposición que en Venezuela titularon “13 instrumentos de dibujo” y que se expresa, no sólo a través de la línea hecha con lápiz o carboncillo, sino a través de diferentes materiales como monedas, caligrafía, spray, radiografías, hojas secas, trozos de un libro de dibujo y una gran diversidad de materiales que algunos no asociarían al dibujo.
Una particular rueda de prensa nos llevó hasta los entretelones de esta colectiva. Particular porque transcurrió mientras observábamos las excelentes obras en pleno montaje de esta exposición y, así, de una manera espontánea, surgieron las preguntas y el intercambio con cada uno de los artistas expositores. Lamenté que Federico Vegas no estuviera presente pues su texto es un dibujo más de ese evento.

“13 instrumentos de dibujo” cuenta con el maravilloso apoyo de Corp Banca, Cantv y Gráficas Lauki, quienes creyeron en estos artistas y hoy están felices con los resultados del trabajo que, desde el día de la inauguración, contó con el apoyo de un público que reconoce las cosas buenas y rechaza a la mediocridad complaciente.
Hay algunos que, creyéndose artistas, no lo son. Ahora abundan y hay que tener cuidado para no ver lo que ellos suponen que es su `obra de arte´, pero esta colectiva de 13 artistas venezolanos sí merece ser vista porque es un buen ejemplo de un trabajo hecho con talento y planificación, a diferencia del mal gusto y la absoluta falta de calidad de otras exposiciones que se realizan en Caracas y que me niego a nombrar porque como dice Carlos Zerpa: “Uno ES o NO ES artista… y si dibuja, pues mucho mejor”
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas, en especial la pierna de cordero. Tienen una bebida a base de yogurt que es una delicia y como entrada recomiendo las excelentes ensaladas. ¡Me encanta la comida de este restaurant! Esta semana iré a ANDREAS a comer con unos amigos.
A los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Tienen excelentes postres.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera que les puede contar anécdotas de su tío.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Con lo caro que están los libros vale la pena ir hasta allá para obtener el descuento. Puede, también, encargar aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta
• ¿Quién más se anima a patrocinar este espacio que cada día gana más lectores por derramar la verdad sin censura?



lunes, 15 de agosto de 2005

CUANDO LOS POBRES SE SUPERAN

Después de la publicación del artículo donde les conté sobre la enfermedad de Laureano Márquez -publicado en este blog el 20-06-04- la Cantv me cortó el teléfono dejándome sin Internet por más de una semana. Esto no se los había contado, pero se los cuento ahora para que sepan lo que me toca aguantar con tal de mantenerlos informados ya que supongo que ese corte ocurrió a petición de aquellos que me acusaron, injustamente, de usar a Laureano como pretexto para burlarme de Hugo Chávez. ¿Yooooo, burlarme de Chávez? ¡Qué va! Ni en sueños me burlo del presidente, y mucho menos utilizando a un hombre inteligente para disimular semejante agravio. Menos mal que -por ahora- todavía existen los cyber café por si me vuelven a cortar el teléfono y, en última instancia, está la casa de los amigos para colocar en Internet estas variaciones sobre un mismo tema. ¡Cómo duele el humor! ¡Ay, cómo duele!
La noticia que les traigo esta vez es increíble: ¡conocí a un pobre! Sí, a uno de verdad verdad, de carne y hueso, de los mismitos que habla Chávez, pero… éste es inteligente y culto. Bueno, nadie es perfecto. Solito aprendió inglés, francés y conoce bastante el alemán. Escribe perfectamente el español y ahora va a aprender japonés. No contento con eso es fan de Nietzsche (no confundir con niche) ¡Todo un fenómeno este pobre! Lo peor es que tiene 22 añitos recién cumplidos y hace poco le otorgaron su título universitario en nuestra máxima casa de estudios: ¡UU UCV! El chico se alzó con el segundo lugar de la promoción, aunque por un error no se lo reconocieron públicamente, pero la facultad le entregó la constancia de ser el segundo, como JVR. Como verán, el asunto es de suma gravedad porque si los pobres se superan estamos perdidos. Ya con uno tenemos bastante, aunque ese es “de una ignorancia delirante”, como dijo Arturo Uslar Pietri.
Comprendan lo fastidioso que es tratar con estos genios prematuros que siempre quieren saber más que uno, y si es pobre peor porque a los genios ricos uno los digiere mejor. Con éste tuve la suerte de que resultó amable conmigo, porque al resto del mundo lo mira por encima del hombro. No sé qué vio en mí que le agradé, el caso es que, civilizadamente, hemos podido tomar el té de las cinco con galletitas porque, ante tal derroche de inteligencia, no me quedó otra que tratarlo de igual a igual.
Eso sí, mi teoría quedó comprobada: los pobres son torpes. Ya verán porque lo digo.
Como el infortunado me cayó bien, de corazón le aconsejé que no se graduara. Le propuse que en el último semestre aplazara todas las materias o no entregara la tesis de grado de manera que, posponiendo y posponiendo, terminara graduándose a los 35 años, edad razonable en tiempos de revolución donde la inteligencia, la cultura y la superación no interesan sino cuán afecto se es al régimen, con algunas honrosas excepciones. Le supliqué que se fijara en las personas que tienen altos cargos en el gobierno chavista, de manera que me mostrara al menos diez que, como él, se graduaron jóvenes y con altas calificaciones. ¡No los hay! Todo lo contrario: la mayoría de los altos funcionarios de la revolución se graduaron mucho después de los 30 en aquella facultad donde las materias le resultaron más fáciles, logrando finalizar sus estudios con muy bajas notas, después de haber pasado por varias carreras donde demostraron su incapacidad.
Que yo sepa, en este gobierno ninguno es Doctor, aunque ellos ni se enteran, para qué si ya son `personalidades´, condición que en Venezuela, desde tiempos inmemoriales, se adquiere -y nunca se pierde- sólo con alcanzar un alto cargo oficial en el gobierno de turno. Si no me creen fíjense en los ex ministros, ex embajadores y demás ex de la IV República que, a pesar de haber perdido el poder de aquellos años dorados, todavía tienen privilegios y pretenden que les sigan colocando la red carpet por donde quiera que pisan. Esos tíos siguen tan soberbios como en aquellos días de poder, y nada más insoportable que una persona que no puede vivir sin que lo adulen.
Mi amigo pobre, a pesar de que aceptó que yo tenía razón, siguió decidido en no posponer su graduación y, en medio de mi impotencia ante semejante torpeza, el pasado julio logró su objetivo.
Como ya el mal está hecho, le pregunté:
- ¿Quién le va a dar trabajo a un chaval que es superior, profesional e intelectualmente, a los que mandan?
Se empeñó en que a él sí le darían trabajo.
¡Eso está por verse!
Si este muchacho no fuera de origen humilde ya se hubiera bajado de esa nube para dedicarse a trabajar en una misión bolivariana con miras a obtener pronto un ministerio o una embajada, pero a los pobres les gusta soñar, y esa es su torpeza. Creen excesivamente en la buena fe de los demás, por eso el ex presidente Rafael Caldera los engañaba con aquello de las 100.000 casitas por año y los adecos los compraban con latas de zinc para darle “confort” al rancho. Ha pasado el tiempo, este gobierno los engaña igual que los anteriores y ellos no aprenden. La torpeza es lo único que tardan en superar y, aun los más inteligentes, son lentos. Con mi amigo pobre se comprueba la teoría de que ellos son torpes.
Ahora, ya graduado y en la cumbre del desacierto, planifica un post grado en Venezuela y terminar un doctorado en el exterior antes de cumplir los 30 años, amen de dominar perfectamente, para entonces, seis idiomas y estudiar otra carrera. ¡Ingenua yo que los creía conformistas!
Como verán, este pobre en Venezuela no tiene ningún futuro. La madre -tan humilde y cándida como él- se gastó un dineral para el gran día del grado: linda ropa para su hijo, traje de estreno para ella, lazos de raso blanco en la cabeza de las dos hermanitas y cartera de lentejuelas para la abuelita. Ese día hubo fiesta en el barrio porque es el primer pobre de 22 años que obtiene un título universitario. A pesar de que me invitaron me negué a asistir al supremo evento de la belleza… digo, pobreza.
Que conste que este chico jamás recibió una beca ni de este gobierno ni de los de la IV, porque en este país las becas se otorgan -casi siempre- a los amigos y a los incondicionales, incluso a los que, por razones económicas, menos las necesitan. Los pobres, cuando llegan, lo hacen con su propio esfuerzo. Ya les contaré a quién le conseguía becas Paulina Gamus porque en TINTA INDELEBLE nadie se salva y la verdad -como dice el slogan- se derrama sin censura.
Este artículo está basado en un hecho de la vida real. Si yo estoy mortificada por el ascenso vertiginoso de este pobre, qué queda para la gente del gobierno que nunca pudo imaginar que llegarían a ser superados, con creces, por sus propios pobres, pues este muchachito -que prefiere mantener su nombre en el anonimato, por si acaso- esta mejor preparado para gobernar que el teniente coronel Hugo Chávez y sus altos funcionarios. Definitivamente: el que siembra viento cosecha tempestades.
Casi estoy por creer que Venezuela ahora sí es de todos.

Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas. Yo disfruto las delicias de este restaurant, muy especialmente la pierna de cordero que se las recomiendo con los ojos cerrados. Su dueño, el encantador Luis De Ornelas, es un hombre que conoce de carnes. De ahí la calidad de su cordero.
ANDREAS recibe con la misma amabilidad a los dos bandos de esta Venezuela de hoy.
A los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Puedo asegurarles que tienen postres exquisitos.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) a quien conozco desde hace muchos años. María Esther sabe de libros. Es lo que, con justicia, podemos llamar una buena librera.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Nada despreciable. Además, puede encargarle aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta
• ¿Quién más se anima a patrocinar este espacio que cada día gana más lectores por derramar la verdad sin censura? Si no lo creen revisen las páginas web donde los artículos de TINTA INDELEBLE se reproducen, o coloquen en Google mi nombre y verán.
Mientras tanto, en El Universal mueren de envidia por mis éxitos. ¿Quién dijo que derrotar a Carmen Guédez -y a su equipo clandestino- era fácil?


martes, 9 de agosto de 2005

LA NOCHE DE LA ENTREGA DEL PREMIO RÓMULO GALLEGOS

Antes de comenzar a escribir sobre esa noche quiero agradecer a las páginas web que reprodujeron mi anterior artículo publicado en este blog. También quiero agradecer al Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg) el haberle entregado a Isaac Rosa, a su padre y a la esposa de éste mi artículo con esa Guía tan particular que escribí especialmente para el ganador del Premio Rómulo Gallegos 2005.
En esta oportunidad me limitaré a narrar lo más llamativo, para mí, de la noche de la entrega del polémico premio. Relato lo que vi y escuché en el Celarg ese 02 de agosto, no lo que otros me contaron. Esa es la ventaja de haber estado ahí, ventaja que otorga la tolerancia.
Sin duda alguna que al acto de la entrega del Premio Rómulo Gallegos asistieron sólo los chavistas. Seguidores y altas autoridades del oficialismo llenaron esa noche los espacios del Celarg. La ausencia de los intelectuales y no intelectuales de la oposición era demasiado obvia. Tan evidente fue que hasta el padre de Isaac Rosa se percató de ello a pesar de ser español y estar de visita en Venezuela por primera vez. Esas ausencias pusieron en evidencia la división tan grande que hay en este país y las diferencias irreconciliables quedaron a la vista de los españoles.
Ellos ignoran que cuando hay un evento organizado por la oposición los que estaban esa noche en el Celarg no asisten. Ese día me quedó más claro que nunca que Venezuela ahora NO es de todos, al contrario de lo que dice el slogan chavista. Los representantes del gobierno sólo hacen acto de presencia en aquellos eventos de los que considera sus seguidores, independientemente de que lo sean o no, restándole importancia a los eventos de los que considera oposición: Festival Internacional de Teatro de Caracas, por sólo poner un ejemplo. Por otro lado, la oposición no da un paso para demostrar que, a diferencia del gobierno, ellos desean el fin de la intolerancia. Muy pocos de los que no comulgamos con este gobierno asistimos a ese acto al que consideramos como lo que era: un evento sobre literatura y no un evento político.
Sin embargo, tan chavista fue aquello que era asombroso ver en aquel recinto cultural gente con camisas rojas como si estuvieran en un acto presidido por Chávez Frías quien, por cierto, no asistió.
Isaac Rosa leyó un discurso que se capta mejor cuando se lee que cuando se escucha. Un discurso que pone en evidencia su posición izquierdista, que no critico. En ningún momento de su alocución se manifestó a favor del presidente venezolano, lo que no quiere decir que no le agrade Chávez. Aún no lo sé. Yo lo consideré como un discurso muy intelectual y tengo la certeza de que sólo un porcentaje muy pequeño de los asistentes lo entendió. Aquellos que esperaban un manifiesto chavista deben haber quedado decepcionados. Ahora, ese discurso tampoco agradó a la oposición por lo que Rosa se fue del país sin complacer a nadie y muchos lo consideraron como un escritor evasivo. No dudo que su situación era difícil.
Finalmente, Rosa se lo tomó como un incidente más dentro de la tradición de ese premio al que consideró polémico desde siempre. Esto no lo expresó esa noche sino en una mesa redonda en la Embajada de España, dos días después de la entrega del premio. Ahí, Rafael Arráiz Lucca hizo un interesante recuento del Premio Rómulo Gallegos y dejó muy claro que todas las instituciones culturales que hay en Venezuela fueron creadas en gobiernos anteriores. Todos sabemos que Chávez no ha creado nada, pero tiene el `mérito´ de habernos quitado espacios culturales como el Teatro teresa Carreño que ahora no es de todos sino de él. Apelo a mi tolerancia para hacer creíble ante Rosa lo que afirmo.
Pocas veces asisto a este tipo de premiaciones a las que más bien le huyo, pero debido a la polémica que generó la crítica de Gustavo Guerrero decidí asistir. Ante mis ojos desfilaron, entre otros: José Vicente Rangel, su hijo (el alcalde), el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, el Fiscal General y el ministro de la cultura. Para mí fue increíble verlos en un acto donde se homenajeaba a un escritor pues ese no es su hábitat natural. Sí lo es para Roberto Hernández Montoya -el solidario presidente del Celarg- y para Carlos Noguera -presidente de Monte Ávila Editores- quien, con esa humildad que lo caracteriza, se sentó en la última fila de la sala hasta que alguien lo llamó y entonces fue a sentarse junto a los invitados especiales de esa noche. Lamenté no haberlo visto cuando finalizó el acto.
Durante el brindis Isaac Rosa se mostró muy accesible a pesar de esa apariencia de hombre tímido. Charló muy a gusto con los jóvenes que se le acercaron y hasta les dio su correo. Conmigo fue muy amable. Su padre había leído mi artículo y se lo había comentado. Me da la impresión de que Rosa ha investigado sobre la literatura venezolana ya que recordaba a mi primo Juan Carlos Méndez Guédez, me hizo varias preguntas sobre Adriano González León, conocía la excelente página web letralia.com y hasta me preguntó por Jorge Gómez Jiménez -editor de Letralia- que esa noche no pudo asistir por el hueco que mantiene aislada a Caracas de la región centro occidental del país.
José Vicente Rangel tomó la palabra para cerrar el acto. Asistió -según sus propias palabras- “en representación del estado venezolano y del jefe de ese estado”, pero en lugar de asumir un papel acorde al de vicepresidente y coherente con la solemnidad del evento se dedicó a empañar esa noche con un discurso político repetitivo y fastidioso que estaba muy bien para un `Alo presidente´, mas no para una entrega de un premio literario importante. Empezó diciendo: “Este premio es otorgado en un acre olor de tempestad” y en lugar de ignorar todo lo que se refería a las críticas que recibió el veredicto de ese premio lo que hizo fue exponer la molestia que éstas causaron en el oficialismo. Eso fue un supremo acto de intolerancia y ante los oídos de la gente inteligente demostró que el gobierno de Chávez no acepta los cuestionamientos de quienes lo adversan. Fue un triste papel político el que desempeñó en ese acto.
Escuchar tan necias palabras fue, en mi caso, un ejercicio de paciencia extraordinario. Luego, conversé con chavistas amigos sin inmutarme ante su posición pues respeto ideologías, pero en lo que no hago concesiones -a pesar de lo mucho que aprecio a Carlos Noguera- es en mi férrea negativa de leer `El vano ayer´ en la edición de Monte Ávila en abierta protesta contra ese slogan de `Venezuela ahora es de todos´ porque es inaceptable que una editorial coloque propaganda oficialista en un libro como lo hacen en las bolsas de comida de eso que el oficialismo llama Mercal (mercados populares). Deseo leer la novela ganadora y sólo lo haré si me la envían de España en la publicación de Seix Barral, o si Isaac Rosa tiene la gentileza de mandarme el texto que debe estar en su ordenador. Sólo así la leeré porque la tolerancia tiene un límite.
Isaac Rosa le hizo caso a una parte de mi guía y fue a Sabana Grande junto con su padre y Lourdes, la esposa del padre. Él mismo me lo contó. Para mi asombro ellos vieron una Sabana Grande que no es la que vemos nosotros. Cosas de turistas, digo yo. Tanta es la diferencia de criterios que el escritor creyó que la descripción que yo hago en mi artículo era un tremendismo de mi parte y hasta comparó a Sabana Grande con los mercados de España (¡nada qué ver!) Su padre vio unos puestos de venta muy organizados que no le causaron ninguna mala impresión.
Sabana Grande, en mejores tiempos, fue un bello paseo peatonal y albergó a muchos intelectuales venezolanos en aquellas inolvidables noches del Piccolo, el Gran Café, La Vesubiana y todo lo que fue la llamada República del Este. De esos buenos tiempos apenas quedan algunos escritores de la República del Este que se niegan a perder su territorio ya que, ante la delincuencia desatada en la zona, la mayoría huimos del lugar.
Conozco muy bien El Rastro, en Madrid, y es un mercado que se realiza sólo el domingo, mientras el boulevard de Sabana Grande acoge todos los días a miles de desempleados. Ellos son los desfavorecidos, los olvidados, los personajes de relleno que no suelen estar en el campo de atención de los novelistas, como tan acertadamente diría Isaac Rosa en su discurso.
Vuelvo a recordar que Chávez dice: “Ser rico es malo”. ¿Será por eso que el hombre que dice gobernar para los pobres no les da otro trabajo?
Estoy por creer que dentro de dos años el ganador del Premio Rómulo Gallegos no recibirá 100.000 dólares pues así se le impide el crimen de tener dinero, y menos aún esos odiados dólares con acre olor a imperialismo.
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas. A mí me encanta la comida de este restaurant. Su dueño, el encantador Luis De Ornelas, es un hombre que conoce de carnes. De ahí la calidad de su cordero.
ANDREAS recibe con la misma amabilidad a chavistas y opositores.
A los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Puedo asegurarles que tienen postres exquisitos.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera a quien conozco desde hace muchos años.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Nada despreciable. Además, puede encargarle aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta
• ¿Quién más se anima a patrocinar este espacio que cada día gana más lectores por derramar la verdad sin censura?



miércoles, 27 de julio de 2005

GUÍA PARA EL GANADOR DEL PREMIO RÓMULO GALLEGOS 2005

El crítico literario Gustavo Guerrero cuestionó el veredicto del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, en su 14ª edición, por considerarlo “adherido a la ideología chavista y castrista”. No pienso opinar sobre ese cuestionamiento al veredicto de un jurado que premió este año al español Isaac Rosa. Si lo hiciera sería una irresponsabilidad de mi parte porque no conozco nada sobre este escritor y mucho menos puedo saber si es afecto al régimen chavista. En lo personal me alegra que un escritor de la generación de los 70 sea premiado porque soy de las que considera que el arte en general debe refrescarse con gente joven.
Yo lo único que deseo es que cuando Isaac Rosa venga a recoger su premio tenga la sensatez de aproximarse a la verdadera Venezuela en lugar de dejarse deslumbrar por los halagos y la buena vida. Seguramente será invitado de honor de Hugo Chávez y, por lo tanto, le imploro que mire más allá del lujo del Palacio de Miraflores, de la residencia presidencial de La Casona y de la habitación, con una vista espectacular, del hotel donde se alojará. El show va a comenzar desde su llegada al aeropuerto internacional de Maiquetía donde la prensa venezolana y española lo estará esperando. De ahí en adelante cada paso que dé será controlado, lo que dejará al joven escritor con muy pocas posibilidades de comportarse como un turista normal y, como yo deseo que él -sin ninguna presión- se forme su propia opinión sobre este país, paso a darle algunas recomendaciones para que no crea que todo lo que brilla es oro. Para que pueda leerlas acudo a Boris Izaguirre, quien fue mi compañero en un taller literario realizado en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), el mismo que alberga al polémico premio. Como no tengo el correo electrónico de Isaac Rosa le pido a Boris que le haga llegar mi artículo para que lea mis recomendaciones de cómo conocer a la Venezuela de hoy de manera que se vaya con una idea más o menos clara de las dos caras de la moneda.
A Rosa le recomiendo lo siguiente:
1- Cuando salgas del aeropuerto con destino a Caracas colócate del lado derecho de la ventanilla del coche y mira hacia los cerros llenos de ranchos que pronto aparecerán en la autopista que te traerá a nuestra capital. Si el vuelo llega con retraso y ya ha anochecido verás muchas lucecitas: esos son ranchos = pobreza. Por nada del mundo aceptes traslado en helicóptero porque así no podrás observar tanta miseria. Con tu cámara digital saca muchas fotos mientras haces el recorrido. Ya tendrás tiempo para reflexionar sobre esas imágenes.
2- Cuando te reúnas con Chávez no te intimides ante su innegable carisma y pregúntale por qué esa gente sigue viviendo así si él gobierna para los más pobres.
3- Observa con detenimiento la ropa que usa Chávez y no te pierdas cada detalle de los accesorios. Trata de ver las marcas. Si los chavistas que me leen no le han pasado el dato de que yo te di estas recomendaciones, Chávez se presentará a la cita contigo vestido como lo hace siempre y podrás ver lujo y ostentación. Cuando observes su estilo de vida toma en cuenta que él ha dicho: “Ser rico es malo”
4- Ve por tu cuenta al boulevard de Sabana Grande. No te confíes si tratan de acompañarte porque te pueden llevar a otro lado para que no veas desempleo y calles muy sucias. Toma el metro, que es muy bello, y bájate en la estación `Sabana Grande´. Verás a muchísimos vendedores informales. No vayas a creer que eso es una versión nuestra de El Rastro. ¡No, no lo es! Pregúntale a Chávez por qué esa gente trabaja en la calle día a día con tanto sol, calor, lluvia e incomodidad. A lo mejor te dice que el venezolano es así y que disfruta las penurias, pero eso es mentira: no hay trabajo. Para ir a Sabana Grande no lleves nada de valor porque te pueden asaltar, no saques fotos y no hables porque si algún chavista, por tu acento, descubre que eres español te puedes ver en problemas ya que español, para el pueblo chavista, es sinónimo de invasor. Cuando te reúnas con el oficialismo te dirán que los españoles son muy queridos en Venezuela. Tú dirás si hay o no hipocresía.
5- Para confirmar esa intolerancia ve de Sabana Grande a Plaza Venezuela. Te queda muy cerca si continuas hasta allá a través del boulevard de Sabana Grande. Ahí mismo está el Paseo Colón. Para que no te pierdas ubica la sinagoga y casi llegando al parque Los Caobos (al que no se te ocurra ir porque es muy inseguro. Toda Caracas lo es) trata de ver si queda algún vestigio del pedestal donde durante muchos años estuvo la estatua de Cristóbal Colón que fue derrumbada el 12 de octubre del 2004 por los chavistas en protesta a la colonización, es decir, en protesta a ustedes los españoles. En Internet podrás corroborar que los chavistas se sintieron orgullosos por haber derrumbado esa estatua. Ante tanto fanatismo algunos chavistas -entre ellos Roberto Hernández Montoya, presidente del Celarg- se pronunciaron en contra de esa barbarie. No sé cómo lo tomó Chávez.
6- Si te llevan al hermoso Teatro Teresa Carreño no dejes de preguntar qué pasó con el `Museo Teresa Carreño´ que albergaba algunas pertenencias de esa gran compositora y pianista venezolana de fama mundial. Hace unos meses lo eliminaron. Si algún día nos conocemos te echo el cuento completo. Como los responsables de ese disparate son las autoridades del teatro (todos chavistas) pídeles que te muestren las partituras, el piano y un precioso vestido negro bordado con azabaches que perteneció a la Carreño. Me gustaría saber qué te responden porque nosotros desconocemos qué hicieron con unos objetos que son para ser admirados por todos los venezolanos. A mí no me responderán porque ya ingresé en la lista negra de ese teatro sólo por pedir una explicación a la sospechosa suspensión de una rueda de prensa a la que recientemente fui convocada.
7- Insiste en que te lleven a conocer un hospital público (yo lo hago cuando voy a España) y para que no te lleven engañado a un centro de salud privado te daré tres opciones: Hospital Pérez de León de Petare, Hospital Clínico Universitario y Hospital Pérez Carreño. Elige sólo uno, me da igual. No olvides por nada del mundo pasar por urgencias porque ahí verás el drama de la salud pública en Venezuela y la tragedia de los que no tienen cómo pagar ya que aquí no existe seguridad social de ningún tipo. No existió antes de Chávez y tampoco existe ahora. Los médicos cubanos no son la solución al drama de la salud.
Como sé que Isaac Rosa no dispondrá de mucho tiempo libre durante su estancia en Venezuela no voy a sugerirle nada más, pero de ser cierto que se pronunció a favor del régimen chavista es su obligación, ahora que es poseedor del más importante premio venezolano de literatura, ver y hacer lo que le recomiendo porque Venezuela no está habitada sólo por chavistas y no todo es tan bello como se lo harán creer No trato de lavar su cerebro (como es inteligente tampoco lo lograría) sólo trato de que se forme una opinión en sitio porque desde lejos la realidad se desdibuja, es incorrecta.
Lamento que Isaac Rosa no pueda ir al interior del país para que vea lo mal que viven nuestros campesinos y también nuestros indígenas. A Rosa le hablarán de Misión Robinson y le contarán la desgastada historia de que le quitaron la tierra a los ricos para dársela a los pobres. ¡Ojalá fuera del todo cierto! De ser así yo me alegraría, pero la verdad es que les dieron el pescado, mas no los enseñaron a pescar. Es el mismo populismo de toda la vida, exactamente el mismo de los nefastos gobiernos que antecedieron a Chávez. Así lo vemos los que no somos políticos.
Isaac Rosa (1974) logra este premio a la misma edad (31 años) en que lo obtuvo Mario Vargas Llosa. Mi amigo Jorge Gómez Jiménez en el editorial de la edición Nº 126 de Letralia dice: “Quién habrá de decirnos cuán valiosas serán las letras que produzca Rosa en el tiempo”. Tendremos que esperar para saberlo.
A Isaac Rosa le deseo buena suerte. Feliz y provechosa estadía en Venezuela.
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

Este articulo se encuentra reproducido en :
*ANALITICA.COM
*LETRALIA.COM
*ARTELITERAL.COM

PATROCINANTES de TINTA INDELEBLE:
• ANDREAS, taberna griega
Un lugar muy agradable donde se come el mejor cordero de Caracas. A mí me encanta la comida de este restaurant. Su dueño, el encantador Luis De Ornelas, es un hombre que conoce de carnes. De ahí la calidad de su cordero.
ANDREAS recibe con la misma amabilidad a chavistas y opositores.
A los que vayan de parte de TINTA INDELEBLE les obsequiarán un rico postre. Aclaro: uno por mesa, pero será súper especial. Puedo asegurarles que tienen postres exquisitos.
2º transversal de Campo Alegre. Frente a la Clínica Sanatrix
• LIBRERÍA AGO
La atiende su dueña, María Esther Nahmens Larrazábal (sobrina de Wolfgang Larrazábal) excelente librera a quien conozco desde hace muchos años.
Aquellos que se identifiquen como lectores de TINTA INDELEBLE tendrán un descuento del 15%. Nada despreciable. Además, puede encargarle aquellos libros que no estén en la librería.
Av. Newton. Edif. Cubagua. Local A. Colinas de Bello Monte. A 20 metros de la Alcaldía de Baruta
• ¿Quién más se anima a patrocinar este espacio que cada día gana más lectores por derramar la verdad sin censura?


lunes, 18 de julio de 2005

FESTIVAL ATEMPO 2005-2006

Este título parece extraño para un festival que, apenas el pasado sábado 16 de este mes, acaba de llegar a su fin en la edición de este año. La organización y el esmero con el que se realiza este prestigioso festival de música le permitió a su presidenta, Ninoska Rojas Crespo, anunciar desde ya, en la rueda de prensa del XII Festival Atempo, parte de lo que vendrá para el próximo año: la danza. Todo un acierto de la gente de Atempo si tomamos en cuenta que la danza acaba de alcanzar otro gran éxito con Maya Plisetskaya y Tamara Rojo. Estas dos bailarinas se alzaron con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2005, mientras nosotros tuvimos el orgullo de que la bailarina caraqueña Francesca Dugarte, de apenas 15 años, pasara a la fase semifinal de la X Competencia Internacional de Bailarines y Coreógrafos que se realizó el pasado junio en el Teatro Bolshoi de Moscú.
El anuncio hecho por Ninoska Rojas fue una alegría para los que amamos la danza. Pocos festivales se pueden dar el lujo de divulgar parte de una programación con tanta antelación. Lo común en Venezuela es que la programación inmediata sea cambiada con frecuencia, muchas veces sin ninguna explicación. En este caso Atempo demuestra disciplina y, como dije anteriormente, organización.
El XII Festival Atempo lo inauguró Japón con una orquesta de cámara: la Sinfonietta de Tokio. Abrieron con una obra de Richard Wagner y cerraron con una de Diógenes Rivas, director artístico de este festival. Como siempre, la sala se llenó. El público estaba fascinado con unos músicos que esa noche dieron muestras de calidad y virtuosismo. Puedo asegurar que todo el mundo agradecía el tener la gran oportunidad de escuchar un exquisito concierto en una ciudad donde los buenos espectáculos están desapareciendo para dar paso a la mediocridad -y a lo meramente comercial- con tal de complacer a la ignorancia.
Entre las novedades de este año estuvo la extensión del Festival Atempo a Mérida, Valencia y Maracaibo, un gesto que se agradece pues el interior vive bajo el negro manto del abandono cultural. La noche de la inauguración conversé con Orlando Chacón Mora, Director de Cultura de la Universidad de los Andes, quien estaba feliz por este logro que significa mucho para Mérida ya que Diógenes Rivas es un orgullo de esa tierra andina.
Del Festival Atempo hay que destacar la realización de un taller de composición que enriquece a nuestros creadores. Si bien, ésta es la parte que no está a la vista del gran público, es lo que perdura cuando Atempo baja el telón. Es, justo ahí, donde germina la semilla de este encuentro con la música académica más actual.
Atempo no olvida nada y a los niños los deleitó con un concierto comentado. La poesía ocupó un destacado lugar. También estuvo presente una colectiva de artistas plásticos de Francia, Italia y Venezuela compuesta por integrantes del Grupo Madi Internacional. Ellos estuvieron con el proyecto artístico “Tetractis Madi”. No sería de extrañar, en un próximo festival, la presencia del Arte Culinario ya que la rueda de prensa para presentar el festival se ha hecho famosa por las delicias que la propia Ninoska Rojas prepara para los que tenemos la dicha de ser invitados a ese encuentro con la prensa.
Los organizadores del Festival Atempo han tenido el acierto de realizarlo en uno de los espacios culturales más bellos de Caracas: el Centro Cultural Corp Group, un lugar que nos tiene acostumbrados a la excelencia. Además, es un sitio `no comercial´ donde, todavía, se respira tranquilidad. Este espacio cultural cuenta con gente que se esmera en dar a conocer todo lo referente a los eventos que allí se realizan. Mención especial merece Lucelia Parra, Gerente de Comunicaciones Internas, por mantenernos siempre informados a los que estamos en los medios de comunicación.
Corriendo el riesgo de ser injusta con otras personas quiero finalizar este artículo haciendo algunas referencias a Ninoska y a Diógenes. De Ninoska puedo decir que es una de las mujeres más entusiastas que conozco. A ella se le desborda la pasión por su festival y le resulta imposible ocultar cuánto lo ama. Cuando en la rueda de prensa se le hace alguna pregunta se extiende, pero con tanta alegría que sus palabras no molestan. Tiene la gran virtud de ser agradecida, algo que llama la atención en este país donde contadas personas retribuyen las palabras que uno dedica para comentar un espectáculo o cualquier evento. Pocas veces nos encontramos con tan buena anfitriona. En lo personal, le agradezco su solidaridad.
En cuanto a Diógenes Rivas me puedo quedar corta en mis palabras. Una nota del Centre Georges Pompidou, que encontré en internet, me aportó algunos datos sobre su biografía. Nacido en Mérida en 1942, se inició en la música de la mano de su padre. Posteriormente realizó estudios en prestigiosas academias de música de Europa. Ha sido profesor de música y, desde 1980, se dedica esencialmente a la composición. Es un hombre con una amabilidad fuera de serie al que siempre se le ve sonreír. Diógenes transmite paz. Es, también, un excelente anfitrión y disfruta con obsequiarnos el Festival Atempo que, en su XII edición en el 2005, abrió el telón con un nuevo lema: “Ventura y Énfasis”.
Hasta el 2006, pero antes Atempo en París.
Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com










lunes, 20 de junio de 2005

LA ENFERMEDAD DE MI AMIGO LAUREANO MÁRQUEZ

Hace unos días me enviaron un artículo escrito por Laureano Márquez que me dejó muy preocupada. Lo tituló: “El sacrificio de un líder”. Dos días antes yo había conversado telefónicamente con él, justo en el momento en que estaba llegando a su casa, después de un viaje a España. En ese viaje está el punto clave de mi preocupación pues uno se preocupa por los amigos y más después de leer las barbaridades que él escribió en ese artículo. Para los que no lo conocen les cuento: Laureano se la pasa en una viajadera para España y prácticamente vive entre aquí y allá. El pobre está tan enloquecido con eso que es inútil preguntarle la hora porque olvida cambiarla cuando llega a Venezuela. Dígame usted, ¿qué persona que lleve esa vida puede ser normal? ¡Ninguna! En esa viajadera Laureano va dejando sus neuronas en las nubes y cada vez que el avión aterriza tiene miles de neuronas menos. Él ni se entera y por eso es que escribe así ya que lo suyo no es genialidad sino producto de una pérdida sustanciosa, no una minucia de las que puede perder el que viaja una vez al año a Margarita.
Eso de que el que viaja mucho en avión deja parte de sus neuronas en las nubes no es un invento producto de la fantasía del diputado oficialista Pedro Carreño. Se trata de un hecho científicamente comprobado en los Estados Unidos y calificado ya de enfermedad, aunque todavía no tiene nombre. Afecta muy particularmente a los habladores de estupideces. El presidente Bush no quiere que se sepa mucho al respecto para que su homólogo Chávez no deje de viajar ¡Qué tío tan maluco! Eso sí es un magni atentado porque puede dejar a nuestro presidente en estado vegetal. Laureano, ¿ves que todo se sabe? ¡Lero lero! como diría mi amigo Juanito.
Pero sigamos con el artículo. Ahí Laureano se refería irónicamente a aquel honesto y bonito comentario que hizo Chávez al decir -de todo corazón- que a él le gustaría vivir en un rancho. Pero lo que es la mala fe de Laureano que no le creyó nadita y se lanzó en una burla contra ese y otros sacrificios con los que nuestro presidente sueña todos los días. Si Laureano se dedicara a ver y a escuchar durante tres horas a Chávez, sin bostezar, entonces podría observar en el lenguaje corporal y en las dulces palabras de Chávez las buenas intenciones y la sinceridad de lo que dice. Además, hay mucha mentira y habladera de tonterías en su artículo. No me voy a parar a detallar cada una de las mentiras de ese texto, pero por el bien de la patria, no crean lo que escribió en ese digno ejemplar de la más perversa envidia. Para que tengan una idea de la verdad les voy a mencionar algunos puntos. Las corbatas que usa Chávez sí son de suave seda italiana carísima, no lo niego, pero esas se las compró Doña Elena, hace muchos años, a un turco que vendía por cuotas en Sabaneta de Barinas y como la moda regresa se las dio a su hijo para que luciera bonitico cuando se reuniera con esos emperifollaos mandatarios extranjeros. En cuanto a las yuntas de oro, ¡qué mentira más grande! Esas yuntas son una baratija de lata dorada que se compró Chávez cuando era un adolescente para impresionar a las chicas de su pueblo. La mamá de una amiga de un amigo de un primo de un amigo de Chávez asegura que hay testigos de esa compra porque, en plena plaza, Hugo rompió el cochinito para pagar esas yuntas y una colonia baratísima para ver si alguna niña le daba el sí ya que en esos días era tan feito y tan pobre que ninguna le paraba. Como esa noche una, por fin, lo acepto él las guardó de recuerdo y ahora las tiene como amuleto de la buena suerte y no se las quita nunca. Las de oro se las regala a la servidumbre del Palacio de Miraflores con esa generosidad que lo caracteriza.
Ah, pero eso si no lo dice Laureano. ¡Qué lo va a decir si con tanta viajadera confunde lo que dice ZP (Zapatero) con lo que dice Chávez! Ahora, yo no lo culpo -¡aunque me da una rabia!- ni le voy a retirar mi amistad porque compartí con él en abril del 2002 la angustia de no saber de nuestro presidente después que renunció y después no renunció, cosas muy normales que nos pasan a todos los humanos cuando firmamos asustados y sin leer y, luego, nos arrepentimos. Menos mal que el trisoleado Lucas Rincón fue muy $olidario: enmudeció y nunca más volvió a hablar de la famosa renuncia, como debe $er.
Respecto a la enfermedad de Laureano yo culparía a las líneas aéreas. Ellos sí están al tanto del problema de la pérdida de neuronas en las nubes y no se lo dicen a los clientes para seguirlos desplumando pues entre menos cantidad de neuronas tengan más necesitan viajar ya que la adicción a los viajes forma parte de esa patología. Personalmente me inclino por condenar al culpable de moda: el presidente Bush, y con él a la CIA, al FBI, a Mickey Mouse y a todo lo que huela a gringo. Me pregunto si esa enfermedad también afecta a los mandatarios porque, de ser así, Chávez estaría corriendo un grave peligro.
Presidente Chávez, ¡no vuelva a viajar! Hágalo por su pueblo al que
usted ama tanto, y cuide su salud no sea que vaya a sufrir una pérdida
de neuronas. Después de todo, ¿qué es un sacrificio más?


Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

martes, 17 de mayo de 2005

EL EXILIO DORADO DE JUAN FERNÁNDEZ

Carral es un pueblo pequeño ubicado a unos 25 minutos de La Coruña. Exactamente es un tranquilo municipio coruñés donde lo único interesante es el pan que -para algunos- es el mejor de la región. Fuera de eso ahí no ocurre nada extraordinario. Esta rodeado de esa vegetación tan verde que es una constante en Galicia, incluso durante el más inclemente de los inviernos. En el mes de marzo de este año Carral y sus alrededores se mostraron ante mis ojos como un exquisito remanso de paz cuando hasta allá fui en búsqueda de Juan Fernández, uno de los dirigentes más conocidos de aquellos petroleros de Pdvsa que el teniente coronel Hugo Chávez dejó en la calle de un plumazo debido al paro cívico petrolero de diciembre del 2002.


Lo que diferencia muchísimo a JF de la mayoría de los otros ex petroleros es que sus padres son españoles y, debido a eso, a él le corresponde la ciudadanía española, por lo que la madre patria lo debe haber recibido sin ningún problema. Con semejante ventaja cualquiera, en la Venezuela de ahora, se lanza a una huelga con el riesgo de quedarse en la calle. Los otros ex empleados de Pdvsa que no tenían la suerte de JF se quedaron en Venezuela vendiendo tartas y cuanta cosa permite la economía informal para sobrevivir.

Por aquello de “pueblo chiquito infierno grande” en Carral ya muchos gallegos sabían que él residía en ese lugar, y uno de ellos me dio la información. Otro que sabía que yo era venezolana, me entregó la entrevista concedida por JF a La Voz de Galicia el 07 de marzo de este año. Deseosa de refutarle personalmente lo que dijo en esa entrevista tomé un autobús y me fui hasta Carral, pero cuando llegué caía un fuerte aguacero que me obligó a desistir de mi intento de localizar al hombre de los “partes de guerra”, como llamé a los comunicados que él leía durante el paro petrolero del 2002, pero no perdí mi tiempo porque al menos pude ver cómo es el pueblo donde ahora vive este hombre y, les aseguro, que es un lugar en el que muchos venezolanos quisieran vivir. Ya volveré a buscar a JF en Carral en mi próximo viaje a La Coruña, eso se los prometo pues está entre mis tareas pendientes en esa región.

Por la carretera que va desde La Coruña hasta Carral divisé un hermoso paisaje en el que se ven casas con pequeñas piscinas, sembradíos, muchas flores -a pesar de un invierno agonizante- y lo más sorprendente: amplios gallineros horizontales, algo insólito para un venezolano de hoy. Todo muy organizado y muy limpio, totalmente diferente al caos de esa Venezuela de pueblos abandonados y en la miseria.

Si JF desea divertirse puede ir a La Coruña, a El Burgo o a Santiago de Compostela. ¡Todo un lujo para un exilio! Esas ciudades cercanas ofrecen un menú cultural y de diversiones muy superior a lo que puede ofrecer Venezuela si juntamos a todas las regiones de nuestro país, y no exagero porque tuve tiempo suficiente para impregnarme de la vida de esa región.

La verdad es que nada me hizo pensar que en ese tranquilo pueblo se organice la oposición venezolana, según el titular de la entrevista que JF concedió a La Voz de Galicia. Ese periódico, basado en sus declaraciones, optó por darle a la entrevista un título muy pretencioso: “La oposición a Chávez se refugia en Galicia”, demasiada exageración para lo que en realidad sucede en esa región del norte de España donde residen pocos venezolanos y los que ahí habitan sólo se ocupan de sobrevivir, por lo tanto, la oposición a Chávez que se refugia en Galicia, debe estar formada sólo por el ex líder petrolero y su familia. Eso sí, desde allá JF mantiene esa actitud prepotente que lo caracterizó y que a mí nunca me agradó.

En la entrevista habló como si fuera el futuro salvador de los venezolanos que dejó en “la huida hacia delante”, como dice el periódico. Posiblemente pensó que esas declaraciones no llegarían a Venezuela, pero ahí estaba yo: atenta a todo lo que tuviera que ver con mi país. Al leer aquello confirmé que siempre tuve razón en desconfiar de la gente de la Coordinadora Democrática donde cada uno pensaba en sí mismo y en sus ambiciones presidenciales si Chávez se iba con el RR del 15-A, incluyo a JF que ahora sí critica a la Coordinadora Democrática a la que estuvo muy unido y su cuestionamiento queda plasmado en esa entrevista que, al respecto, dice: “Desde aquí trata de liderar una alternativa sólida al régimen chavista, al que la oposición clásica agrupada en la Coordinadora Democrática no fue capaz de desbancar en el RR del pasado 15-A. Son muchos los que ven en él la gran esperanza blanca. De hecho, dentro y fuera de Venezuela ya se habla de él como el posible líder de la nueva oposición venezolana”

¿Pero es que existe esa nueva oposición? De existir no podría nunca ser JF ese líder porque como parte de la CD, de la que ahora reniega, también fue responsable de haber fracasado para sacar a Chávez, aunque sin duda alguna su más grande fracaso fue el paro petrolero que asumió en el 2002 subestimando a Hugo Chávez con una gran falta de modestia al creer que él y todos los ex petroleros eran indispensables. De la CD podemos hablar mal los que antes del 15-A nos pronunciamos en contra de ella, como lo hice yo y otros compañeros de prensa que en nuestros artículos (en mi caso desde El Universal) expresamos nuestra opinión muy a tiempo, pero que ahora lo haga JF es una desfachatez imperdonable. Eso debió hacerlo aquí ya que hacerlo desde lejos es un acto cobarde.

Una verdad irrefutable sobre JF es que condujo a sus propios compañeros a la ruina ilusionándolos con aquello de que “El paro saca a Chávez”, pero eso no parece remorderle la conciencia y, con esa sangre fría típica de cualquier político tradicional, desde su exilio dorado declara: “Las cosas hay que hacerlas bien. Eso es lo que nos demuestra la experiencia de los últimos años en la oposición. Yo soy una persona con formación de planificador. Uno de los errores que ha cometido la oposición ha sido tomar las decisiones sobre la marcha. Hay que tener un plan para poder responder a Chávez en cualquiera de las situaciones que se planteen”.

Al leer esas palabras, a las que el periodista le colocó comillas, no puedo más que pensar en el cinismo de este supuesto líder -o en su amnesia- porque si él dice tener formación de planificador entonces, ¿por qué el paro petrolero fue un desastre? Y sobre el error -según él- de la oposición de tomar decisiones sobre la marcha no puede JF decir nada pues todo lo que decidieron los ex petroleros fue sobre la marcha, y yo afirmo que al principio fue algo emotivo que rompía con la rutina de aquella Pdvsa de entonces. Después trataron de organizarse, pero ya era tarde. No es posible que de un día para otro altos gerentes de Pdvsa quisieran convertirse en líderes políticos sin tomar en cuenta que estaban muy bien preparados para sus cargos, pero no para enfrentar a un Chávez que -nos guste o no- sí sabe planificar pues aquel nefasto golpe del 04-F no fue nada improvisado. No olvidemos tampoco que la trágica marcha del 11-A partió de la Plaza de la Meritocracia (lugar de concentración de los ex petroleros despedidos) de una manera espontánea, pero sin medir consecuencias. Nunca JF -que yo sepa- si era tan buen planificador trato de disuadir a la gente para que no marchara hacia Miraflores así como cuando vio que el paro petrolero no funcionaba no tuvo la inteligencia para suspenderlo y asumir que habían fracasado como lo hizo Chávez al pronunciar su famoso “Por ahora”. Ahí le falto a JF honestidad, planificación y cero conciencia del momento oportuno, por eso es que no veo en él al planificador que dice ser.

Ya el hecho de que desde España JF hable mal de la CD -a la que no sólo apoyó sino de la que recibió apoyo- y hable como líder de una supuesta nueva oposición lo deja muy mal ante los ojos de los que a gritos pedimos objetividad aquí y afuera y, en respuesta a sus declaraciones del pasado 07 de marzo, le haré llegar este artículo a La Voz de Galicia.

JF pasó al olvido en Venezuela por ineficiente como líder político. Que se quede en España y busque trabajo en Repsol que seguramente le pagara muy bien y, en última instancia, puede montar una panadería en Carral, pero ¡por favor! que nunca más intente guiar a la ya desorientada oposición venezolana que lo que necesita es un liderazgo competente que se le pueda enfrentar como debe ser a un tirano. Si JF tuviera madera de gran dirigente estaría aquí dando la cara, aunque sea en prisión, pues de ese oscuro lugar salen héroes y hasta presidentes, sino que lo diga el militar que de la prisión de Yare salió para el Palacio de Miraflores.

Lamento no poder transcribir toda la entrevista por respeto a la Voz de Galicia y al periodista que la realizó. Si ellos me autorizan les prometo publicarla completa, de otro modo jamás lo haré, sin embargo me siento feliz de tenerla en mis manos y compartir con ustedes unas pocas líneas de esas infortunadas declaraciones y, a la vez, tratar de ubicarlos en el plácido lugar donde ahora vive Juan Fernández sin preocuparse de la inseguridad y de tantos males que agobian al país petrolero que en diciembre del 2004 dejó para “comer el turrón con sus padres” y para defenderse de lo que se le acusa y por lo que tiene una orden de detención. JF sólo es ecuánime en esa entrevista cuando dice: “El 15-A perdimos los venezolanos. Chávez sabe que él no ganó y la oposición, obviamente, tampoco”.

Mientras tanto la oposición venezolana busca a un verdadero líder. ¿Dónde estará?

Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

martes, 10 de mayo de 2005

USO Y ABUSO DE UNO DE MIS ARTÍCULOS POR PARTE DE GENTIUNO.COM

Después de algunos meses en Europa quería replantearme este espacio de Opinión para escribir sobre hechos más universales que la política venezolana y el tema de los medios de comunicación del que ya estoy saturada, pero parece que el destino se empeña en que siga con ese tema pues el pasado 07 de mayo encontré mi nombre en una página web llamada Gentiuno (Gente del siglo XXI). La editora es Elenora Bruzual y -como nada tengo que ver con ella, con el comité editorial o con su página web- me sorprendí cuando vi publicado en ese site mi artículo “Germán Sánchez y algunas verdades sobre la embajada cubana” que apareció el 21 de julio del 2004 en Tinta en la Red, el que fue mi espacio de Opinión en El Universal digital.
Escribí ese artículo en defensa del alcalde Henrique Capriles Radonski y porque lo que ahí cuento me confirmó que en las revoluciones no hay igualdad, pero los de Gentiuno ignoran que hoy tengo por norma no defender ni cuestionar a nadie en un espacio que no sea el mío ya que después de haber sido censurada en El Universal todo lo concerniente a mis artículos lo decido yo y nadie más y si esta parece una actitud implacable pues lo es, y razones me sobran.
Sobre los editores de cualquier medio de comunicación de Venezuela no quiero saber nada porque ellos, sabiendo que los periodistas y escritores corremos con muchos peligros al colocar nuestra firma para asumir la responsabilidad por un artículo o una noticia, nada les importa salir de alguno de nosotros cuando nos convertimos en un estorbo para los intereses de su medio de comunicación, y lo hacen sin tomar en cuenta los riesgos y los ataques que hemos sufrido, tampoco los elogios del público que nos lee o nos escucha. Llegado ese momento ni las gracias nos dan y si te he visto no me acuerdo. En ese momento es cuando uno se percata de la manipulación de nuestros editores que han convertido la información en un negocio muy lucrativo.
Por eso quiero expresar públicamente mi desagrado con la editora de Gentiuno y su comité editorial debido a la publicación arbitraria de mi artículo sin solicitar mi autorización para que ese -u otro artículo mío- fuera publicado en esa página. Si bien le dieron el crédito a El Universal y el texto no fue alterado (al menos cuando yo lo leí) ni mi nombre eliminado, el caso es que se está irrespetando mi derecho de autor al publicarlo sin mi consentimiento. Eso lo deben saber y no creo que les gustaría que se publicara algo escrito por ellos sin contar con su aprobación. Se trata de respetar para ser respetado. Y si me hubieran consultado hubiera dicho que no porque para eso tengo mi propio espacio donde puedo echar el cuento completo, pero eso ya no me interesa porque tengo otras prioridades.
Otra de las razones por la cual me molesté es porque nunca supe que Eleonora Bruzual o alguno de los que pertenecen al comité editorial de su página web (Marianella Salazar, Alfredo Coronil Hartmann, Isa Dobles, entre otros) se preocuparan por la censura que hay dentro de los propios medios de comunicación en Venezuela. Al menos no en mi caso y esa falta de solidaridad la he cuestionado hasta la saciedad.
Me parece muy cómodo de parte de Gentiuno utilizar material escrito por gente que no pertenece a su entorno y, además, sin pago alguno y yo gratis no trabajo.
Le haré llegar este caso a la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (Sacven) -de la que soy miembro- porque no sólo publicaron mi artículo sin mi consentimiento sino que además lo alteraron al colocar fotos del embajador cubano, Germán Sánchez Otero, y del alcalde Henrique Capriles Radonski que no aparecen en la publicación de El Universal. No contentos con eso, al lado de la fotografía del embajador, colocaron: “La sonrisa de un invasor”. Eso no lo escribí yo y los acuso de manipular mi artículo a su conveniencia en un estilo periodístico que a mí no me interesa. Quizás ese fue el motivo por el que no me pidieron autorización y una vez publicado mi texto tampoco me avisaron. Posiblemente creyeron que no me enteraría.
Para mí es inadmisible, y nada ético, que Gentiuno, o cualquier otro medio, haga uso del trabajo intelectual de otros y, además, lo “intervengan”, como diría un artista plástico.
No me estoy retractando de lo que digo en ese artículo porque todo sucedió tal y como ahí lo narro, pero no acepto que se llene un espacio con un artículo que escribí hace casi un año para otro medio y que perseguía un fin en ese momento, no ahora.
Aunque no pertenezco al chavismo quiero que quede bien claro que no me interesa ser usada por una oposición prepotente y tampoco por el oficialismo, y ni se les ocurra pensar que me quita el sueño la molestia que este artículo le puede causar a esa oposición o a las estrellas del periodismo de Gentiuno o de otros medios de comunicación venezolano que tanto ruido hacen con la falta de libertad de expresión en nuestro país cuando ellos mismos la violan, y esto no me cansaré de repetirlo. Que entiendan de una vez por todas que Carmen Guédez se puede valer por sí misma, gracias a Internet, y no necesita de nadie para dar a conocer su propia opinión sobre diversos temas.
En mi próximo artículo les contaré cómo vi el exilio dorado de Juan Fernández en un día frío y lluvioso en el que anduve por los predios de Carral, en Galicia. Hasta la próxima.

Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com

lunes, 9 de mayo de 2005

La evidencia


gentesigloxxi, originally uploaded by TINTA INDELEBLE.

domingo, 8 de mayo de 2005

La Respuesta

Como puede ver usted, aparece la fecha de publicación, además de los créditos al medio donde se publicó por primera vez.

Quizá sea idea nuestra, pero notamos disgusto en su comunicación.

Sin más quedamos de usted, atentamente

Rebeca Levy
Coordinadora de Información

Esa fue la escueta respuesta que GENTIUNO.COM dio a los e-mails que le envié a su editora Eleonora Bruzual y a los tres miembros del comité editorial que menciono en mi artículo.
Al igual que el editor Andrés Mata -de El Universal- la editora Eleonora Bruzual no respondió sino que inmediatamente utilizó a su Coordinadora de Información para saber si yo estaba disgustada, casi con sorpresa por mi enfado. Por supuesto que una disculpa nunca me llegó lo que habla muy mal de la prepotencia insoportable de estas figuras del periodismo venezolano a las que hay que decirles las cosas como se las digo yo.
¿Será que a los editores de los medios de comunicación de Venezuela les falta valor para enfrentarse a aquel que les quita el antifaz?
Lo que sucede es que los han malacostumbrado a adularlos y cuando se consiguen con alguien como yo quedan desorientados.
Supongo que a gentiuno.com no le quedarán ganas de volver a utilizar mis artículos que, por lo visto, les gustaron. Posiblemente creyeron que me sentiría halagada -deslumbrada tal vez- pero no fue así porque no me interesa publicar fuera de mi site mientras no exista ética en nuestros medios, y dudo que algún día sepan valorar esa ética y a los que sí la tenemos.



lunes, 24 de enero de 2005

Cuál Ley Mordaza ¿la de ahora o la de siempre?

Aprobada la Ley de Contenidos los medios de comunicación venezolanos se rasgan las vestiduras ante semejante atropello a la libertad de expresión, pero esos medios no dicen la cantidad de veces que ellos censuran a periodistas, articulistas y cuidado si a los fotógrafos y camarógrafos también.

Para el consumidor normal que compra el periódico, ve la televisión o escucha la radio mi testimonio puede sonarle extraño y hasta chavista, pero no es así ya que ni pertenecí ni pertenezco al oficialismo. Lo que sucede es que los que hemos transitado honestamente por los medios de comunicación venezolanos sabemos que éstos sacan sólo lo que les conviene y es mucha la información que se queda engavetada y son muchas las líneas tachadas lesionando los intereses de los venezolanos al cercenarles el derecho de leer, ver o escuchar lo que ellos desean.

Muchos de los censurados se callan con tal de conseguir un espacio en otro medio. A esos que no denuncian el atropello no los entiendo. Yo sí denuncié y sigo denunciando la censura de la que fui objeto en el periódico El Universal el 16 de septiembre del 2004 porque ya no tengo el más mínimo interés en volver a escribir en ningún medio de comunicación venezolano donde, tarde o temprano, volveré a ser censurada pues no acepto, ni aceptaré, que me irrespeten y me impongan normas que me obliguen a no decir la verdad o lo que yo pienso.

Con esa censura aprendí una lección: estar en un medio de comunicación es trabajar en una atmósfera altamente contaminada y no nos damos cuenta hasta que llega el momento en el que nos despiden por expresar aquello que no le conviene a los intereses de ese medio. Lamentablemente es así.

El Universal me excluyó como articulista por atreverme a cuestionar la actitud acomodaticia de Albis Muñoz (presidenta de Fedecámaras) después del Referéndum Revocatorio del 15-A, pero nunca me censuraron cuando muchas veces cuestioné al gobierno, y esa desigualdad es inaceptable. Tengo un profundo respeto por los lectores y, por lo tanto, no puedo admitir una posición parcializada descaradamente. La obligación de quien escribe en un periódico es decir la verdad, le duela a quien le duela. En los medios de comunicación de Venezuela se perdió la objetividad y con esto todos pierden: opositores y oficialismo porque en estos momentos es muy difícil saber cuándo se manipula una información. Cuando los medios de comunicación venezolanos mienten lo hacen con una desfachatez imperdonable y sin derecho a replica de la parte afectada.

Es necesario que los lectores sepan que la censura dentro de los medios no es nueva, todo lo contrario. Años atrás, cuando los bancos y compañías de seguros de Orlando Castro estaban a punto de cerrar sus puertas, le entregué personalmente a Miguel Henrique Otero todas las pruebas de la debacle de las empresas del conocido cubano. Miguel Henrique se quedó “asombrado” y mandó a la periodista Marlene Ritz para que me hiciera una entrevista donde lo conté todo, pero al parecer mis declaraciones les parecieron tan fuertes e inconvenientes que El Nacional nunca las publicó perjudicando así a miles de venezolanos que tenían dinero en esos bancos o habían contratado pólizas de seguros. Censuraron esa entrevista porque, para ese momento, el banquero cubano aún tenía poder y los medios de comunicación no tocan a los poderosos (a menos que el amarillismo venda) por lo tanto la información que yo manejaba, con pruebas contundentes, no convenía sacarla sin importar las personas que saldrían afectadas. Poco después Orlando Castro fue detenido en Estados Unidos y eso sí fue ampliamente reseñado ya que, para entonces, había perdido el poder.

Ahora, ya libre y de nuevo poderoso, Castro ha hablado en el canal 8 y, según sus declaraciones, algunas personas de los medios recibieron de él dinero o viviendas. No me consta, pero no me extrañaría que fuera cierto ya que por alguna oscura razón no publicaron mi denuncia.

Yo pregunto: ¿El papel de un medio de comunicación es ocultar información? ¿Es un acto decente que existan personas intocables en los medios? Pues para mí eso es inaceptable y por eso no le convengo a estos editores millonarios. Esa actitud mía, desafiante, fue lo que le molestó a Taisa Medina (Jefe de Información de El Universal) y al editor Andrés Mata porque en mi artículo censurado se vio reflejado él y tantos otros que, poco o nada, les duele Venezuela y viven vigilando para que la información salga ajustada siempre a su conveniencia.

Mientras tanto, Miguel Maita (Jefe de Opinión de El Universal) se lavó las manos como Pilatos, eso sí: conservó su cargo después del problema en que se metió por haber aceptado y publicado mi polémico artículo pues él fue el responsable de semejante “equivocación”. Siempre hay un informante que cuenta la verdad sobre las razones, nunca dadas, de una censura.

También quiero que se sepa que los dueños de los medios, a pesar de la gran cantidad de dinero que ganan, muchas veces no les pagan a los articulistas y muchos periodistas y articulistas reciben como pago montos miserables mientras esos dueños disfrutan de enormes fortunas a costa del riesgo de muchos reporteros y escritores. Esta verdad la niegan o no lo cuentan quienes la padecen, pero es así a pesar de que todo trabajo intelectual merece un pago justo y más cuando esas firmas atraen lectores que hacen que se generen ganancias pues por algo existe la publicidad en los medios.

No todo el que trabaja en un medio de comunicación recibe el trato que se merece y el problema radica en que la mayoría de los periodistas y articulistas se han hecho cómplices de los dueños de los medios con tal de no perder sus espacios y la cuota de poder que un medio de comunicación otorga, por eso no existe la solidaridad en el caso de los expulsados (entiéndase censurados). En mi caso sólo conocí la solidaridad de Patricia Poleo y de Ramón Echeverría, de YVKE Mundial. Ellos me entrevistaron a raíz de mi censura mientras los demás medios guardaron silencio y pocos compañeros se solidarizaron conmigo, pero en privado, sin hacer ningún ruido, es decir: con comodidad y cobardía. Esos complacientes siguen en los medios y jamás tendrán el valor de atreverse a decir lo que estoy diciendo, mucho menos a cuestionar públicamente el atropello de los dueños de medios, sin embargo saben que tengo razón y supongo que cuando se miran al espejo sienten vergüenza de sí mismos, esto en caso de que conozcan la vergüenza, que lo dudo. No me extrañaría que envidien mi temple y la libertad que ahora tengo para derramar la verdad sin censura.

La Ley Mordaza ha imperado siempre y si la juntamos con la de ahora, es decir, la oficial, Venezuela es el país más mal informado del planeta.
¡Ya basta de hipocresía mediática!

Carmen Guédez
ESCRITORA
tintaindeleble@gmail.com


AUNQUE PAREZCA MENTIRA
CARTA DE INVITACIÓN PARA ENTRAR EN ESPAÑA

Ahora los venezolanos necesitamos una carta de invitación para entrar en España. Esa carta debe ser debidamente notariada allá ¿Cómo les parece? Lo impensable ya está ocurriendo como una secuela de…

Ya son muchos los venezolanos que han sido devueltos en el aeropuerto internacional de Barajas por no llevar una carta de invitación hecha por un español o por alguien que esté legalmente en España. Lamentablemente ni las líneas aéreas, ni las agencias de viajes ni ninguna autoridad alertan a los incautos viajeros venezolanos que, después de gastarse una gran cantidad de dinero en un boleto aéreo, llegan a la madre patria con la intención de visitar a sus familiares o tomarse unas merecidas vacaciones…

* VER TEXTO COMPLETO PRÓXIMAMENTE